Hola!! Es mi primer fic (Marmalade Boy II)

¿Escribes fanfics o historias originales? ¿Quieres enseñarlos? ¿Pedir opinión? ¡Este es tu foro!

Notapor schokolade » 16 Jun 2005, 12:29

ya estoy al día con la historia ^_^. está en un punto muy interesante, me muero de ganas de saber que va a hacer Hikaru (miedo me da :sweat: )
y Keisuke que parecía tan majo... :PP: esto no se hace!! :nono:
Avatar de Usuario
schokolade
Otaku-san
 
Mensajes: 117
Registrado: 19 Feb 2005, 19:11
Ubicación: Catalunya |!*!|

Notapor Ayko^chan18 » 28 Jun 2005, 00:04

Tras terminar por fin con los examenes (vivaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!!!! :rolf: ) me puedo dedicar por completo a la escritura y comienzo dejando la continuación de esta hisotira, el capitulo 17.

CAPITULO DIECISIETE: UN CORAZÓN QUE VIAJA SIN RETORNO

Miyu saltó y gritó de alegría cuando vio sus resultados de los exámenes de acceso
-¡VIVA HE APROBADO!
-Jajajajaja Miyu-chan tranquila-Yukiko acompañó a su sobrina junto a Koh-no haces falta montar un espectáculo
-¿No es para montarlo? ¡He aprobado y con una buena nota!
-Felicidades
-Gracias Koh
-Al fin podrás hacer lo que quieras...y donde quieras-esa voz masculina era muy familiar para Miyu pues últimamente le había estado reconfortando mucho
-Tokita...
-He venido a ver cómo te había ido
-Gracias. He sacado mucha nota. Podré irme a Kyoto-dijo bajando la mirada
-Siempre puedes pensártelo y quedarte aquí Miyu-chan
-Ya no hay vuelta atrás. Ayer llamé y he encontrado un apartamento compartido cerca del campus de Kyoto. Dos de las chicas se van así que tienen sitio para mi-confesó Miyu cabizbaja de nuevo
-Entonces ¿te vas definitivamente?
-Sí Tokita, lo siento, ya lo tengo clarísimo
El chico asintió con una tristeza que no pudo ocultar. Después de ver las notas se fueron cada uno a sus respectivas casas. De camino a la de los abuelos de Miyu
-Creo que a Suou le gustas mucho, Miyu. ¿Has visto la cara que ha puesto cuando le has dicho eso?
-Sí, lo sé. Pero no puedo hacer nada por él. Me gustaría no hacerle daño. No me ha confesado sus sentimientos pero se nota que me quiere y mucho. Está pendiente de mi y le fastidia lo que me ha hecho Kei
-Hablando de Kei...
Miyu dirigió su mirada hacia donde la dirigía su tía. Allí estaba, parecía que la esperaba porque estaba delante de la entrada de la casa de Yukiko
-Ya no puedes seguir evitando. Lo mejor es que hables con él-le recomendó Koh
-Koh tiene razón, evitarle siempre es inútil-Miyu solo asintió y siguió andando hasta llegar junto a él. Tras de ellos se cerró la puerta
-Hola Miyu...¿cómo estás?
-Estoy bien-contestó ella con sequedad. Estando cerca de él recordó otra vez la dolorosa imagen. Aún le dolía...porque aún lo amaba, porque aún temblaba al tenerlo cerca y su corazón enloquecía al ver sus ojos como el mar y aquellos labios que había deseado tanto
-Ya veo...
-Creo que has venido a hablar de algo más además de saber como me encuentro
-Sabes perfectamente a lo que vengo. Llevas mucho tiempo evitándome a mi a Yuka y a tus amigos...
-¿Quieres que te lo explique Keisuke Namura? Eres un perro, un traidor, un cabrón...
-Espera Miyu no te lances a...
-¡Te vi con ella Kei! Te vi aquella tarde en la que yo estudiaba y te llamé para salir un rato y no estabas en casa. Salí yo sola y te vi en el parque con ella
-Miyu deja que me explique...
-¡No quiero saber nada de ti ni de Yuka!-la chica se giró con lágrimas en los ojos, entró en la casa y cerró de un portazo. Apoyada en la puerta dejó rodar sus lágrimas, respirando con dificultad
-Miyu...-su tía se acercó y la abrazó con fuerza. Ahora más que nunca deseaba irse de allí y para siempre, para no verlo más y tener que pasar por lo mismo que estaba pasando ahora.
Al llegar a su casa llamó para averiguar si podría mudarse al piso en verano porque en el tiempo de vacaciones hasta que empezaran las clases lo iba a pasar realmente mal si seguía en aquella ciudad. La mujer que alquilaba aquel piso le dio el número del móvil de la chica que se quedaba allí en vacaciones de verano. Miyu llama entonces al móvil de la chica en cuestión. Tiene que preguntar...
-¿Hola?-preguntó una voz al otro lado del teléfono
-Hola...esto...¿es el número de A...ale...jandra?-a Miyu le costó pronunciar el nombre
-¡Sí! No me lo digas ¡eres mi nueva compañera de habitación!
-Sí, me llamo Miyu Matsuura quería...
-Miyu Matsuura ¡encantada!-la voz al otro lado del teléfono le sonaba rara, tenía un acento distinto al que esperaba-me llamo Alejandra Martínez, no soy japonesa, soy española. Me puedes llamar Alema, te costará menos pronunciar
-¡Ahh! A mi me puedes llamar Miyu. Quería preguntarte si es posible que me pueda mudarme ya allí
-¡Cómo quieras! Puedes venir cuando quieras. No te preocupes por las llaves, las copias las tengo yo. Simplemente avísame cuando vayas a venir para que yo esté por aquí por casa
-De acuerdo, eso será pronto
-¡Muy bien! Tú eras...
-De Tokio
-Bien pues ya sabes, cuando estés a punto de salir de allí me avisas ¿vale?
-Claro
Tras algunos minutos más de charla Miyu colgó el teléfono más feliz que antes.


-¿Estás preocupada por Miyu?
-Sí, me preocupa mucho. No es la misma de siempre. Ha cambiado mucho desde que pasó todo esto-Koh la besó muy dulcemente en los labios
-Venga déjalo así, no creo que las cosas pasen a estar peor de lo que están
-¿Tú crees?
-Sí que lo creo
Estaban sentados en el borde de la cama en el cuarto de la chica. Koh le daba besos suaves, pequeños mordisquitos mientras acariciaba el rostro de la chica. Ambos se empezaron a llevar por la pasión del momento hasta que Yukiko notó las grandes manos del moreno más haya de su camisa
-¡¡Espera!!
-¿Qué pasa?-el chico parecía asustado y miraba a todos lados pensando que algo fuera de lo normal había provocado que su novia gritase
-N-nada qu-que no podemos-Yukiko estaba muy roja, avergonzada por su reacción
-¿Qué no podemos?-preguntó Koh levantando una ceja y sin embargo su expresión cambió de repente al intuir lo que podía ser. Yukiko se levantó, lo levantó a él tirándole del brazo y lo echó de la habitación diciéndole
-¡Nada del otro mundo! Ahora vete, que es hora ya de que regreses a casa. Koh salió muy sorprendido, era la primera vez que Yukiko reaccionaba así.
“¡Ahhhh! He estado a punto de caer y dejarme llevar. Deseo mucho sentir su cuerpo junto al mío...pero no puede ser sabiendo que él...”
Koh mientras tanto regresaba a casa riéndose a carcajadas al caer en la cuenta. Si era sincero consigo mismo, podía ser un poco peligroso, nunca lo había hecho con nadie...pero ¿por qué no comprobarlo ahora?


Miyu habló largo y tendido con sus padres explicándoles su decisión de querer irse lo más pronto posible a Kyoto, que podía ir sin problemas. Sus padres lo aceptaron a regañadientes, querían estar con ella ese verano, aún así terminaron por aceptarlo. Al cabo de tres días había preparado su equipaje. Su habitación se quedaba ahora vacía, sin figuras que le decoraran, sin ropa que llenase el frío vacío del ropero, ni pesados libros de lectura que inundaban las estanterías. Ni siquiera algunos posters, sólo había ahora una pared lisa.
Con ayuda de su padre y de su tío Hikaru se llevaron las cosas al coche. Eran las once de la mañana cuando salieron de casa en el coche; Miyu le mandó un mensaje a Alema diciéndole que partía ahora mismo hacia la estación para coger el tren de las doce. Le costó mucho escribirlo porque estaba muy nerviosa. Algo tan insignificante como un mensaje para ella significaba el primer paso hacia una nueva vida...

NOTAS DE AUTORA:
Schokolade espero que te guste esta continuación, podía haber alargado más pero asi, creo que esta bien.Tardare un poco más en actualizar la proxima vez debido a una macro-actualizacion que tengo que hacer respecto a una de mis historias en fanfiction.En cuanto la haga seguire con la historia. La conversación con Kei puede que me haya quedado un poco extraña o corta pero no quería dejar todavía las cosas claras.Aun tengo cuerda para escribir muchos más capitulos pero quiero tener muchas opciones para más adelante y evitar atrancarme como me suele pasar. Así puedo optar porque él y Miyu arreglen las cosas....o no, según vaya viendo. Todávía no tengo pensandos más personajes para la nueva vida de Miyu.....podría salri un nuevo pretendiente de ahí :P
"And like your you were my light in the dark, now I will be the guardian that she protects to you, the angel who guards by you"
Avatar de Usuario
Ayko^chan18
Otaku-san
 
Mensajes: 115
Registrado: 07 Sep 2004, 21:22
Ubicación: Más cerca de ti de lo que crees

Notapor Shiya » 28 Jun 2005, 00:15

¡¡Qué culebrón nos tienes montado!! xDDD

Contínuala cuando puedas, ¿vale wapa? Y no estaría de más ponerle un poquito de relleno situacional a los diálogos para que no queden tan a palo seco.
Imagen
Avatar de Usuario
Shiya
Otaku-san
 
Mensajes: 135
Registrado: 25 Feb 2005, 22:29
Ubicación: Barcelona

Notapor Ayko^chan18 » 28 Jun 2005, 22:22

Gracias por el consejo :D me viene bien para mejorar escribiendo, este la verdad lo he hecho un poco a la prisa. Como ya he dicho en cuanto termine la actualizacion (es que estoy cambiando los 14 capitulos que tengo de esa historia) de una historia en fanfiction os pongo otro capitulo jajajaja de momento os dejo con la intriga XD
"And like your you were my light in the dark, now I will be the guardian that she protects to you, the angel who guards by you"
Avatar de Usuario
Ayko^chan18
Otaku-san
 
Mensajes: 115
Registrado: 07 Sep 2004, 21:22
Ubicación: Más cerca de ti de lo que crees

Notapor schokolade » 29 Jun 2005, 21:55

¡Hola!
Sí me ha gustado, pero se me ha hecho muuuy corto. Y no te ofendas, pero se nota que lo has hecho con más prisas que los otros. Estoy de acuerdo con Shiya, de hecho en los otros capítulos lo haces un poco más que en este último. Como por ejemplo:


-Llámame Kei-Miyu se quedó flipada. Aunque aparentaba serenidad en realidad estaba atacada de los nervios. Nunca había oído su voz más de cinco minutos. Poco después volvió a sonar el timbre
-Miyu abre, deben ser Ginta y Arimi-la chica abrió y se encontró con la joven pareja...acompañada de Tokita. Los dos se miraron incrédulos
-¿Qué haces tú aquí?


Luego me leo la continuación de la otra historia ^_^.
Cuando puedas actualiza. sin prisas :wink:
Avatar de Usuario
schokolade
Otaku-san
 
Mensajes: 117
Registrado: 19 Feb 2005, 19:11
Ubicación: Catalunya |!*!|

Notapor Ayko^chan18 » 09 Jul 2005, 18:38

CAPITULO DIECIOCHO: VIDA NUEVA

El viaje a Kyoto era largo por lo que se puso sus discman para estar distraída y no pensar en nada, dejar su mente volar. En la puerta de casa, antes de salir la despidieron su madre, sus abuelos y sus tíos. Su madre y sus abuelas lloraban de emoción, de alegría. Su tío le despidió con una amplia sonrisa y Yukiko, no lloraba pero su sonrisa era amarga y triste, y sólo le dijo mientras se abrazaban
-Espero que no te arrepientas de esto
No, no estaba arrepentida en absoluto, sabía que era lo mejor que podía haber hecho hasta ahora en su vida. Y para poder cambiar su suerte nada mejor que cambiar su vida por entero.
De quién no pudo despedirse fue de Tokita que no acudió a despedirla. Supuso que le iba a sentar mal despedirla. Y el último en despedirse fue su padre, que la ayudó a cargar las cosas en el tren
-Toma esto, es dinero, para que pagues el primer mes de alquiler y compres lo que necesites. Ten mucho cuidado y llámanos en cuánto llegues-la abrazó con fuerza, le acarició la cabeza con mucha ternura y se fue tras darle un beso en la mejilla, despidiéndose con la mano
Apenas quedaba una hora de viaje cuando Alema le envió un mensaje al móvil diciéndole que la recogería en la estación. Miyu se alegró porque tendía a ser muy despistadas en lugares desconocidos y lo primero que podía hacer tras bajarse, era perderse...


Yukiko observó como se alejaba el coche donde viajaba su sobrina. Le tenía tanto cariño que la iba a añorar mucho, al igual que el resto de su familia. Lo que le extrañó es no ver por allí a Tokita. Las cosas que tiene la vida a veces, o lo que tiene el amor mejor dicho, que te hace enamorarte de la persona menos adecuada. Tokita podría ser el hombre perfecto para Miyu, sólo que ella...
Anunció a su familia que ya se iba a casa de Koh y caminó despacio por las calles de la ciudad pensando en lo ocurrido la última vez en su habitación. Pobrecillo, si le contaba algo a Ayko, capaz era de publicarlo y todo pero ella no sabía lo que había pasado Koh de pequeño.
Estaba tan despistada pensando en sus cosas que chocó sin querer con una chica, un poco más baja que ella...
-¡Perdona no me he dado cuenta de por donde iba!-se disculpó Yukiko mirando al suelo, donde había caído el bolso de la chica
-No te preocupes ha sido culpa mía-Yukiko alzó la vista para encontrarse con unos ojos miel muy familiares y que llevaba el pelo corto...
-¿Yu-yuka?-la chica torció el gesto por la equivocación de Yukiko
-¿Yuka yo? Lo siento te has confundido.......soy Karin e iba a buscar a Miyu


Miyu, ajena a lo que ahora ocurría en Tokio, estaba más centrada en buscar a Alema. Le dijo que era española por lo que buscó por los alrededores una chica con rasgos occidentales. Muy pronto dio con una chica de esas características, un poco más alta que ella, morena y que buscaba por todos lados a alguien. En la estación no parecía haber nadie más con rasgos similares, así que se acercó a ella
-Hola ¿eres...te llamas Alema?-preguntó con un poco de timidez a la chica, la cual tardó un poco en reaccionar. Sonrió y contestó
-Sí soy yo, tú debes ser Miyu Matsuura ¿no?
-Claro, encantada de poder conocerte en persona.
-¡Igualmente! Vamos, mi coche está fuera. Venga que te ayudo con el equipaje
Alema salió al exterior con paso diligente. A menudo tenía que volverse hacia Miyu, cuya curiosidad le picaba y miraba a todos lados. Nunca había salido de Tokio y si lo había hecho, había ido a Hiroshima y de pequeña. Ahora estaba como un crío en una nueva tienda de juguetes: mirándolo todo
-¡Jajajajaja! ¡venga! Ya tendrás tiempo de verlo todo después-Alema cogió a Miyu del brazo y la acercó a un coche rojo que había aparcado enfrente de la estación
-¿Es tu coche?
-¡Claro, mujer! Tú súbete mientras meto tu equipaje en el maletero
Miyu pudo seguir disfrutando de la desconocida ciudad en el trayecto en coche hasta el piso que compartía con su ahora compañera y amiga Alema
-Cuéntame...¿cómo es que vas a venir a estudiar aquí? En Tokio hay buenas universidades...
-Ya pero.......es una asunto personal, necesito pasar un tiempo fuera de Tokio
-Ah bueno en ese caso ¡eres bienvenida a Kyoto! Yo llevo viviendo aquí algunos años pero ya me conozco bien la ciudad. Por curiosidad ¿qué carrera harás?
-No lo tengo muy pensado...a lo mejor hago Decoración de Interiores. ¿Tú que carrera estás haciendo?-aquella chica, estaba claro que era más mayor que ella
-¿Yo? Bellas Artes, estoy ya en el último año
-¡Ahhh! Entonces eres bastante más mayor que yo
-Sí, tengo veintitrés años. Mira, ya llegamos


-Oye, se te ve furiosa cariño
-¡Pues claro que lo estoy por culpa de esa niñata Koh! Si no fuera tan necia ahora Miyu estaría aquí
La pareja estaba en casa del joven, en la habitación de éste, quince minutos después de que llegara Yukiko muy enfadada, que había tenido una acalorada discusión con Karin
-¿Qué ha ocurrido?
-¡Grrrrrrrrr ahora no tengo ganas de hablar de ello!
El joven de ojos azules la besan con dulzura para intentar calmar a la fiera que estaba hecha ahora su novia. La chica tardó un poco en corresponderle porque seguía dándole vueltas a las palabras de esa mamona...
Lo que también tardó fue en darse cuenta que volvían a estar en un lugar inadecuado por lo que se apartó con brusquedad
-¿Otra vez Yukiko?-la chica estaba muy sonrojada y no miraba a los ojos a Koh, por lo que no pudo observar su sonrisa picarona
-P-p-u-es...-Koh la sujetó por los hombros y la obligó a que le mirase a los ojos
-Escúchame bien Yuki...sé que no quieres hacer el amor conmigo por miedo a lo que le pueda pasar a mi corazón-Yukiko odiaba que a veces fuera tan directo-y no deberías preocuparte, no me pasará nada
-¿Cómo puedes estar tan seguro? Ya....¿ya lo has hecho antes?
-¡Jajajaja! No, en absoluto, pero estoy dispuesto a arriesgarme para estar contigo. Además, dicen que hacerlo es muy sano, no creo que pueda dañarme más de la cuenta
-....-Yukiko estaba muy roja de vergüenza por la reacción que había tenido, parecía una niña pequeña. A pesar de las palabras de Koh, no estaba tan segura de que saliese bien. Pero no podía resistirse a los ojos azules del chico. Estaba dispuesta a entregarse a ese momento cuando el móvil comenzó a sonar
-¡Oh no!-dijo al ver que era Yuka la que llamaba
-¿Qué ocurre?
-Pues...creo que voy a tener más de un problema...y Miyu que no está aquí. Definitivamente no debió marcharse tan pronto........


-Pasa, es aquí. No es gran cosa pero es bastante acogedor-Miyu fue la primera en pasar. Era un apartamento bastante grande, lo suficiente para que viviesen varias personas, unas cuatro como máximo. Constaba de un enorme salón con una mesa comedor, un cómodo sillón, la típica cocina japonesa y un enorme ventanal que tenía tras de sí una pequeña terracita. Cerca de la entrada había otra dos puertas, que debían ser las habitaciones. Una tercera, al fondo de la casa debía ser el baño
-Las habitaciones son compartidas, dos personas por cada habitación. Ésta de aquí de la derecha es la mía, la otra está vacía, tengo que seguir buscando otras dos compañeras más para que el alquiler nos salga más barato-
Miyu entró en silencio en la habitación de su amiga. La decoración era al igual que en toda la casa, oriental con aires occidentales y latinos. Era pequeña, para ser para dos personas, con un único escritorio y un enorme armario. Al otro lado de la habitación (desde donde estaba Miyu) había una cama litera
-Esto es lo malo de este piso. Están en muy buenas condiciones, están cerca del campus pero las habitaciones compartidas son diminutas-explicó Alema suspirando. A Miyu en cambio le encantaba, estaba muy contenta de poder empezar su nueva vida.
Miyu deshizo su equipaje con ayuda de Alema y en un par de horas ya habían dispuesto todo en aquella habitación. Suerte que la chica occidental no ocupaba demasiado espacio en el armario y Miyu pudo colocar su montón de ropa en él sin peligro de que reventase.
-Sentémonos en la terraza a descansar, ya no hace tanta calor a esta hora
Miyu se sentó en una de las banquetas que había en la terraza mientras Alema traía unos refrescos. Miyu abrió su lata y empezó a beber en silencio...hasta que recordó que tenía que llamar a casa
-Mira, allí junto a la televisión está el teléfono-le indicó Alema sin moverse de su sitio
Miyu marcó el número de su casa...

CONTINUARÁ

NOTAS DE AUTORA: Esta vez me lo he tomado con mas calma aunque sigue siendo un poco corto. Por cierto no me he olvidado de la conversacion entre Karin y Yukiko es que tengo intención de dejarlo para mas adelante. Que mala soy y más mala aun voy a ser, como cualquier culebron dejo un adelanto del proximo capitulo (aunque tal vez lo escriba distinto)

<<<...Miyu abrió la puerta y casi sufre un paro cardiaco
-Hola ¿esta Alema?-no,no podia ser, no era posible....aquel chico era identico
-S-s-si ahora sale esta en el baño-el joven entro a la casa y se descalzó
-Tu debes ser su compañera de habitacion ¿no?
-Si, m-me llamo Miyu Matsuura-estaba temblando,se parecia demasiado,no podia ser si él no tenia hermanos...
-Vaya ya veo que os conoceis-Alema salio del baño y saludo al chico con un beso en los labios-Miyu te presento a mi novio, se llama Kionaga Namura-explicó con tranquilidad, cogida del brazo del chico. Miyu sintió que todo daba vueltas y cayo desplomada al suelo...>>>

Que cruel soy jejejejeje :twisted: bueno va, dejo mis paridas para otro dia
Por cierto schokolade no me ofendo es que es verdad que el capitulo anterior lo podría haber hecho mucho mejor y me gusta las criticas de ese tipo mientras no sean ofensivas e insultantes (como una que recibi hace pono en la que me llamaban estupida entre otras. No fue aqui fue en otro web)
"And like your you were my light in the dark, now I will be the guardian that she protects to you, the angel who guards by you"
Avatar de Usuario
Ayko^chan18
Otaku-san
 
Mensajes: 115
Registrado: 07 Sep 2004, 21:22
Ubicación: Más cerca de ti de lo que crees

Notapor Ayko^chan18 » 13 Jul 2005, 22:48

No he terminado los capitulos posteriores a mis dos historias.Hoy vuelvo a quedarme sin internet y hasta Agosto no volveré.Hasta entonces no actualizare y pondre nuevos capitulos. No sé cuantos pero minimo uno, claro esta :rolf: Asi que pasen un buen verano, aquellos que se van de vacaciones!!!Y a los que no que disfruten con las historias del foro
"And like your you were my light in the dark, now I will be the guardian that she protects to you, the angel who guards by you"
Avatar de Usuario
Ayko^chan18
Otaku-san
 
Mensajes: 115
Registrado: 07 Sep 2004, 21:22
Ubicación: Más cerca de ti de lo que crees

Notapor Ayko^chan18 » 14 Ago 2005, 18:08

Vale, antes de que sigan leyendo, advertir que tiene un ligero contenido...lemon, creo que le llaman, pero muy suave, no gran cosa. Pero vaya por si acaso lo advierto.

CAPITULO DIECINUEVE: SUPERVISOR DE TUS SUEÑOS

-Koh, lo siento voy a tener que irme, tengo que solucionar esto cara a cara...
-De acuerdo-la cogió por la cintura y la puso a escasos centímetros de su rostro-pero esta noche vienes a cenar aquí. Mis padres no vendrán hasta muy tarde. Así seguimos hablando ¿vale?
-Va-vale-dijo Yukiko sintiendo como su corazón latía encabritado. Se besaron por última vez y Yukiko salió de aquella casa a la carrera. Si supiera Miyu la que se estaba liando........


Pero claro, ella seguía ajena a todo. Tuvo una larga conversación con su madre, tras lo cual volvió con Alema, que no estaba
-¿Alema?
-¡Ah, perdona, estoy en el baño!
Miyu se sentó en el pequeño sofá para ver la televisión que estaba junto a la mesa-comedor sobre un pequeño estante de madera. Enfrente estaba el sofá de dos plazas. En ese momento no echaban gran cosa así que estuvo a punto de quitarla cuando tocaron a la puerta
-¡Miyu abre la puerta, por favor!-la joven se levantó y fue a abrir la puerta. Al hacerlo y ver quién estaba tras ella, creyó que le iba a dar un paro cardíaco
-Hola ¿está Alema?
-S-s-sí es que está en el baño, pasa-estaba temblando como un flan. Debía estar alucinando no era posible...
-Gracias...tú debes ser su nueva compañera de habitación ¿no?
-S-sí me llamo Miyu Matsuura-no podía mirarle a la cara......que ella supiese, no tenía hermanos, era hijo único pero entonces...
-¡Vaya ya veo que os conocéis!-Alema acababa de salir del baño. Se acercó al chico y le plantó un beso muy tierno en los labios-Miyu éste es mi novio. Se llama Tsukasa Namura
Miyu sintió un gran vértigo, sentía como todo daba vueltas a su alrededor antes de caer desplomada al suelo.
-¡¡¡Miyu!!!-es lo único que pudo oír antes de perder el conocimiento


Vaya diíta llevaba Yukiko. Si su sobrina no fuera tan terca y fuera más valiente y supiera afrontar los problemas se daría cuenta que no todo es tan complicado. Decidió no darle más vueltas ahora tenía algo más importante por delante. La cena con Koh. Muchas veces había cenado con él pero esa noche todo iba a ser distinto. Durante mucho tiempo le había dado vueltas al mismo tema, había tenido dudas...pero en el fondo deseaba con todas sus fuerzas sentir todo el calor de Koh, sentir sus manos recorriendo su cuerpo...era un sinfín de sentimientos los que albergaba su corazón y sobretodo el que él estuviera enfermo del corazón. Sacudió la cabeza intentando sacudir también esas ideas. Se vistió con un precioso vestido marrón claro y unos tacones. Intentaría convencerlo de que se fueran a un restaurante. Pero el chico era muy terco y no estaba dispuesto a ceder esta vez a la petición de su chica
-Pero...
-Ya te dije que hoy cenábamos aquí. ¡Además ya está todo listo!
La hizo pasar al salón, donde unas velas azules iluminaban la estancia, en cuyo centro estaba la mesa con todo tipo de manjares occidentales, los platos preferidos de ambos, pues era común su pasión por la comida occidental. Una canción lenta empezó a sonar en la radio que había puesto Koh. Siempre comían acompañados por música

“Déjame entrar a tu vida
y construirte un mundo ideal
supervisarte, sueños
y así contemplar, que existo en ellos”

La cena transcurrió con tranquilidad y la canción que sonó al principio de la misma volvió a sonar mientras Koh se levantaba
-Concédeme este baile-le dijo mientras le tendía una mano, que la chica le cogió y juntos se alejaron de la mesa, para quedarse en un lugar despejado. El chico le rodeó la cintura con sus brazos y la estrechó contra sí. La joven apoyó sus manos en sus hombros y se dejó llevar por él

“Déjame entrar a tu vida
y nombrarte mi princesa
hasta volar en cometa
hasta alcanzar las estrellas como en un sueño”

Yukiko tenía la cabeza apoyada en el pecho de Koh, oyendo los latidos del corazón del joven. Tenía un pulso muy tranquilo, “no como yo que estoy atacada de los nervios”. Mientras se mecía en los brazos del joven oía la letra de la canción, que a gusto de ella era muy bonita

““Ven y déjame tocar tu corazón
no lo quiero lastimar
ya lo sé que es delicado
sólo quiero regalarte mi sonrisa
regalarte mil colores
construir nuestro arco iris de ilusiones”

El chico separó un poco a la chica, con suavidad, le cogió el rostro entre las manos y la miró unos instantes, sonriendo de esa forma que enloquecía a Yukiko. Después acercó su rostro al de la chica, la cual podía sentir su respiración, su aliento, oler su perfume...cerró los ojos cuando vio que el chico acercaba ahora sus labios, fundiéndolos con los suyos en un dulce beso, que duró para Yukiko una eternidad

“Quiero estar en tu camino
e iluminarte los pasos
ser dueño de tu destino
y susurrarte al oído
cuando te sueño”

Poco a poco fueron besándose con más pasión. Yukiko se sorprendió acariciando el torso del chico por encima de su camisa y éste posaba ahora sus manos en sus caderas. Dejaron de bailar para más comodidad de ambos. Koh acarició sus caderas y fue ascendiendo hasta llegar a sus senos, para acariciarlos con ternura, haciéndole escapar un gemido a Yukiko. Dejó de besarla para descender a su cuello y recorrerlo con su lengua
-Koh...vamos a dejarlo-musitó la chica que en el fondo no quería parar
-Ya te lo explicado Yuki...no hay problema...-el chico siguió acariciándola pero ya debajo de la ropa. El contacto de su piel con la de Koh hizo que le recorriera un agradable escalofrío por la espalda. Para que negar que era lo que más deseaba y que no podía volverse atrás. Sin darse cuenta Koh la había cogido en brazos y la subía a los cuartos

“Ven y déjame tocar tu corazón
no lo quiero lastimar
ya lo sé que es delicado
Solo quiero regalarte mi sonrisa
regalarte mil colores
construir nuestro arco iris de ilusiones”



Koh postró a Yukiko con suavidad en la cama para seguir besándola, puesto sobre ella, quien lo abrazó con fuerza. Quería sentirlo por completo, sentir su calor y refugiarse en su cuerpo. Le quitó su camisa para poder acariciarle sin obstáculos, aquel torso que deseaba tanto, que le inspiraban mil y una locuras y que ahora tenía para toda la noche, para ella sola.

“Te regalo de destino el horizonte
nuestro rumbo siempre al norte
donde el viento nos arrope
“y saber que el corazón
está siempre bien cuidado
en su capa de algodón...
“Solo quiero regalarte mi sonrisa
regalarte mil colores
construir nuestro arco iris, de ilusiones
ven y déjame tocar tu corazón
no lo quiero lastimar
también sé que es susceptible”


La música seguía sonando en el piso de abajo, con suavidad, pero cuyos sonidos no llegaban a oídos de los dos amantes, convertidos en sólo uno. La luna llena estaba oculta entre algunas oscuras nubes.
Yukiko se despertó con la primera luz del día, la cabeza apoyada en el desnudo pecho del moreno. Sentía latir con suavidad su corazón. Al menos sabía que todo estaba bien. Acarició su torso una vez más antes de levantarse y entrar al baño. No le parecía buena idea que los padres de Koh los encontrasen así...

“Solo quiero regalarte mi sonrisa
como flor agradecida
cuando abre sus ojitos a la vida
Ven y déjame tocar tu corazón
No lo quiero lastimar
Ya lo sé que es delicado...
Sólo quiero regalarte mi sonrisa
Regalarte mil colores
Construir nuestro arco iris, de ilusiones”


Notas de autora: Es un día antes de lo previsto pero si no lo hago hoy se me olvidará. No dije anteriormente en este foro ( no recuerdo exactamente por qué)que el personaje de Koh lo dedicaba a mi primo (razones personales, si queréis oír una historia lacrimógena mandadme un mensaje privado) y ahora le dedico este capitulo por su cumpleaños. De ahí que no lo haya puesto antes y se dedique más exclusivamente a esta parejita. Respecto al fragmento que puse anterior cambié el nombre del novio de Alema. Ya sabréis por qué
Sobre el capítulo......mi romanticismo y mi imaginación se fueron a garete, ha quedado un poco escueto pero no quería pasarme de la raya para que la historia o el capítulo acabasen en el otro foro. En fin, ya dirán ustedes cuando lo lean, así lo cambio o no. Por cierto la letra, quién vea telenovelas le sonará de algo aún así pienso que es muy bonita. Quien quiera oír la canción se llama como el titulo “supervisor de tus sueños”
"And like your you were my light in the dark, now I will be the guardian that she protects to you, the angel who guards by you"
Avatar de Usuario
Ayko^chan18
Otaku-san
 
Mensajes: 115
Registrado: 07 Sep 2004, 21:22
Ubicación: Más cerca de ti de lo que crees

Notapor Ayko^chan18 » 17 Oct 2005, 23:35

CAPITULO VEINTE: EL AMOR POR PARTIDA DOBLE

Miyu abrió los ojos y se encontró con la mirada de Alema. Parecía entre aterrada y preocupada. Se incorporó para poder ver también a Tsukasa, el novio de Alema.
-¿Cómo te encuentras?-Miyu miró a su alrededor y comprobó que estaba echada sobre una de las camas de la habitación que ambas compartían. Recordó entonces que se había desmayado por culpa de ese chico, del impacto que le había causado. Pero es que Tsukasa Namura, era idéntico a Keisuke, ¡idéntico! Era igual de alto, el mismo corte de pelo, la misma forma del cuerpo...¡todo! Sólo había un rasgo que los diferenciaba. El color de pelo de Tsukasa, que era de un rubio platino, bastante llamativo.
-He estado mejor otras veces...-musitó
-¿Qué te ha ocurrido?-miró significativamente a su novio-¿Qué te ha pasado con él? Cuando te he dicho su nombre...-dejó el final de la frase en el aire. Miyu guardó silencio, pensando bien lo que iba a decir
-Namura...¿conoces...conoces a Keisuke Namura?
-Ah...sí claro, es mi primo-contestó el chico con toda tranquilidad pero Miyu, no se quedó nada tranquila. ¡Su primo! Era impresionante que se hubiera ido de Tokio huyendo a un amor y ahora que iba a Kyoto, ¡se encontraba con que allí había un chico idéntico a él!
-¿De qué conoces al primo de Tsukasa?
-Estaba en mi instituto, su padre daba clases allí y es amigo íntimo de los míos. La madre de Kei es la mejor amiga de mi madre y su padre fue tutor de mis padres
-Mmm...¡ah ya está! Tus padres son Yuu y Miki aquellos que se fueron a vivir a la misma casa con sus padres porque éstos hicieron intercambios de parejas
Miyu miró a Tsukasa con sarcasmo. Era increíble. Su historia, mejor dicho la de sus padres y abuelos ¡se conocía hasta fuera de Tokio!
-Entonces sí que conoces a mi primo-continuó Tsukasa-¿cómo está él?
-Bueno, bueno, bueno...si vais a seguir hablando del tema ¿podemos irnos a tomar algo? Y así charlamos más cómodamente. Digo yo...-interrumpió Alema haciendo que su nueva amiga y su novio rieran. Miyu se sintió mejor así que aceptó de buena gana. Fueron a la cafetería más cercana y tomaron algo de beber, un refresco, un café y un té.
-Bueno dime, ¿cómo está mi primo?-Miyu había evitado responder a esa pregunta, a toda costa, pero Tsukasa parecía muy interesado en saberlo. Lo mejor era responder lo más natural posible. Por ahora no quería levantar sospechas de que estaba enamorada de él
-Está bien...creo...no hablo mucho con él
-Me alegra. Ese pillo, me han dicho que sale con un montón de chicas. ¡Qué suerte que tiene el condenado!
-¡Oye! ¿Y yo qué? ¿no estás saliendo conmigo?¿o es que prefieres salir con muchas chicas a la vez?-Alema fingía estar enojada con su novio, el cual le dio un pequeño beso en la nariz y luego en los labios.
Esa noche Miyu se acostó bastante afectada. Había ido allí para intentar olvidar y lo único que había hecho había sido recordar. “En fin”pensó optimista “mañana será otro día”

La verdad es que a Tsukasa lo veía más bien poco, algunos viernes o sábados. Alema solía salir también a veces pero por el momento se quedaba con Miyu hasta que hiciese amistades. La chica ya se pasó por la universidad para terminar de arreglar el papeleo para poder matricularse en Decoración de Interiores. Así entre una cosa y otra el verano se le pasó en un suspiro y pronto llegó el momento de comenzar las clases (pudo matricularse sin problemas). Con Alema no había momento de aburrirse. Más de una vez salieron juntas con las amigas de la española, salían de noche o a comer a un italiano o algún restaurante de la tierra de la chica. En otras ocasiones Alema le contaba cosas de su país España y sobretodo de su tierra natal, Andalucía.
Seguían sin compañeras de piso, nadie parecía tener interés en vivir en un piso con habitaciones tan pequeñas, a pesar del resto del piso. La situación pronto cambió cuando Miyu, una semana antes de comenzar las clases fue a su facultad a informarse sobre los horarios que tenía. Tras pasarse por conserjería para averiguar donde se encontraban los dichosos horarios, los encontró en un tablón cerca de la biblioteca. Esa zona en concreto estaba más desierta que otras áreas; la gente estaba en la biblioteca o en las aulas. Allí sólo estaba de espaldas...¿un chico? Tenía el pelo muy corto pero...las caderas muy anchas y unos hombros bastantes estrechos para serlo. Miyu observó a esta persona desde la prudencia de la distancia pero luego “¿y qué hago aquí pasmada? Lo que debería hacer es ver los horarios y después irme”. Pasó cerca suya, sin mirarla y miró en los tablones cercanos pero no encontraba su horario...cuando lo hizo se dio cuenta que era el mismo que miraba...
-Hola ¿también Decoración?-Miyu miró a su emisora con sorpresa, ¡era una chica! Tenía el pelo muy corto y castaño, unos ojos pequeños y verdes pero físicamente...era una mujer. Vestía unos vaqueros anchísimos a pesar de ser una chica bastante delgada y una camiseta que le llegaba por debajo de la cintura, casi cubriéndole las caderas. Así tenía un aire bastante masculino
-S-sí, sí, primero de Decoración de Interiores
-¡Me alegro de conocerte! Me llamo Sakurako Takahashi y también voy a hacer primero-su voz era alegre y melodiosa, no pegaba nada con su aspecto
-Igualmente, yo soy Miyu Matsuura-la joven todavía no podía salir de su asombro.
-Matsuura...oye ¿no sabrás por casualidad de alguna residencia donde queden habitaciones o algún apartamento?-Miyu la examinó un momento, sopesando lo que podría decir Alema. Siendo una chica occidental, tal vez no le importe meter en casa alguien que apenas conocen
-Sí, me parece que sí

Yukiko se encontraba en el salón de su casa viendo la tele pero sin embargo no la veía, su mente no hacía más que regresar a la noche anterior, en la que se entregó a Koh por completo. Hikaru estaba observándola desde la cocina, preguntándose que diablos le pasaba, se la veía muy feliz. Había llegado a casa horas antes, con una gran sonrisa y los ojos extrañamente vidriosos. Lo único que sabía era que había pasado la noche en casa de Koh así que ya podía imaginarse lo que había pasado. Sentía como la rabia se apoderaba de él. Sin embargo no quedó en eso, sino la noticia que empezaron a dar en la tele:
“Acabamos de recibir una gran noticia. Satoshi Miwa, el famoso arquitecto, hijo de Yoshimitsu Miwa, acaba de anunciar su boda con su actual novia Megumi Hiyama, profesora de la universidad de Tokio...”

Yukiko tardó en reaccionar y darse cuenta que lo que veía era un programa del corazón. Miró a Hikaru que tenía la vista muy fija en la reportera que seguía hablando

“...es por esta chica por la que Miwa rompió su relación con la famosa modelo Azuki Mimasaka. Durante su estancia en Japón hace dos años, Miwa se enamoró de esta joven profesora de la que quedó prendado y...”

Aquello sí que no se lo esperaban ni ella ni Hikaru al que se le habían quedado los ojos como platos. Se acababan de enterar en ese momento de algo que ni Ayko sabía. ¿Miwa salía con alguien cuando empezó a salir con la profesora? Lo único que sabía de esa modelo es que se llamaba igual que su amiga.
-Así que esos hijos de **** no sólo me hirieron a mi-Yukiko se volvió a Hikaru de nuevo y se asustó de su mirada de asesino, un rostro crispado por la rabia. Lo había dicho en un murmullo que Yukiko percibió muy bien, sobre todo la palabra malsonante. Sabía bien que ya no estaba enamorado de la profesora pero debía dolerle todavía.
-Tranquilo Hikaru-el chico había cogido un vaso de cristal en la mano con intención de estamparlo contra el suelo. Ante la súplica de su hermana, le hizo caso, lo dejó sobre la mesa de la cocina. Sin embargo a continuación hizo lo que ella no se esperaba. La agarró de los hombros con fuerza y la besó, intentando que su lengua penetrara más allá de lo que Yukiko le permitía


-¡Magnifico! Si lo necesitas bienvenida eres Takahashi
-Puedes llamarme Sakurako
-Muy bien, Sakurako. Si me sigues te podré mostrar tu habitación
Alema había recibido muy bien la noticia de la nueva inquilina. Miyu también, y más porque iban a ser compañeras. Lo que no le gustaba demasiado era que sospechaba.....
-¡Miyu, chica despierta! ¿no vienes con nosotras?
-Sí, sí ya voy
La verdad que lo que se le ocurría eran tonterías. Porque vistiera así no podía significar que sus gustos sexuales fueran distintos a los de ella y Alema. Además ¿qué importaba? Gran parte del día, hasta que Sakurako fue a recoger el resto de su equipaje para trasladarse, demostró ser una chica muy agradable. Por la noche llegó Tsukasa a recogerlas a las que eran ahora tres, acompañado de un chico muy parecido a él...y a Keisuke, éste primero aún más que...
-Kionaga te presento a Miyu Matsuura, una amiga nuestra. Miyu, Takahashi...este es mi hermano Kionaga
La joven Matsuura no sabía que hacer ya. Ahora sí tenía ante sí la viva imagen de Keisuke. Kionaga era igual de alto, la misma complexión, el mismo color de pelo y ojos...sólo que Kionaga tenía el pelo más largo y rizado.
-Encantado Miyu, Sakurako...-saludó Kionaga cariñosamente a las dos chicas. Le estampó a cada una, un sugerente beso a cada una en cada mejilla, muy cerca de la comisura de los labios
-Os recomiendo que tengáis cuidado con él porque es un autentico mujeriego-“jejejeje tiene a quién parecerse”pensó Miyu cínica

CONTINUARÁ

Notas de autora: He terminado este episodio el día 5-9-05. Al igual que hice en el anterior, he dedicado casi todo el capítulo a Miyu pero incluyendo un breve de Yukiko. Y lo he hecho porque ayer me leí todos los capítulos anteriores para darme cuenta del gran error garrafal que cometí, por no leerme el capítulo anterior al que escribo _. A lo mejor pasa desapercibido pero en fin he decidido corregirlo de la forma que lo he hecho. Resulta que en el Capítulo Seis Satoshi asegura que ha dejado a su novia Azuki en Nueva York y dos capítulos después decide presentar a su novia Megumi Hiyama a su mejor amigo. Por eso he metido un breve de Yukiko donde viendo la tele, se entera (junto a Hikaru) del compromiso de Miwa y su anterior ruptura con su novia Azuki, así queda todo mejor ^^
Decidí cambiar lo del adelanto que puse hace dos capítulos ni más ni menos porque dará mucho que hablar el personaje de Kionaga; el hecho de que sea el que más se parezca a Keisuke puede traer más de un problema a Miyu. Y más porque es muy decidido...
Sobre Yukiko, creo que os podéis hacer una idea de lo que va a hacer con Hikaru...
Os dejo otro adelanto, es posible que lo cambie un poco pero será más o menos lo que ocurrirá en el próximo capítulo

“ -Con que es cierto que tú eres la ex de Kei. Preciosa olvídate de él, no te merece, es un necio. Pensar en él sólo te traerá problemas-
Miyu lo habría tenido como un buen consejo si no fuera porque la tenía arrinconada contra una pared, encerrándole con sus musculosos brazos la huída hasta el fondo del pasillo. Lo peor es que su rostro estaba a escasos centímetros del suyo y su aroma era el mismo que desprendía Kei



Yukiko no dejó llorar en toda la noche. ¿Por qué ahora? ¿Por qué ahora que era feliz todo se volvía del revés? ¿Por qué? La chica sólo podía pensar en las palabras de aquel bandido y el golpe que le había asestado a Koh en el pecho”

¡Eso es todo, ya os dejaré muy pronto el siguiente capítulo!


Nota del 17-10-05: He vuelto antes de tiempo pero en fin. Este es el único episodio que he podido hacer en todo este tiempo mientras que para la otra historia tengo como dos episodios hechos, que pondré enseguida
"And like your you were my light in the dark, now I will be the guardian that she protects to you, the angel who guards by you"
Avatar de Usuario
Ayko^chan18
Otaku-san
 
Mensajes: 115
Registrado: 07 Sep 2004, 21:22
Ubicación: Más cerca de ti de lo que crees

Y llegó la inspiración.........

Notapor Ayko^chan18 » 09 Sep 2006, 20:58

CAPITULO VEINTIUNO: ROBAR LA VIDA

Yukiko apartó de un empujón a Hikaru y después lo abofeteó tan fuerte que le dejó marcado los dedos en la mejilla
-¿Se puede saber qué te pasa? ¡No hacia falta tanta violencia!
-¡¡Pero encima tienes ese descaro!! ¡Debería matarte!-no quiso seguir dando explicaciones, se fue escaleras arriba hacia su habitación, cerrando la puerta de un portazo.
-Soy un estúpido. Sé que todavía sientes algo por mi Yukiko. Es cuestión de quitar del medio al maldito Matsuyama

Yukiko se dio cuenta de que estaba llorando. ¿Qué le estaba pasando? ¿Era la presión de su hermanastro? ¿por qué tenía que ser tan violento? ¿dónde estaba el Hikaru de hace años? El del instituto, el de los primeros años de la universidad...¿dónde estaba? El chico del que se enamoró...¿no quedaba nada de él? Yukiko sacudió su cabeza
-No debería pensar así, no le quiero y a partir de ahora no quiero saber nada de él-Yukiko sabía que lo único que le dolía es que se portase así con ella después de lo que hizo por él. Le daba rabia. Sólo eso

Se había equivocado, Kionaga no se parecía en nada a su primo. En nada, solamente en el físico. En la semana de comienzos de curso Miyu pudo comprobar que Keisuke y Kionaga, si no fuera por el parecido físico, podría asegurar que no son familia. Lo veía con frecuencia por su facultad porque estaba estudiando Bellas Artes por lo que tuvo la oportunidad de saber mucho de él. Lo veía siempre por los pasillos, siempre bien acompañado...y no sólo por sus amigos. Cada día lo veía seduciendo a una chica distinta cada vez, chicas muy monas que reían las gracias de Kionaga. Según oía Sakurako, era un Don Juan, seducía a una chica que caía siempre en sus redes, se las llevaba al descampado de detrás de la facultad y se liaba con ellas allí
-Dicen que se ha liado hasta con algunas profesoras...es todo un profesional en el arte del amor-les explicó a Sakurako y Miyu una compañera de clase
-¿No ha tenido nunca novia?-preguntó perpleja Miyu, no se imaginaba que fuera así, pensaba que se parecería un poco a su hermano Tsukasa
-¡Jamás! Esa palabra no existe en su diccionario. Mirad, una amiga mía se lió con él, porque estaba enamoradísima. Y se lo dijo ¿sabéis que dijo?-Miyu y Sakurako negaron con la cabeza-que no tiene capacidad ninguna para atarse a una chica, ver a la misma chica todos los días...él si puede tener a todas las chicas a sus pies, mejor que mejor
Miyu hizo una mueca de asco. Realmente ese Kionaga era un mujeriego y un caradura. Por no decir creído. Ya no le extrañaría tanto verlo coquetear con todas las pavas de la facultad (ya algunas de su clase suspiraban por él) y pensaría bastante mal si lo veía hablando más de lo necesario con alguna profesora atractiva
-¿Crees que se enrollará con profesoras como ellas?-preguntó Sakurako una mañana cuando vieron hablando a Kionaga con una profesora de unos treinta y largos, que se reía mucho y se sonrojaba con cualquier obscenidad que le dijese su alumno. Era fácil de intuir que era profesora porque llevaba un montón de papeles y gruesos libros. La sonrisa picarona del joven podía decir mucho de sus intenciones, porque la mujer era de muy buen ver
-No quiero ni pensarlo, Sakurako, pero después de lo que nos han contado no sería raro que se llevase a la cama a esa profesora
-¡Sería muy fuerte!
-Sí lo sé, pero la vida de ese imbécil me es igual-a Miyu le enojaba todo de Kionaga Namura, desde su parecido con Kei a su personalidad, tan arrogante. ¡Y decía que Kei era mujeriego! ¡Pues su primo se lleva el primer premio! Miyu decidió tratar lo justo y necesario con él pero Kionaga no se lo iba a poner tan fácil



Le acababa de llamar Koh, esa noche volverían a quedar con su grupo de amigos. Su novio le dijo que si quería podía llamar a Ayko, para que se viniese. Desde que últimamente Hikaru parecía seguirles, Koh y Yukiko habían decidido quedar más a menudo con gente de la facultad y yendo en cada ocasión a un lugar distinto. Ayko tenía que estudiar mucho para las recuperaciones por lo que prefirió no llamar, sabía que se llevaría una negativa.
La noche transcurría tranquila, se lo pasaron estupendamente durante la cena, entre chistes y bromas, para luego decidir de ir a una discoteca a bailar. Así hasta que a eso de las tres de la madrugada Koh y Yukiko se despidieron de los demás y salieron a dar una vuelta los dos solos. Caminando, caminando llegaron a ese parque convertido ya también en tradición en su familia y se sentaron en uno de sus bancos. Charlaron de temas sin importancia hasta que al rozar las cuatro de la mañana, cuando la calle se quedó en completo silencio, sólo se oían los zumbidos de los grillos y de otros insectos nocturnos; ni siquiera pasaban vehículos ni otros transeúntes.
La pareja observaba en silencio, cogidos de la mano, el cielo despejado y estrellado. Koh bajó la mirada hacia Yukiko, que tardó unos segundos en darse cuenta de que era observada por el moreno.
-¿Ocurre algo?-Koh sonrío, lo que hizo que Yukiko se estremeciera ¿cómo horas antes había podido estar rabiada por su hermano, por el hecho de haberla besado? No debería ni darle importancia a lo que haga o deje de hacer ese idiota. Tenía el mejor chico del mundo a su lado, que la hacía inmensamente feliz ¿por qué tener que preocuparse por nada? El que debería tener cuidado es Hikaru, no ellos dos
-Estás muy guapa-le dijo acariciándole la mejilla, que se sonrojó por sus palabras y al sentir su roce-pero no es eso lo que ocurre
-¿Entonces?-Yukiko se alarmó ¿le habría ocurrido algo malo?
-¡Tranquila, no es nada!-le dijo al ver el cambio en la cara de Yukiko, que se había vuelto pálida-es lo mejor que nos puede pasar a ambos- Koh cogió una de las frías manos de la chica y la ocultó entre sus dos grandes manos. Le sonrió con la sonrisa más dulce que le había dedicado hasta ahora y le dijo las palabras que jamás esperaría-ya hace tiempo que quería pedirte esto Yuki-chan pero...-hizo una breve pausa que provocó que la chica contuviera la respiración-quiero que nos vayamos a vivir juntos, los dos solos, en un pisito aunque sea de alquiler
-¿Estás hablando en serio?
Koh asintió y Yukiko se quedó sin habla. ¡No podía creerlo, parecía estar viviendo un sueño! Irse a vivir con Koh debía de ser maravilloso, más después de salir desde hacía unos años. Yukiko apenas podía articular palabra por lo que lo abrazó con ímpetu...sin saber que eran observados por alguien más


-Con que es cierto que tú eres la ex de Kei. Preciosa olvídate de él, no te merece, es un necio. Pensar en él sólo te traerá problemas-
Miyu lo habría tenido como un buen consejo si no fuera porque la tenía arrinconada contra una pared, encerrándole con sus musculosos brazos la huída hasta el fondo del pasillo. Lo peor es que su rostro estaba a escasos centímetros del suyo y su aroma era el mismo que desprendía Kei.
Creía que pasaría desapercibida a ojos de Kionaga pero el hecho de ser atractiva para él y el haberle conseguido sacar que no sólo conocía a Kei sino que también estuvo saliendo con él, le tuvo que seducir..........seducir la idea de ligarse a la ex de su primo
-¿Problemas? Yo creo que el único problema eres tú-apenas le salían las palabras, estaba muy nerviosa pero también se estaba enfadando muchísimo. Le atacaba de los nervios ese tío y le había soltado lo de que había salido con Kei, más para darle a entender que no salía con tipos como él que a modo de información.
-Yo soy la SOLUCION a todos los problemas nena. Mi primo Kei es un nenazas romántico que le encanta salir con una sola mujer, cuando si quisiera podría salir con todas las que quisiera. Vamos, sal conmigo...-se acercó aún más y antes de poder besarla a Miyu se le fue la mano hacia su rostro, dándole una fuerte bofetada
-Ese es el problema Namura, que yo no salgo con un tío que sale con unas y con otras chicas por diversión. A mi me gustan los chicos como Keisuke
Dicho esto Miyu se encaminó hacia la casa, muy enojada y afectada. Había ido hasta Kyoto para olvidar y sólo hacía recordar, es más pensaba que tal vez se estaba equivocando con Kei. Recordó la última vez que hablaron...bueno que habló ella porque parecía que él quería decirle algo importante pero ¿cómo estaba segura que no era para decirle que estaba enamorado de Yuka y que iba a salir con ella, que lo sentía? Pero por otro lado ¿y si era para decirle que estaba equivocada, que no sentía nada por Yuka? Ya no estaba segura de nada.

Todavía no habían llegado al piso las demás chicas, por lo que se puso a ver la televisión cuando alguien llamó a la puerta. Miyu se extrañó. Que supiera tanto Sakurako como Alema llevaban sus respectivas llaves...¿o no?
-Enseguida voy...
Por un instante se le pasó por la cabeza que fuera Kionaga que venía a seguir hablando con ella (más bien flirteando) así que se preparó para dejarle igual la otra mejilla. Pero al abrir la puerta se encontró con la última persona que esperaba ver allí
-¿Qué haces tú aquí?


Notas de autora:
¡Noooooo! No estáis viendo una alucinación, soy yo. Aunque os doy permiso para que me linchéis, me matéis, me echéis del foro por haber estado cerca de un año sin seguir la historia.
Pero he tocado palmas cuando en mitad del tiempo de estudios me ha venido la inspiración y he podido terminar este capi que creía que jamás terminaría. Voy a tener que estudiar este hecho tan paranormal (y tan normal que se está convirtiendo a mi) de que puedas escribir cosas en época de exámenes importantes XD. Supongo que la culpa la tiene el haber estado más de una docena de episodios del anime de la familia crece y que me estoy bajando por emule. También supongo que por haber estado leyendo otros fics de la familia crece que me gustan, que ha hecho que me vengan ideas para seguir.
A diferencia de lo que dejé al final del último capítulo, sólo he metido lo primero que puse, no lo segundo. He preferido meter las últimas frases y dejar de la mano del misterio lo que les pasa a Koh y Yukiko y quién les observa. También hay un ligero cambio de ideas en esta parte pero ya lo comentaré en adelante,
En fin, yo espero poder continuar hasta el final, aunque intentaré no enredar más las cosas para que no vuelva a atascarme de mala manera.

Espero que no me tireis muchos tomates :soytonto: :sweat:
"And like your you were my light in the dark, now I will be the guardian that she protects to you, the angel who guards by you"
Avatar de Usuario
Ayko^chan18
Otaku-san
 
Mensajes: 115
Registrado: 07 Sep 2004, 21:22
Ubicación: Más cerca de ti de lo que crees

Notapor Ayko^chan18 » 21 Ene 2007, 18:39

CAPITULO VEINTIDÓS: Aclaraciones y arrepentimientos

-Dadme todo lo que tengáis-Koh y Yukiko se volvieron estupefactos hacia la persona que llevaba un rato observándolos. Desde luego no tenía pintas de ser alguien que se dedicara a asaltar a la gente y no llevaba ningún arma a la vista: era un chico que parecía un poco más mayor que ellos, con una barba de varios días y con una vestimenta deportiva bastante impecable. Las apariencias engañan.
-No tenemos nada-Koh estaba inseguro y cogió a Yukiko de la mano, con fuerza y se puso en pie con ella. Se irían en cuanto pudiesen
-Dadme todo lo que llevéis encima o lo pagareis caro-el joven no mostraba emoción ninguna, los miraba frío y con una mano en uno de sus bolsillos, un gesto nada alentador.
-Ya te hemos dicho que no tenemos nada que darte-repitió Koh, que miraba con prudencia la mano del bolsillo y sujetaba ahora del brazo a Yukiko. Parecía que la posibilidad de salir de allí sin problemas parecía cada vez más improbable, el joven estaba dispuesto a llevarse cualquier cosa de valor
-Koh, dale lo que sea y así nos vamos-le susurró Yukiko
-No pienso darle nada a este imbécil-Koh parecía alterado pero era causa de los nervios y del temor por lo que pudieran hacerles, sobretodo a Yukiko.
-Muy bien chaval, tú te lo has buscado-dijo amenazante, sacando del bolsillo la mano...que sujetaba efectivamente una navaja.
-¡Nooo!

Tenía ante sí a Yuka con dos sendas maletas y con una sonrisa triste pintada en su cara. Vestía con ropa de abrigo y tenía aspecto de haber hecho un largo viaje sin apenas dormir.
-Hola Miyu......ya sé que te sorprende pero ¿puedo pasar?
-Cla-claro-Miyu la ayudó a entrar su equipaje y después la acomodó en el salón del piso compartido. Luego fue a la cocina y le preparó un café y se lo sirvió. No se lo pidió pero se lo agradeció. Tras un largo silencio en el que Yuka tomó el café, Miyu decidió preguntar eso que le atormentaba desde hacía rato.
-¿Por qué has venido aquí? ¿Cómo me has encontrado?-Yuka hizo un gesto para que no siguiera preguntando, pidiéndole así que la dejara explicarse.
-Tuve una larga conversación con tu tía, en la que le expliqué lo que te voy a explicar y me dijo donde ibas a estudiar y donde residirías nada más llegar a Kyoto. Así que antes de ponerme en camino me las ingenié para averiguar todo lo que necesitaba: donde estaba tu zona residencial, que transportes tenía que coger, los horarios de salida de trenes y metros…
-O sea, que te lo has preparado bien este viaje. Supongo que es importante lo que me tienes que decir ¿no?-dijo Miyu con sorna, algo que Yuka ignoró porque conocía muy bien a su amiga y porque sabía que estaba herida con todo.
-Sí, así que te pido que me escuches, sin replicar-le pidió con mucha seriedad. Miyu pensó que no tenía nada que perder por lo que se sentó frente a ella y poder mirarla a los ojos.
-Bien, cuéntame-Yuka aspiró aire y comenzó su relato, de nuevo con una sonrisa triste
<<Todo empezó aunque te sorprenda, con mi corte de pelo. Sí, este corte que me di con la intención de que los ligues de mi hermana dejaran de confundirme con ella. Por lo visto a Karin no le hizo mucha gracia que me diera este corte de pelo pero no me lo dijo, prefirió callar y hacer lo que nunca debió de hacer: vengarse. La última pelea que tuvimos debió de ser el desencadenante de todo, lo que hizo que tomase su decisión…y cuando toma una decisión así no hay quién la pare. Es capaz de pasar por encima de todo el mundo, incluso por encima de sus mejores amigas para conseguir lo que quiere.
Como podrás intuir, no me di cuenta de lo que estaba haciendo hasta que ya tenía los problemas encima. Al principio no me tomé a mal el que no me dirigieras la palabra, pensaba que estabas agobiada con los exámenes de acceso y demás. Pero seguía pasando el tiempo y seguías sin dirigirme la palabra……entonces hablé con Tokita>>
-¿Con Tokita?-interrumpió Miyu sin poder evitarlo, pero la mención de Tokita la puso nerviosa. Debió haber intuido que no cumpliría su palabra y que hablaría con Yuka por ella.
-Sí, con Tokita Suou, ese chico que tanto aborreces-Yuka sonrió más ampliamente, rozando la ironía-y que si no llega a ser por él no estaría ahora mismo aquí-Miyu agachó la cabeza avergonzada, acordándose del momento en que se desahogó con él.
<<Fue él quién, recién terminados los exámenes de acceso, vino a mi casa a echarme una buena bronca. Me dijo de todo, tendrías que haberlo visto. Claro que al igual que mi hermana, tengo mi mal carácter y empezamos a discutir

FLASH BACK
-¡Eres una maldita traidora y una zorra!
-¿¡QUÉ!? ¿Con qué derecho vienes a mi casa a insultarme?
-¡Con el mismo derecho que te dedicas a traicionar a tu mejor amiga!
-¿Cómo qué…cómo que traicionar a mi mejor amiga?
Me quedé estupefacta y se me quitaron de inmediato las ganas de pelearme con él, que seguía igual de sulfurado sino más. No había nadie en mi casa que pudiera oír nuestras gargantas desgañitándose en insultos y palabras malsonantes………excepto, claro está, mi querida hermana. La cual tuvo la dignidad de bajar por las escaleras y entrar en el salón, el lugar donde Tokita y yo nos encontrábamos.
-¿Qué pasa aquí?-Tokita y yo la miramos algo sorprendidos porque no la esperábamos
-Nada Karin, sólo le estaba dejando algunas cosas claras a tu hermana. Me temo que no tiene ni idea de lo que es amistad, lo que es lealtad o lo que es respeto. Así que se lo estaba recordando
-¡No sabes de qué hablas imbécil!
-¡¿No serás tú la que no recuerda lo que ha hecho?!
-¡Tienes razón! No lo recuerdo, así que a lo mejor el señoríto quiere inspirarme y recordármelo ¡¡¿no?!!
Desvió su mirada hacia otra dirección, curiosamente hacia mi hermana, que era testigo pasivo de la discusión. Entonces su gesto cambió, pasó del enfado a mostrarse desconcertado y por último abrir la boca como si hubiera comprendido de repente algo. Yo también me fijé en mi hermana preguntándome que demonios pasaba.
-Karin…dime una cosa ¿cuando te cortaste el pelo?
-¿El pelo? Pues…no hace mucho
-No hace mucho
Tokita puede llegar a tener una mirada muy profunda y llegar a intimidar. Una mirada que fijó en mi hermana durante el tiempo suficiente para ponerla nerviosa y hacerle confesar todo

FIN DEL FLASHBACK

-¿Qué tenía que confesar?-Yuka aspiró aire antes de decir lo que llevaba tiempo queriendo decirle a su mejor amiga para solucionar las cosas
-Que todo había sido cosa suya, que quién estuvo con Natchan aquel día…fue mi hermana, no fui yo
Miyu palideció y abrió la boca. Empezó a atar cabos y a darse cuenta de todo. Se sintió aliviada pero por otro lado muy avergonzada de cómo había estado actuando todo ese tiempo por no haber querido oír a nadie.
-Tokita explicó todo lo que tú le contaste, lo que tú viste aquel día-prosiguió Yuka-me pidió perdón por haberme insultado sin habérsele ocurrido que había sido mi hermana. Pero es que no la había visto todavía con el pelo cortado, igual que yo.
-¡Todo por una venganza!-exclamó Miyu reaccionando al fin-sólo porque tú te enfadaste con ella, arruinó mi relación con Kei.
-No exactamente. Antes de poder explicarse, Tokita y yo creímos lo mismo y le echamos una gran bronca. Después, con ojos rasos de lágrimas, me dijo que la intención inicial era cortarse el pelo, para que los tíos me siguieran fastidiando igualmente. Admitió que le había gustado Natchan de siempre así que, ese día, se le presentó una oportunidad magnífica para coquetear con él
-¿¡Y qué pasaba conmigo!? ¿¡No me tenía en cuenta!?-Miyu no podía creerse lo que estaba oyendo, no podía creer que la que creía su mejor amiga, le hubiera traicionado sólo por un…
-Parece ser que sí…de hecho luego pensaba decirle que todo era una broma. Quería coquetear un poco, hacerse pasar por mí…
-…y que todo era una maldita broma-terminó Miyu dolida
-Sí…sólo que no te vio de llegar y ni se imaginó que pudieras pasarte por allí, imaginaba más bien que estabas en casa estudiando. Así que nada, llevo a cabo su plan sin saber que había abierto la caja de Pandora y había desatado un desastre absoluto. No sabía que su venganza acabaría afectándote a ti y a Kei
-Kei-dijo Miyu recordando algo-¡Kei vino a verme antes de venir hacia Kyoto!-a Miyu le empezaron a brillar los ojos, una angustia que siempre había intentado invadirla y que siempre había reprimido, ahora afloraba dentro de ella
-Seguramente para poder explicártelo todo
Miyu se echó las manos en la cara y comenzó a llorar toda esa tristeza que llevaba guardando tanto tiempo.


Lejos de allí había otra chica llorando amargamente y sola en un hospital. Era tarde, muy tarde y apenas había nadie allí, sólo los médicos y enfermeros que estaban de guardia. Estaba paralizada del terror que había pasado y la tristeza que la embargaba, que no era capaz de llamar a nadie para decirles lo que había ocurrido. Todo había sido tan rápido y había sentido tanto pánico que aún le costaba asimilarlo
-¿Señorita?-la llamó alguien y tardó unos segundos en reaccionar y levantar la cabeza-¿es usted la novia de Koh Matsuyama?-era una enfermera
-S-sí-contestó a duras penas, Yukiko-¿c-cómo está?
-Me temo que tendremos que someterlo a una complicada operación y necesito el consentimiento de sus padres para realizarla. Así que me gustaría que se pusiera en contacto con ellos...¿o ya lo ha hecho?-Yukiko se quedó en silencio unos segundos, muy pálida “¿operarlo?” pensó angustiada
-N-n-no, no he llamado a sus padres. ¿Qué le van a hacer?-preguntó angustiada
-La hemorragia ha parado pero me temo que ha perdido mucha sangre y eso le está empezando a afectar gravemente a su corazón. No hay más remedio que intervenirle quirúrgicamente sino...puede morir
-¡NO! ¡Hagan algo!-repuso angustiada y casi histérica-¡tiene que vivir!-dijo sujetando a la enfermera
-Tranquilícese señorita, eso haremos pero necesito que sus padres firmen estos papeles-dijo enseñándole el fajo de papeles que traía en la mano
-¿Puedo hacerlo yo?
-¿Usted? ¿Está segura? ¿Sabe lo que conlleva....?
-¡Sí lo sé! Pero operarlo es mejor que nada ¿no cree?
Así pues, la enfermera le permitió firmar los papeles con la condición de que avisara a sus padres. Temblando, Yukiko fue a llamar desde la cabina que quedaba cerca. Estaba ausente, temiendo por la suerte de Koh, tanto que acabó llamando a su casa en vez de a la de Koh. Tardaron un buen rato en coger y quién lo hizo fue Hikaru
-¿Diga?-preguntó con voz ronca pero asustado, aún así, Yukiko lo reconoció
-¿¡Hikaru!? ¡Gracias a dios que cojes el teléfono!-gimoteó
-¿Yukiko? ¿Qué pasa?
-Ven al hospital, por favor, es Koh.....se va a morir-dijo antes de volver a echarse a llorar

CONTINUARÁ

Notas de autora: Una vez más, tardé un siglo en publicar, pero creo que ya he dicho muchas veces que este no es el único fan fic que escribo, pero sí el que más tengo abandonado. Aún así, en mis ratos libres la continúo y escribo poco a poco lo que queda de historia, que no creo que le quede mucho más a menos que se me ocurra una idea que pueda ayudarme a alargar más. Pero como suele ocurrir, la inspiración llega cuando menos lo esperas así que es posible que en estos días me venga esa idea.
Quisiera pedir disculpas, como siempre, por el retraso, especialmente a Beltayne, que ya hace más de un mes que me pidió que continuara. Espero que el capítulo compense el gran retraso y a ver si puedo seguir esta historia con más regularidad

Comentarios sobre el capítulo... creo que ya dije en su momento, que la situación planteada cuando Kei va a hablar con Miyu, antes de irse ésta a Kyoto, la escribí así para que me dejara muchas puertas abiertas. Venía a referirme a que no tenía muy claro si iba a dejar a Kei saliendo, no con YuKa, sino con Karin o lo iba a dejar con Miyu. Estaba a punto de decantarme con lo primero, pero cuando retomé la historia, y releí lo que llevaba de historia, decidí hacer lo que he hecho ahora, darles una nueva oportunidad.
Y sobre lo de Koh, creo que podéis imaginar lo que hizo el individuo pero sabréis más de esto, en próximos capítulos!!
"And like your you were my light in the dark, now I will be the guardian that she protects to you, the angel who guards by you"
Avatar de Usuario
Ayko^chan18
Otaku-san
 
Mensajes: 115
Registrado: 07 Sep 2004, 21:22
Ubicación: Más cerca de ti de lo que crees

Anterior

Volver a Historias y Fanfics

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 3 invitados

cron