Hola!! Es mi primer fic (Marmalade Boy II)

¿Escribes fanfics o historias originales? ¿Quieres enseñarlos? ¿Pedir opinión? ¡Este es tu foro!

Hola!! Es mi primer fic (Marmalade Boy II)

Notapor Ayko^chan18 » 08 Sep 2004, 22:48

Hola gente!!! :)
Acabo de registrarme en este foro para subirme mis fics y leer el de otros. Este es mi primer fic y espero que os guste. Aqui teneis el primer capitulo de la historia

CAPITULO UNO: EL NACIMIENTO DE UNA NUEVA GENERACIÓN
Han pasado algunos años desde la boda de Meiko y Namura. Miki y Yuu se casaron dos años después de dicha boda y se fueron a vivir a una casa diseñada por Yuu hacía un tiempo. La iban perfeccionando a medida que Yuu iba corrigiendo sus fallos. La decoración estaba de la mano de Miki claro. Cuando ya estuvo lista, un año después decidieron casarse. Ginta y Arimi también tenían planes de boda así que hicieron algo que daría como resultado una celebración muy divertida. Al tener amigos comunes decidieron hacer una doble boda. Sin embargo sus caminos se separaron poco después ya que la joven pareja decidió irse a vivir a Yokohama mientras que Meiko y Namura volvían a Tokio. A pesar de ya no vivir con sus padres, Miki y Yuu estaban a menudo en la que fue su casa para estar con sus hermanitos, a los que querían con locura, Hikaru y Yukiko. Un año después del nacimiento de sus hermanos, nació el primer hijo de Meiko y Namura y otros dos años después nació Miyu, la hija de Miki y Yuu.
************
Miyu estaba radiante de felicidad, por fin iba a comenzar el bachiller. Era una chica bastante inquieta; llevaba su largo pelo castaño recogido en una trenza. Con sus ojos a juego, grandes y vivaces, buscaba entre la multitud de alumnos a sus amigos. No encontraba a nadie, ¿dónde diablos estarían? Alguien le toca el hombro y al darse la vuelta se encuentra con un par de ojos de color miel. Ante ella se encontraban dos chicas del mismo físico: rubias ceniza, más altas que ella, y los ya dichos ojos color miel. Se diferenciaban por la vestimenta y porque una llevaba el pelo más corto que su gemela.
Habían pasado muchos años desde que salieron Miki y Yuu del instituto y las cosas en Toryo habían cambiado mucho, como por ejemplo el poder elegir entre el uniforme (que seguía siendo el mismo) o llevar ropa de salir. Había muchos profesores nuevos. El único profesor conocido allí era Namura, que volvió a su puesto poco después de volver a Tokio. Rioko y Akira se habían marchado a vivir a Europa un año y medio de casarse por lo que la profesora tampoco daba clases allí.
-¿Cómo estás Miyu?¿Nerviosa?-preguntó una de las hermanas, la que llevaba el pelo más corto
-En absoluto Yuka...y por lo que veo Karin tampoco-la chica no hacía más que mirar alrededor suya
-Ya sabes que está controlando al “personal masculino”-ironizó Yuka. El ser hermanas gemelas no significaba que fueran parecidas en el carácter. Mientras una es el día, la otra es la noche. A Karin le gustaba estar ligando siempre con los chicos; en la escuela secundaria se había ganado a pulso la popularidad en los últimos dos años. Era raro el chico que no se había enrollado con ella. En cambio Yuka era todo lo contrario; era mujer de un solo hombre y no se le caía la baba al ver cualquier chico. Ella era más reservada que su hermana, lo suficiente para que no la confundiesen.
-Típico...¿crees que le pasará igual que en secundaria? Podría haber llegado los rumores hasta aquí
-Apostaría a que sí-contestó guiñando un ojo. Miyu sin embargo tenía a quién buscar. Localizó un grupo de alumnos que pasaban a tercero y allí encontró lo que buscaba. Se destacaba del grupo por su altura y su pelo cortísimo y negro como el azabache. Miyu lo conocía de vista y aún así estaba loquita por él. Se llamaba Keisuke Namura y era el hijo del profesor Namura y Meiko, amigos íntimos de sus padres. Habían comido muchas veces en casa pero su hijo solía ser persona de salir mucho y de pasar un poco de las salidas en familia así que nunca acudía a las citas en casa de Miki y Yuu.
-Ya lo has encontrado ¿eh?-susurró alguien a sus espaldas. Miyu se giró sobre si misma para encontrarse con un rostro familiar
-¡Yukiko! ¿qué haces por aquí?
-Mi hermana me dijo que empezabas hoy y he querido pasarme por aquí. Este lugar es ya una leyenda en nuestra familia. Todos han estudiado aquí y está cargado de tantos recuerdos...-Yukiko es hermana de Miki y Yuu (tía de Miyu) y se parece muchísimo a esta primera, a diferencia de que sus largos cabellos rubios y rizados iban teñidos de caoba. Miraba el patio con nostalgia. Miyu también estaba distraída observando a Keisuke reírse y enseñar su dentadura perfectamente blanca hasta que sintió la mirada verdemar de su tía.
-En fin, me tengo que ir a informarme de una cosa en el rectorado, ¡mucha suerte Miyu!-tras decirlo se marchó con una sonrisa. Yukiko en realidad tenía otras cosas en mente. No iba ni a su casa ni al rectorado a informarse de nada sino a quedar con alguien muy especial: Hikaru.
Hikaru era su hermanastro, el también tío de Miyu. Le gusta muchísimo pero no salen formalmente como pareja pues él parece enamorado de una jovencísima profesora de la universidad. Aquella mañana había conseguido convencerlo para que la acompañara a comprar en los centros comerciales. Al menos se olvidaría por unas horas de ese amor imposible con la profesora Hiyama.
Algún tiempo después, Miyu salía, acompañada de sus amigas del instituto, tras acabar la presentación.
-En fin, ya comenzamos otra etapa más en nuestras vidas-comenta Karin mientras no dejaba de mirar a todos los chicos que por allí pasaban
-La verdad es que sí, pero al menos estamos todas juntas ¿no Miyu?-Yuka miró en la misma dirección que miraba su amiga con ojos incrédulos
-¿No lo sabíais? Natchan sale con Yayoi Toshimira
En esos momentos Miyu quería que se la tragara la tierra. ¡No se lo podía creer!

CONTINUARÁ
"And like your you were my light in the dark, now I will be the guardian that she protects to you, the angel who guards by you"
Avatar de Usuario
Ayko^chan18
Otaku-san
 
Mensajes: 115
Registrado: 07 Sep 2004, 21:22
Ubicación: Más cerca de ti de lo que crees

Notapor Slane_Blaze » 09 Sep 2004, 12:29

Hola Ayko^chan. Acabo de leer tu relato y me ha gustado mucho. Ademas me gusta tu forma de escribir ya que es muy parecida a la mia. Yo tb tengo un relato de marmalade boy subido en este foro. ^^

Espero ver la continuación pronto. Un saludo [wave]
Avatar de Usuario
Slane_Blaze
Senpai
 
Mensajes: 513
Registrado: 04 Jun 2004, 21:10

Notapor Ayko^chan18 » 09 Sep 2004, 22:33

Muchisimas gracias ^^ Creo que he visto por ahí tu hisotria. Bueno aqui tienes el segundo capitulo de mi historia

CAPITULO DOS: AMANDO EN SILENCIO
O_O Miyu estaba atónita, ¡su amado estaba en brazos de otra chica! Y que por desgracia la conocía. Era la chica más popular del instituto, una chica muy guapa, alta, su largo pelo castaño era rizado y sus ojos almendrados y castaños verdosos no miraban a nada más que no fuera Keisuke. Digamos que la chica era algo así como un parecido entre Meiko y Suzu.
-¿Miyu? ¿Estás...bien?-la chica parecía ausente. ¿Cómo iba a estar bien si su amado estaba en esos momentos besando apasionadamente a esa chica?
-Karin ¿desde cuando?-dijo la chica en apenas un susurro
-Creo que empezaron a salir estas últimas vacaciones. O eso me han dicho
Un chico de un físico parecido al de Ginta en su época de estudiante, pero rubio, observaba a cierta distancia a las tres jóvenes. No sabía a donde ir puesto que no conocía ni el instituto, ni el barrio...¡ni siquiera la ciudad! Pero tenía que empezar a hacer amistades así que...
-Disculpad...¿sois de aquí verdad?-Miyu, Karin y Yuka se volvieron para observar al recién llegado. A Miyu le parecía extrañamente familiar...

Yukiko no cabía en sí de gozo. En esos momentos cogía el tren de camino a la calle comercial de Tokio en compañía de Hikaru. Al muchacho le ocurría algo similar que a su hermana. Se parecía a Yuu sólo que era de complexión más fuerte y de pelo castaño oscuro, pero por lo demás se le podía haber confundido con éste cuando sus años de universitario. El chico parecía feliz ante el evidente hecho de que iba a salir unas horas de la cárcel de su corazón. Estaba totalmente colgado de la señorita Hiyama, su profesora de Biología, que a pesar de ser mucho más mayor que él, le resultaba un ángel. Por otro lado para él era un martirio porque sabía que jamás podría tener un romance con ella y eso lo atormentaba y sin embargo no se había propuesto olvidarla, tal vez porque pocas veces se había enamorado y se sentía como en el limbo. Para Yukiko también era complicado, puesto que le había ocurrido igual que a sus hermanos, se había enamorado de su hermanastro. A pesar de que (a diferencia de Miki y Yuu) llevan juntos desde que tenían pañales, había despertado en ella un sentimiento mayor que el de solo amistad o fraternidad. Empezó a sentirlo a los catorce más o menos, cuando se dio cuenta de que Hikaru no era como los otros chicos, inmaduro, creído, un niñato o un chuletas que no ve más allá de sus narices. Hikaru era todo lo contrario a cualquier chico de su edad, lo que condujo a que se enamorara poco a poco de él hasta dejar e verlo como su hermanastro. Al principio tuvo algunas consecuencias como un cierto distanciamiento por su parte para intentar controlar sus sentimientos; no podía evitar que su corazón latiese desbocado al tenerlo cerca. Pero para aquella ocasión se tenía que reprimir un poquito, ¡para una vez que salen juntos y a solas!
El ambiente en el centro, era animado. Todavía hacía calor y una ligera brisa fresca que corría de vez en cuando suavizaba y hacía agradable las temperaturas.
-Bueno Hikaru, ¿dónde te apetece que vayamos? ^^
-No sé...¿tomamos algo en alguna cafeteria y después vamos a alguna tienda de deportes?- *Yukiko evitó hacer una mueca. Algo que no le gustaba de él era su afán por el fútbol y los deportes en general. Si no se pasaba horas suspirando por su amor imposible estaba hablando horas y horas sobre algún acontecimiento deportivo. Pero por esta vez pasaba. Se sentía demasiado feliz como para tener ganas de discutir de buena mañana.
-Como quieras-
Todo iba marchando viento en popa. Habían tomado un refresco en una cafetería, habían estado media hora en una tienda deportiva, habían conversado de muchos temas variados...sin embargo todo se acaba y la felicidad que embargaba a Yukiko terminó cuando Hikaru vio a Megumi Hiyama entrar sola en el gran centro comercial.

-Me llamo Miyu Matsuura. Ella son Yuka y Karin Suzuki-el chico se llamaba Tokita y la verdad es que era bastante mono pero Miyu seguía pensando en que le resultaba familiar pero no sabía de qué.
-Entonces dices que eres nuevo aquí ¿no?-los chicos se habían puesto en camino para irse a casa. Miyu lo agradeció pues no iba a seguir soportando a la empalagosa de Toshimira con Keisuke.
-Sí y no conozco absolutamente nada de Tokio
-Entonces eres bienvenido aquí a nuestro pequeño grupo. No te preocupes no somos solo chicas...si la gran mayoría pero a veces nos juntamos con los tíos de Miyu que son cuatro años más mayores que nosotros-Tokita asentía agradecido. No le importaba estar con chicas mientras tuviera amigos...
Miyu llegó abrumada a su casa y se encerró en su cuarto. No se esperaba ver lo que había presenciado, ¡Keisuke con la pija de Yayoi! Ni se lo había imaginado. Pero para colmo no tenía nada que hacer. Era la chica perfecta: guapa, excelente estudiante, buena en los deportes, buena persona...
No sabía que hacer. Olvidar no podría, porque llevaba demasiado tiempo enamorada de él además le costaría mucho conseguirlo. Lo mejor era sobrellevarlo como mejor supiese, seguir amándole en silencio. Miró el reloj de su mesilla de noche y decidió ir a casa de su tía después de comer.

Yukiko se echó las manos a la cabeza. Hikaru se perdió entre la marea humana en décimas de segundo buscando a su amor imposible. “A buenas horas se fue a aparecer esa mujer” pensó con amargura mientras también se internaba en el centro comercial. Había mucha gente comprando de aquí para allá buscando las mejores ofertas de la temporada. No veía a su hermanastro por ningún sitio. “Siempre igual, se le cae la baba con la profesora esa”. Recorrió varias veces la primera planta hasta darse por vencida y subió a la segunda planta pero tampoco lo encontró. Con una mezcla de infinita tristeza y rabia salió y volvió a casa.

Acababan de empezar a comer cuando sonó el timbre. Yuu sonrió a las damas y fue a abrir la puerta
-¡Yukiko!-exclamó desde el vestíbulo haciendo que Miki y Miyu se sobresaltasen. La joven entró al salón con los ojos rasos de lágrimas.
-Cariño ¿qué te ha pasado?-dijo Miki sentándose con ella en el sillón.
-Ese...idiota-dijo a media voz y rompió a llorar. Miyu aligeró en terminar con la comida para poder consolar a su tía que para ella también era como su hermana. Su madre la consolaba en silencio, acariciándole el pelo con suavidad, mientras que su padre las observaba en silencio un instante y luego se volvió a sentar a comer no sin mirarlas de vez en cuando con preocupación. Ya, cuando padre e hija fregaban los cubiertos, Yukiko dejó de llorar y habló al fin
-Ese idiota de Hikaru.
-¿Qué ha hecho ahora?
-Esta mañana lo había convencido para ir de compras o tomar algo al centro y todo iba bien-le costaba hablar porque no podía evitar sollozar e hipar-hasta que apareció ella
-¿Quién?-preguntaron Miki y Miyu a coro (esta última había terminado sus labores en la cocina)
-Megumi Hiyama
-No sé pero yo me quedo igual...-dijo Miyu sarcástica
-¿Quién es Megumi Hiyama? Ah...
-La profesora...
-...de Biología de la facultad-terminó Yuu-es popular por ser joven y muy guapa
-¿Tú sabes algo?-preguntó Miki a Yuu con el ceño fruncido
-Sí, me lo contó Hikaru pero le prometí no contárselo a nadie-contestó encogiéndose de hombros
-Está enamorado de ella-dijo sin tapujos y con algo de malicia la joven. Miyu casi se cae del sillón y Miki la miraba con ojos incrédulos
-¿Enamorado de una profe?-preguntó Miyu
-Sí Miyu
-A todo esto...¿no me habías dicho que ibas al rectorado o algo así?-Yukiko no contestó pero estaba colorada
-Cariño...¿no me dirás que tú...?-Miki se tapó la boca adivinándolo
-Estupendo se ha enamorado de su hermanastro...¿no te suena?-dijo Yuu con una sonrisa maliciosa
-Bueno papá no le veo nada malo el que se enamore de Hikaru, solo es su hermanastro
-Es verdad-corroboró Miki-ahora entiendo la rabieta que tenías, pero no veo bien que te haya dejado plantada así como así
-Sí, es que se fue tras ella y desapareció. Ni se molestó en buscarme para decírmelo es un cerdo
-Venga tranquila seguro que no es para tanto. Mejor vuelves a casa, se vayan a preocupar ¿quieres que te prepare algo de comer?
-No gracias, ya os he molestado bastante. Si eso me voy, tienes razón pueden preocuparse...
-Anda que te acompaño y así veo a los abuelos
-No tardes-dijo Miki mientras las dos chicas salían del hogar y emprendían el camino al hogar de Yukiko.
-Nunca me imaginé que te gustara Hikaru...
-No me extraña, siento no habértelo contado, tú confiando siempre en mi y yo...
-No te preocupes, si a mi me hubiese pasado tal vez hubiera reaccionado igual
-Bueno al menos tú tendrás más suerte que yo, solo necesitas un empujoncito-Miyu bajó la cabeza con tristeza
-No...hoy he descubierto que está saliendo con otra-su tía la miró comprensiva
-Al menos míralo por el lado positivo, las dos estamos en la misma situación y nos tenemos la una a la otra para apoyarnos-Miyu le sonrió. Estaban casi llegando al que fue hogar durante muchos años de sus padres
CONTINUARÁ
"And like your you were my light in the dark, now I will be the guardian that she protects to you, the angel who guards by you"
Avatar de Usuario
Ayko^chan18
Otaku-san
 
Mensajes: 115
Registrado: 07 Sep 2004, 21:22
Ubicación: Más cerca de ti de lo que crees

Notapor Ayko^chan18 » 11 Sep 2004, 13:06

Como me voy a quedar sin internet os dejo el tercer capitulo de la serie. Más adelante, desde un ciber o desde casa de mi prima pondre más capitulos. Besos

CAPITULO TRES: CON EL CORAZÓN EN UN PUÑO

Miyu tenía intención de solo estar unos minutos en casa de sus abuelos pero Rumi y Chiyako la acabaron convenciendo para que se quedara. Cuando Yukiko terminó de comer llegó Hikaru de su salida con la señorita Hiyama. Miyu pensó que era buen momento de irse aunque sus pies no obedecieron porque por otro lado pensaba que tal vez su tía necesitase consuelo después de una “batalla” que ella veía venir.
-¿Dónde has estado?-preguntó Chiyako
-Dando una vuelta con unos colegas-Yukiko lo miró entre triste y desafiante. Le dolía ver hasta que punto llegaba la mezquindad de su hermanastro.
-Si llegas a tardar más te dejamos sin almuerzo-Yukiko se había sentado en el sillón a ver la televisión junto a su sobrina que notaba la tensión del momento. En cuanto Hikaru almorzó y se encaminó a la segunda planta, Yukiko lo siguió. Miyu se estremeció al pensar la que se podía liar en breve

-Creo que me debes una explicación
-¿Qué quieres que te explique?-Yukiko respiró hondo intentando deshacer el nudo que tenía...y calmar las ganas de gritar
-Bien lo sabes...me has dejado tirada esta mañana para irte con esa...-Yukiko contuvo las ganas de insultar a la que no estaba presente-...profesora
-Lo siento
-¿¡Sólo dices lo siento!?
-¿Qué quieres que te diga? Creí que aunque no te diese explicaciones lo entenderías. Siempre he confiado en ti, y eres la única que conoces esta historia...
-¿Por qué hablas de una historia que no existe?
-Yukiko...¿pasa algo? Te he oído gritar-era Miyu que acababa de subir las escaleras. Creyendo que su intervención evitaría una revolución en casa subió rápidamente las escaleras al oír a su tía elevar la voz
-N-no pasa nada. Solo discutía con tu tío sobre lo de esta mañana
-¡Miyu, pequeña, no te había visto!
-Llevo aquí un buen rato-murmuró malhumorada, “ahora entiendo el enojo de Yukiko, ¡este tío mío se ha vuelto hasta ciego!”
-¿Qué tal? Si no me equivoco hoy empezabas el insti ¿no?
-Sí hoy era la presentación y mañana empezamos con las clases oficiales-los dos se quedaron hablando unos instantes mientras Yukiko se encerraba en su habitación malhumorada. Tras decirle Hikaru que tenía que hacer algunos recados Miyu pegó en la puerta de la habitación de Yukiko, la que fue habitación de Miki
-¿Puedo pasar?-preguntó con timidez
-Sí...-contestó con voz pastosa. Estaba llorando
-Creo que no debí...
-No te preocupes. Si no lo hubieras hecho hubiera cometido una locura-se volvió para mirar a Miyu con ojos enrojecidos y lágrimas brotándole de los ojos-¡Miyu no le importo en absoluto! Apenas se entera de que lo que me ha hecho me ha destrozado...y él tan pancho que ni si quiera me pide disculpas por lo que ha hecho...
-Tranquilízate Yukiko, ten en cuenta que está ajeno a todo lo que sientes por él y por eso solo te ve como una hermana y amiga en la que confiar
-Casi preferiría no ser nada
-Venga, no seas así. Al menos lo tienes cerca de ti. No como yo que no puedo ni disfrutar de su cercanía-Yukiko rozó la mejilla de su sobrina
-Anda, vete a casa que mamá te echará en falta-Miyu salió de allí tras besar su mejilla. Sabía que su madre no se preocuparía si estaba en casa de los abuelos pero pensó que Yukiko necesitaba estar a solas. Tras despedirse durante unos largos minutos de sus abuelos salió de allí de camino de su casa. Mientras tanto Yukiko se hundía en un mar de lágrimas en su cama

Al día siguiente Miyu llegó muy temprano a clase. Quería ir para ir localizando algunas aulas del edificio para no perderse o llegar tarde a las clases. Al llegar a la de la primera clase se encontró con Tokita sentado sobre la mesa de su pupitre
-Hola, ¡buenos días!-saludó Miyu
-Buenos días. Creía que yo era el único madrugador en esta clase
-Jejeje no que va. Yo es que tampoco conozco mucho este centro. No es el mismo que el de secundaria...
-Mmmm...-fue lo único que respondió. Miyu se quedó un tanto sorprendida por la frialdad de su nuevo amigo. Poco a poco fue llegando más gente a la clase.

Yukiko no se levantó hasta bien entrada la mañana con una llamada telefónica que recibió en su móvil
-¿Diga?
-¿Yukiko? ¿Te has enterado?-era su amiga del alma Ayko Tsuchiya
-¿De qué? Y gracias por dar los buenos días-contestó la chica con sarcasmo
-¡Ay! ¡Perdona! Pero dime ¿lo sabes o no?
-No
-Tu querido hermano se lío con la de Biología ayer en los baños del centro comercial-Yukiko se cayó estrepitosamente de la cama al suelo del mismo impacto de la noticia-¿Yukiko? ¿Qué te ha pasado?-se incorporó con el teléfono en mano
-No es posible
-Lo es porque me conozco “fuentes” que los han visto-Yukiko sintió que el cuarto se le venía encima

Y llegó la tan esperada hora del recreo. Miyu y las dos hermanas se fueron a los exteriores de la cafetería para charlar.
-No está mal para ser primer día de clase-comentó Yuka
-Sí aunque creo que se están pasando un poquito-dijo su hermana
-Ayyyy-suspira Miyu-con lo guapo que es y está con esa empollona
-Cariño el amor es ciego y el caso de Keisuke es el más claro.
-¿De verdad te gusta ese tipo?-dijo una voz masculina detrás de las chicas. Era Tokita
-Sí...¿tienes algún problema al respecto?-Miyu estaba lo suficientemente malhumorada para que le diesen discusión
-No sé que le ves-decía mientras cogía una silla libre y se sentaba con las demás-es solo un guaperas fanfarrón
-¡Pero bueno...-Miyu apretaba los dientes
-¡Haya paz! Bueno Tokita eres libre de opinar pero no le digas eso a Miyu ahora que no está de buen humor
-¡Grrr!
-De acuerdo...
-Aquí habrá más de una pelea-piensa Yuka mirando a los dos enfurecidos

Miyu, tras la larga jornada en clase, vuelve a casa. Al entrar a casa y descalzarse oye una conversación telefónica de su madre
-...mamá entonces ¿cómo está?- “¿eh?”-pero ¿cómo ha sido?-“¿Qué pasa?”Miyu decide no entrar ni hacer ruido-bueno iré para el hospital-Miyu siente que cuelga el aparato y se dirige a la entrada del hogar donde ella está
-¿Mamá?¿Qué ha pasado?
-Miyu...tú tía ha tenido un ataque de apendicitis y está en quirófano
-¿¡Qué!?
-Te lo explicaré por el camino...ahora llamemos a un taxi


Yukiko siente que le duele la cabeza. Abre poco a poco los ojos y lo primero que nota es una luz cegadora así que cierra de nuevo los ojos y empieza a recordar. Se había desmayado por lo que le había dicho Ayko, despierta rodeada de sus padres, los de Hikaru y el propio chico. Cuando parece recuperada un intenso dolor en el costado le hace desfallecer de nuevo y ya no recuerda más. “Mira que soy estúpida. Por el hecho de que Hikaru se ha liado con Hiyama estoy en una cama más dura que una piedra...imagino que es el hospital por el olor que hay en este lugar a medicinas” Unas voces lejanas hace que abra los ojos e intente incorporarse pero el dolor que empieza a sentir en uno de sus costados se lo impide. Gira la cabeza lo suficiente para ver la habitación donde está. Es una habitación individual. Al poco entra casi toda su familia en la habitación
-¡¡Yukiko!!-exclaman sus padres a la vez y se acercan para abrazarla mientras entran Jin, Chiyako, Hikaru, Miki, Yuu y Miyu.
-Hola...siento haberos dado un susto
-No pasa nada, pues ya estás recuperada-le dice su madre acariciándole el pelo
-Decidme una cosa...¿qué me ha pasado?
-Has tenido un ataque de apendicitis y hace poco que te lo han extirpado
-Oh, vaya
-Bueno nosotros nos vamos que tenemos cosas que hacer, además de estar muchos en la habitación-dice Yuu guiñando un ojo
-Cuídate Yukiko
-Descuidad-la joven familia se marchó
-Nosotros iremos a la cafetería a tomar algo mientras tanto-dicen los cuatro adultos a la vez y se van dejando a los dos jóvenes a solas.
-¿Es muy doloroso?-pregunta Hikaru con curiosidad
-Cuando te da el ataque sí-“vaya hombre me tuvieron que dejar a solas con él”-luego de la operación ni me he enterado
-Dime una cosa-el chico se acerca todavía más a ella, que siente como un escalofrío le recorre toda la espalda-¿qué te dijo esta mañana Ayko para que te desmayaras?
-¿Cu-cuando?-dijo para disimular, “no puedo decirle la razón porque estaría inculpando a Ayko. ¿Será que sospecha algo?”
-Cuando te llamó Ayko esta mañana a tu móvil
-Esto....-“¿y ahora que hago?”-...pues la verdad es...que no me acuerdo
-Bah ya lo recordarás-dijo despreocupado mientras acariciaba el pelo de la chica. “¡Dios mío aléjalo de mi lado o voy a cometer una locura! El corazón me late desbocado...”

Miyu estaba más tranquila pero aún estaba inquieta. Lo de su tía había quedado en un susto pero su madre le había dicho que se había desmayado antes del ataque de apendicitis, después de que Ayko le llamara, ¿por qué? Bueno ya tendría tiempo de averiguarlo ahora tenía que hacer los deberes para clase. Aunque una cosa no podía quitarse algo de la cabeza ¿tendría que ver con Hikaru?

El chico seguía acariciando el pelo de su hermanastra y la chica ya había cerrado los ojos disfrutando el momento...hasta que recordó las palabras de Ayko... “se lío con la de Biología...”
-¿Te duele el costado?-preguntó Hikaru al ver la mueca de Yukiko
-Un poco-se acomodó como pudo en la cama pero cualquiera lo hace con la dureza de ésta-dime una cosa. No me has dicho qué hiciste ayer con la de Biología para que me dejases plantada y te olvidaras de mi-“¿pero qué hago?¿de verdad lo vas a oír Yukiko?¡desde luego la operación te ha afectado”
-Mmmm...-el chico siguió pasándole los dedos por su cabello-...bah no es momento de contarlo. Quiero que estés tranquila y disfrutar de tu compañía-“madre mía ¿por qué tiene que ser tan encantador?”

CONTINUARÁ
"And like your you were my light in the dark, now I will be the guardian that she protects to you, the angel who guards by you"
Avatar de Usuario
Ayko^chan18
Otaku-san
 
Mensajes: 115
Registrado: 07 Sep 2004, 21:22
Ubicación: Más cerca de ti de lo que crees

Siguiente capitulo

Notapor Ayko^chan18 » 16 Oct 2004, 17:49

Estoy en casa de mi prima, asi que aprovecho para poner el siguiente episodio. Si a alguien le interesa leer los proximos episodios que buske la historia en hispafics.net

CAPITULO CUATRO: DECISIONES
Yukiko salió en la mañana del día siguiente. Aún tendría que llevar los puntos puestos y le resultaba incómodo. Cuando llegó a casa Ayko le esperaba sentada en el sofá del salón.
-¡Hola Yukiko! ¿Cómo estás? Me han dicho que te han operado de apendicitis.
-Sí, ahora estoy mejor pero tengo unas agujetas de la cama, ¡estaba muy dura y apenas sí he dormido! Dime ¿nos vamos a mi cuarto?-Yukiko sabía que Ayko venía por la “noticia” que le dio ayer
-Como quieras-ya en la habitación-¿Cómo es que ese niño sigue con la cabeza sobre los hombros? Creí que se la habías cortado cuando supiste lo que te dije-Yukiko negó con la cabeza
-No Ayko. Sigue confiando en mi como su hermana y amiga. Claro que he tenido ganas de muchas cosas-dijo ante el gesto ceñudo de su amiga-pero no quiero perder ese papel. Al menos estoy cerca de él-Yukiko recordaba las palabras de su sobrina
-Entiendo. Chica, si fuera tú iría buscando a alguien. Ese romance no durará mucho pero marcará para siempre a Hikaru
-No es tan sencillo. Yo lo quiero demasiado para olvidarle


Miyu se aburría demasiado. ¡Vaya manera más aburrida de explicar Inglés! La profesora llevaba como quince minutos explicando lo mismo y ya hacía rato que se había enterado. Miró por la ventana para distraerse y vio como Keisuke y algunos compañeros se sentaban en el patio a charlar. Tenían hora libre. Se quedó embobada mirándole hasta que su compañero, Tokita, le propinó un codazo.
-¿Qué haces?-le susurró. El chico le dejo junto a su cuaderno una hoja bien doblada
-Es de Suzuki-Miyu se aseguró de que Tokita volvía a lo suyo para abrir el papel
“¿Te has enterado de lo de tu tío? Me encontré ayer con Ayko ¡y me dijo que el día que quedó con tu tía se enrolló con la tal Hiyama esa!”
Miyu se quedó anonadada, “¿¿¿Quéeeeee?? ¿Hikaru se ha liado con Hiyama? ¿Será eso lo que provocó el desmayo de Yukiko?”, recibió otro codazo que la sacó de sus pensamientos
-¿Qué pasa ahora?
-Imagino que los deberes del próximo día te interesan ¿no?-la verdad era que tener a Tokita de compañero no era divertido. Era un intelectual, apenas sí hablaba en clase y no perdía la atención con nada. Para ella era un tipo aburrido, acostumbrada a charlar en voz baja o con notas con sus amigas. Pero como eran las únicas personas que el chico conocía pues le tocó ser ella la que se sentase con él. ¡Además no le caía nada bien! Siempre con sus aires de superioridad. En cuanto copió los deberes garabateó una respuesta en la hoja que había escrito su amiga
“Me acabo de enterar auque se me había pasado por la cabeza algo similar. El día que operaron a Yukiko la llamó por la mañana y con algo que le dijo (imagino que eso) se desmayó del shock. ¡Pero me resulta muy fuerte! Se ha liado con una profe”
Comprobó que la profesora no la vigilaba para darse la vuelta y lanzarle el papelito a su amiga. Volvió hacia delante dispuesta a seguir la clase pero el timbre que anunciaba el fin de clase acababa de tocar. Se asomó a la ventana de nuevo; Keisuke y sus amigos seguían en el patio. Pocos minutos después apareció Yayoi Toshimira que se abalanzó a los brazos de él estampándole un morreo de infarto. Miyu se deprimió, “me gustaría ser la que estuviera entre sus brazos”
-Mirándolo continuamente no vas a conseguir nada-era la voz de Tokita que estaba todavía en su pupitre.
-¿A ti que te molesta que lo mire?
-Nada...solo estoy evitando que te hagas ilusiones y el golpe no sea más duro.
-Vale, entonces déjame que te diga una cosa...¡déjame que haga lo que me de la gana! Si quiero hacerme ilusiones me las haré ¡pero no me molestes más!
-¿Otra vez peleando los dos?¡Haya paz!-exclamó Yuka en el momento en que volvía a sonar el timbre-¿Sabes que hoy empieza el club de tenis?-la pregunta iba dirigida a Miyu pero...
-Sí-contestaron a coro
-¿Cómo que “sí”?-Miyu estaba cada vez más enfurecida-
-¿Es que también vas a ir al club de tenis?-los dos hubieran seguido discutiendo si el profesor Namura no les hubiera llamado la atención.


Yukiko se aburría en su cuarto. Ayko se fue a hacer unos mandados y la dejó sola en casa (pues sus padres y los de Hikaru se habían ido a no sabe donde). Echada sobre su lecho pensó en Hikaru (el cual había quedado con la profesora aprovechando que aún no había clases). ¿Qué debía hacer? ¿Olvidar o esperar? Como había dicho su amiga, iba a durar poco pero iba a marcar al chico. ¿Podría ser ella la que sanase sus heridas? No le quedaba más remedio que seguir adelante y esperar, aunque eso significaba sufrir mucho. Y buscar a otro hombre...estaba demasiado colgada de él como para tener fuerzas suficientes para buscar a otro, pero tal vez debería hacerlo. Tal vez no dure la relación pero ¿cuánto puede tardar en romperse?¿cuánto podrá aguantar viviendo de la ilusión?
Harta de tanto pensar (y siempre en lo mismo) decidió ponerse una ropa mejor para salir a dar una vuelta. Antes garabateó en una hoja, una nota a sus padres. Se puso sus deportivas y cerró la puerta de entrada con las llaves. No sabía donde ir pero dejó que sus pasos le llevasen a cualquier sitio.


Por una vez en el recreo Miyu no estaba pendiente de su amado, más bien tenía otras cosas en la cabeza, como por ejemplo eso de que su tío estaba liado con Hiyama. Sus amigas parecían presentir lo que estaba pensando
-¿Qué hará ahora Yukiko?-preguntó Karin
-No lo sé
-Antes tenía esperanzas porque lo de su hermano con la de Biología era más un amor imposible...y de repente...
-Todavía no me lo creo aunque Ayko es tan cotilla (por algo está en periodismo) que es imposible dudar de sus “fuentes”
-Lo sabemos. Pero no va a durar mucho esa relación...o al menos eso creo yo
-¿Por qué eres tan negativa, Karin?-le recriminó Tokita el cual aún no había participado en la conversación-¿quién te dice a ti que a lo mejor sale bien o le sale mal?
-De lógica. Una relación entre profe y alumna puede ser polémica y para algunos mal visto-
-Miyu a ti, lo que no sea tu “amor” con el guaperas, te parece mal. Chica, vive y deja vivir. Si están enamorados déjalos que salgan y sean felices y sé más realista contigo misma. Tú si que no tienes futuro con ese niñato-sus palabras fueron la gota que colmó al vaso
-¿¿¿Y A TI QUÉ TE HA HECHO ESE TÍO PARA QUE LO INSULTES???-Miyu se había levantado del asiento furiosa y todo el mundo la miraba
-Nena cálmate, estás haciendo el ridículo-le susurró Yuka. Miyu hizo caso a su amiga y se volvió a sentar roja como un tomate (no se sabe si por la vergüenza o la rabia). Estaba harta de Tokita, siempre estaba haciéndole de rabiar con lo mismo. ¡Ni que se hubiese enamorado de ella! Vale, era mono, pero le caía como una patada en el estómago, es aburrido, un intelectual pasado de rosca...¡por favor! El físico cuenta pero lo interior también lo valora ella...
CONTINUARÁ
"And like your you were my light in the dark, now I will be the guardian that she protects to you, the angel who guards by you"
Avatar de Usuario
Ayko^chan18
Otaku-san
 
Mensajes: 115
Registrado: 07 Sep 2004, 21:22
Ubicación: Más cerca de ti de lo que crees

Notapor Ayko^chan18 » 14 Nov 2004, 20:27

Wenoooo se ke me pueden exar dl foro x esto pero es k si no nunca termino d poner capitulos. En fin espero k no me exen sera la primera y ultima vez k lo aga, despues pondre un capitulo cada semana o cada dos

CAPITULO CINCO: SORPRESAS

Los pies de Yukiko la llevaron a una heladería muy conocida por su hermana: Bobson. Todavía picaba el calor y ya llevaba un buen rato andando así que entró y pidió una tarrina mediana de chocolota con chips y después se sentó en los bancos de un parquecillo cercano. Ella sabía bien porque había ido a parar allí. Mientras tomaba el helado recordaba los buenos momentos pasados en aquel parque con Hikaru. Habían ido allí muchas veces desde que tenían doce años y se contaban sus cosas, secretos que no querían que supiesen sus padres o simplemente para jugar un rato juntos. Hasta que no entraron en el instituto no dejaron de ir allí, tomaban un helado y luego se sentaban uno junto a otro a charlar. Yukiko notó como las lágrimas empezaban a brotarle. El recuerdo de aquellos buenos momentos le atormentaba ahora que estaba enamorada de él. Si no lo estuviera simplemente serían buenos recuerdos...¿qué sería mejor?¿renunciar al amor o a los recuerdos?

Miyu llegó a casa y oyó unas voces hablando muy emocionadas. Una era la de su madre y la otra parecía ser Meiko.
-¿En serio?
-Sí, Arimi me llamó hace unos días. Le dije que esta misma noche podríamos volver a reunirnos todos juntos aquí en mi casa
-Eso sería estupendo. Entonces necesitarás una ayudita con la cena ¿no?
-Jajajaja sí claro que sí
-¿De qué cena habláis?
-¡Hola preciosa! Una cena que voy a organizar para esta noche. Vienen unos amigos míos y de tu padre. Mira...-la mujer se levantó y buscó algo en unos cajones-...aquí está, mira-era la foto de bodas de sus padres a la salida de la iglesia. Estaba toda su familia, sus abuelos con Yukiko e Hikaru de pequeños y otra joven pareja. Ella llevaba una melena larga de pelo castaño claro y él el pelo corto y castaño oscuro. Se quedó observando a este último. Le recordaba a alguien pero no sabía a quien.
-Fueron nuestros compañeros de instituto y de universidad. Ginta fue el primer amor de tu madre
-¿En serio?
-Sí, hija, fue mi primer amor.
-¿Llegasteis a salir?
-No, por una serie de malentendidos no llegué a salir con él. Y cuando él quiso rectificar ya estaba tu padre dentro de mi vida.
-¡Qué lástima es muy guapo!
-¡Bueno también Arimi tuvo mucho que ver! Fue la novia de Yuu durante tres meses.
-¿Ah si? Estas cosas no las sabía yo mamá
-Jajajajaja Tú padre salió con ella en tercero de secundaria durante un tiempo pero según él mismo no la veía como su novia.
-¡Qué cosas! Y ahora están casados ellos dos.
-Sí-Miyu se quedó un rato más viendo la foto mientras su madre y Meiko seguían recordando viejos tiempos. Seguía pensando que Ginta le recordaba a alguien. Luego se fue a su cuarto a organizar todo para el tenis de esa misma tarde.

Yukiko llegó a casa casi a la hora de comer. Entró sin apenas saludar a nadie y se encerró en su cuarto. No tenía fuerzas para seguir llorando por lo que se limitó en vaciar su mente y flotar...
TOC TOC
-¿Puedo pasar?-era Hikaru justo a quién no quería ver
-Claro
-¿Estás bien? Parece que tienes los ojos hinchados
-Sí no te preocupes-la chica prefirió no mirarle a los ojos-se te ve feliz
-Claro, ¿no te he dicho que estoy saliendo con Meg?
-Ah no...no me lo has contado-la chica hundió la cabeza en la almohada y apretó los dientes intentando seguir en el papel de hermana buena.
-Sí bueno, el día que estuvimos en el centro comercial y...en fin me fui con ella a los baños y...
-Anda déjalo
-¿Cómo?-Yukiko no podía controlar sus lágrimas
-Sal de aquí, no me encuentro bien
-¿Es...por la cicatriz de la operación?
-Son muchas cosas, Hikaru. Por favor déjame a solas
-Como quieras-Hikaru salió bastante confundido por la actitud de Yukiko la cual miró a la puerta con los ojos inundados de lágrimas.
-No podré olvidarte del todo, amor, pero no me queda más remedio para no romper con nuestra amistad

Miyu tenía la esperanza de que fuese una broma pero por desgracia no lo era. Tokita iba a entrar en el club de tenis. La gran mayoría de la gente del club era la de siempre excepto algunas caras nuevas.
-Entonces es verdad que practicas tenis-le susurró Tokita mientras el profesor Namura daba la bienvenida a los nuevos miembros
-Claro que sí. ¿Y tú qué?
-También lo practicaba en mi antigua escuela
-Estupendo-dijo Miyu con ironía
Como el tenis era su deporte favorito, el tiempo pasó volando y se olvidó completamente de Tokita. Se dio una ducha rápida (ya se bañaría en casa) y salió pitando para casa, necesitaba llegar antes que los invitados a la cena. Estaba muy ilusionada con la cena, tanto que fue un shock para ella lo que vio a continuación. Estaba a dos calles antes que la suya. Por el otro lado venía una chica abrazada por un chico. Visto así parece una cosa de lo más normal. Pero a medida que se acercaban a Miyu, ella fue reconociendo a la persona. Parecía mentira porque el chico no era quién ella esperaba
-No puede ser...

Yukiko había caído en un profundo sueño después de tanto soñar y soñar...con nada porque al despertarse no se acordaba de nada. Al bajar al salón no había nadie. En la mesa había una nota de su madre
“Tienes comida en la nevera que puedes calentar en el microondas. Estabas dormida cuando te llamé a comer”
-Menos mal porque no quería que me viesen en este estado
-¿De qué estado hablas?-Yukiko se volvió para ver a Hikaru que acababa de entrar a la casa
-D-d-de ninguno
-Yukiko, te conozco muy bien. Sé que tú estas sufriendo por alguien...
-No sé de que me hablas-la chica se giró y fue a la cocina para no seguir con la conversación que le empezaba a incomodar
-Sí lo sabes. Tú estás enamorada y estás sufriendo porque es un amor imposible. ¿Sí o no?-“¡ay Hikaru no sigas, estás acertando demasiadas cosas! No hagas que cometa una locura”
-Puede ser, no te lo voy a negar
-¿Puedo saber quién es?-“eres tú mi amor imposible pero no te lo puedo decir. Cambiaría todo”
-N-n-no...
-¿No? Creí que confiabas en mi-el chico parecía decepcionado
-No lo conoces es a lo que me venía a referir
-Ah de acuerdo. Pero ten cuidado con esos amores. A veces se pueden hacer realidad como a mi...otras veces no-el joven subió a su cuarto dejando a su hermanastra al borde de una taquicardia en la cocina.
-No puedo decirte que te amo

Increíble pero cierto. Miyu giró su rostro de manera que ella no la reconociese. Era una chica alta, de pelo rizado y castaño...hasta que no le miró a la cara durante unas milésimas de segundo no se lo terminó de creer. ¡Era Yayoi Toshimira hasta ahora novia de Keisuke Namura! Porque en esos instantes estaba agarrada del musculoso brazo de otro chico que no era él. Miyu no sabía si reír o llorar. Llegó a casa sin parar de pensar en lo que acababa de ver porque aun creía que era una aparición. En la cocina Miki y Meiko estaban entre fogón y fogón muy atareadas con lo de la cena. Mientras se daba un relajante baño (que no la relajo evidentemente) pensó en llamar a su tía para que la pusiese en contacto con Ayko y ella le confirmara esa relación...o tal debería esperar a cuando quedara con ella para salir, no sería conveniente pedírselo a Yukiko, que debe estar hundida con lo de Hikaru. Antes de secarse el pelo se vistió con un blanco vestido estampado, después se secó el pelo, se hizo una trenza y se ayudó a recogérselo con horquillas.
-¡Miyu! Baja, bonita, a abrir la puerta-Miyu corrió escaleras abajo para abrir la puerta. La abrió...y ahora sí que había visto una aparición
-¡Hola! ¿Es esta la casa de los Matsuura?-

Yukiko apenas había probado el sushi que le había preparado su madre y decidió echarlo a la basura. Se sentó en el sillón a ver la televisión, no tenía ganas de nada más, ni de salir, ni de hablar...por un lado deseaba con todas sus fuerzas que a Hikaru le saliese todo mal con Hiyama por otro le deseaba la felicidad con ella. Transcurridas dos horas delante del televisor decidió salir a la calle. Subió a la segunda planta para hablar con Hikaru y decirle que iba a salir. Tocó en su puerta
-Pasa-el chico se estaba quitando los auriculares-¿qué quieres?
-Nada solo...-en ese instante se quedó mirándole a la cara, “...solo quería abrazarte, besarte y amarte hasta el fin de mis días”-...voy a salir un rato
-¿Sola?
-Sí-Hikaru se acercó a ella, y por los hombros la puso contra la puerta cerrada de la habitación. Se quedaron en silencio, uno mirando fijamente los ojos de la otra y ésta no quería mover un solo músculo para que no notase lo encabritado que estaba su corazón al tenerle a centímetros de su cara.
-De aquí no te vas hoy
-¿Qué?
-Quiero saber quién es el cabrón que te está haciendo sufrir-Yukiko se quedó mirándole sin saber que decir

-S-sí sí pasa-Miyu notó como le fallaban las piernas. ¡Era Keisuke, allí en su casa!
-¡Ah es mi hijo! Kei-chan te presento a Miyu Matsuura, la hija de Miki y Yuu
-Encantado Miyu
-Lo mismo digo Keisuke
-Llámame Kei-Miyu se quedó flipada. Aunque aparentaba serenidad en realidad estaba atacada de los nervios. Nunca había oído su voz más de cinco minutos. Poco después volvió a sonar el timbre
-Miyu abre, deben ser Ginta y Arimi-la chica abrió y se encontró con la joven pareja...acompañada de Tokita. Los dos se miraron incrédulos
-¿Qué haces tú aquí?
CONTINUARÁ



CAPITULO SEIS: LA CENA

-¿Os conocéis?-preguntaron Miki y Arimi a la vez.
-Claro que se conocen. Mi hijo Tokita va al Toryo también-aclaró Ginta
-Bueno pasad, pasad. ¡Qué alegría veros!-los cuatro adultos pasaron al salón mientras se saludaban alegremente, dejando a los dos compañeros en la entrada
-No tenía ni idea de que nuestros padres se conociesen
-Es así, son amigos desde secundaria y antes estaban enamorados entre ellos.
-Genial...-murmuró el chico irónico
-Miyu, me gustaría ver la casa, ¿me la enseñas?
-Claro
-Ah, si es el guaperas...-susurró Tokita
¡Ding Dong
El timbre volvió a sonar y en esta ocasión era Sinichi Namura, que volvía del instituto
-¡Hola Matsuura, Suou!
-Hola profesor, pase están todos dentro-tras estas palabras dio la espalda a Tokita y se fue con Kei a mostrarle toda la casa.

-Estoy esperando a que contestes
-¡Ya te lo he dicho! No lo conoces-Yukiko se sentía entre asustada y enfadada
-No te creo...sales muy poco y si lo haces es con el grupo-Yukiko consiguió apartarlo
-Si no me crees es tu problema-abrió la puerta y se marchó escaleras abajo, a paso muy ligero para que Hikaru no la presionase. En un descuido trastabilló y cayó rodando escaleras abajo.
-¡Ayyy!
-¡Yukiko!-el joven la había oído y bajó deprisa-¿Estás bien?
-No...-tenía muchos rasguños y magulladuras
-¿Te has dado en la cabeza?¿Te puedes poner en pie?-la chica se levantó muy dolorida por las heridas pero le falló la rodilla derecha
-Me duele la rodilla muchísimo
-Bueno, será mejor que llame un taxi y te lleve al hospital-la cogió por debajo de las axilas para intentar levantarla y al hacerlo bruscamente quedaron sus rostros a pocos centímetros de distancia. Yukiko notó como se ruborizaba. Hikaru también se quedó anonadado por la belleza del rostro que tenía delante: sus labios pequeños y finos, sus ojos castaños verdosos que lo miraban con calidez...”¡no! tú sales con Meg!”. Cerró los ojos para evitar mirarla y la incorporó. Pasó uno de los brazos de la joven por sus hombros y la ayudó a caminar. Se sentó en el salón mientras Hikaru llamaba por teléfono a un taxi.

-Y aquí arriba están mi habitación, la de mis padres y el cuarto de invitados, que principalmente se usa cuando mis tíos se quedan a dormir.
-Me encanta esta casa, es muy moderna
-Jeje claro mi padre es arquitecto-“¡dios mío que guapo es!”. Cuando bajaron por las escaleras Yuu llegaba del trabajo al fin, acompañado de un hombre un poco más alto que él, con el pelo largo, lacio y negro como azabache.
-Saludos a todos, traigo a un invitado más
-¡¡Satoshi!!-exclamaron todos a la vez
-¿Cómo estáis todos?-
-Muy bien, gracias. ¿Y tú qué tal?
-Bueno he venido de Nueva York para pasar unas mini-vacaciones aquí en Tokio. He dejado a mi novia Azuki allí
-¿La has dejado sola?
-No está con su hermana. Vivimos juntos en un apartamento de la “Gran Manzana” y no ha puesto obstáculos a que yo me haya venido solo- las chicas marcharon a la cocina para ultimar los preparativos de la cena mientras Miyu ponía (con ayuda de Keisuke) dos mesas en el gran jardín y luego las prepararon. Hacía buena noche, corría una leve brisa, y el cielo estaba estrellado. Media hora después, estaban todos sentados y la cena servida.

Llevaban bastante tiempo en el hospital y ya estaba atardeciendo. Se encontraban en recepción esperando a que alguien les atendiese. Había ocurrido una colisión múltiple en la carretera y estaban ahora entrando los heridos. Hikaru llamaba ahora con su móvil a casa para no preocuparles y si podían venir o Jin o Yoji. Yukiko notaba como la rodilla se le había hinchado bastante. Y para colmo la cicatriz de la operación también le estaba molestando.
-¿Cómo va eso?
-Me sigue doliendo...y noto que se está hinchado-Hikaru frunció el ceño
-No es buena señal es posible que esté realmente afectado...-a Yukiko no le hizo ninguna gracia. Al fin un médico pareció percatarse de la presencia de ambos chicos. Era un traumatólogo
-¿Eres la chica que se ha caído?
-Sí
-Acompáñame a la consulta




La cena se estaba desarrollando de manera agradable. Miyu estaba sentada junto a su amado...pero enfrente suya estaba Tokita. Para ella había sido un tremendo shock saber que es hijo de los amigos de su madre. Ginta y Arimi eran dos personas muy simpáticas para ser adultos y se llevaban muy bien con sus padres y con los de Kei...eran personas muy distintas a su hijo. Tokita se parecía físicamente a su padre, tenía los ojos de su madre, pero para nada se parecía a sus padres con su agrio carácter.
-Dime una cosa Meiko, ¿cómo es que en esta ocasión tu hijo ha querido venir a la cena?
-¡Ah! ¡Bueno!-comenzó la mujer mientras el chico se ruborizaba un poco-Resulta que su novia se ha quedado en casa estudiando un examen y cuando mi hijo se ha dado cuenta sus amigos ya habían salido de marcha-la palabra “novia” devolvió a Miyu a la realidad, “¿ahora como lo miro sabiendo que su novia le pone los cuernos con otro?”. La agradable compañía del chico le había hecho olvidar lo que ella había visto; ¿se lo decía o esperaba a como se desarrollaban los hechos?
-¡Qué lástima! Había pensado que haría buena pareja con mi hija
-¡Mamá!-Miyu sentía como le ardía la cara
-¡Jajajaja! Es verdad hacen buena pareja pero en fin...
Lo que le faltaba a Miyu era que su madre descubriera sus sentimientos hacia Kei. Entonces su móvil empezó a sonar
-Disculpadme-Miyu se adentró a la casa y comprobó que quién llamaba era Hikaru.
-¿Miyu?
-¿Qué ocurre Hikaru?
-Nada grave solo que mis padres me han mandado que os llame para deciros que Yukiko está otra vez encamada por esta noche.
-¿¡Qué!?
-No es grave. Se ha caído esta tarde por las escaleras y solo ha sufrido una fractura en la rótula. De todas formas el médico la ha ingresado en observación por si tiene más daños.
-De acuerdo ya se lo digo a mis padres. ¡Hasta luego!-colgó el teléfono y volvió al jardín
-¿Qué ocurre?-le preguntó su padre
-Yukiko no gana para sustos. Esta tarde se ha caído por las escaleras y va a estar esta noche ingresada-prosiguió al ver que su madre ya estaba en pie-no te preocupes solo es por precaución. Solo ha sido una fractura de la rótula.
-Dijiste que la habían operado de apendicitis ¿no?
-Sí
Los adultos continuaron charlando mientras Miyu terminaba el mousse de chocolate. Desde luego últimamente su tía no estaba teniendo buena suerte...
CONTINUARÁ
"And like your you were my light in the dark, now I will be the guardian that she protects to you, the angel who guards by you"
Avatar de Usuario
Ayko^chan18
Otaku-san
 
Mensajes: 115
Registrado: 07 Sep 2004, 21:22
Ubicación: Más cerca de ti de lo que crees

Notapor Ayko^chan18 » 14 Nov 2004, 20:30

CAPITULO SIETE: AL MAL TIEMPO BUENA CARA

-¡No me lo puedo creer!
-Créelo porque es verdad...sino pregúntaselo a Suou-Yuka y Miyu estaban solas cerca de las pistas deportivas. Miyu acababa de salir de las duchas.
-¿Quién?
-A Tokita. Lo que me falta contarte es que él es hijo de los amigos de mis padres
-¿Y por qué lo llamas por el apellido?
-Porque me cae fatal, no lo soporto.
-¿Sabes que los que se pelean se desean?-dijo la chica con malicia
-¡Oye tú! Bien sabes que me gusta Kei-chan
-¡Qué confianza! ¿no?
-Nos hicimos muy buenos amigos, no te burles
-Sin embargo sigue su relación con Toshimira, ¿qué vas a hacer?
-De momento ir a ver a mi tía que tiene la rodilla hecha polvo. Y ya con su ayuda localizaré a Ayko.
-¿Para qué? ¿Para que averigüe quién es el chico con quién salía Toshimira ayer?
-Más o menos. No puedo actuar sin no estar segura
-Te comprendo
-¿Y Karin?
-Ah bueno ha conseguido ligar con uno de tercero...
-...y te alegrará saber de quién es amigo-la chica acababa de llegar
-¿De quién?-preguntaron a coro su hermana y su amiga
-De Namura. Es de su grupo de amigos-las chicas la miraron con sorpresa-yo diría que es uno de sus mejores amigos. Puede serte muy útil para cuando venga tu oportunidad
-Y creo que ya la tengo
-¿Cómo?
-Siéntate y te cuento. Ayer cuando salí del tenis volví rápidamente a casa. De camino vi de lejos a una chica que parecía Toshimira, en compañía de alguien (que pensé que era Kei), que venía hacia a mi desde el otro lado de la calle...y resultó que no era Kei
-¿¿Cómoooo??
-Tal y como oyes. La buena, la guapa, la inteligente resulta ser una zorra

Desde luego lo suyo era mala suerte y lo demás tontería. Primero un ataque de apendicitis y ahora una fractura en la rótula. Y luego Hikaru empeñado en saber de quién anda enamorada. ¿Qué podía hacer? Renunciar a él estaba siendo difícil porque lo amaba demasiado y le iba costar su amistad.
Ahora tenía que pasar su fractura en casa con una escayola que le llegaba casi hasta la ingle y sentada todo el tiempo porque nunca había tenido una fractura ni una esguince y no sabía manejar las muletas. De todas maneras estaba siendo mimada por toda su familia, incluso por Hikaru, lo que la alegró bastante. Lo peor de todo aquello era que la próxima semana empezaba la universidad y tendría que ir con las muletas y eso iba a ser un incordio. Bueno, para eso tenía a su hermanito, el podría pasarle los apuntes de todas las clases que se perdiera ¿no? Y luego estaba que pasar todo el día viendo la tele cansaba porque por la mañana solo echaban programación sobre prensa rosa o dibujitos para los niños de guardería y luego por la tarde casi de lo mismo. Por suerte Hikaru no quedaba todas las tardes con Hiyama y se quedaba a veces acompañándola y eso se agradecía. La primera tarde que pasaba con las muletas recibió la visita de su sobrina Miyu.
-¡Hola cariño!
-¿Qué tal va esa pierna?
-Mal me duele bastante
Las chicas estaban solas en el salón charlando mientras que Hikaru había bajado a la cocina a comer algo y las escuchaba
-¿Cómo te caíste?
-Pues...-bajó la voz al notar la presencia del chico-...Hikaru me estuvo presionando sobre quién me gustaba
-¿Y eso?-Yukiko bufó antes de responder
-Llevo algunos días mal, Miyu y lo ha debido notar. Y como no sospecha nada de que sea él...
-Ya veo. Oye necesito que me eches una mano con algo...-Miyu le contó los últimos acontecimientos a su tía. Hikaru llegó al salón con una bandeja en el instante en que ella finaliza su relato
-¿Qué traes?
-La merienda de Yukiko
-¡Hala! ¡Menudo caballero! ¿no?
-No es para tanto. Me gusta cuidar de ella-tras lo dicho besa a Yukiko en la frente y se va.
-Es por estas cosas por las que me pongo así.
-Entiendo...
-Entonces ¿para qué quieres a Ayko?
-Quiero que ella me confirme (tú sabes que nunca falla) esa información. No quiero poner en práctica ningún plan de ataque sin asegurarme de ello.
-Uhm...está bien la llamaré ahora sino se planta aquí antes y le digo que te llame a casa
-Jajajaja
-¿Algo más?
-Creo que no. Me bastará saberlo para desenmascarar a esa zorra.
-Eh, no seas así...-su sobrina le respondió con una burla

-¿¿En serio??
-Sí, para ti debe ser un bombazo ¿no?-ya hacía una hora que Miyu se había ido para su casa y Yukiko decidió llamar a su amiga del alma
-¡Claro que sí! La chica más prometedora de primero resulta ser una z...
-Ya vale...tengo bastante con escuchárselo a mi sobrina
-Dime, ¿seguro que es cierto? Es que no me lo termino de creer
-Para eso te estoy llamando. Ella más que nadie necesita que le confirmen eso para no atacar.
-¿Me da permiso de husmear?
-Sí por supuesto.

Miyu se puso a estudiar nada más llegó de casa de los abuelos. Necesitaba pensar en otra cosa que no fuera Keisuke pero le resultaba difícil. Solo de pensar que estaba surgiendo la oportunidad de entrar en su vida, lo que había soñado desde hace tanto tiempo...
-¡Como siga así no voy a estudiar nada!-dijo en voz alta a sí misma.
Cuando parecía que había recuperado la concentración su móvil comenzó a sonar escandalosamente
-“Hiiiiii”...¿Diga?
-¡Miyu esto es un bombazo y lo de Namura con Toshimira se queda en nada!-sonó la chillona voz de Yuka al otro lado del aparato
- * Yuka, había conseguido concentrarme en los apuntes de Lengua...¿qué diablos quieres?
-¡Notición para tu tía! La Hiyama lo ha dejado con Hikaru
-O_O ¿¡Qué!?
-Los acabo de ver a la salida del supermercado discutiendo acalorados: ella echa un mar de lágrimas y él rojo de ira
-Venga ya pero si parecían felices y contentos...¿estás segura de eso?
-Sí, sí...por lo que le oí a Hikaru parecía ser que ella se ha tirado a otro o no sé que
-¡Ostras qué fuerte!
-Aunque no estoy segura. ¿eh?
-Me parece a mi que Ayko va a estar flipando en colores. Dos bombazos en menos de dos días
-XD es verdad. Por cierto ¿qué dirá Yukiko?
-Mmmm...prefiero que lo hablen Hikaru y ella.





CAPITULO OCHO: LAS VUELTAS QUE DA LA VIDA

Tal vez Miyu debería decirle algo a su tía porque con lo de la rodilla aún no se había enterado y ya habían varios días. La chica no había hablado con Hikaru pues éste, desde aquella tarde, apenas pisaba la casa solo para lo necesario, comer, asearse y dormir. Estaba totalmente hundido y su hermanastra no se lo imaginaba ni por asomo. Había estado los últimos días tan hundida pensando en su amor imposible que no se le pasó por la cabeza la posibilidad de que ellos dos terminasen. Sin embargo cada vez que “podía” ver a su hermano se preocupaba pues parecía un auténtico fantasma (los ojos enrojecidos, el pelo revuelto, a veces tenía ojeras...). Apenas comía nada cuando comía con la familia pues la mayoría de las veces había llegado justo después de que se fuesen sus padres de copas. Y lo peor de todo: que dentro de dos días empezaban las clases. Y ella con su pata chula.
La tarde del Domingo (de la semana en la que Hikaru había roto con Megumi Hiyama)Yukiko seguía ignorando todo lo que le pasaba a Hikaru, estaba como siempre en el salón viendo la tele. Seguía sin manejar bien las muletas (y ya tenía algún que otro cardenal) y ya pasaba de molestarse en aprender. Algo que le estaba empezando a preocupar también era que se estaba enganchando a los programas de prensa rosa V_V.
Sus padres estaban aun trabajando e Hikaru seguía en la calle desde por la mañana temprano.

¡RIIIIIINGGGG!
El teléfono insistió durante unos segundos más antes de que alguien lo cogiese. Era Domingo y lo único que le apetecía a Miyu era dormir. Poco minutos después su madre entró con el aparato en la mano.
-Cariño es para ti. Es Tsuchiya-Miyu se incorporó malhumorada y lo cogió. Cuando Miki salió habló
-¿Dígame?
-¿Miyu? Ya tengo lo que querías
-¿En serio?
-Sí y es una sorpresa que no te esperas. Yayoi Toshimira, supuesta novia de Keisuke Namura...no solo está saliendo con un chico de la universidad A sino que antes ya se había enrollado con otros tíos- 0_0 Miyu tardó un minuto intentando asimilar la información. Era increíble como esta chica conseguía información (desde luego tenía merecida la carrera). Luego lo que más le dejó anonadada fue dicha información...
-¿Estás...estás segura?
-^^ muy segura, me ha costado encontrarla pero lo he conseguido
-De acuerdo...¿oye sabes algo más de lo de Hikaru con la profe? Imagino que lo sabrás
-Sí. Sé que hace unos días rompieron porque ella se había liado con un chico que había llegado de Nueva York. Estaba arrepentida y decidió comentárselo a Hikaru...el cual le dio puertas.
-Muy bien que hizo. Por muy enamorado que esté se merece otra mujer-las dos amigas se quedaron en silencio
-¿Tú le has dicho algo?-preguntó Ayko muy seria
-No he querido para que no hiciese nada de forma precipitada porque no sé como está mi tío. Imagino que para una declaración precipitada no estará
-Pienso igual que tú. Te dejo, tengo seguir haciendo un par de cosillas
-Hasta luego...-Miyu colgó el teléfono, se estiró y decidió levantarse y vestirse. Cuando bajó su madre le había dejado una nota. Había salido a comprar. Se preparó unas tostadas y un vaso de cola cao y se sentó a ver la televisión aunque su cabeza estaba en otro lugar. ¿Cómo se iba a concentrar después de saber casi seguro que Kei podría quedar libre? Ahora tenía que planear algo...¿hacer que descubriera a su “novia”?No eso sería demasiado. Podría esperar un poquito más, sería lo más sensato ¿no? Todavía estaba desayunando cuando su madre entró...acompañada de Keisuke

¡POM!
Yukiko se sobresaltó. Hikaru acababa de entrar en la casa. No dijo nada y tenía ya un pie en la escalera cuando ella lo llamó
-¡Espera!-el chico se volvió a mirarla-Hikaru ven aquí, quiero hablar contigo-el chico se le acercó. Venía en un estado deprimente como en los últimos días (ojeras, pelo revuelto...)
-¿Qué quieres decirme?- a pesar de todo el chico sonreía para disimular todo el dolor que llevaba por dentro
-Hikaru, ¿qué te pasa? Llevas varios días evitándonos a todos y...en este estado
-Nada
-¿Seguro? Días atrás tú mismo me dijiste que confiabas en mi como hermana y amiga. ¿Por qué ahora no? Sé que no estás bien-Hikaru miró el suelo con ojos llorosos y respondió
-He dejado a Meg- “O_O ¿¿Qué?? ¡No me lo puedo creer!”-Me fue infiel y he decidido romper con ella.
-Pero...
-No te preocupes, lo superaré –atajó el joven con tristeza contenida
-Sí me preocupas, está muy mal...
-¿Qué te importa a ti lo que me pasé o me deje de pasar? Ah, claro, para chismorrear con tus amigas. ¡No te voy a dar ese gusto, ni a ti ni a Tsuchiya-enojado, se fue a su habitación. Yukiko sentía que no le llegaba el aire de la congoja. De rabia lanzó un cojín hacia las escaleras y rompió a llorar. “¿Cómo puedes decir eso si te amo tanto?”
El chico se arrojó en su cama llorando, ¿por qué le había dicho eso a Yukiko si únicamente estaba preocupada por él?

-Nena ¿qué haces así todavía?
-¡Mamá es que hace solo un rato que me he levantado!-y bajando la voz- y además ¿cómo demonios voy a saber que traerías compañía?
-Anda, anda. Cámbiate de ropa...Kei ¿quieres magdalenas?
-No gracias, ya he desayunado muy bien
Miyu subió con mucho entusiasmo a su cuarto y se puso algo informal pero coqueto: unos vaqueros y un top azul ajustado. ¡Qué bien, Keisuke estaba allí! Pero ¿por qué? ¿Lo sabría ya? Cuando bajó el chico estaba sentado en el sillón
-¿Quieres que vayamos a dar un paseo?-le invitó y la madre de Miyu, que había escuchado la invitación dijo
-Miyu voy a ir a la tienda y no volveré hasta las tres ¿vale?
-De acuerdo-
Los chicos caminaron durante unos minutos en silencio, el chico disfrutando del paseo y la chica de su presencia.
-Bueno, dime ¿es verdad eso de que tienes una tienda?
-Sí. Mi padre, como es arquitecto, la diseñó y mi madre que ha estudiado decoración la preparó. Al principio era ella quién atendía en la tienda. Con el tiempo, con lo que ganaba mi padre pudo contratar a dos empleadas y así pasar más tiempo conmigo en casa.
-Suena genial-
-Dime una cosa...aunque pueda sonarte algo descarado-la chica apartó la mirada algo sonrojada-¿no has salido hoy con tu novia?-para su sorpresa el muchacho soltó una carcajada
-¡No qué va! Sino no estaría aquí. Parece que últimamente tiene muchos trabajos que hacer y no podemos quedar. A mi no me apetecía estar en un bar con mis colegas así que he decidido llamarte y eso...-Miyu no cabía en sí de gozo. ¡Había preferido estar antes con ella que con sus colegas! Lo de que no había quedado con Toshimira, estaba claro que no era por los estudios sino porque la chica estaría poniéndole los cuernos con cualquiera.
-Kei, dime, ¿tú no vas a ningún club?
-Sí al de literatura. Me gusta tanto como le gustaba a mi mad...-se paró en seco mirando al otro lado de la carretera en la acera de enfrente. Era Yayoi...

Hikaru no salió de su habitación en todo el día y Yukiko estaba en el salón “viendo” la tele. No podía dejar de pensar en las palabras de Hikaru. Le estaban afectando mucho más de lo que el joven se imaginaba. Hikaru estaba pensando si ir a disculparse con Yukiko o dejarlo ir. Se había pasado mucho con ella y no era culpable de lo que había pasado entre él y Megumi. Se pasó antes por el baño para enjuagarse la cara y después se acercó despacio al sillón donde Yukiko estaba tumbada viendo la tele. Le rozó levemente el hombro y sintió un extraño calor que le recorrió el cuerpo.
-Esto...Yukiko quería pedirte disculpas por lo de antes-la chica seguía con la vista clavada en la televisión, la cual no veía en realidad, y tardó en contestar. Cuando lo hizo no desvió su mirada de la pantalla
-Vete
-¿Qué?
-¡Aléjate de mi por favor!-Hikaru salió de allí y de su casa. “¿Qué he hecho? Primero Megumi y ahora Yukiko, otra persona que me quería...”
CONTINUARÁ
"And like your you were my light in the dark, now I will be the guardian that she protects to you, the angel who guards by you"
Avatar de Usuario
Ayko^chan18
Otaku-san
 
Mensajes: 115
Registrado: 07 Sep 2004, 21:22
Ubicación: Más cerca de ti de lo que crees

Notapor Ayko^chan18 » 14 Nov 2004, 20:40

CAPITULO NUEVE: ALÉJATE DE MI, ALÉJATE PORQUE TE AMO

La pobre Miyu no sabía lo que se avecinaba, ¿quién le iba a decir al pobre de Kei que se iba a encontrar a su novia con su otro amante? Ambos estaban frente por frente. Al verla desde el otro lado de la carretera del brazo de otro, Kei había cruzado (seguido por una Miyu asustada) y le había cortado el paso a los dos tortolitos. Miyu estaba en una distancia prudente pero lo suficiente para escuchar.
-Kei, no esperaba verte...
-Ya veo que no-Yayoi Toshimira miraba a Kei, que estaba muy enojado, con el rostro entre desencajado y contraído por el miedo. Su acompañante los miraba sin comprender-¿Puedes decirme quién es este chico?-Miyu lo observó bien y pensando y pensando...¡se dio cuenta que no era el mismo que vio la última vez! El otro parecía más mayor (sería el de la universidad A) y éste tendría más o menos su edad.
-Soujiro ¿te importa dejarme un momento a solas con él?-el muchacho se alejó también a una distancia prudencial. A la misma que se encontraba Miyu pero a espaldas de Yayoi y Miyu a espaldas de Kei.
-¿Soujiro? ¡Qué confianza!-
-No seas sarcástico Natchan
-No lo soy...y además tengo todas las razones para enfadarme o ser sarcástico o lo que quiera.
-Puedo explicártelo-la chica lo dijo con voz llorosa aunque a Miyu le sonó a falsa
-No tienes que explicar nada. Me he dado cuenta de la clase de persona eres...una hipócrita, que por un lado dices ser una chica estudiosa, buena estudiante, buen talante...y por otro, en realidad, ser una...-Miyu no esperaba oírlo pero lo dijo-una zorra, una cualquiera, una...-Kei no podía seguir hablando con el nudo que tenía en la garganta por las ganas de llorar que tenía-¡yo te quiero de verdad Yayoi y mira como me correspondes!
-Compréndeme Natchan, yo necesito más de lo que tú me has dado...
-¿Más? Claro, es verdad, tú lo que necesitas es sexo. A ti no te interesan los sentimientos sino el físico, el contacto y el placer.
-Cierto, ¿y qué?-el muchacho no respondió, simplemente se dio la vuelto y salió corriendo. Miyu salió tras él corriendo

-Cariño, ¿estás segura? Puedes faltar mañana, se trata solo de la presentación, ni siquiera son las clases.
-Mamá no te preocupes. Ya manejo mejor las muletas, me las podré apañar
-Como quieras-Yukiko no estaba dispuesta, después de lo que le hizo Hikaru esa tarde, pedirle un favor, ¡vamos que ni la hora! Le había dolido todo lo que le dijo. Y no solo le dolía por ser su hermanastro sino porque además lo amaba. Sabía que él estaría pensando que no era para tanto pero para ella era demasiado; no le había dado otra alternativa que la del alejamiento, así ya no le volvería a hablar de esa manera ni le haría daño. Yukiko se propuso pensar sola y únicamente en la carrera y olvidarse del amor. Pero claro es lo que ella creía...

Miyu se dejó caer en su cama con pesadumbre
“Soy Keisuke. Siento haberte dejado así sin despedirme pero quiero que entiendas que deseo estar solo para superar este mal trago”

Tras recibir este mensaje en su móvil dejó de buscarle por toda la ciudad y regresó a su casa. Después de comer se puso con los deberes del instituto pero no estaba concentrada pensando en como debía de estar el pobre de Kei.
Sobre las siete y media, cuando dejó los deberes de Inglés por imposible y bajó a merendar el timbre de la puerta.
-Ya abro yo-su madre estaba en la tienda y su padre estaba en su despacho preparando un futuro proyecto. Cuando abrió la puerta casi se muere del susto. Era Hikaru, que estaba en un estado lamentable.
-OO ¡¡¡Hikaru!!!
- Ayúdame-el chico estaba a punto de echarse a llorar
-Pasa pero ¿qué te ha pasado?-Miyu pensó entonces en Megumi. Hikaru sin contestar se fue al sillón donde se echó a llorar. “Lo que es la vida-pensó Miyu-hace unas semanas estaba en ese mismo lugar Yukiko y también llorando”
-Miyu ¿quién er...¡¡Hikaru!!
- Yuu...mi vida es un desastre-dijo el muchacho con la cabeza hundida en el sillón
-¿Qué te pasa?
-He roto con Meg y además la he pagado con la única persona que me ha apoyado incondicionalmente, Yukiko
-Venga Hikaru, seguro que Yukiko te comprende y perdona-intentó animar Miyu pero sabía que algo más fuerte le impediría a su tía hacerlo
-No, hace un momento que he intentado hacerlo pero solo me ha dicho “aléjate de mi”-padre e hija se miraron sin saber que hacer. Ambos comprendían la reacción de la chica pero no veían oportuno decirle nada al chico
-Prueba mejor después, tal vez recapacite-mientras Miyu lo decía sonó el timbre de la puerta. Yuu fue a abrirla
-No sé que decirte...
-¡¡Satoshi!!-exclamó Yuu desde la entrada de la puerta
-¡Hola Yuu! Espero no venir en mal momento. Estoy de nuevo en Tokio y quería presentaros a mi novia, Megumi Hiyama

Cuando Yukiko se levantó para prepararse se arrepintió de sus palabras la noche anterior. No estaba preparada para ir en ese estado de ánimo. No había dormido por culpa de las pesadillas en las que se repetían las palabras de Hikaru, el cual no había regresado todavía cuando ella se acostó. Al bajar a la cocina y ver que no estaba se preocupó
-¿Dónde está Hikaru?
-Ha dormido esta noche en casa de Miki y Yuu-le contestó su padre somnoliento. Yukiko se tranquilizó aunque no demasiado. Tal vez se sentía realmente mal por lo que le dijo ¿o solo le deprimía su ruptura? La chica también se sentía decepcionada porque nunca había imaginado que Hikaru fuera tan egoísta. Solo pensaba en él y en lo que sintiera él importándole poco la preocupación de su gente y lo que puedan estar sufriendo por él. Pero prefirió no darle más vueltas, quería concentrarse en el nuevo comienzo de curso.

-¿Todavía sigues empeñada en seguir?
-Papá estaré bien
-Como quieras-su padre la dejó en la puerta misma de su facultad y ella misma siguió el camino
-Nada ni nadie va impedir que sea feliz...ni siquiera tú Hika...(¡POM!) ¡Ay!-Yukiko acababa de trastabillar en un escalón y caer sentada en el suelo.
-¡Jo! ¿Por qué tengo tanta mala pata?
-¿Te puedo ayudar?-Yukiko levantó la mirada para ver quién le tendía la mano
-Dios mío...mi ángel de la guarda-susurró

Miyu estaba que se caía de sueño en la primera hora de clase. Demasiadas sorpresas en un mismo día. Primero, la mejor del día por un lado (porque por otro le sabía mal el que hubiese pasado de forma tan brusca), el que Kei haya roto con Yayoi Toshimira. Y segundo lo de Hikaru. ¡Como se quedó cuando vio al mejor amigo de su hermano con su amada! ¿Quién le iba a decir que el famoso arquitecto, hijo del mejor arquitecto de toda Japón, estaba saliendo con Megumi Hiyama? Menos mal que su padre hizo unas rápidas presentaciones y dejó que los dos chicos se fueran a la segunda planta. Allí se quedaron en el cuarto de Miyu, donde el chico continuó en el mismo estado en que se quedó cuando vio a Megumi del brazo de otro: con el rostro desencajado y la vista nublada.
“-¿Cuándo os conocisteis?-preguntó Yuu
-Una noche en el supermercado de servicio de 24 horas. Había ido a comprar café y me encontré con que ella también había ido a comprar café. Fue un flechazo
-Ya veo, se os ve muy contentos...”
Miyu sabía que su padre había estado esa tarde en un buen aprieto. Tenía que elegir entre ser un buen hermano o ser un buen amigo. Al final optó por lo último pero intentando no hacerle daño a Hikaru... el chico estaba tan mal que no tenía ganas ni de volver a casa y Yuu tuvo que ir por sus cosas para ir a clase al día siguiente...

¡POM!
-¡Hey!-una colleja le sacó de su mundo- ¡Suou! ¿Qué haces?
-¡Hace un rato que ha terminado la clase!
-¡Ops!-la chica recogió rápidamente para irse al gimnasio, donde tenía la siguiente clase
-¿Me puedes decir qué te pasa?
-Nada, que tengo demasiadas cosas en la cabeza


-Me llamo Koh Matsuyama
-Yo soy Yukiko Matsuura, encantada-la joven se sonrojó. ¿De donde había salido este chico? Era un joven que parecía tener aproximadamente su edad. Era moreno, de pelo corto y unos ojazos azul cielo que estaban volviendo loca a Yukiko. La había ayudado a levantarse y le acompañaba
-No te he dicho a donde voy...soy de Medicina
-¿En serio? Yo he entrado nuevo este año. Vengo de fuera y como me he mudado a Tokio...-“¡dios mío esto es un milagro!”
CONTINUARÁ



CAPITULO DIEZ: CORAZÓN DIVIDIDO

A Yukiko se le olvidaron todas las penas con su nuevo compañero que ahora cargaba también con su mochila. El muchacho la ayudó hasta que llegaron al aula donde tenían la primera clase, que como era habitual, solo tendrían la presentación de la asignatura.
-Nos sentamos juntos ¿no?-dijo Koh sentándose en las filas del final
-Claro...-asintió Yukiko. Muy cerca de ella, dos filas más delante de donde estaban sentados, estaba Hikaru. Aparentemente se veía bien, pero ella lo conocía bien y sabía que el dolor iba por dentro...y más sabiendo que esa primera hora tocaba con la profesora Hiyama
-¿Sabrás el “bombazo” de este año?-le preguntó Koh con una sonrisa
-“¡Qué sonrisa más bonita!” No, es muy pronto para noticias bombas ni nada ¿no?
-Mira...-le tendió uno de los periódicos que se repartían por las facultades. En una de las noticias de la portada...”¡¡no puede ser!!” pensó Yukiko que necesitó leer el articulo varias veces.


-¿Demasiadas cosas en la cabeza?-dijo Tokita con sarcasmo
-Sí
-Yo creo que es solo una: Keisuke Namura-Miyu le devolvió la colleja que le debía
-¡Eso no te incumbe!-exclamó mientras corría por el pasillo. Ya había sonado el timbre que anunciaba las clases siguientes y quedaba un trecho de camino hasta el gimnasio. Cuando llegaron el profesor ya había comenzado la clase y les dejó en el pasillo.
-¡Esto es culpa tuya!-le reprochó Tokita
-¡Ah y encima es mi culpa! Yo no te he pedido que me acompañaras
-¿Miyu?-la chica miró hacia el otro extremo del pasillo donde estaba Keisuke
-Kei...¿no tienes clase ahora?
-No tenía ganas de entrar. Aunque sea mi padre, a veces me aburro con sus eternas explicaciones sobre lo mismo
-Ja, ja ,ja ,ja
-¿Y tú?
-Es que he hemos llegado tarde a la clase y nos han castigado
-¿Castigado? Si era Educación Física, no es para tanto
-Creo que hoy estaba el profesor de mal humor
-Entonces...¿te apetecería venir conmigo a la cafetería? Yo invito-Miyu miró de soslayo a Tokita que parecía interesado en las vistas que se podían admirar desde la ventana que tenían delante. No estaba dispuesta a soportar la compañía de éste
-Claro

-No puede ser

“La jovencísima profesora Megumi Hiyama, que imparte clases de Biología y Química en la universidad, fue vista en el día de ayer acompañada del famoso arquitecto Satoshi Miwa, que está en Japón de nuevo desde hace unos días. La pareja...”

Increíble pero cierto. El artículo estaba firmado, como no, por Ayko Tsuchiya.
-¿Qué te parece?-le preguntó Koh
-Impresionante-Yukiko estaba aliviada porque parecía que Ayko se había encargado de ocultar la anterior relación de la profesora con Hikaru. “¿Entonces Hiyama sale con el amigo de Yuu? Ha dejado a Hikaru para estar con un millonario...no lo puedo creer. O no quería a Hikaru o está con Miwa por dinero”. La chica se preguntó si él sabía algo de esto o no, porque debía de ser un shock.
-Koh ¿tú que opinas de esta relación?
-¿Yo? No los conozco mucho a los dos. Puede ser amor verdadero pero he oído rumores de que la profesora esté con Satoshi Miwa por el dinero
-¿Sí?-“hasta él lo cree así...¿o es que tenemos cosas en común?”
-Dejemos el tema que ya está aquí-susurró el chico. Efectivamente la profesora acababa de entrar al aula. Megumi Hiyama dio su clase como si tal cosa, como si no hubiese leído lo que ponían los periódicos de la facultad, como si a pocos metros de ella hubiera un alumno más, no un hombre que sigue delirando por ella. Yukiko quería evitar pensar en su hermanastro. Tenía que olvidarse de él de una vez por todas o sino jamás iba a levantar cabeza. Aunque no le estaba resultando difícil...no se quitaba de la cabeza al chico de ojos azules intensos. ¿Le estaba empezando a gustar?


Antes de irse con Keisuke pasó por los baños para cambiarse la ropa. El chándal era demasiado llamativo para ir por los pasillos a esas horas. Con parsimonia, caminaron por los pasillos hasta llegar a la cafetería. Estaba medio vacía. Habría algunos estudiantes que como Keisuke no tenían ganas de acudir a tal clase o que simplemente tenían hora libre y la pasaban allí.
-¿Qué tal te encuentras?-le preguntó Miyu tras pedir y sentarse en una de las mesas del exterior
-Bien...si te refieres a lo de Yayoi he conseguido resignarme. Muchos de mis amigos me lo dijeron con anterioridad “tío esa chica no es legal, a la vez que contigo sale con uno y con otros”. No les creí pero tenían razón, solo fui uno más en su lista de conquistas-Miyu sentía como su corazón iba acelerándose con cada palabra del chico. Tenía ganas de decirle “¡no te desanimes! Me tienes a mi, yo te amo mucho...”
-...Kei-susurró la chica casi sin darse cuenta de que había sido algo más que un pensamiento
-Dime
-Tú no te desanimes, seguro que encuentras a otra chica pronto. Eres muy guapo, seguro que alguna estaría encantada de amarte.
-¿Tú crees?-dijo negando con la cabeza-ser guapo y popular no te vale para encontrar a una chica que me quiera. Todas se me acercan por el físico y creen que soy como otros “guaperas”-la palabra hizo que Miyu recordará con acidez a Tokita- pero cuando ven que soy un tío de lo más normal se alejan. Casi todas las chicas de mi edad buscan a un chico con coche, que esté todo el día tocándoles el trasero...no sé, yo no soy ese tipo de chico. Creo que por eso me he ganado un poco, lo de mujeriego, casi sin querer. Todas las chicas que han querido salir conmigo o que han salido, eran iguales. Así he acabado siendo uno más en las listas de conquistas, como ha pasado con Yayoi. ¿Es que no existe alguna chica a la que le guste también los sentimientos, el vivir una historia de amor que no esté basada en el contacto físico?
-Sí yo-contestó Miyu algo ofendida



Tras dos monótonas horas de presentación de la asignatura de la profesora Hiyama pudieron salir a tomar el aire. Sin necesidad de decirle nada a Koh, le ayudó de nuevo.
-Anda date prisa, el aula para Química está en la otra punta de la facultad-le dijo el chico mientras se colgaba su mochila y la de Yukiko. La chica echó una rápida ojeada a Hikaru, que continuó sentado en su pupitre con sus cosas recogidas. ¿Qué locura iba a hacer?
-¡Venga Yukiko!-Koh le empujó suavemente para que avanzara
-¡Hey, que no soy una experta manejando las muletas!
-¡Ja, ja, ja, ja! Perdóneme madame, ¿me permitirá al menos acompañarla?-entre carcajada y carcajada los dos jóvenes salieron del aula a la misma vez que entraba Satoshi Miwa.

CONTINUARÁ...
"And like your you were my light in the dark, now I will be the guardian that she protects to you, the angel who guards by you"
Avatar de Usuario
Ayko^chan18
Otaku-san
 
Mensajes: 115
Registrado: 07 Sep 2004, 21:22
Ubicación: Más cerca de ti de lo que crees

Notapor Ayko^chan18 » 12 Dic 2004, 14:41

Aqui pongo dos capitulos más

CAPITULO ONCE: ¿TODO TIENE QUE CAMBIAR?

En el momento en que entró Satoshi, Megumi e Hikaru estaban en mitad de una acalorada discusión. El aula estaba vacía y con el jaleo de la salida de los alumnos nadie los oía.
-Lo siento Hikaru, ya te dije que todo fue un error, nunca debimos haber salido juntos
-Claro, ¡prefieres estar antes con un rico que conmigo!
-¡Tú qué sabes! ¡Tú que vas a saber de lo que siento o dejo de sentir! ¿Sabes qué te digo? Que sí, prefiero estar antes con él que con un crío como tú
-¿Se puede saber qué pasa aquí?-dijo Miwa al ver que ninguno de los dos se había percatado de su presencia. Hikaru y Megumi se giraron para mirarle asustados


Kei y Miyu llevaban un buen rato mirándose a los ojos, en silencio, oyendo la suave respiración del otro (aunque la de Miyu estaba algo más entrecortada). La joven se preguntaba si momento o no de decirle lo que sentía. Entreabrió la boca para pronunciar las primeras palabras cuando...
-¡Miyu!-ambos jóvenes se sobresaltaron y se giraron a mirar la entrada. Tokita estaba allí, exhausto, y llamando a Miyu
-¡Miyu!-repitió. La chica se levantó del asiento como si hubiera recibido una descarga eléctrica
-¿Qué pasa?-lo único que quería Miyu era alejarse de ese momento de tensión
-Te estaba buscando. El profesor de gimnasio te está buscando
-Ah, de acuerdo-Miyu se volvió a la mesa donde estaba Kei y le explicó lo que ocurría. Se despidió y se fue acompañada de Tokita, que había recuperado el oxigeno. Ninguno medió palabra en el camino hacia el gimnasio donde el profesor les dijo que la próxima vez que llegaran tarde les castigaría de manera más severa (“¡Sí que está de mal humor!”)
Cuando salieron del gimnasio empezó a tocar el timbre de la siguiente clase.

En el recreo...
-¡Tú te estás quedando conmigo!-exclamó Yuka
-No, no me estoy quedando contigo ¡y baja la voz!-rogó Miyu
-¿Pero tienes idea de lo que me estás diciendo?
-Sí
-O sea que primero, Natchan y Toshimira rompen y luego Hikaru aparece por tu casa diciendo que se ha peleado con tu tía ¡y luego aparece Satoshi Miwa acompañado de Megumi Hiyama
-Exacto
-Increíble. Chica te pasa a ti todo lo bueno
- * ¡Si llamas bueno a lo que le ocurre a mi tío...
-Vale, vale, no me mires así. Entonces mejor ni te digo lo que creo...
-¿Sobre qué?
-Sobre tú y Tokita
-Querrás decir yo y Kei
-No Tokita y tú.
-o_O
-Creo que tú le gustas-
-¿¿¿¿Qué dices????
-La verdad-dijo la chica asustada ante la reacción de Miyu que estaba roja de ira
-¡Pero si nos llevamos como el perro y el gato!
-No tiene nada que ver. ¿No te das cuenta de cómo critica siempre a Natchan sin apenas conocerlo?
-No, la verdad es que todo lo que sea la vida de Suou ni me va ni me viene
-Pues deberías ser un poco más considerada con él


Yukiko se olvidó completamente de Hikaru y sus historias. Estaba encantada con el moreno de ojos azules, un chico guapo, encantador, simpático, cariñoso...¿qué más podía pedir? ¡Era el hombre perfecto! Los dos llegaron por fin al aula en cuestión y se volvieron a sentar juntos. La tía de Miyu estaba tan feliz que no se dio cuenta de donde estaba su hermanastro y que no entró a la clase en las hora y media que duró la presentación

-¿Tú no eres el hermano de Yuu?
-Sí
-¿Me podéis decir que clase de relación habéis tenido?-dijo Miwa muy severamente
-Ni-ninguna
-No me mientas, por favor, Meg
-¿De verdad lo desea escuchar...señor Miwa? Antes de estar contigo Megumi estuvo saliendo conmigo
-¿Y ahora?
-Rompí con él, Satoshi, fue un error, nada más
-¡Cómo que...
-Chaval, no quiero ser borde, pero vete de aquí de una vez, ¿no has entendido a Meg?
-Hikaru será mejor que te vayas a tu próxima clase. El tema queda zanjado, solo has sido un pasatiempo para mi. Vete-
Hikaru salió de allí corriendo pero no se fue al aula donde la profesora de Química estaba hablando a sus alumnos de la programación del año. Se fue a los servicios que había cerca y se encerró en uno de los baños a llorar en silencio, como un niño perdido y solo.


El tiempo pasa volando para todos. Han pasado casi dos años desde que Miyu y sus amigos comenzaron el curso y ahora estaban a punto de empezar el último curso antes de la universidad. Han pasado muchas cosas: Miyu y Kei son casi pareja, su amistad con Tokita es mucho mejor, su tía sale con un chico guapísimo de la universidad desde hacía algunos meses...Llevaba los estudios bastante bien aunque fallaba un poco en Inglés. Lo que echaba siempre en falta era la presencia por los pasillos de Keisuke, que ya iba a empezar el segundo año en Magisterio. No salían aún, tenían una bonita y estrecha amistad. El hecho de que no salieran era objeto de chistes y burlas por parte de sus amigas, en especial de Karin (que salió con seis chicos distintos en ese tiempo, tres de ellos del circulo amistoso de Kei). Por lo demás todo iba muy bien.
-¡Buf! ¡Chica, qué de gente ha repetido curso! ¿sabes?-comentó Yuka mientras miraba las listas que habían colgado en los tablones de anuncio
-La verdad es que sí ¡mira! Este-dijo Miyu señalando un nombre en la lista-lleva repitiendo desde hace tiempo. Creo que tiene la edad de Kei...
-No, tiene un año más que yo-las chicas se volvieron para ver al chico sonriéndoles
-¡Kei! ¿Qué haces por aquí?
-Nada, tenía ganas de dar una vuelta por aquí...ese chico acababa de repetir tercero cuando yo pasé a ese curso
-¿Tan difícil es tercero?
-No, el problema es que con una asignatura que te quede, ya puedes repetir. Bueno, ¿podremos quedar dentro de dos horas?-la pregunta iba dirigida solo a Miyu
-Supongo que sí
-Entonces dentro de poco nos vemos en la puerta del instituto-el chico le besa la mejilla y se va



Para Yukiko también han cambiado las cosas. Tras un año y medio siendo amigo, las chispas del amor saltaron entre ellos y ya lleva saliendo con Koh tres meses. Aunque, si no hubiera sido por lo que sentía por Hikaru, habría empezado a salir con él mucho antes. Todavía podía recordar aquel día, cuando comenzaron las clases dos años atrás, nefasto para Hikaru pues había perdido para siempre a su querida Megumi Hiyama. Había empezado a caer la noche y todos en casa estaban preocupados pues el chico había desaparecido. Sus padres y los de Yukiko acabaron llamando a Miki y Yuu que vinieron acompañados de Miyu. A pesar de haberlo pasado muy bien en clase con Koh, toda esa felicidad se le vino abajo cuando vio que Hikaru no volvía. Como quería estar a solas salió a dar una vuelta. Y fue en el parquecillo cercano a Bobson´s donde lo encontró.
-¡Hikaru!-le gritó cuando lo vio. Y casi habría preferido no haberlo visto: tenía los ojos muy hinchados, enrojecidos y con ojeras, estaba despeinado y parecía que no había tomado nada en todo el día. Al verlo así, le vino a la cabeza como un flash, las palabras de Ayko...

“ -...No Ayko. Sigue confiando en mi como su hermana y amiga. Claro que he tenido ganas de muchas cosas-dijo ante el gesto ceñudo de su amiga-pero no quiero perder ese papel. Al menos estoy cerca de él-Yukiko recordaba las palabras de su sobrina
-Entiendo. Chica, si fuera tú iría buscando a alguien. Ese romance no durará mucho pero marcará para siempre a Hikaru
-No es tan sencillo. Yo lo quiero demasiado para olvidarle...”

Le marcará para siempre. Cuando lo vio en ese estado lo entendió.
-Dios mío Hikaru, ¿dónde has estado? Todos te estábamos buscando-el chico la miro con ojos llorosos (aunque era difícil saber si es que se iba a echar a llorar de un momento a otro o solo era que estaban vidriosos de tanto llorar)
-No tenía ganas de nada Yuki, solo de morirme para no seguir sintiendo este dolor-la joven se sentó junto a él, muy dolida también. Muy rara vez le llamaba Yuki. Solo en dos ocasiones: cuando estaba muy feliz...o cuando estaba muy deprimido. Se sentó junto a él
-No digas eso Hikaru ¡eres muy joven para pensar así!-el chico se abrazó a ella, apoyando su cabeza en el pecho de la chica. En ese momento el corazón se le aceleró al notar el tan cerca el calor que desprendía Hikaru
-Yukiko, estoy hundido, Meg me ha dejado por el amigo de Yuu, el arquitecto Miwa-“entonces lo que decía el periódico era cierto”-Me ha dicho que solo fui un juguete un pasatiempo y...-el chico se echó a llorar. Yukiko lo abrazó con fuerza....
Desde aquel día (luego volvieron a casa) la relación de ambos mejoró, poniéndole difíciles las cosas a ella...porque lo amaba a él y además se estaba enamorando de Koh. Por suerte supo aclararse y elegir a Koh. Sabía que su hermano aún pensaba en Megumi. Ahora era muy feliz con él, además ¿quién no se iba a resistir a salir con él tras su declaración? La había invitado a cenar a un pub donde servían sobretodo comida típica española, y cuando apenas habían terminado, le dedicó una de las canciones que una joven occidental interpretó en español. Después uno de los camareros trajo un ramo de rosas que Koh le había encargado, y ya con mano en mano, le pidió salir. Y así comenzó la bonita relación que llevaban
CONTINUARÁ


CAPITULO DOCE: EN EL AMOR Y EN LA GUERRA TODO VALE

Miyu esperó algunos minutos a que viniera Kei a recogerla. El muchacho apareció por fin tras esperar tres interminables minutos.
-¿Vamos?-le dijo el chico
-¿A dónde?
-A tomar algo. Quiero hablar contigo
-De acuerdo, vamos-los dos caminaron durante unos minutos por las calles de la ciudad hasta llegar a una cafetería, donde el chico entró. Por el camino y mientras pedían las bebidas, hablaron de temas sin importancia. Cuando tuvieron los refrescos por delante Miyu preguntó
-En fin, ¿qué me quería decir?-el chico le cogió de la mano
-¿Recuerdas la conversación que tuvimos cuando Toshimira me dejó?
-Sí...-dijo Miyu algo dudosa. Como iba a olvidar aquella conversación, donde Kei le confesaba que no era tan afortunado en el amor como ella creía. Y aquel día estuvo a punto de decirle que lo amaba-¿entonces? Que tiene que ver la conversación de aquel día...?
-He encontrado a esa chica que pueda vivir conmigo una verdadera historia de amor

Alguien que también había cambiado mucho en todos los aspectos era Hikaru. Para empezar se había cortado el pelo al cero (cuando hermana y padres lo vieron se quedaron anonadados) y había cambiado su vestuario por completo a un estilo similar al de Eminem. Todo a efectos del desamor. Según Yukiko se lo estaba tomando bastante mejor de lo que esperaba “¡Podrías haber decidido suicidarte!”, le dijo. Ahora tenía el pelo un poquito más largo (no tanto como dos años atrás) y se lo había teñido de rubio platino. Al principio estuvo muy deprimido con lo de Megumi pero poco a poco fue recuperándose gracias al apoyo de Yukiko. A pesar de tratarle como le trató días antes del comienzo del curso ella le ayudó sin miramientos y así durante esos dos años. Y aunque parecía imposible...sus sentimientos también habían cambiado. Se había enamorado de su hermanastra, la mujer que había estado cuidándole en todo ese tiempo e incluso desde pequeños, en la que podía confiar sin temor a traición...pero claro cuando se da cuenta de sus sentimientos Yukiko empieza a salir con ese Koh. Así que ahora tenía que conformarse con seguir siendo su hermanastro...
El teléfono sonó estrepitosamente rompiendo el silencio de la casa. Solo estaban él en su habitación y Yukiko en el salón. Fue ésta la que cogió el aparato
-¿Sí?-le oyó decir. Hikaru salió de su habitación, caminando muy despacio hasta llegar a la escalera-¿Koh? ¿Cómo estás?...¿está noche? Sí claro, por supuesto...entonces a las ocho y media ¿no? Ok
Hikaru escuchaba la conversación mientras una sonrisa malévola se dibujaba en su rostro. Más tarde Yukiko subió muy feliz a su habitación para arreglarse para la ocasión

A Miyu se le iba a salir el corazón de su pecho de un momento otro. ¿A quién se refería Kei?¿Después de tanto en espera se ha hartado y ha encontrado a otra mujer?
-¿Ah si?-la joven intentó aparentar serenidad-Y...¿de quién se trata?-Kei echó la cabeza hacia atrás en una carcajada
-¿Quién va a ser?¡Tú!-respondió más sereno-¿qué chica me ha tratado como una persona normal, como un buen amigo y ha estado conmigo en los buenos y malos momentos? Tú, Miyu. Quiero salir contigo, estar contigo para siempre-Miyu enmudeció mientras se le saltaban las lágrimas de la emoción. No se lo podía creer y tardó un minuto en reaccionar
-Perdona...es que no me lo esperaba. ¡Ay Kei es que llevo enamorada de ti no sabes tú cuanto tiempo! Y ahora me parece un sueño
-Que no te lo parezca, porque es verdad que te quiero con locura. ¿Qué me dices?-Miyu no contestó, lo abrazó con fuerza y lo besó. Al notar la suavidad de sus labios creyó morir de amor. ¿Cuánto tiempo había esperado ese instante?¿Cuánto había esperado para poder acariciar su pelo y su rostro?


Por fin llegó la hora acordada y el timbre sonó. Jin abrió la puerta a Koh que vestía elegantemente con una blusa pegada negra con unos pantalones vaqueros oscuros y unas deportivas de calle verdes oscuros
-Hola, ¿está Yukiko?
-Sí claro, Yuk...
-No hace falta ya estoy aquí-la joven bajaba las escaleras esplendorosa. Había optado por un bonito vestido rojo que le llegaba por encima de las rodillas y con un escote discretamente pronunciado y llevaba un abrigo blanco. Se había maquillado ligeramente y calzaba unos tacones bajos.
-Yukiko estás preciosa-le dijo su madre. Como siempre se habían asomado todos a mirarla. La chica terminó de bajar las escaleras y se fue con Koh, tras despedirse de su familia. Tras cerrar la puerta
-Tu familia es muy divertida-dijo Koh entre risas
-Ya lo sé
-Me resulta curiosa una cosa. Convives con Koishikawa desde que erais bebés. Dime Yukiko, tú ¿has llegado a sentir por él algo más...que amor fraterno?-Yukiko se paró en seco. “¿A qué viene esa pregunta?” se preguntaba a la vez que pensaba en que decirle
-Pues...¿quieres que sea sincera?-el joven asintió-en su momento sí, sentí por él algo más que amor fraterno, estuve colgadísima de él durante un tiempo hasta que...
-¿Hasta qué?-dijo Koh expectante
-Te lo diré si guardas el secreto-prosiguió en voz baja
-De acuerdo
-Como sabes, Megumi Hiyama sale con Satoshi Miwa ¿no?
-Sí claro
-Antes...-dijo Yukiko casi en un susurro-salió con Hikaru-Koh la miró incrédulo.
-¿Cómo?
-Por eso lo dejé de querer poco a poco. Porque él estaba muy enamorado de Hiyama. Y sorprendentemente llegaron a salir...auque según ella solo fue una diversión
-Anda, eso sí que no lo sabía. ¿Por qué no han dicho nada en los periódicos?-los chicos volvieron a reanudar el paso tras la parada que hizo Yukiko al decirle lo que le acababa de decir
-Porque se lo pedí a Ayko para que no escribieran nada relacionado con el tema. Sino, hubieran puesto lo que hubieran podido y más. Ayko me dijo que había mucho material sobre el tema lo suficiente como para montar un buen escándalo.
-Y muy buen escándalo que hubieran montado. En fin ya hemos llegado al restaurante-Yukiko le sonrió feliz a su novio y entraron al restaurante. Koh pidió una mesa y para sorpresa de ellos les dijeron que tenían una mesa reservada.
-¿Una mesa reservada?
-Sí, donde les esperan sus amigos, allí
-¿Eh?-la joven pareja se giró para mirar a la mesa que les señalaba. Efectivamente en una mesa cercana, estaban sentados Ayko, Hikaru y Azuki, una compañera de Ayko. “¿Qué diablos están haciendo? ¿No se supone que estamos solos?” pensó Yukiko aunque sin saber que a Koh también se le estaba pasando la misma idea por la cabeza. Los dos jóvenes se fueron acercando despacio.
-Yukiko...¿no estaba tu hermano en casa cuando nos fuimos?-preguntó el chico en un tono casi inaudible
-Creo que sí-contestó la chica en el mismo tono de voz y con cierta inseguridad. ¿De verdad Hikaru estaba en casa cuando ellos salieron?¿Los había seguido? “¡imposible! Ha tenido que salir antes o haber tomado un atajo!”
-¡Hola pareja! Oye, tú hermano ha sido muy amable por invitarnos a comer ¿no te parece?-Yukiko no dijo nada, miraba a su hermano inquisitiva aunque no se daba por aludido
-La verdad que es un detalle por tu parte...Koishikawa-dijo Koh con un deje irónico. Luego ofreció la silla a su chica y se sentó después él. La cena transcurrió con normalidad para casi todos. Yukiko miraba a su hermanastro preguntándose que era lo que se le pasaba a Hikaru por la cabeza. ¿Por qué había hecho eso? Él sabía de sobras que ella iba a estar a solas con Koh. Lo más fuerte era que ¡había descubierto el restaurante preferido de los dos! “¿habrá sido cosa de Ayko? No qué va. No la veo capaz de hurgar en la vida privada de sus mejores amigos”

Hikaru sonreía para sí, había conseguido lo que quería. No se iba a conformar con ser solo el hermanastro. Ahora sería el duro rival de Koh Matsuyama, su enemigo en esta batalla. Y se lo estaba trabajando. Con gran astucia, días anteriores había seguido a su hermana y a su pareja para descubrir qué restaurantes y discotecas solían frecuentar. Y ahora, como siempre había salido antes, había puesto al corriente a Ayko y Azuki de una cena en grupo en ese restaurante y habían llegado antes para reservar la mesa...
CONTINUARÁ
"And like your you were my light in the dark, now I will be the guardian that she protects to you, the angel who guards by you"
Avatar de Usuario
Ayko^chan18
Otaku-san
 
Mensajes: 115
Registrado: 07 Sep 2004, 21:22
Ubicación: Más cerca de ti de lo que crees

Notapor Ayko^chan18 » 17 Dic 2004, 23:35

CAPITULO TRECE: YA ES TARDE

Los dos jóvenes enamorados querían que el tiempo se parase mientras estaban abrazados y besándose, en los bancos del solitario parque donde con anterioridad habían estado Miki y Yuu. Se separaron para mirarse a los ojos
-Te amo-susurra Kei al oído de la chica quien le abrazó con fuerza, apoyando su cabeza en el pecho del chico
-Yo también
Ambos siguieron así, abrazados, hasta que...
-¿Miyu?-se sobresaltaron al oír la voz de Tokita y se separaron de inmediato
-To-Tokita ¿qué haces por aquí?-la chica estaba ruborizada aunque Kei estaba tan rojo como ella
- Pasaba por aquí de vuelta del instituto. Y sigo con mi camino siento haberos interrumpido-dijo y prosiguió su camino
-oO Vaya...¿parecía enfadado?
-No lo sé. Kei mejor nos vamos a casa, es casi la hora del almuerzo. Si quieres esta tarde quedamos ¿si?
-Por supuesto, te llamo ¿ok?- y tras una cariñosa despedida Miyu emprendió el camino a su hogar


-¿Me puedes explicar qué demonios significa esto? ¿No se supone que eres mi amiga?-Yukiko y Ayko habían ido solas a los baños del restaurante. Yukiko miraba a su amiga con dureza
-¿El qué? ¿La comida en grupo?
-Exacto. ¿No sabes que siempre cenamos a solas Koh y yo?
-Sí
-Entonces ¿¡qué hacéis Hikaru, Azuki y tú aquí!?
-Yuki creía que sabías que tu hermano nos había invitado
-Espera...¿tú no tienes nada que ver con esto?
-No, qué va. ¿Qué ocurre?
-Tú...¿no estás planeando nada con Hikaru?
-No
-¿Seguro?
-Yuki ¡qué soy tu mejor amiga!
-Entonces, ¿cómo sabía Hikaru el restaurante donde veníamos a cenar?
-No lo sé...cuando me llamó esta tarde me dijo hasta el nombre del restaurante y todo-Yukiko se quedó pensativa-Si es cosa de él será mejor que lo habléis
Su amiga tenía razón. Cuando terminaron de cenar todos tomaron los camino hacia sus casas. Y como era de esperar, Hikaru acompañó a Yukiko y a Koh. Los tres hablaban de temas sin importancia pero en el fondo la joven pareja pensaba en lo mismo: que tramaba Hikaru. Tras una breve despedida los dos pretendían entrar en el hogar pero Yukiko detuvo a Hikaru cogiéndole del brazo
-¡Espera un momento!
-¿Qué? ¿No piensas entrar?
-No, ahora mismo me vas a decir por qué te has auto-invitado a la cena y además has traído a Ayko y Azuki


-¡Es genial, ya era hora!-Miyu acababa de llamar a su amiga Yuka-¿ahora te lo ha dicho?
-Sí. Hemos ido a tomar unos refrescos y se me ha declarado
-¡Qué bien!
-Estarás contenta ¿no?
-Sí-dijo sin mucho ánimo. Estaba pensando en la reacción de Tokita al verlos besándose. ¿Sería que realmente estaba enamorado de ella?
-¿Te pasa algo?
-No...estaba pensando en Suou
-¿En Tokita? Miyu...
-¡No me malinterpretes! Es que nos ha visto a mi y a Kei besándonos y se ha ido como enojado
-Ya te advertí hace tiempo que ese chico siente por ti algo más que amistad
-Temo que le haga daño, ¿qué podría hacer?
-No sé...¿no vas a salir con Kei por tal de no hacerle daño?
-¡No! ¿Estás loca?
-Entonces no puedes hacer nada por el momento
Miyu se quedó algo consternada pero tenía razón, no podía hacer nada. Por una vez debería pensar un poco más en ella y ser feliz
-Bueno, te dejo, voy a comer
-Vale, ¡adiós!
-¡Miyu! La comida está lista
-Voy mamá


-¿De qué hablas?-preguntó Hikaru evitando la mirada asesina de Yukiko
-¿¡De que voy a hablar? ¡Sabías muy bien que yo iba a cenar a SOLAS con Koh y por una razón que desconozco te has presentado en el restaurante acompañado de Ayko y Azuki!-Hikaru parecía no escuchar, interesado en una abeja que rondaba cerca. Se mantuvieron en un silencio tenso durante unos minutos que a Yukiko se le antojaron horas
-¿Quieres una respuesta?
-Sí
-Bien...no quiero que estés con él-Yukiko tardó unos segundos en responder
-¿Cómo?
-No quiero que salgas con Matsuyama.
-¡Pero qué diablos te crees...
-Déjame terminar. No quiero ni que salgas, ni se acerque ni nada. No quiero porque te amo-Yukiko tuvo que apoyarse en la valla de entrada para no caerse. ¿Qué estaba diciendo ahora? ¿Qué la amaba?
-No lo creo
-Ya sabía que dirías eso. Sé que es difícil sabiendo lo que he llegado a querer a Megumi. Pero ha sido tu apoyo incondicional, el estar conmigo siempre...lo que ha hecho que me enamore de ti-Yukiko no sabía que responder, le parecía tan irreal. Tiempo atrás le habría parecido un sueño pero ahora...
-Hikaru, yo...sabes que no puedo corresponderte.
-¡Déjalo Yuki! ¿Qué tiene ese tipo que no tenga yo? A mi me vas a tener toda tu vida y...
-¡Claro que sí porque eres mi hermano! Eres como un hermano, has estado toda la vida conmigo. Pero no te veo como algo más, lo siento. De todas formas me siento halagada-Hikaru bajó la mirada y le dio la espalda a la chica. Antes de entrar dijo
-De acuerdo. Pero que sepas que ese tipo no te conviene y voy a luchar hasta el final-y girándose otra vez hacia ella-así tenga que pasar por encima de todo el mundo
Yukiko cayó de rodillas al suelo cuando su hermanastro entró a la casa. Sentía que el corazón se le iba a salir del pecho. ¡Hikaru acababa de decirle que la amaba! Ya era demasiado tarde pero si se lo llega a decir hace medio año le hubiera puesto en un buen aprieto. Aún así, ¿por qué estaba tan nerviosa? ¿Era por lo último que le había dicho? ¿Hasta donde sería capaz de llegar Hikaru para conseguir su amor?

Notas de autora: Debido a que hispafics ha vuelto a sufrir un error y no funciona, no me ha quedado más remedio que continuarla en mangaes (suerte que ya había puesto casi todos los capítulos que tenía escrito), sin embargo, en fanfiction (donde había colgado el primer capitulo), no me aclaro con el sistema de poner los episodios (y como está en inglés) y lo he dejado por imposible. Haber si doy con otra página para ponerla.
Sorprendente declaración de Hikaru aunque la cosa no se queda ahí, pues tal y como he dicho antes, el chico se tomará al pie de la letra sus palabras
"And like your you were my light in the dark, now I will be the guardian that she protects to you, the angel who guards by you"
Avatar de Usuario
Ayko^chan18
Otaku-san
 
Mensajes: 115
Registrado: 07 Sep 2004, 21:22
Ubicación: Más cerca de ti de lo que crees

Notapor Ayko^chan18 » 05 Feb 2005, 18:25

CAPITULO CATORCE: TRAICIÓN

Y volvió a pasar el tiempo para todos, medio año más o menos. Se acercaban los exámenes de acceso a las universidades de toda Tokyo y los alumnos estaban muy agobiados con los exámenes de final de curso. Miyu compaginaba su relación con Kei con los exámenes y trabajos que les mandaban los profesores. El único cambio importante era que Yuka se había cortado el pelo
-Estoy harta de Karin y de que muchos de sus ex me confundan con ella
Fue tema de conversación para mucho tiempo porque uno de esos ex estuvo a punto de liarse con ella por confundirla con Karin.
Sin embargo las cosas iban a cambiar. Era el fin de semana, víspera de la semana de los últimos exámenes y Miyu se había levantado temprano para estudiar. Quería quedar con Kei esa misma tarde para que tomar el aire y descansar algo. Sobre la diez y media bajó a desayunar con su madre, que pronto se iría a la tienda
-Buenos días, cariño
-Buenos días mamá
Miyu se sirvió un buen tazón de cereales y mientras se servía la leche
-Miyu, ¿sabes ya a que universidad vas a ir?
-Pues...todavía no lo tengo muy claro-Miyu tenía todavía muchas dudas sobre su futuro académico. No sabía si seguir los pasos de sus padres o el de Kei en magisterio. La arquitectura le llamaba la atención pero las matemáticas no eran tampoco su fuerte y decoración de interiores era bonito aunque no lo tenía muy claro tampoco...¿tal vez Magisterio?
-No te preocupes yo tampoco lo tuve demasiado claro al principio-le dijo su madre para tranquilizarla-de todas formas da todo lo que puedas en los exámenes para sacar una nota muy alta y tener muchas posibilidades para entrar en cualquier universidad-Miyu sonrió agradecida y terminó el desayuno, después subió a su cuarto para proseguir con los estudios

Yukiko estaba muy feliz y muy enamorada. Llevaba más de un año con Koh y no cabía en si de gozo. Por lo que respectaba a Hikaru de momento no ha vuelto ha molestarlos más y a su pesar las cosas eran ahora muy distintas desde su declaración. Se trataban con mucha frialdad e Hikaru era incapaz de mirarle a los ojos cuando conversaban. Muchas veces recordaba los días en los que estuvo enamorada de Hikaru y se preguntaba si también habrían sido así las cosas. Y seguía sintiendo que era irónico como hacía algunos años era ella la que estaba colada por él y él por otra persona y que ahora era todo al revés. No quería ni preguntarse por qué estaban siendo las cosas así. Lo único que ahora le importaba era Koh. Era ahora él su gran y único amor.
Pero Hikaru veía las cosas muy distintas. Para él, el amor entre su hermanastra y Koh Matsuyama no era eterno ni lo más conveniente para ella. Le extrañaba que aún siguieran juntos, creía que Matsuyama era el típico guaperas y mujeriego. Había estado bastante tiempo sin actuar, sin embargo estaba maquinando algo eficaz para quitarse de en medio a Koh Matsuyama. Sin embargo tenía que ir con cuidado si no quería meterse en un lío. Hacía algunos meses atrás que había conseguido una información valiosísima que le iba a servir de gran ayuda...


Miyu no podía más, ¡necesitaba salir! Ya le daba lo mismo quedar con Kei (el cual no estaba en casa) como no quedar. Quería respirar aire puro. Se vistió lo más rápidamente que pudo y salió no sin antes dejar una nota de su breve salida. Dejó que sus pasos la guiaran sola, mientras dejaba la mente en blanco. Por el camino se encontró con su tío Hikaru. Cada día le sorprendía el nuevo aspecto del chico, aunque ya había pasado mucho tiempo del cambio.
-¡Hola Miyu! ¿Qué tal te van los exámenes?
-Fatal, estoy muy agobiada
-¿No sales con Namura?
-No estaba en casa. Quería salir un ratito por cuenta propia. ¿Y tú? ¿Algún ligue?
-Pss...nada del otro mundo. Bueno, a ver si te vienes un día a cenar en casa ¿vale? Hasta pronto
-Ya me lo pensaré-contestó burlona
Miyu no se movió hasta que vio desaparecer de su vista a Hikaru. Su cambio se debía al desamor pero lo peor era, según había oído de sus padres, que se había vuelto a enamorar nada menos que de Yukiko. Por un lado deseaba que estuviesen juntos...pero por otro quería la felicidad para ambos. Y la felicidad de Yukiko era Koh Matsuyama no Hikaru. Siguió su camino hacia un lugar inexacto. Cuando notó que ya estaba algo cansada (cuando había pasado una hora) buscó un parquecillo con bancos para sentarse. Con paso tranquilo buscó un lugar idóneo y mientras tanto examinaba el lugar donde estaba. Realmente no le era desconocido, estaba en la barriada donde vivía Keisuke. “Cuando descanse me paso por su casa y le doy una sorpresa, eso si está”. Sorprendentemente, desde la lejanía, ve que en el parque ¡está él!
-Genial
Sin embargo dejó de andar cuando vio acercarse a él una silueta muy familiar. Una chica de cabello corto y rubio, “¡Yuka!”. Miyu se preguntó que hacia su amiga por allí. Por alguna extraña fuerza, Miyu se quedó quieta en el mismo lugar, sin moverse. Observó en la distancia como su novio y su mejor amiga hablaban hasta que ocurrió lo que jamás se le habría pasado por la cabeza...


-¿Dónde estabas? Además de chulo, tardón
-Perdona el retraso, he estado un momento hablando con mi sobrina
En la otra punta de la ciudad, de donde se encontraba Miyu, estaban Hikaru y Koh, uno frente a otro, mirándose con desafío. Minutos antes de encontrarse con su sobrina, Hikaru había llamado a Koh. Quería dejarle ya las cosas claras al amado de Yukiko.
-Y bien, ¿puedes decirme ya lo que quieres?-Koh estaba evidentemente enfadado pues Hikaru no había utilizado un tono demasiado adecuado
-Se te ve muy feliz con Yukiko...pero te voy a dejar las cosas claras: yo también la amo, la amo con toda mi alma y voy hacer lo que sea para que sea mía
-Vaya, es una sorpresa, aunque no creo que deba sorprenderme. La verdad es que es una chica muy dulce para no enamorarse de ella y más si estás veinticuatro horas con ella. Pero que sepas que no tengo miedo, ningún miedo. Nuestro amor es fuerte y por mucho que quieras no conseguirás separarnos, en absoluto
-Me da igual lo que pienses o dejes de pensar, solo he querido advertírtelo. Comprobaré lo fuerte que es vuestro amor
-Ahórrate el trabajo de hacerlo porque va a serte inútil
-Ya lo veremos
Hikaru se dio la vuelta dejando a Koh con una contestación en la boca, ya le había dicho lo que quería. Su plan había empezado a funcionar.
De camino a casa se encontró de nuevo con su sobrina...pero para su sorpresa venía llorando. Cuando la chica lo vio se abalanzó a sus brazos y se deshizo en gemidos...

Notas de autora: Bueno ya hacía tiempo que estaba atascada en este capitulo pero es que estoy con los exámenes y me quedaba en blanco. Y ya que me han puesto internet (con fines de estudio claro) aprovecho para poner algunos, si es que saco tiempo.
El plan que tiene Hikaru le puede costar mucho más de lo que espera y lo que ha descubierto Miyu también, tanto que la hará cambiar muchísimo
"And like your you were my light in the dark, now I will be the guardian that she protects to you, the angel who guards by you"
Avatar de Usuario
Ayko^chan18
Otaku-san
 
Mensajes: 115
Registrado: 07 Sep 2004, 21:22
Ubicación: Más cerca de ti de lo que crees

Notapor Ayko^chan18 » 23 Feb 2005, 00:00

CAPITULO QUINCE: CORAZÓN PARTIDO

Hikaru llevó a su sobrina a casa, donde solo estaba Yukiko hablando por teléfono. La chica no evitó soltar un grito de sorpresa cuando los vio entrar
-¡Miyu!
-La acabo de encontrar, venía hacia aquí
-Nena, ¿qué te ha pasado?
-(Snif) No puedo creerlo, no puedo creerlo
-¿El que no puedes creer?
-Me han traicionado Yuki, me han traicionado.
-¿Quién?-dijeron a coro sus tíos, los cuales parecían empezar a temérselo
-Kei y...Yuka
-¿¿¡¡Yuka!!??-la chica lloró con más fuerza aún. Yukiko la abrazó con fuerza mientras se sentaban en los escalones más bajo de la escalera
-Hikaru prepara una tila-el chico no puso pegas y se fue a la cocina
-Miyu...¿qué me estás contando? ¡Yuka es tu mejor amiga como podría haberte hecho algo semejante!
-Yuki, los he visto con mis propios ojos.
-¿Pero...?
-Esta tarde había salido a tomar el aire cuando llegué al barrio de Kei. En el parque estaba sentado él y al rato vino Yuka-Miyu se explicaba entre sollozos
-¿Y entonces?-la chica respiró hondo para decirle lo que había presenciado y que la había destrozado el corazón
-Estuvieron hablando un rato y después-más lágrimas rodaron por sus mejillas-se besaron durante unos minutos-Miyu se volvió a abrazar a su tía, llorando desconsoladamente. Hikaru llegó con la tila, que la dejó en la mesa.
-Vamos al sillón, te tomas la tila y así te tranquilizas
Al anochecer Miyu volvió a su casa acompañada de Yukiko y Koh, que llegó algunos instantes antes de salir. Le recibió su madre, que al verla con los ojos enrojecidos, se alarmó
-¡Miyu, cielo! ¿qué te ha pasado?
-No es nada Miki, es solo mal de amores. Nosotros nos vamos
Madre e hija pasan al salón donde Yuu está terminando de cenar
-¿Tienes hambre?
-No, mamá, no tengo hambre. Solo quiero dormir-la chica iba a irse a su habitación cuando su madre le dijo lo último que deseaba oír
-Te ha llamado Keisuke, me dijo que en cuanto llegases lo llamaras-la chica se volvió a su madre con lágrimas en los ojos y le espetó
-¡No quiero saber nada más de ése que se hace llamar fiel!-dicho esto subió corriendo a su habitación.
-Miki ¿qué le ha pasado?
-Algo relacionado con Keisuke, eso está muy claro
Miyu se echó a llorar sobre su cama. Lo que más le dolía no era que Kei le había sido infiel sino la traición de su “mejor” amiga, en la que había confiado durante muchos años. No le dio tiempo a seguir pensando en nada más porque su madre asomó la cabeza por la puerta
-Cariño, ¿podemos hablar?
-No puedo mamá, no me salen las palabras-Miki entró y se sentó en la cama junto a su hija
-¿Has discutido con Keisuke?
-No, ha sido peor. Mamá, ¿papá te fue alguna vez infiel?
-Nunca, aunque tenía mucho éxito con las chicas, siempre me fue fiel
-¿Y alguna vez te ha traicionado tu mejor amiga?-Miki la miró compungida
-¿Qué es lo que ha pasado?
-Mamá, Kei me ha traicionado, igual que Yuka.
-¿Yuka?
-Los dos son unos traidores. Nunca pensé que a Yuka le gustara Kei
-Vaya así que es eso. ¿Estás segura de que era ella y no su hermana?
-Sí, es la única que lleva ahora el pelo corto
Miki miró impotente como seguía llorando su hija sin consuelo alguno

Pasaron algunos días, desde que Miyu vio a Kei y a Yuka besándose. No salía a la calle, no respondía a las llamadas de nadie. Se pasaba todo el día estudiando, preparando los exámenes de acceso*. No sabía si había aprobado el curso pero le daba igual. Así tenía la cabeza ocupada y no pensaba en nada. Sin embargo, aunque se creía sola, alguien se preocupaba por ella.
-Miyu-llamó su padre a la puerta de su habitación, unos días antes de comenzar los exámenes de acceso-tienes visita-la chica apartó la vista de sus libros para mirar a un chico, de cabellos rubios y ojos verde mar
-¡Tokita!


-¿Un partido?
-Sí ¿no vas a participar Matsuyama?
-Mi hermano tiene razón podrías jugar, no parece mala idea
Koh, Yukiko e Hikaru estaban en unas pistas para jugar al fútbol, con más jóvenes de entre veinte y veinticinco años.
-Bueno...
-Venga hombre, no seas antipático-insistió Hikaru cogiendole del brazo
-Pero es que...
-Venga...yo os observó desde aquí
Yukiko intentaba que los dos chicos se llevasen bien, para que Hikaru no hiciese ninguna locura...lo que no sabía es que ya estaba en ello. Comenzaron el partidillo. Koh jugó en el equipo de Hikaru como delantero, así que Yukiko ni sospechó lo que tramaba. El partido se desarrolló con normalidad los primeros diez minutos.
-Venga pásala....¡vamos Matsuyama el balón es nuestro!-el chico corría a la par de Hikaru pero llegó un momento en que tuvo que dejar de correr. Estaba asfixiado, no podía más, le costaba mucho respirar.
-¿Estás bien?-el chico negó con la cabeza mientras se retiraba de la pista y se acercaba a su novia. Al llegar junto a ella cayó al suelo desmayado
-¡¡Koh!!
Los jugadores dejaron de correr de inmediato y se acercaron algunos a socorrerlo. Pero apenas habían llegado cuando el desvanecido se levantó por su propio pie, mareado y algo azulado.
-¿Te encuentras bien Koh?-le preguntó Yukiko, ayudándole a mantenerse en pie, y muy preocupada.
-Estoy...bien-aún le costaba respirar-chicos podéis seguir jugando
-¿Seguro? Estás como morado o azul...
Estuvo sin responder unos segundos hasta que recuperó totalmente el aliento.
-Vámonos de aquí. Tengo algo que explicarte


-Vaya al fin me llamas por mi nombre de pila.
-¿Qu-qu-que haces aquí?
-¿Y aún lo preguntas? Deberías saberlo ya por esa actitud que tienes hacia tus amigos últimamente... y hacia tu novio incluso
-Ah...es eso. ¿Te han mandado para que averigües algo o que?
-Pues no, he venido por mi propia cuenta. Estaba preocupado-Miyu recordó entonces que meses atrás había llegado a sospechar que él estaba enamorado de ella, cuando los vio a ella y a Kei besándose en el parque. Al recordar aquel día, recordó también la escena de hacía días de Kei y Yuka y volvió a sentir ganas de llorar. Tokita notó cierto brillo en sus ojos y comenzó a sospechar
-No hace falta que te preocupes tanto estoy perfectamente-a pesar de sus palabras la voz le falló
-¿Segura?-Tokita buscó mirarla a los ojos, haciendo que Miyu no pudiese más, se echase a sus brazos llorando y le explicase todo


-¿Qué me estás diciendo?
-Estoy delicado del corazón
Koh miraba al suelo mientras caminaban. Yukiko lo miraba incrédula
-Pero si tú...
-Por eso te lo quiero contar ya. Llevamos mucho tiempo saliendo, ya va siendo hora de ser sinceros y no ocultarte nada. Sin secretos
-Bien entonces dime-Koh tomó aire y comenzó a explicar su historia
“Fue cuando mi madre llevaba cuatro meses embarazada de mí. Durante una de las ecografías el ginecólogo detectó que algo iba mal. Una parte del corazón no se veía del mismo tamaño que la otra, parecía que estaba menos desarrollada. El médico mandó a mi madre a un especialista de urgencia. La sometieron a multitud de pruebas, entre ellas la del Síndrome de Down, pues dicen que los que padecen cardiopatía son los que tienen el síndrome. Sin embargo las pruebas dieron negativas, todo estaba en orden menos el corazón. Le insinuaron que abortara pero mi madre decidió seguir adelante con el embarazo, que ahora pasaba a ser de alto riesgo. Algunas semanas antes de cumplir los nueve meses de embarazo mi madre ingresó en el materno: le iban a practicar la cesárea para no hacerme sufrir al nacer y para hacerme todas las pruebas necesarias del corazón y saber si operarme o no”
-Vaya...tu madre debió de pasarlo realmente mal
-Sí y más siendo el primogénito
“Tras muchas horas le informaron a mi padre de la situación. Tenía una cardiopatía grave, un lado del corazón no funcionaba con normalidad y la vena aorta era demasiado fina. Tendrían que operarme de inmediato, primero una operación previa, para que aguantase hasta que cumpliese seis meses de vida, que sería cuando me podrían someter a la operación más efectiva. Si con las operaciones tenía muchísimos problemas tendría que ser trasplantado. Por suerte no fue necesario. Respondí bien a ambas operaciones pero los primeros años de vida todo fue muy duro. Cada dos por tres era ingresado de urgencia, cada vez que me resfriaba un poco, pues mi corazón seguía delicado. Solo con el tiempo se ha visto reforzado. Sin embargo no puedo hacer prácticas deportivas y eso era un problema pues había nacido muy activo y amante de los deportes.
-Así que mi padre paga a un especialista que es el que tiene un programa deportivo muy rígido y apto para mi y mi corazón. Si no lo hago tal cual puedo tener serios problemas
-Lo siento, si lo llego a saber no te presiono para que juegues el partido. Intento que tú e Hikaru os llevéis bien
-No pasa nada, ya lo sabes

CONTINUARÁ

Notas de autora: Para mi es todo un mérito haber terminado este capitulo en plena racha de exámenes. He de admitir que me ha costado mucho terminarlo, tengo tantas cosas en la cabeza que no doy con la manera de desarrollar lo que ya tengo pensado.
*Destacar aquí que en el capitulo anterior erré al decir que Miyu estaba preparando los exámenes de final de curso cuando más bien son los de acceso (entre otras porque encaja más con la historia) a la universidad. Pido perdón por este detalle,
"And like your you were my light in the dark, now I will be the guardian that she protects to you, the angel who guards by you"
Avatar de Usuario
Ayko^chan18
Otaku-san
 
Mensajes: 115
Registrado: 07 Sep 2004, 21:22
Ubicación: Más cerca de ti de lo que crees

Notapor Ayko^chan18 » 14 Jun 2005, 19:03

CAPITULO DIECISÉIS: SIN VUELTA ATRÁS

El poder desahogarse hizo que el dolor que sentía Miyu se le aliviase un poco. Tokita le escuchó en silencio hasta que terminó su relato
-Así que es eso, deberías hablarlo con...
-¡No no hablaré con nadie! ¡Y por favor no digas nada!
-¿Y qué harás cuando termines con los exámenes de acceso? ¿Seguir huyéndoles?
-No, me iré de aquí
-¿Cómo?
-Me iré a estudiar fuera a Kyoto
Tokita la miró entre incrédulo y dolido
-¿A Kyoto?
-Sí, allí hay una buena escuela de arquitectura...y aunque no haga arquitectura quiero estudiar allí una carrera
Su amigo decidió no insistir más. Comprendía que la chica estuviese dolida. No había perdido solo a un amor sino a su mejor amiga y para Miyu tal vez fuese lo mejor, irse de allí para recuperarse. Y no podría hacer nada...por ahora
En realidad Miyu no tenía nada pensado de lo que le acababa de decir a Tokita, lo había decidido en ese mismo instante. Y creía que era lo mejor, irse lejos de allí para sanar sus heridas. Ahora tendría que hablarlo con sus padres. Esperó a la hora de la cena para comunicarlo. La reacción de sus padres no se la esperaba. La miraron en silencio y luego su padre habló
-Para serte sincero, si no hubiese ido a la escuela de Nueva York habría ido a la escuela técnica de Kyoto, porque es una de las mejores para estudiar arquitectura. Pero dime Miyu, ¿estás segura de que quieres estudiar arquitectura?
-Sí. Y aunque no lo consiga, quiero quedarme allí a estudiar-sus padres se miraron entre ellos. Sabían bien que su hija se iba a estudiar fuera por lo de Keisuke y su mejor amiga Yuka. Miyu, tras darse un largo baño, se fue a su habitación, a buscar en internet información sobre residencias de estudiantes cerca de la universidad de Kyoto.

-Yukiko, ¡YUKIKO!
-¿Qué, qué pasa?
-Te preguntaba si querías más arroz
Yuka estaba con sus padres, Jin, Chiyako e Hikaru, cenando. Su madre le miraba con sujetando la olla en la que quedaba arroz.
-No gracias
No podía quitarse de la cabeza lo que le había contado Koh sobre lo referido a su problema de corazón. Recordó entonces una conversación que había tenido hacía algunos días con Ayko por teléfono

“...No me tomes el pelo. Lleváis cerca de dos años saliendo juntos ¿y no habéis hecho nada? ¿A qué se dedica Matsuyama?-le dijo una airada Ayko
-No, no hemos hecho nada, ¿y qué? ¿es necesario el sexo para mantener una relación?
-Si no quieres perderlo o prefieras que te vean como una monja
-Venga Ayko no seas ridícula. No habrá encontrado el momento...
-Hazme caso, deberías hablarlo con él...”

Ahora entendía perfectamente porque no habían hecho nada. ¿Cómo iba a pedirle algo semejante después de saber que estaba enfermo del corazón? Decidió no darle más vueltas. Después de cenar se fue a tomar un baño. Necesitaba relajarse después de tanta tensión. Al sumergirse se olvidó de todo, dejó la mente en blanco

Hikaru llegó mientras ella tomaba el baño. Estaba satisfecho. Había dejado fuera del partido a Matsuyama con gran facilidad. “Eso es solo una prueba de lo que puedo hacer, de que puedo sacarle de la vida de Yukiko con la misma facilidad. No va a ser él quién me quite la felicidad”. Pasó delante de la puerta del baño y oyó a Yukiko de cantar. La puerta estaba entreabierta y estuvo tentado a asomarse. “No seas obsceno Hikaru, si te pilla alguien te caerá una buena bronca” mientras lo pensaba paseó la vista a su alrededor hasta que sin querer fue a posarse en la puerta. Estaba de espaldas a él pero podía verla reflejada en el espejo. Yukiko no tardó en darse cuenta de que era observada y de comprobar quién era...
-¡¡¡¡¡Hikaru!!!!!!!!!



Miyu empezó a sentir el sueño que la invadía cuando llegó la medianoche y aún seguía delante del ordenador buscando alojamientos en Kyoto, cercanos a la universidad. Por el momento no había encontrado nada. Decidió acostarse y seguir al día siguiente. Antes tendría que estudiar, claro. Los exámenes de acceso estaban muy cerca, apenas quedaba un semana. No había apoyado su cabeza en la almohada cuando se quedó dormida. Volvió a tener pesadillas, volvió a soñar con la misma imagen que se le repetía constantemente desde aquel día. Y siempre se despertaba igual, entre sudor y lágrimas. Al día siguiente su padre le ayudó a buscar un apartamento pequeño, pues había personas que alquilaban su apartamento si estaban cerca del campus. Y si podía compartir piso con otros alumnos mejor, le saldría más barato el alquiler. La joven estaba cada vez más deseosa de salir de Tokio y de vivir cada día en tensión, con el corazón en un puño y con deseos de no ver a Kei ni a Yuka. Una tarde antes del primer día de exámenes vino a verla su tía Yukiko. Se fueron a hablar a solas a la habitación de Miyu, tras saludar Yukiko a su hermana
-¿Es cierto que te vas a estudiar fuera?-le preguntó Yukiko preocupada
-Sí, me voy a Kyoto. No soporto seguir aquí Yuki
-Te entiendo pero ¿no es precipitado?
-No, al menos para mi no. Además conoceré gente nueva y tendré nuevas experiencias. Así rompo un poco la tradición familiar. Ya encontraré un amor allí...por cierto ¿cómo te va con Koh?
-Con él bien al que voy a matar va a ser a tu tío
-¿Por qué?
-Ah nada, la otra noche lo pillé mirándome mientras me bañaba a través de la rendija de la puerta
**************

-¡¡¡¡¡¡Hikaru!!!!!!
-¡Yukiko qué pasa?-dijeron a coro los cuatro adultos, que cuando llegaron a la puerta vieron a Hikaru sentado en el suelo, asustado por el grito de Yukiko, la cual salió poco después envuelta en una toalla y con el enojo reflejado en su rostro mojado
-¿¡PERO QUÉ DEMONIOS HACES!?¡ERES UN SÁTIRO!
-Tran-tran-tranquila Yukiko, ha sido sin querer no me he dado cuenta de que estaba la puerta abierta y podía verte-dijo Hikaru cada vez más asustado
-Hikaru ¿qué hacías espiando a tu hermana?
-¡Mamá no espiaba! Justo en el momento en que pasaba y miraba, miró también ella y cree que la espiaba!-mintió
-¡Grrrr!-gruñó Yukiko dispuesta a ahorcarlo allí mismo
-¡Haya paz entre hermanos!-dijo Jin evitando una desgracia
****************

-¡Qué fuerte!
-Sí lo que no saben mis padres es que es algo más que fraternidad lo que se nota cada vez que Hikaru me mira. No sé que hacer con él
-Pero Yukiko ¿a ti te molesta que te mire desnuda?
-Me molesta desde que crecimos y sé lo que siente por mi. Desde entonces no me gusta mostrar mi desnudez delante de él
-¿Incluso cuando estabas enamorada de él?
-Es curioso pero también me ocurría lo mismo. Aunque no me preguntes porque me ocurría así-sonríe
-En eso os parecéis tú y él...sois incomprensibles-
-¡Pues debe ser hereditario porque me sé de una que se parece a mi!-le respondió con tono burlón
-¡Bah!
-Admite que tengo razón
-¡Noo!
-¡Jajajajaja!
Miyu pasó una tarde muy agradable con su tía. No repasó en absoluto pero para ella fue mejor ya que no se pondría tan nerviosa. Sin embargo veinte minutos antes del examen estaba pálida, con el estómago hecho plomo y muy nerviosa. Sólo hasta que no le dio la vuelta al examen y vio las preguntas no se tranquilizó. Respiró hondo y comenzó a escribir. Tenía que aprobar para poder hacer lo que ella quería

CONTINUARÁ

Notas de la autora: Retomo de nuevo esta historia, que tenía bastante abandonada, aunque sólo tengo escritos este capitulo y el próximo que viene de camino V_V Con esta historia estoy poco inspirada, supongo que entre que le dedico poco tiempo y que cuando lo hago estoy de exámenes (como ahora y la vez anterior) pues me favorece poco.
"And like your you were my light in the dark, now I will be the guardian that she protects to you, the angel who guards by you"
Avatar de Usuario
Ayko^chan18
Otaku-san
 
Mensajes: 115
Registrado: 07 Sep 2004, 21:22
Ubicación: Más cerca de ti de lo que crees

Notapor schokolade » 14 Jun 2005, 23:53

:a yo ya pensaba que no seguirias con el fic!! aún no he leído este trozo, pero lo haré :P . solo decir que lo demás lo leí hace algún tiempo y me gustó ^.^ anímate a seguir :wink:
Avatar de Usuario
schokolade
Otaku-san
 
Mensajes: 117
Registrado: 19 Feb 2005, 19:11
Ubicación: Catalunya |!*!|

Notapor Ayko^chan18 » 15 Jun 2005, 00:27

^^ Lo hare en cuanto pueda, porque estoy agobiada con un pedazo de examen que tengo el lunes y no me sale nada pero weno me animare a seguir :)
"And like your you were my light in the dark, now I will be the guardian that she protects to you, the angel who guards by you"
Avatar de Usuario
Ayko^chan18
Otaku-san
 
Mensajes: 115
Registrado: 07 Sep 2004, 21:22
Ubicación: Más cerca de ti de lo que crees

Siguiente

Volver a Historias y Fanfics

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 3 invitados

cron