LAURA Y JOSE (TERMINADA)

¿Escribes fanfics o historias originales? ¿Quieres enseñarlos? ¿Pedir opinión? ¡Este es tu foro!

¿Te gusta la historia?

Sí, me gusta mucho
1
20%
No, no me gusta
2
40%
Me gusta, pero se puede mejorar
2
40%
 
Votos totales : 5

LAURA Y JOSE (TERMINADA)

Notapor Meiko Akizuki » 01 Nov 2005, 16:18

Os gusta una historia como esta? Este es un resumen de ella, la escribi yo, así que por favor quien lea el resumen que me de su opinión y a ver si vale la pena o no seguir con ella. Se llama: Laura y Jose (Que os parece el titulo?)

Resumen de la historia :

Jose es un chico normal, inteligente y guapo que vive en Madrid. Tiene toda la vida arreglada, de color de rosa.
Y lo tiene todo: una novia que le quiere, un club de fans maravilloso, un montón de amigos, unos padres que le quieren y le pagan los estudios...
Pero un día en el mes de diciembre cuando quedaba menos para Navidad, conoce a Laura, una chica preciosa que intentará hacerle a Jose la vida imposible, mientras éste se enamora de ella.
Gracias a Laura la vida de Jose dio un giro de 180º, al igual que los sentimientos del chico. Jose le pedirá salir, pero Laura tiene novio, una hermana enamorada de Jose ( que es del club de fans de éste) y a parte tiene un hermano que se hace amigo de Jose.
¿Qué pasará? Los problemas de Jose, acaban de empezar.


______________________________________________________


Os ha gustado el resumen? Más o menos es eso, he intentado hacer una historia Shojo-manga pero en novela, llena de dialogos por todas partes. Salvo el 1ºcapitulo que salen más las descripciones del lugar y eso.

Nota.- Yo no soy de Madrid, he estado varias veces y me gusta mucho la ciudad. Por eso centre la historia allí. :love2:
Última edición por Meiko Akizuki el 22 Jun 2008, 17:06, editado 8 veces en total
"Tu libertad acaba donde empieza la del otro"
Avatar de Usuario
Meiko Akizuki
Friki-sama
 
Mensajes: 326
Registrado: 11 Jun 2005, 15:23

Notapor Ayko^chan18 » 02 Nov 2005, 00:24

Holaaaa me resulta interesante, a mi me encantaría leerla. Si no obtienes más respuestas aparte de la mía, no te preocupes es que este foro ultimamente está muy solitrario :S
"And like your you were my light in the dark, now I will be the guardian that she protects to you, the angel who guards by you"
Avatar de Usuario
Ayko^chan18
Otaku-san
 
Mensajes: 115
Registrado: 07 Sep 2004, 21:22
Ubicación: Más cerca de ti de lo que crees

Una historia de amor y culebrones ¿Os gusta?

Notapor Meiko Akizuki » 02 Nov 2005, 01:24

Tranquila, si es así de verdad que incluso la publicaría solo por ti en el foro. Yo esa y otra hª mía me las he leido montones de veces, me encantan mis historias. :love2:

Bueno byebye
"Tu libertad acaba donde empieza la del otro"
Avatar de Usuario
Meiko Akizuki
Friki-sama
 
Mensajes: 326
Registrado: 11 Jun 2005, 15:23

Notapor Ayasan » 02 Nov 2005, 17:30

Que de tiempo sin pasarme por este foro.

Bueno, el resumen parece interesante. Publicala para que pueda dar mi opinion ^^.
Avatar de Usuario
Ayasan
Sensei
 
Mensajes: 1276
Registrado: 30 Abr 2003, 20:01
Ubicación: Organizacion JuOhCho, division Shoka, seccion 6.

Publicación del primer capitulo (la 1/2 del capitulo)

Notapor Meiko Akizuki » 02 Nov 2005, 19:23

Bueno, lo dicho ahí va:

Capítulo I : El instituto de Jose.

Era un día normal de invierno y de instituto como cualquier otro (estaban ya en el mes de diciembre) y Jose tenía ya todo el día ocupado :
Primero hacer los deberes ( después de clase ), después salir e ir a algún sitio y luego pasarse todo lo que le quedaba de tarde fuera del instituto (pues era un internado y por lo tanto tenía que dormir allí.)
Por la noche volver al instituto e ¿irse a la cama a dormir?
Irse a la cama era algo que para él y sus compañeros no existía, ( siempre iban a la discoteca hasta las x horas).
Jose era rubio, alto, delgado, misterioso, simpático y sobretodo muy bromista (especialmente con John). Tenía los ojos azul oscuro. Normalmente vestía con una chaqueta de piel negra, unos pantalones azul marino, una camisa blanca y zapatillas blancas o azul oscuro.
A él no le gustaba estudiar, pero de todas formas estudiaba y sacaba muy buenas notas (era muy inteligente).
Aquel día se levantó como cualquier otro día (de hacer la siesta) y al primero que vio fue a John, su eterno rival y mejor amigo. John era un chico simpático, con el pelo castaño y rizado , de peso normal ; él era alto ( pero no tanto como Jose ). Vestía con vaqueros, zapatillas y un sueter marrón claro.
Se dijeron buenos días y después:
Jose. - John, ¿hay alguna novedad?
John se queda pensando y le contesta:
John.- Pues..., sí. Va a venir una tía nueva a nuestra clase.
Jose.- ¿sabes como se llama?
John.- No lo sé, pero me parece que es estadounidense nada más.
Jose.- John, ¡no te había preguntado de dónde es! ¡si no su nombre!
Elías un compañero de ellos, se acerca y se une a la conversación. Elías era casi igual de alto que Jose,castaño,musculoso y un poco gordo.
Era un poco golfo e inocente, pero en general era buena persona. El vestía con pantalones marrones largos, zapatillas negras y un sueter blanco con dos rayas rojas verticales. Tenía novia, ella se llamaba Elisa. Era una chica elegante y madura, morena, de ojos marrones y bastante delgada. Casi siempre vestía con unos pantalones elásticos azules y una camisa blanca ajustada y en los pies llevaba zapatos negros de tacón.
Elías.- Chicos, ¿vais a estar toda la vida discutiendo?
Jose.- Sí. Hasta que John se muera.
John.- ¿Y por qué no te mueres tú? Yo no quiero.
Jose.- Vete a la porra.
John.- Vete tú.
Elías.- Tranquilos, haya paz. ¿Sabéis que nuestra nueva compañera tiene un nombre un poco raro?
Jose y John.- ¿cuál? (y se miran el uno al otro con mala cara durante 7 segundos).
Elías.- Pues se llama: Bianca.
Jose.- Pues sí que es raro.
John.- No es raro, es bonito.
Jose.- Siempre tienes que llevar la contraria.
John.- Eso es lo que siempre me haces tú.
Elías.- ¡Callad! Ya de una puñetera vez.
Jose.- Elías, chillar en el colegio es de mala educación.
John.- Es verdad, ¿no te lo han enseñado tus padres Elías?
Elías.- Chicos, como no nos demos prisa llegaremos tarde.

Cada uno se va corriendo hasta su clase, pero a pesar de eso los tres llegan tarde. Así que se esperan en el pasillo a la próxima clase.
Jose y John a los cinco minutos se ponen a discutir.
Jose.- John, ¡hemos llegado tarde por tu culpa!
John.- Yo no tengo la culpa. ¡La tienes tú por correr como las tortugas!
Jose.-Yo no soy una tortuga. ¡Eso lo eres tú!
Al momento se les acercó una chica pelirroja, que les dijo:
C.-Chicos no gritéis que molestais a las demás clases y saldrán a llamaros la atención.
Jose y John.-Vale, ya no gritaremos más, guapa.
La chica se sorpredió de la respuesta y les pregunto:
C.- ¿A todas las chicas les contestais lo que quieren oir y después les llamais guapas?
Jose y John.- No de momento sólo a ti, y por cierto, ¿cómo te llamas?
C.- Yo, Laura. ¿y vosotros?
Jose.- Yo me llamo Jose y éste tonto John.
John.- Si, claro éste palurdo. Si yo soy muy...¡tonto!¡Jose te mato!
Mientras John decia esto, Laura y Jose se reían, había caido como un tonto.
John.- Pero, ¿no te llamabas Bianca?
Jose.- John, pareces tonto pues no te ha dicho ya como se llama para que mezclas las cosas.
Laura.- Bianca es mi hermana mayor y tu amigo no se ha equivocado, si vais a 2º de bachiller.
Jose.- ¿Qué curso haces?
Laura.- Yo hago 1º de bachiller.
Jose.- ¡Que lástima por un año!
Laura.- ¿Haces 2º?
Jose.- Por desgracia, sí. Y además tengo que aguantar a éste pesado como compañero.
Laura.- ¿Os sentais juntos?
Jose.- Sí, que mala suerte ¿no?
John.- ¡Oye,tú! ¡que no me dejas hablar!
Laura.- No he dicho antes que en el pasillo no se chilla.
Jose.- Es verdad tonto, en el pasillo no se chilla.
John.- Laura, ¿de qué es esa hoja que llevas en la mano?
Laura.- ¡Ah, es verdad! Que tengo que hacer unas fotocopias. Ya se me había olvidado, gracias por recordarmelo.
Jose.- ¿Quién es tu tutor?
Laura.- Se llama Luz.
John.- ¿La jefa de estudios?
Laura.- Pues sí, y ahora bueno me voy a fotocopiar esto. Adios.
Jose.- Adios, Laura.
Y ella se fue a hacer las fotocopias, mientras ellos siguieron esperando a entrar en clase a la siguiente hora. Esta vez sin discutir, sólo pensando en sus cosas y en Laura.
Laura era una chica pelirroja tirando a amarillo, alta, delgada, simpática, extrovertida y de ojos azules.

Ella vestía con unos pantalones morados elásticos con flecos al final , una camisa blanca ( no demasiado elástica, porque a Laura no le acababan de gustar las prendas elásticas ) con dos rallas moradas ( iguales que el color de pantalón ) en las mangas, una chaqueta blanca de piel y unas zapatillas blancas, con los cordones morados , ( tenía cordones de todos los colores, según la ocasión se ponía unos u otros ). En ese momento llevaba el pelo recogido en una coleta. Tenía el pelo liso.
Lo que ellos todavía no sabían era que ella era muy cariñosa e inteligente. A Jose le llamó la atención que ella hablara de forma tan natural con él cuando las otras chicas parecía que le tuvieran miedo y también su forma tan poco habitual de vestir. Y eso era porque a todas les gustaba Jose y por lo tanto a todas les gustaría salir con él.
Una vez salió el profesor de 1ª hora de la clase de Jose y John, ellos dos entraron dentro. Al entrar nadie se inmutó a excepción de las chicas, a las cuales les gustaba mucho Jose.
Allí también estaba Ana, la novia de Jose, por tres meses según el trato que habían hecho. Jose era muy exigente con las chicas, por lo que implicaba que él no salía con cualquier chica. Ana era de altura normal, ni alta ni baja, pesaba lo que pesaban el 50% de las chicas y era como todas, solo se diferanciaba por su voluntad para hacer algo, que si quiere hacer algo no se lo piensa 2 veces y lo hace.
Casi todas las chicas de su clase y de los demás cursos tenían miedo de hablar con él y nadie sabía el porque.
La clase de Jose tenía las mesas colocadas en grupos ( 3 mesas juntas, 2 mesas juntas ...), tenía una pizarra verde de un metro o así que tenía ruedas en las patas y de esa manera si alguien no la veía bien se movía de forma que la pudiera ver mejor.
Su clase tenía cinco ventanas, de las cuales solo cuatro permanecían abiertas durante las clases, porque la pizarra estaba delante de una de ellas.
De pronto, Jose observó como uno de sus compañeros lanzaba un trozo de tiza hacia un compañero que estaba delante de una de las ventanas.
El compañero se aparto y la tiza dió a uno de los cristales de la ventana, se formó una grieta bastante visible, pero los compañeros de Jose taparon la grieta con la ayuda de la contraventana de madera que tapaba los cristales.
Uno de ellos.- Esperemos que nadie se dé cuenta.
Otro.- Esperemos que así sea Dani. Pero, ¿y si lo descubren que les decimos?
Javi.- Pues, les podemos decir que una paloma ha chocado con el cristal.
Jose.- ¿Qué te crees tú que alguien se va a creer eso?
Alex.- ¿Qué sugiere el maestro?
Jose.- ¿Quién ha tirado la tiza?
Silencio en la sala, nadie la había tirado. Jose les miró a todos uno por uno y nadie parecía querer hablar.
Jose .- Bueno, está bien. El cristal se ha roto solo.¿eso queréis?
Javi.- Se ha roto del tº que lleva ahí; por que este internado es muy viejo.
De pronto, todos se callaron y volvieron a sus sitios. Había llegado la profesora de matemáticas, que también era la tutora de Jose. Y empezó la clase, durante la duración de ésta , todos estaban pendientes del cristal. La profesora era muy buena explicando matemáticas y poniendo castigos. Se llamaba: Luz. Iba como una bala a todas partes, y siempre era dificil encontrarla cuando la necesitas. Era simpática, dura, comprensiva,... en general buena persona y amiga de los que la necesitan para algo.

________________________________________________________

Hasta aqui la primera mitad del capitulo 1. ¿Que os parece?
Última edición por Meiko Akizuki el 20 Jun 2006, 13:38, editado 1 vez en total
"Tu libertad acaba donde empieza la del otro"
Avatar de Usuario
Meiko Akizuki
Friki-sama
 
Mensajes: 326
Registrado: 11 Jun 2005, 15:23

Notapor Ayko^chan18 » 04 Nov 2005, 23:55

Es bastante entretenida, la verdad, me gusta bastante, pero si te gusta escribir y quieres mejorar, puedo darte mi más sincera opinión si te lo tomas a bien
"And like your you were my light in the dark, now I will be the guardian that she protects to you, the angel who guards by you"
Avatar de Usuario
Ayko^chan18
Otaku-san
 
Mensajes: 115
Registrado: 07 Sep 2004, 21:22
Ubicación: Más cerca de ti de lo que crees

Una historia de amor y culebrones ¿Os gusta?

Notapor Meiko Akizuki » 05 Nov 2005, 20:55

Información: Lo de la tiza es veridico (ocurrió en mi clase cuando iba a 4ºESO). 8)


Bye bye

Pronto pondré la 2ªparte el primer capitulo.
"Tu libertad acaba donde empieza la del otro"
Avatar de Usuario
Meiko Akizuki
Friki-sama
 
Mensajes: 326
Registrado: 11 Jun 2005, 15:23

HOLA DE NUEVO

Notapor Meiko Akizuki » 21 Feb 2006, 19:59

La tenía un poco olvidada la historia, pero al ver el numero de visitas me he animado a continuarla. Ahí va la segunda parte del primer capitulo:

Vestía con pantalones anchos y azules, una camisa blanca ajustada y zapatos negros de tacón. Llevaba su pelo negro rizado recogido en una coleta. Tenía los ojos marrones, de peso normal y era alta.
Por eso a todos les daba miedo que descubriera el engaño, y lo destaparon cuando ella se fue. El profesor de antes del descanso (era el de ciencias de la tierra, en sustitución del de biologia que estaba enfermo), al cuál le enseñaron el cristal roto, se creyó toda la historia que le contaron. En fin que era buen profesor, pero muy blando (porque no solía poner castigos). Se llamaba: Felipe. Y el de biologia, se llamaba: Alberto y la de química se llamaba: Julia.
Al llegar la hora del descanso, Jose y John salieron al patio con los demás.
Cuando llegaron, volvieron a ver a Laura, la cual estaba abrazada a un chico.
Jose. - ¿Quién será ese tío?
John. - ¿Cuál el que está abrazando a Laura?
Jose. - Sí, está incumpliendo las normas.
Y Jose se fue directo a ellos dos, dejando a John un poco confuso.
John. – Espera un momento, ¡¿Qué normas se ha saltado?! ¡Jose!
Cuando Jose, seguido de John, llegó donde estaban los tortolitos, les interrumpió suavemente su sueño y les devolvió a la realidad.
Jose. - ¡Oye tú! ¿Sabías que estás incumpliendo las normas?
El chico, se giró y se sorprendió. Pareció entenderle a medias pues al igual que Laura, él era estadounidense, y no sabía demasiado español.
El chico. - ¿Qué es las normas?
Jose. – Que las incumples.
Laura se lo tradujo al inglés, y de esa forma Blaine lo entendió todo.
Blaine. – OK, ¿Cómo te llamas?
Jose. – Yo, Jose. ¿Y tú?
Blaine. – Soy Blaine. Soy americano, y no sabía que en los internados españoles, uno no se puede abrazar con su novia.
Jose. - ¿Es tu novia? Claro, por eso eres tan tonto.
Blaine no sabia lo que era un “tonto” así que se quedo sin saber que decirle, se creía que era un halago hacia él.
Laura. - Oye, tú. ¿Vas a dejar de molestarnos? ¿Piensas irte, algún día?
Jose. – No lo sé, quizás si vuestra excelencia fuera capaz de concederme el permiso “para salir con ella”, me iría.
Blaine no había entendido nada, John y Laura sí, pero lo que no sabían era que era una pregunta trampa.
Laura. – Vale, te lo concedo, pero lárgate ya.
Jose. – Vale, ¿A que hora te viene mejor?
Laura. - ¿Qué estás diciendo? ¡Yo no he quedado contigo!
Jose.- Antes te lo he preguntado y me has dicho que sí, a cambio de que yo me fuera.
Ella reflexionó y se dio cuenta del engaño, por lo que no tuvo otro remedio que aceptarlo.
Jose. – Bueno, te espero en la salida. Y ven sin el mamarracho ese que tienes delante, y que no tiene gusto por la ropa. Adiós.
Laura asintió con la cabeza, pero al mismo tiempo sentía rabia, a ella no le gustaba salir con los creídos y chulos (que era la idea que tenía de Jose).

Blaine se quedó extrañado mirando como Jose se iba. Blaine era un chico poco más alto que Laura, de ojos marrones, castaño, llevaba el pelo corto, la raya en medio, era de peso normal y hacia el mismo curso que Jose. Vestía con pantalones azul marino con un bolsillo en cada lado, un suéter naranja y zapatillas azul oscuro.
Jose y él tenían un año más que Laura, es decir, ellos tenían 17 años y Laura 16.
Cuando terminó el recreo cada uno volvió a su clase, y antes de que llegara el profesor, las compañeras de Laura le preguntaron que le había dicho Jose.
Una chica.- Vamos di nos que te ha dicho.
Laura.- Pues dice que está prohibido abrazarse en público, pero yo creo que eso es mentira, pero...podría ser verdad, ¿no?
Otra chica.- Eso es verdad y mentira. Porque aquí dejan abrazarse, lo que pasa es que está mal visto por los profesores.
Laura.- Gracias por la información, Esmeralda.
Y llegó el profesor. Tenían inglés, así que les tocaba : Víctor. Que era un poco temido por todos. El era simpático, duro con su materia (siempre les mandaba algo de faena), despistado (se le olvidaban a menudo las cosas y pedía a sus alumnos que se las recordarán), en general buen tutor y profesor, pero no parecía gustarle mucho la faena (exceso de faena para él y tampoco tener demasiadas responsabilidades, a pesar de que era el director). Vestía con zapatos azul marino, una camisa negra y pantalones marrones de sport.
La clase de Laura tenía dos puertas en paralelo, cada uno entraba por la que le daba la gana, también tenía dos ventanas altas y anchas como las de la clase de Jose. La clase era rectangular.
Tanto Laura como Jose habían elegido la rama de: ciencias de la naturaleza y de la salud. Pero ninguno de los dos tenía claro lo que quería estudiar.
Cuando terminaron las clases, Laura se fue hacia su habitación que estaba en un edificio diferente del de donde daban las clases.
De camino vio de nuevo a Jose y a John, está vez hablando pacíficamente.
Se sorprendió y decidió no decirles nada, por si se ponían a armar escándalo.
El edificio tenía tres pisos, y allí también si ellos querían podían comer y cenar, pero normalmente se iban a hacerlo fuera, es decir, a los restaurantes, bocaterías, bares, pizzerías,... de la zona.
Cuando Laura estaba entrando al edificio, Jose se encargo de recordarle algo.
Jose. – Oye, Laura que no se te olvide, hoy a las ocho y media para que te de tiempo a hacer la faena.
Laura. – Gracias, por el interés tomado.
Jose. – De nada. Hasta luego.
Y después Esmeralda le preguntó a que se refería y Laura le dijo que seguramente, Jose le quería enseñar las normas del internado, de una manera no muy aburrida, pero pesada. Cuando Laura llego a su habitación, se sentó en su silla de estudio y se puso a hacer los deberes, y a estudiar.
Todas las habitaciones eran iguales, dos armarios roperos por habitación, dos camas por habitación, dos mesas de estudio (con un estante al lado de cada mesa) por habitación y cada habitación tenía una ventana en el dormitorio y otra en el baño. El baño tenía un vater, un lavabo y un bidet. Por supuesto la habitación y el baño tenían calefacción de gas natural, para que no pasaran frío.

Las duchas estaban en el 2º piso y había dos baños de duchas, uno para los chicos y otro para las chicas, cada uno era libre de ducharse cuando quisiera, pero cuando había problemas, el tutor de los alumnos correspondientes ponía orden para la utilización de las duchas. También había baños colectivos de lavabos y váter por el instituto.
La compañera de habitación de Laura era Ana, la novia de Jose, y por supuesto que Ana no sabía nada. Cuando Ana llegó, también se puso a hacer los deberes y no dijo nada a Laura, porque estaba muy concentrada en su trabajo.
Mientras Jose, también estaba haciendo su faena, pero un poco nervioso por su futura cita. Su habitación era igual que la de Laura.
Y por lo tanto, tenía un compañero de habitación, él se llamaba David, que acababa de entrar nuevo al internado (Jose no sabía que era el hermano mayor de Laura, tenía 17 años). Y justo en el momento en que Jose llevaba 10 min. haciendo su faena, David entró por la puerta. David era un chico guapo de ojos azules, castaño y fornido (no tanto como Elías). Solía vestir con pantalones marrones con bolsillos laterales, un suéter rojo con las mangas blancas, y con zapatillas blancas.
Era tan alto como Jose, y pesaba más o menos igual que Jose.
David.- ¿Cómo has pasado el día?
Jose. – Bien, pero ahora no me descentres, que la química es muy difícil.
David.- OK. Yo también haré la faena.
Y David se sentó a hacer él también los deberes y a estudiar. El iba al igual que Blaine, al mismo curso que Jose, pero a una clase diferente. (Habían 2 clases por rama, eran un total de ocho clases por curso, y a veces tenían que añadir una 3ª para una rama, en la cual había mucha gente para dos clases de 30 personas aproximadamente cada una).
Ellos tenían que empezar las clases cada día a una hora diferente, aquel viernes las habían empezado a las 10:30 y terminado a la 13:00 (por la mañana), y por la tarde de 15:30 a 17:30, (eso era los viernes).
Los lunes y los miércoles eran solo por la mañana de 8:00 a 14:00.
Los martes y los jueves eran por la mañana y por la tarde, de 8:30 a 13:30 y de 15:30 a 17:30.
Una vez Jose, tuvo terminada la faena para la semana siguiente, pues se había pasado desde las 18:15 hasta las 20:15, dos horas seguidas más las que utilizaría del fin de semana , cogió algo de dinero, le dijo a David adiós y se fue, David no tuvo tiempo de preguntarle ni donde iba ni nada.
Jose fue puntal, a las 20:30 estaba ya esperando a Laura. Laura llego 5 minutos después, por que había tenido algún que otro problema.
Jose. – Llegas tarde.
Laura. – Ya lo sé, listo.
Jose. – ¿A dónde quieres ir?
Laura.- Al cine, casi todos los viernes tengo por costumbre ir al cine.
Jose.- Y bien, ¿qué película quieres ver? Lo digo para ir a un cine o a otro.
Laura.- Pues, me apetece ver... Matrix, revolutions. Para practicar español, por qué esa ya la vi antes de venir a España.
Jose. – OK, yo todavía no la he visto. Y la quería ver. Vamos a los multicines.
Laura. - ¿Los multicines de Madrid? ¡Qué bien suena eso!
Jose.- Que rara eres.
Y llegaron a los multicines de Madrid situados en la Gran Vía, la película estaba a punto de empezar, la ponían a las 20:45.
Así que compraron las entradas y entraron al cine. Se sentaron juntos porque había poco sitio.
La película la disfrutaron en silencio, riéndose cuando les hacia gracia algo, etc.
Cuando la película acabó, cada uno dio su opinión sobre ella.

Laura.- A mi me gustó más la 1ª que esta. Aunque por lo general nunca te enteras de que va realmente la película.
Jose.- Tienes razón. Y a mi me gustó más la 2ª.
Laura.- Bueno, cada uno a su rollo.
Jose.- ¿Qué has querido decir con eso?

Mientras ellos mantenían la discusión sobre la película y caminaban hacia la salida, se cruzaron con Ana y unas amigas de ésta. También con Blaine y David que iban a la sesión de las diez y cuarto. Laura y Jose no les vieron, pero los otros a ellos, si que les vieron.
Y se sorprendieron de verlos juntos hablando tan tranquilamente, ya que se acababan de conocer y ya iban juntos al cine. Se quedaron sin palabras, pero con muchas preguntas en la cabeza.
Decidieron ir a cenar a una pizzería de telepizza, porque tenían hambre. Laura era indiferente a la hora de cenar en grupo o en parejas con un chico o con una chica, o mezclado. Lo único que no podía aguantar era comer con machistas. Ella pidió una pizza barbacoa pequeña y Jose pidió la misma, el camarero después de oírles les sugirió que pidieran una mediana o familiar barbacoa.
Laura.- Bueno, si no nos ve nadie comer de la misma pizza bien, pero... si nos tiene que ver alguien conocido...
Jose. – Pónganos una mediana barbacoa. (A Laura) Déjate ya de tonterías que aquí nadie nos verá.
Cuando terminaron de cenar, se volvieron de camino al instituto. Eran las 23:30. Jose estaba un poco cansado de toda la semana, pero aún así fue un ratito con Laura a una discoteca que estaba a unas tres calles de su instituto. Estuvieron allí hasta la una y media de la noche.
Después volvieron a su instituto donde cada uno se fue a su habitación, y curiosamente quedaron para el sábado que ya hablarían (el día siguiente era viernes, faltaban dos días para el sábado). Estaban un poco bebidos. (Porque si no fuera así Laura le habría dicho que se fuera a la mierda.)
Aunque al día siguiente digan lo contrario, tanto el uno como el otro se lo habían pasado bien. Pero, ¿Y Blaine y Ana que piensan de todo esto? ¿Jose y Laura harán esto más veces? ¿Seguirá Laura teniendo manía a Jose? ¿Se habrá Jose enamorado de Laura?

FIN DEL PRIMER CAPITULO
________________________________________________

PROXIMAMENTE EL SEGUNDO [wave]
Última edición por Meiko Akizuki el 20 Jun 2006, 14:24, editado 1 vez en total
"Tu libertad acaba donde empieza la del otro"
Avatar de Usuario
Meiko Akizuki
Friki-sama
 
Mensajes: 326
Registrado: 11 Jun 2005, 15:23

hola

Notapor Meiko Akizuki » 26 Feb 2006, 23:36

Publicación del 2ºcapitulo

Capítulo 2 : El club de fans de Jose y Laura

Al día siguiente de haber salido con Jose, todos les hacían muchas preguntas, pero ninguna era contestada. Era por la mañana, al acabar las clases fueron al comedor a comer. El comedor estaba en el primer piso, por no decir piso cero.
El comedor era grande y tenían que hacer varios turnos de alumnos y hacer colas larguisimas porque allí no cabían todos. Era rectangular tenía mesas rectangulares de 2 m cada una habrían unas 20. Fuera había dos lavabos (fuera del comedor, no llegando a estar en el exterior del local). Las sillas eran de plástico, de asiento cuadrado y de respaldo rectangular y estrecho.
Al llegar tenían que coger una bandeja e ir llenándola de cosas a medida que vas pasando por la barra. Después eliges una mesa y tus acompañantes para comer lo que has elegido, cada día hacían una comida diferente des de espaguetis hasta carne o pescado a la plancha.
Ah! Y para que todos sin excepción pagaran la comida les mandaban pasar a cada alumno una tarjeta magnética por una máquina que después pasaba los datos a un ordenador donde aparecía el nombre del alumno/a. También había un vigilante para comprobar que nadie entraba sin pasar la tarjeta por la máquina. Los profes comían en un comedor diferente o cada uno en su casa.
(Y después en las clases de la tarde...) Tanto Laura como Jose estaban hartos del agobio de gente a cada segundo, todos pendientes de si salían o no, de si iban a algún sitio de si hablaban con alguien, en fin, todos eran como los periodistas esos que no dejan vivir a los famosos.
Al terminar las clases de la tarde: se fueron sin decir nada.
Una vez fuera en la puerta del instituto... (los demás les buscaban dentro)
Laura.- Te mato. Mira en que lío me has puesto, por tu culpa ahora soy el centro de atención.
Jose.- ¿Y yo que no lo soy?
Laura.- ¿Tu? Siempre lo has sido. Con lo tonto que eres y encima golfo.
Jose.- ¿Golfo? Todavía no me conoces y ya me llamas golfo. Esto es increíble, me la intento ligar y la tía dice que soy un golfo.
Laura.- ¿Tienes novia verdad?
Jose.- Pues... la verdad es que sí. Pero, tengo por costumbre cambiármela cada 2 meses cuando ya me he cansado de ella.
Laura.- Eres un auténtico golfo.
Jose.- ¿Quieres que arreglemos este lío?
Laura.- Pues no estaría mal, ¿y como lo harás?
Jose.- Eso ya es cosa mía.
Laura.- No me fío de ti.
Jose.- Pues te aguantas, yo voy a solucionarlo todo. No quiero que vayan diciendo por ahí que salgo con una bruja hechizada.
Laura.- ¿Con una bruja hechizada? Presiento que hoy acabarás en el hospital.
Jose.- ¿Así? ¿Y por que lo presientes? ¿Le dirás a Blaine que me pegue?
Laura.- ¿Por qué si te puedo pegar yo misma? No me hace falta decirle nada a él, si estoy yo.
Jose.- No me hagas reír debilucha. ¿Tú pegarme? ¡Qué miedo!
Laura.- Espera que voy a prepararme...
Jose.- Te denunciaré por malos tratos.
Laura.- No estamos casados, ni somos novios así que... ¡Soy libre de hacer lo que me dé la gana !
Jose.- Laura... para ¿no irás a ...? Ni se te ocurra, vamos que ni lo sueñes...
Pero en ese momento, apareció Blaine y se paro al lado de Laura. Laura no se había dado cuenta de su presencia.
Jose.- Ostras no, aliados del enemigo. ¡Socorro!!!
Laura.- ¿Qué dices? (se gira y ve a Blaine a su lado) Ahora Blaine me ayudará. ¿Sabías que él fue campeón de pesas el año pasado?
Jose.-(sin habla, todo asustado ante la idea de que Blaine le pegará)...
Blaine.- Vamos a ver... ¿de que va todo esto?
Laura.- Jose me quería pegar, menos mal que has venido tu a salvarme.
Jose.- ¡Mentirosa! Si eras tu la que me quería pegar.
Laura.- Blaine, ¿tú me crees capaz de pegar a alguien?
Blaine.- No lo sé...creo que a medias.
Laura.- Blaine, ¿me estás buscando las cosquillas?
Blaine.- Laura des de que hemos llegado aquí, que eres el centro de atención hasta los profes hablan de ti.
Laura.- ¿ Que he hecho algo malo ?
Jose.- Tu siempre estás haciendo cosas malas, eres una bruja. ¿Lo recuerdas?
Laura.- Vete a la mierda. Esto..., Blaine ¿dónde está Bianca?
Blaine.- Supongo que estará con las fans de Jose.
Laura.- ¿El mamarracho tiene club de fans? Vaya noticia, ¿ y contarán las opiniones de todos ?
Blaine.- Se supone que si. ¿Por qué lo dices?
Laura.- Porque me haré de ese club de fans.
Jose.- ¿Así?
Laura.- Si, para sugerirles disolverlo o cambiarle el nombre.
Blaine.- ¿Cambiarle el nombre?
Laura.- Le llamaría: Todos contra Jose, el golfo.
Jose.- Yo te mato, ¿es que nunca dirás algo bueno y a favor mío?
Laura.- No, nunca jamás lo diré. Siempre lo que diga sobre ti será en tu contra.
Jose.- Muchas gracias.
Laura.- De nada.
Y Blaine empezó a reírse, después se unió Laura. Jose no entendía de qué se reían. Como estaban justo delante de la puerta del instituto, los demás se habían acumulado a su alrededor.
Bianca se abrió paso y llegó hasta su hermana. Bianca era una chica rubia de ojos azules. Era delgada igual que su hermana, era un poco más bajita que Laura, a pesar de ser su hermana mayor. Ella vestía y solía vestir con pantalones pirata largos verdes y con un suéter blanco.
Bianca.- ¿Me podrías explicar una cosa?
Laura.- Hola hermanita, ¿qué cosita quieres que te explique?
Bianca.- En serio hermana.
Laura.- Ok. Te pongo al corriente: resulta que el mamarracho se cree superior a todos, es decir, un dios o algo parecido. El dios de las chicas.
Bianca.- ¡Que bien hermana al fin lo entiendes!!
Laura.- Hermana. ¡Desapuntaté de su estúpido club de fans! O ya no soy tu hermana.
Bianca.- ¿Que te ha cogido ahora?
Laura.- Este tío es un pu** golfo.
En eso todos se quedan mirándola con cara de extrañeza sin entender nada.
Bianca.- ¿Y por qué piensas eso?
Laura.- Se pone a pedirme salir teniendo novia el muy golfo.
Bianca.- ¿ Y si no hubiera tenido que le habrías dicho ?
Laura.- Que no y que se fuera a pastar fango.
Bianca.- Ah! Ya entiendo, necesitas un psiquiatra.
Laura.- ¿Te gusta el mamarracho? Vamos abre los ojos hermana, puede que por fuera aparenta ser guapo, pero por dentro es más feo que el mismísimo diablo.
Jose.- Gracias, por tu descripción. Y si soy como el diablo ahora tendría que vengarme de alguien.
Laura.- E...esto. Adiós hermana.
Bianca.- ¿?
Laura salió corriendo y Jose se fue detrás de ella.
Jose.- ¡ Me las vas a pagar todas juntas !
Laura.- ¡ Socorro me persigue un loco !
Todos se quedaron mirando, hubieron varios comentarios sobre ellos dos.
Esmeralda.- Con lo simpática y normal que es no entiendo como no le gusta Jose.
John.- Con lo guapa que es no sé como Jose permite que se le escape.
Carola.- Con lo guapos que son tanto el uno como la otra...y se comportan así.
Elisa.- Tengo una idea. Cambiemos el nombre del club de fans por : “Jose y Laura : el club perfecto”
Todas las socias.- Sí....Muy buena idea!!!!!
John.-¿ Me puedo apuntar ?
Esmeralda.- Tu y todos los que quieran!!!!
Se fueron hacia el club, con casi todo el instituto detrás. Todos los chicos querían apuntarse, Laura se había puesto de moda.
Cuando llegaron al local, un sitio que tenía una puerta metálica, pues era el entresuelo de un bloque de pisos. En la puerta pusieron el cartel nuevo y quitaron el viejo.
El local tenia dos salas una con sillas de plástico y mesas de madera y urnas de cartón. Las paredes eran blancas. También habían muchos papeles en blanco y formularios que contenían preguntas sobre Jose. Y ahora tenían que hacer lo mismo, pero de Laura.
La otra habitación estaba llena de fotos de Jose y más adelante harían otra con fotos de Laura. Pues como en el piso habían dos locales diferentes ellos habían comprado el piso entero, es decir, los dos.
Les costo 3 horas arreglarlo todo, y al acabar salieron John, Felipe y Elías entre otros.
Los encontraron a los dos discutiendo en la plaza del instituto. Y empezaron la sesión fotográfica. Se acercaron un poco y empezaron a hacerles fotos (estaban a uno o dos metros de ellos).
Jose.- Si no hubieras corrido tanto ahora no estarías tan cansada.
Laura.- ¿Por qué no me invitas a un refresco?
Jose.- Eso faltaría.
Laura.- Lo digo para no tener que ir a mi cuarto a por el dinero...
Jose.- Comodona.
Y se fueron hacia un bar a tomar algo, y los fotógrafos también fueron.
Se sentaron en la parte de fuera, en la misma mesa porque estaba el bar lleno. Laura se pidió un zumo y Jose también.
Y volvieron otra vez a la carga, pero esta vez ... Laura se dio cuenta y empezó a provocarlo.

CONTINUARÁ...

_________________________________________________


Proximamente publicaré la continuación [wave]
"Tu libertad acaba donde empieza la del otro"
Avatar de Usuario
Meiko Akizuki
Friki-sama
 
Mensajes: 326
Registrado: 11 Jun 2005, 15:23

holaa

Notapor Meiko Akizuki » 04 Mar 2006, 14:55

Laura.- Oye..., no me había dado cuenta de lo atractivo que eres, realmente tienes argumentos para que "todas te vayamos detrás"... (Jose casi se atraganta con el refresco y se sonroja).
Jose.- ¿Así? Bueno, una pregunta...
Laura.- ¿Qué quieres amor mío?
Jose.- ¿Qué bebes whisky o zumo?
Laura.- Bebo zumo. (Ahora John y estos ya hacían las fotos a los dos juntos)
Jose estaba cada vez más rojo y confundido. Al final Laura se echó a la risa.

Jose.- ¿? (Piensa: “Que guapa está cuando se ríe”; y se queda mirándola, atontado. Mientras John le hacia fotos a una distancia discreta de 1 m)
Laura.- Buen trabajo chicos.
John.- Gracias, Laura. Hasta otra ocasión y ya te las enseñaré.
Laura.- Adiós chicos.
Y Jose en ese momento despertó de su sueño.
Jose.- ¿A quién dices adiós?
Laura.- A los fotógrafos.
Jose.- ¿John nos ha hecho fotos?
Laura.- Sí, y Elías entre otros que había.
Jose.- ¿Has fingido durante todo este tiempo?
Laura.- ¿Ahora te enteras?
Jose.- Que bruja estás hecha.
Laura.- Y tu un atontado.
Jose.- ¿Por qué lo has hecho?
Laura.- Porque quería que tuvieran fotos originales.
Jose.- No tienes remedio. Esas fotos son para su club de fans.
Laura.- Para tu club de fans.
Entra Bianca a la conversación, medio llena de alegría va a contarle a su hermana las nuevas noticias.
Bianca.- Hola hermanita. Mañana inaguraremos el nuevo club de fans.
Laura y Jose.- ¿El nuevo club de fans?
Bianca.- Sí, se llama: “Jose y Laura: el club perfecto”. El nombre lo eligió Elisa y todos están de acuerdo.
Laura y Jose se quedaron de piedra, se miraron con cara de confusión y de no entender absolutamente nada.
Bianca.- ¿Irás hermana?
Laura.- ¿Comparto club de fans con el mamarracho? ¿No podría tener yo uno propio?
Bianca.- ¿Por qué te molesta tanto? No te entiendo, con lo bueno que está.
Laura.- Pero si mostrará en el físico como es él en realidad, sería más feo que el de la bella y la bestia.
Bianca.- ¿Más feo que Gastón?
Laura.- No hombre, el sería más feo que la bestia.
Jose.- ¿Yo más feo que la bestia?
Laura.- Veo que lo has entendido.
Jose.- Y tu serías como...o más fea que Cruela de Vil.
Laura.- ¡No me insultes imbécil!!!!! ¡Eres un insensible!!!!! No aguantas mis comentarios, además yo eso se lo decía a mi hermana no a ti.
Jose.- Pero iba referido a mí.
Laura.- En eso te doy la razón.
Una vez se cansaron del tema se levantaron de la mesa y fueron hacía una calle que daba a la gran via, que era donde estaba el club. Mientras cada uno pensaba hacia sus adentros.
Pensamientos de Bianca, de Laura y de Jose

Laura.- “Este tío es tonto perdido...hay que ver como camina parece que vaya a un desfile de gente importante...y él por supuesto que se cree el mejor y más importante de todos...me da una rabia y para colmo golfo con novia...pobre chica las que tendrá que pasar con este tío...en fin que por muchas vueltas que le dé este tío no tiene remedio...”
Jose.-“Si quisiera salir conmigo yo rompería con Ana ya de una porque con ella cada vez me aburro más...no se porque le dije que sí cuando me pidió salir...ahora podría salir con Laura tranquilamente...pero si Laura piensa de mí lo que piensa...pues...no hay nada a hacer o si... consigo hacerle ver como soy en realidad... ¡si eso haré!!! Le demostraré que soy todo lo contrario a lo que ella piensa de mí...”
Bianca.-“Cada vez que miro a este tío me parece que esta más bueno...es algo...como me gustaría salir con él...pero mi hermana dejaría de hablarme y yo no quiero que eso pase... ¿qué puedo hacer? La verdad es que no tengo ni idea...”
Laura.- “Mi hermana es un peligro seguro que ya se ha enamorado del mamarracho este...que le vamos a hacer... la vida es así...y mi hermana es muy enamoradiza, demasiado y todo... ¿qué estará haciendo David?...ay... mi hermano si que es un sol y no como este tío...”
Jose.- “¿Por qué me habrá mirado así? Y después sonríe hay que ver lo rara que es esta tía...mientras ella va soñando despierta por la calle...su hermana va tan seria y atenta por donde pisa...que diferencia....una me hace la existencia imposible y la otra ni la toca...y son hermanas...pues serán polos opuestos...vamos digo yo...porque si no es así... es que Laura viene del espacio exterior...”

(Fin de los pensamientos)

Una vez llegaron a la puerta vieron salir un montón de gente saliendo satisfecha por algo.
Que no he hecho los deberes y tengo hambre.
Jose.- Yo tampoco los he hecho. Así que yo me voy al instituto.
Laura.- Yo también me voy, adiós hermana.
Bianca.- Vale, adiós.
Y Laura y Jose volvieron al instituto para hacer la faena que tenían ellos no eran partidarios de la idea esa de “Ya los haré el domingo por la noche...” Porque el domingo no tendrían ganas de hacerlos.
Cuando llegaron se fueron cada uno a su habitación para hacerlos, eran las 19:00 cuando empezaron. Jose acabó a las 22:00 y Laura a las 21:40.
Fueron a cenar al comedor donde les esperaban los amigos de cada uno respectivamente porque tenían un horario de cenas y de comidas, el de cenas era de 20:00 a 23:00 y el de comidas de 13:00 a 16:00.
Laura se sentó en la mesa de Esmeralda, Carol, Patricia, Belinda, Ana (hasta ahora la mejor amiga de Laura) y Bianca (su hermana) entre otras.
Jose se sentó con John, Felipe, Blaine, David y Elías entre otros chicos.
Al terminar de cenar fueron cada uno con sus respectivos amigos a dar una vuelta por ahí.
Los compañeros de Jose eligieron pasear por el paseo del prado, por donde curiosamente no había demasiada gente, pues jugaba el Madrid contra el Atlético de Madrid.
Allí Jose y John emprendieron una conversación que duraría bastante y a la cual se unirían luego unos cuantos más. Se sentaron en un banco y empezaron a hablar.
John.- ¿Qué te pasa Jose? Esta noche estás un poco silencioso.
Jose.- Es porque no me apetece hablar.
John.- Jose ¿Te gusta Laura?
Jose.- La verdad es que...no lo sé. Ni me gusta ni me desagrada, pero...
John.- ¿Pero?
Jose.- No me la puedo quitar de la cabeza y eso me inquieta.
John.- Para mí que te has enamorado, solo hace falta ver la cara que has puesto cuando te ha llamado “amor mío”.
Jose.- Descríbemela.
John.- Era como de felicidad y de sorpresa a la vez. Cuando la hayamos revelado te la enseño.
Jose.- Ay...John, las chicas son tan complicadas...las intentas conquistar y te hacen la vida imposible, hacen de tu vida un calvario.
John.- Bueno, yo creo que Laura es una excepción, pero...
Elías.- Vamos chicos, ¿qué os pasa hoy?
John.- Jose está preocupado porque Laura le da calabazas y no está acostumbrado a que le hagan eso.
Elías.- Jose, ¿no esperarás ligártela el 2º día que la conoces?
Jose.- No hombre, no. Lo que me preocupa es que enseguida coge confianza para hacerme inexistente mi vida.
Blaine.- No exageres hombre, Laura no es tan mala persona como tú te crees, lo que pasa es que te está probando.
Jose.- Blaine, dilo claro hombre. Ella me ha cogido manía y por lo tanto le caigo mal.
David.- ¿De quién habláis me he perdido algo?
Blaine.- Jose está deprimido porque Laura le da calabazas.
David.- Tranquilo, ella es así. Eso es normal que lo haga.
Jose.- ¿Qué has salido con ella?
David.- No, que va. Ah, bueno casi siempre vamos a comprar juntos en New York.
Jose.- ¿Comprar juntos? Joder, pues si que sois amigos y encima parece que la conoces bien, ¿seguro que no eres su novio?
David.- No, pero me gustaría mucho serlo, seguro que sería maravilloso salir con ella.
Jose.- ¿Por qué no pruebas?
David.- Porque no puedo, sería un poco fuerte.
Jose.- ¿Por qué no puedes? ¿Es que ya tienes novia?
David.- A parte de que ya tengo novia, tendrías que saber querido compañero de habitación que Laura es mi hermana pequeña.
Jose.-¡¡¡¡¡¡¡¡Queeeee!!!!!!
Jose se había quedado de piedra, David era el hermano mayor de Laura, aparte de ser uno de sus amigos y compañero de habitación.
Era una noticia que había sorprendido mucho a Jose, porque entre otras cosas, no se lo esperaba.
¿Qué pasará de ahora en adelante?
"Tu libertad acaba donde empieza la del otro"
Avatar de Usuario
Meiko Akizuki
Friki-sama
 
Mensajes: 326
Registrado: 11 Jun 2005, 15:23

Notapor Meiko Akizuki » 19 Abr 2006, 13:41

Capitulo 3 : Menudo fin de semana

Al día siguiente de que Jose se hubiera enterado de que David era el hermano de Laura, empezaba el fin de semana.
Ya solo quedaba una semana de clase para Navidad, así que todos estaban impacientes por la llegada de las tan esperadas vacaciones de Navidad.
Este fin de semana a Jose se le hizo eterno, porque cada dos por tres comprobaba si David le quitaba algo o le tendía alguna trampa encargada por su hermana.
En fin que sospechaba de todo lo que David hacia. Eso a David le molestaba, pero al mismo tiempo le hacía gracia. Eran ya las 12:05 cuando David y Jose empezaron a sentir hambre. Se habían levantado a las 11:00, y por lo tanto ya se habían vestido y duchado los dos.
Jose ya tenía todos los deberes hechos, al igual que David, así que decidieron irse a tomar algo, por que no habían desayunado todavía.
Cuando ya estaban fuera del internado, se preguntaron entre ellos donde podían ir.
David.- Jose, ¿dónde te apetece tomar algo?
Jose.- Donde no este tu hermana.
David.- Vamos déjala ya, que ella en el fondo es buena persona y nunca haría daño a nadie.
Jose.- No te creo. Esto..., creo que hoy iré solo a tomar algo, por si las moscas.
David.- ¿Tanto te molesta mi hermana ?
Jose.- Pues...es que para mí que le tengo miedo o algo, después de lo de ayer...
David.- Así, que ya me lo contó. Es muy especial mi hermana Laura, pero Bianca en cambio es más tranquila y más normal. A estas alturas ya se habrá fijado en ti.
Jose.- Pues...no me hace ninguna gracia.
David.- ¿Por qué ?
Jose.- Porque...si yo me enamoro de ella y cometo el error de casarme con ella....
David.- ¿Qué pasará?
Jose.- Que Laura será mi cuñada y la tendré que aguantar toda la vida. Además me moriría de infarto por su culpa.
En ese momento Laura se acerca a ellos acompañada de Ana y de Bianca.
David.- No exageres, que mi hermana Laura no te matará de infarto.
Jose.- Pues yo sigo pensando que sí que lo hará.
David.- Pero, ¿te gusta o no?
Jose.- Es...preciosa. Y claro que me gusta, ¿a quien no?
Ana.- ¿Qué estás diciendo?
Jose.- (se gira y ve a Ana, a las otras dos no las ve porque se habían puesto en perpendicular a ellos, formando de esa forma un cuadrado con las cuatro caras mirando hacia el mismo centro del cuadrado) Ana, ¿qué haces aquí ?
Ana.- Pues, pasaba por aquí y os vi hablar tranquilamente.
J.- Ah! Pues...ahora ya podrías ir a donde querías ir ¿no? Si solo pasabas...
Ana.- A mí me apetecía desayunar contigo y con mi mejor amiga.
Jose.- Vale, ¿y quién es tu mejor amiga?
Ana.- Parece mentira que no lo sepas, ya que es mi mejor amiga desde octubre (Laura entró en octubre y Bianca en Diciembre porque tenía exámenes pendientes de recuperación en septiembre y no los había acabado).
J.- Vale, pero dime quién es.
Ana.- Es ella. (dijo señalando a Laura)
Jose, miro hacia atrás, y vio a Laura y a Bianca. Se fijo en que el dedo de Ana señalaba a Laura.
Jose.- ¿Estás de broma?
Ana.- No.
Jose.- ¿Tengo que desayunar con...la hechizada?
Laura.- ¿No habías dicho que era preciosa y que te gustaba, hace un momento?
Jose.- Estás un poco sorda, me parece a mí, porque tienes tantas ganas de oírlo que hasta te lo imaginas.
Laura.- Ok. Por cierto, Ana ¿por qué quieres desayunar con este tío?
Ana.- Porque es mi novio.
Laura.- Que mal gusto tienes yo que te creía más inteligente.
Jose.- Yo soy mister España.
Laura.- Pues que mal gusto, ¿qué les has sobornado?
Jose.- Era broma.
Laura.- Ana, vamos a desayunar.
Ana.- ¿Los tres?
Laura.- ¿Y mis hermanos que?
Ana.- Pues vamos los cinco.
Laura.- Gracias, ya pensaba que no sabías contar.
Ana.- Pues, vamos.
Jose.- ¿A dónde ?
Laura.- 1º Al manicomio y después al bar de la esquina.
Jose.- ¿Al manicomio? ¿Para que? ¿Para dejarte a ti ?
Laura.- No, yo no tengo que ir. Es un tonto perdido que no se entera de que es él e incluye a los que están bien.
Jose.- ¿Me vas a dar la mañana?
Laura.- El día entero, solo. Esto...y el domingo me lo pensaré.
Jose.- Que alivio, solo pensaba hacerme inexistente el sábado.
Laura.- Tu te quedas ahí sentado, hasta que volvamos – mientras lo empuja y lo sienta en un banco - Y sé bueno.
Jose.- ¿Qué estás diciendo? Yo a ti hoy y ahora te mato.
Laura.- Veis como si que necesita un manicomio.
Ana.- Anda vamonos ya y dejadlo estar.
David.- Laura, a ver si te portas mejor con él que lo tienes aterrado.
Laura.- ¿No es más mayor que yo?
Jose.- Sí, y ahora voy a buscar formas de vengarme.
Laura.- ¿Cómo cual?
Jose empezó a pensarla y se le ocurrió una que le molestaría mucho y de la cual no se olvidaría en su vida.
Jose.- (La mira todo serio) Laura, ven que te tengo que decir una cosa.
Se apartaron un poco, ante la sorpresa de todos y no dejando hablar a Laura le dijo:
Jose.- Vale, ahora cierra los ojos.
Laura.- No, pienso hacerte caso.
Jose.- Bueno, pues estaté quietecita y no te muevas.
Laura.- Tu eres bobo si te crees que te voy a hacer caso.
Jose.- O te sujeto yo.
Laura.- Vale, pero por poco tiempo.
Jose.- No te muevas.
Jose le puso sus manos en los hombros (mientras todos les estaban mirando - Bianca, David y Ana - ). Se acerco a su cara, y la beso en la mejilla.
Laura.- ¡ Qué haces!
Jose.- Mi venganza.
Laura.- ¿Tú eres tonto o que?, no me gusta que me besen así como así y menos tu.
Jose.- Vale, yo solo quería vengarme y lo he conseguido.
Laura.- ¿Qué has conseguido?
Jose.- Nada, dejalo estar.

Jose se decepcionó, porque no se esperaba de ella esa reacción. Pasados unos segundos todo volvió a la normalidad.

Laura.- Vamonos a desayunar que tengo hambre.
Jose.- Esto...vamos con los demás, que será lo mejor.

Pero Jose vio la cara de sorprendida y enfadada de Ana y le dijo a Laura que se esperara un momento porque tenía que hablar con Ana. Fue hasta donde estaba ella y se apartaron a parte.

Ana.- ¿Por qué has hecho eso?
Jose.- Porque me gusta y me he enamorado de ella.
Ana.- ¿Y yo que? ¿Ya no te gusto?
Jose.- Lo siento, pero tenemos que dejarlo.
Ana.- ¿Por qué ?
Jose.- Pues , porque no puedo salir contigo queriéndola más a ella.
Ana.- Al final te has enamorado..., cosa que parecía imposible. Y encima de mi mejor amiga que no ha hecho nada para que te guste tanto.
Jose.- Adiós, Ana.
A Ana se le rompió el corazón en mil trozos porque ella a él si que lo quería de verdad, pero en el fondo se alegraba por su amiga. Después de que Jose se girara se fue corriendo hasta el internado, hasta su habitación y se tumbo en su cama llorando.
Mientras Jose y compañía iban a desayunar, todos le preguntaban que le había hecho a Ana para que se fuera de esa forma.
David.- Con lo guapa que es y la has dejado.
Jose.- Sí, porque no puedo salir con alguien a quien no amo.
Laura.- ¿Y se puede saber a quien amas tu ?
Jose se paro para decirlo y todos se pararon. Jose miro a Laura fijamente y le dijo:
- Te quiero a ti. Me he enamorado de ti, Laura.
Laura se sonrojo pero al mismo tiempo se indigno con él, ¿Por qué la prefería a ella antes que a Ana?

FIN 1ªparte del 3ºcapitulo
----------------------------------------- CONTINUARÁ ------------------------------------------------
"Tu libertad acaba donde empieza la del otro"
Avatar de Usuario
Meiko Akizuki
Friki-sama
 
Mensajes: 326
Registrado: 11 Jun 2005, 15:23

fin tercer cap

Notapor Meiko Akizuki » 23 May 2006, 13:22

2ªparte del tercer capitulo:


Laura.- No te entiendo, te hago la puñeta precisamente para que esto no pasara y va y me salen los planes al revés.
Jose.- Pues lo siento, ya sé que es raro que en toda mi vida me halla enamorado de una sola chica y encima de la única que me hace la puñeta.
Laura.- ¿Es la primera vez que te enamoras?
Jose.- Sí, y no se porque. Pero te quiero.
Laura.- ¿Esto es de broma o es tu venganza?
Jose.- No es ninguna venganza son mis sentimientos hacia ti.

Laura después de oírle no salió corriendo, sino que siguió caminando hacia el bar y Jose y los demás detrás de ella. Bianca estaba un poco celosa de su hermana porque a ella también le gustaba Jose, pero penso que lo mejor era que la relación fuera a más porque así podía aspirar a ser la cuñada de Jose y eso le alegraba la vista y si rompían ella lo intentaría conquistar para acabar casándose con él.
Cuando llegaron al bar todos se pidieron un café con leche descafeinado y un croisant. Nadie hablo ni dijo nada a parte de lo que querían tomar.
Una vez ya habían desayunado, fueron a dar una vuelta por Madrid los cuatro juntos. Jose iba al lado de David casi no dijo ni palabra, Laura iba al lado de Bianca y tampoco abrió la boca para casi nada, paseaban casi sin hablar, porque todos estaban meditando lo que había pasado.


Pensamientos de Laura, Jose, David y Bianca

Laura.-“ No me lo puedo creer, hago lo imposible para no gustarle y va y....se enamora de mí....y encima me besa, aunque solo haya sido en la mejilla.....que raros que son los hombres....les haces la puñeta y se enamoran de ti ...la verdad es que es guapo, pero....no sé....eso de dejar a Blaine por el exnovio de mi mejor amiga....a ver si piensan que soy una despiadada por no salir con él ya que es la 1ª vez que se enamora de alguien.....tengo la cabeza hecha un lío y es que no sé que hacer....¿dejo a Blaine por Jose?....y ahora que pienso....¿yo quiero a Jose o no? ¿Me gusta o no?....eso es algo que tendré que ir pensando y descubriendo....bueno la verdad es que un poco si que me gusta, pero....no tanto como para dejar a Blaine y salir con él.....”
Jose.- “No sé si he hecho bien....Laura es tan rara que ahora mismo puede estar enfadada conmigo y echando chispas....qué complicadas son las mujeres....sobretodo esta que no sabes por donde cogerla....cualquiera que no fuera yo ya la odiaría y le tendría manía....pero yo no, yo soy especial y me tenía que gustar y encima enamorarme de ella....pero me alegro de haberla besado y lo repetiría....”
David.-“ No entiendo como Laura no reacciona ni saca chispas ni salta de alegría....¿cómo se habrá tomado todo lo que le ha dicho Jose?....debe ser que no está acostumbrada a las declaraciones sinceras y abiertas de amor delante de todos....siempre quien se la halla hecho lo ha hecho en privado y Jose va y lo hace en público....de todas formas él también es raro porque.....¿gustarle mi hermana después de todo lo que le ha hecho ella?....es muy raro, será por dinero....”
Bianca.- “ Mi hermana, mi hermana, ¿por qué ella precisamente? Bueno pues como había pensado yo antes...haré lo que sea para tener a Jose de cuñado...”
Laura.- “Estoy cada vez más confundida.... ¿con cuál de los dos tendría que salir? ¿Cual me gusta más?...esas son algunas de las preguntas que debería contestarme el tiempo y mis sentimientos....”

Fin de los pensamientos

Aquel día tanto Jose como Laura se lo terminaron de pasar cada uno con sus amigos/as. Pero no demasiado contentos, intentando dejar a un lado sus preocupaciones por lo que había pasado.
El sábado se acabo rápidamente más rápidamente de lo que ellos dos hubieran imaginado. Una vez se hicieron las doce decidieron irse al internado a dormir.
Ana había estado casi todo el día fumando y llorando en la ventana de su habitación, pero cuando Laura llego ella ya estaba acostada aún sin poderse dormir.
Laura se puso el pijama, se lavó los dientes y también se acostó, ella tampoco podía dormir. Ninguna de las dos se dirigía la palabra, cuando Laura se puso a hablar.
Laura.- Siento lo de hoy, Ana. Yo...no sabía que iba a pasar todo esto y menos que me iba a sentir tan confusa y triste.
Ana.- Si yo fuera tu ya estaría saltando de alegría y dejando a Blaine.
Laura.- Eso es precisamente lo que me preocupa, yo quiero a Blaine, pero nunca antes nadie se me había declarado como Jose. Y no sé que hacer.
Ana.- Lo tuyo...es complicado, pero una cosa... ¿tu quieres a Jose?
Laura.- No lo sé. Aún no me lo había planteado en serio, porque a mí me gusta, pero eso no es suficiente razón para quererle o para dejar a Blaine.
Ana.- Eres complicada e inteligente, antes de hacer algo te planteas el problema hasta que encuentras la mejor solución para todos, es fantástico. En cambio yo, me lanzo y ya está sin pensarlo.
Laura.- Tu... ¿a cuál eligirías?
Ana.- Yo no sé como es Blaine. Si me lo describes...
Laura.- Es muy cariñoso, amable, guay, guapo, inteligente, pero le falta decisión y misterio; cualidades que me atraen mucho. Y eso es lo que tiene Jose.
Ana.- Pues todo lo demás también lo tiene, lo sé por experiencia.
Laura.- Me lo pensaré y mañana lo decido.
Mientras Jose y David también se habían acostado cada uno en su cama y tampoco podían dormir, cada uno por sus propios motivos.
Jose.- Oye, David. ¿Tú crees que le gusto a tu hermana?
David.- ¿A quién a Laura?
Jose.- Sí, a ella.
David.- Pues...no tengo ni idea, mi hermana es un poco complicada respecto a sus sentimientos en general. Sobretodo por los chicos.
Jose.- Pues vaya, lo que yo pensaba. Me la intento ligar y la tía esta se dedica a hacerme la vida imposible.
David.- Eso lo hace con casi todos, no eres el único. Con Blaine lo estuvo haciendo una temporada.
Jose.- Me tranquilizas, y ahora a intentar dormir.
David.- Por cierto, se lo he contado todo a Blaine porque él se preocupa por mi hermana y quería saber que le pasaba.
Jose.- Vale, pero eso díselo a tu hermana Laura.

Una vez acabaron la conversación, intentaron dormirse. David lo consiguió, pero Jose seguía dándole vueltas al asunto, solo pensaba en Laura.
Al día siguiente, se levantaron los dos pronto y a ninguno le apetecía salir, así que estuvieron casi todo el domingo pensando cada uno en sus cosas, Laura en Jose y en Blaine; mientras que Jose solo pensaba en ella. Solo salieron para desayunar, comer y cenar. David y Ana estaban preocupados por ellos dos porque nunca les habían visto tan deprimidos y pensativos.
John todavía no sabía nada de lo que había pasado, así que David y Ana se lo explicaron.

John.- No es posible, que Jose te halla dejado por Laura, y encima después de besarla, esto es increíble.
Ana.- A Laura ya la he intentado animar, pero no hay manera.
David.- Yo he intentado lo mismo con Jose, pero aún lo he deprimido más. Vamos, que estamos ya sin cartas en la manga.
John.- Mañana, va a tener que venir a clase...vamos creo yo...que vendrá.
Ana.- Estos dos son capaces de no venir, como no les ponen falta ni les hacen justificarla...
David.- Bueno, vamos a sentarnos y a tomar algo en el bar.
John.- Vale, por mi bien.
Ana.- Ok.

En ese momento se acerco Blaine, un poco serio por lo que le había contado David que había pasado.

Blaine.- Oye, David. Yo también voy.
David.- Vale como quieras Blaine.
Blaine.- ¿Tu hermana sigue con depresión?
David.- Sí, y lo raro es que Jose también tiene depresión.
Blaine.- Ya entiendo, eso es porque ella aún no se ha decidido. Está bien.
David.- Blaine, vamos a seguir hablando en el bar.
Blaine.- Vale, vamonos ya.

Y se fueron todos al bar, era por la tarde y siguieron hablando del mismo tema y se respondieron y preguntaron casi las mismas cosas que cuando estaban de pie hablando, delante del instituto. Pero era un tema interesante.
A las pocas horas (durante la cena) se entero todo el instituto de que Jose volvía a estar libre, aunque enamorado de Laura.
A Laura no le hablaban del tema porque empezaban a pensar que era mentira (durante el domingo). Y paso el fin de semana y llego el lunes.

¿Qué decidirá Laura? ¿Cómo reaccionarán Jose y Laura al verse?


------------------FIN 3º CAPITULO----------------------------------------

PROXIMAMENTE EL 4º CAPITULO: A cada segundo... me gustas más
"Tu libertad acaba donde empieza la del otro"
Avatar de Usuario
Meiko Akizuki
Friki-sama
 
Mensajes: 326
Registrado: 11 Jun 2005, 15:23

Notapor Meiko Akizuki » 20 Jun 2006, 01:49

Capitulo 4 : A cada segundo... me gustas más


Para Jose el lunes era un día un poco aburrido, no podía salir con sus amigos hasta muy tarde porque el día siguiente era martes y tenía que madrugar y también porque ese día siempre mandaban muchos deberes.
Al salir del edificio donde dormía, se encontró a un montón de chicas, esperándole. Jose se asustó un poco, no se esperaba a tantas chicas juntas y encima, esperándole a él.
Una de ellas, la más valiente y decidida hablo en nombre de todas. Ella era la presidenta y la primera fan que había tenido el antiguo club de fans de Jose ( ahora llamado: Jose y Laura : El club perfecto. Del cual era fan casi todo el instituto de estos dos.) y su nombre era : Belinda.
Oye, Jose. Ahora ya no tienes excusa para elegir una de las muchas chicas que se te declararon mientras salías con Ana. Elige a una.
Belinda, tengo que decirte en primer lugar, a mí nadie me da ordenes y en segundo, acabo de romper con una chica y quiero esperar un tiempo antes de salir con otra.
- Vale, pero no te declares a ninguna por el momento.
- Te repito que a mí nadie me da ordenes.
- Vale, pues haz lo que quieras, que le vamos a hacer...

Y en eso, sale Laura por la puerta, acompañada de Ana. Las dos se quedan mirando el espectáculo, pero finalmente Laura interviene.

- Buenos días. ¿ Qué hacéis ?
- Hola, Laura. Hoy es el día en el cual, Jose ha de elegir novia.
- Jose...ay no! Perdón, ¿el mamarracho eligiendo novia ? Anda ya, pero si liga menos que la bestia.
- Siempre tienes que dar la nota y dejarme en ridículo, delante de todos. ¿Por qué será? Yo por lo menos no te entiendo.
- Tranquilo no hace falta que me entiendas.
- ¿ Por qué no hace falta ?
- Porque tu eres un caso perdido.
- Quién me mandaba preguntar...
- Belinda interviene y dice: Bueno esta tarde te decides, porque sinos...
- Callaté ya, no me fastidies el día.
- Belinda continua la frase con tono de suspense... tendrás que salir durante unas cuantas semanas con...
- Contigo, ¿no?
- ...con Laura. ¿vale?
- ¿ Han oido bien mis oídos ?
- Sí, esa será tu condena.
- Me suicido, antes de salir con ella.
- Por mí hazlo, yo estoy encantada con ello. (Dice Laura con ironía)
- Claro, pues... no lo haré. Y empezaremos ahora mismo.
- Por cierto, Belinda ¿Por qué me has metido en este asunto?
- Porque eres la persona que más hace reflexionar y que hace la vida más imposible a Jose.
- Gracias.
- No hay de que.

Y se rieron las dos. En ese momento, Jose cogió a Laura de la mano y se la llevó corriendo hacía la puerta del instituto. Estaban a punto de empezar las clases. Belinda y las demás se quedaron de piedra.
Cuando dejaron de correr, empieza la conversación entre ellos dos algo más en serio...

- ¿ Qué te crees que estas haciendo ?
- Nada, solo huir de esas pesadas e intentar llegar pronto a clase.
- ¿ Y yo qué pinto en todo eso ?
- Pues...mucho. Podrías ser mi futura novia...si quieres.
- ¿Qué?
- ¿ Quieres salir conmigo?
- Me lo pensaré pero solo porque estás muy insistente y pesado. Pero has de tener en cuenta que yo ya tengo novio y por lo tanto no estoy tan libre como tú...
- Vale. (Y le sonrie)
- Eres raro... - dice Laura extrañada

Jose la miro con cara de poker ante el comentario, por primera vez había dicho algo indiferente de él. En parte se alegro, pero por otra parte le mosqueo. En fin, era un progreso que no dijera nada malo de él.
- ¿ Quieres que hoy hagamos juntos los deberes ?
- ¿ Qué nota has sacado en física ?
- Un nueve en el último examen. ¿ Por qué lo dices?
- Bueno, si me ayudas...
- ¿ En qué ?
- En física, en mates solo un poco, en fin...en las que me cuesten.
- Vale, pues serán 10 euros la hora.
- Déjate ya de euros la hora, tu me ayudas y ya está. Porque sino ni me pensaré lo de salir contigo.
- Está bien, pero por las tardes.
- Ahora vamos a clase. Rápido.

Los dos llegaron tarde a sus respectivas clases, solo ellos que se habían ido delante, habían llegado tarde.
Para hacerse compañía decidieron sentarse los dos juntos en la escalera que había casi al lado de la clase de Jose, exactamente al lado del corto pasillo que conducía a ella.
Las escaleras eran estrechas y ascendentes. De escalón no muy alto. Ellos se sentaron en uno de los escalones para hablar.

- ¿ Laura por qué crees que todos han llegado pronto menos nosotros?
- Quizás sea porque nos hemos entretenido mucho hablando y ellos no.
- Tienes razón. Hoy a segunda hora voy a tener a un profesor muy estricto, exigente y muy aburrido. Ha llegado nuevo al instituto y ya le temen todos.
- Pues vaya faena..., ¿ es ese?
- Sí, que asco (Piensa: "Nunca está enfermo ni nada, este tío. Siempre tenemos que aguantarle...") Le llamamos: Escuder, el terrible.
- Pues no parece tan malo..., no es guapo ni feo. Es algo intermedio.
- Pues yo lo veo feo...que quieres que te diga...

Y en eso sale el profesor de primera hora ( 10 minutos antes porque se tenía que ir) entonces se dirige a entrar Escuder (que era el siguiente) en el aula y se dirige a Jose y a Laura diciéndoles :

- Vamos, gandules entrad ! Que ya habéis tenido suficientes vacaciones.
- Profesor, ella no es de segundo, ella es de primero.

- Pues si es de primero se merece un castigo, porque los de primero deben llegar pronto a clase al igual que los de segundo. Y no deben ponerse a hablar para molestar al resto de alumnos que llegan pronto y están haciendo lo que deben hacer.
- Vale, señor. Lo tendré en cuenta. Adiós...
- Espere, señorita. Quiero que me diga su nombre.
- Mi nombre es Laura.
- ¿Y su apellido?
- Sneider.
- Vaya, vaya...la señorita Laura Sneider, desobedeciendo las normas...
- ¿Te llamas Laura Sneider? (Pregunta Jose algo descolocado como si le sonará el apellido)
- Usted, callase. Y a propósito, ¿ Y usted joven, como se llama ?
- Jose Matsura.
- Lo que está claro es que aquí no viene cualquiera a estudiar. Bueno, vamos a dejarnos de tonterías y a entrar a clase. Y usted también señorita Laura. Que tiene que cumplir mi castigo. Ya se lo diré yo al profesor que tenga.
- Ok. Señor profesor.

Una vez dicho esto, entraron los tres en la clase, todos se sorprendieron al ver entrar por la puerta a Laura.
Casualmente el compañero de mesa de Jose, se había ido del colegio la semana pasada y ese pupitre estaba libre y deseoso de ser ocupado por casi todas las chicas de su clase.
Laura se sentó en esa mesa, al lado de Jose y justo delante de la ventana, ella estaba a la derecha de Jose, y Jose en la izquierda de Laura. Efectivamente, John estaba de compañero de Jose, pero sus mesas estaban separadas unos 30 cm.
Al otro lado de Laura estaba Blaine que iba a la misma clase que Jose.
Y empezó la clase de lengua y parecía como si el profesor se hubiera olvidado de ellos dos, y en general de la clase entera porque se había sentado a leer un libro de Galdós, el de Fortunata y Jacinta (Habiendo repartido antes un texto para que hicieran un comentario). Así mientras todos se ponían a redactar un comentario de texto, Laura y Jose - para variar - se pusieron a hablar en voz baja.

--------------------- Fin de la 1ªparte del 4ºcapitulo -----------------

Próximamente la segunda parte... 8)

En donde esta lo mejor del capitulo. :wink:

[wave]
"Tu libertad acaba donde empieza la del otro"
Avatar de Usuario
Meiko Akizuki
Friki-sama
 
Mensajes: 326
Registrado: 11 Jun 2005, 15:23

Notapor Meiko Akizuki » 01 Jul 2006, 12:39

Continuación:

- Laura, ¿has visto el libro que está leyendo?
- Sí, la verdad es que sabe elegir, ¿no?
- ¿Qué has oido hablar de Fortunata y Jacinta ?
- Me suena de algo, porque mi abuela vive aquí en España y me parece que lo tiene y también lo debe de haber leído. Por que me contó una vez de que iba.
- Menudo es, el tío este...
- Cállate, que nos separará.
- Pensé que querías que nos separaran.
- No, porque estar a tu lado ya es un castigo digno; no quiero que me pongan otro peor.
- Ya, tal y como eres tu, no me podía esperar otra cosa.
- ¿Por qué?
- Porque me tienes manía, y ya puedes ir diciéndome porque.
- Pues...eso no lo había pensado, nunca...no sé porque te tengo manía.
- Pues ya te puedes ir inventando algo.
- ¿Por qué?
- Porque tu...
- Porque tu...
- No repitas lo que yo digo.
- No repitas lo que yo digo.
- Me pones enfermo...
- Me pones enferma...
- Que no repitas he dicho.
- ¿Por qué hablas tan bajito?
- Para que el profesor no me oiga.
- ¿Y no trabajas?
- No había pensado en eso.
- Yo supongo que tendrás faena con ese texto que ha repartido.
- Sí, ¿Y tu no tienes?
- No, porque la hice toda ayer. Y ahora a primera hora tenía educación física. Por eso le agradeceré con mucho gusto al profesor este castigo.
- ¿No te gusta la educación física?
- La odio, porque hay que correr dando vueltas siempre en el mismo trozo de patio, te cansas de ver siempre lo mismo mientras corres, no puedes ir a tu ritmo y lo peor de todo la profesora se pasa el rato hablando con otras profesoras...
- Sí, a nosotros también nos lo hacía eso. Nos mandaba correr y luego marujeaba con las demás profesoras.
- Sí es verdad...
- Y eso de que te guste correr, lo veo raro en una chica... Si esto se lo has dicho a tu madre creo que seguro que no te entiende...
- Tienes razón, mi madre no me entiende y es por su culpa que estoy aquí, cumpliendo condena.
- ¿Cumpliendo condena? Ahora si que ya no entiendo nada.
- Te lo explicaré al acabar las clases, porque las cosas que empiezo me gusta acabarlas.
- Vale, te entiendo.
- Por cierto, ¿Tienes algo más que decirme?
- Sí, esta tarde, no quiero elegir novia.
- Elígela o te parto la cara.
- ¿Por qué te molesta tanto que no la elija? Es mi vida, ¿no?
- Pero, si no la eliges me obligarán a salir contigo, y yo no quiero salir contigo ni ser infiel a Blaine.
- Tranquila, él lo entenderá.
- ¿Por qué lo ha de entender?
- Las chicas se encargarán de explicárselo.
- Ya entiendo...

De pronto, toco el timbre, se habían pasado toda la clase hablando, sin hacer nada y en ese momento, el profesor dijo:

- Todos habéis trabajado bastante bien, menos esa parejita del centro (se refería a Jose y Laura) que se ha pasado la clase entera hablando, sin hacer nada. Así que vosotros dos vais a quedaros en el recreo castigados en mi despacho, reflexionando sobre lo que hacéis.
- Pero, eso es injusto. Solo hemos hablado un rato corto. (A Jose se le había pasado la clase volando)
- Nada de excusas, y si vuelvo a oír otra más iréis al despacho del director.
- ¿Y qué tiene que ver el director en todo esto? (Dijo medio sin saber lo que decía)
- Vale, al despacho del director, ahora mismo y yo se lo diré. Moved el culo. Y usted señor Jose, cuide sus palabras que hoy está impertinente y contestón.
- Ya vamos señor profesor.

Y los tres salieron de la clase, el profesor iba delante. Pasaron por delante de las cuatro clases de primero de bachiller, entre las cuales estaba la de Laura, que estaba vacía. Al acabar de recorrer todo el pasillo y llegar delante de una de las cuatro clases de segundo de Bachiller, pasaron por una puerta que les conducía a la escalera. Ellos no lo sabían, pero el director les estaba siguiendo. Y en eso el profesor que iba delante se gira, y lo ve.

- Buenos días, señor Víctor.
- Hola, Vicente. ¿Qué pasa?
- Estos alumnos están muy contestones y no han hecho nada en la clase de lengua. Se han limitado solo a hablar.
- Ya, entiendo...
- Los iba a llevar a su despacho señor Víctor.
- Pues ya los llevo yo, usted váyase tranquilo al suyo.

Y diciendo esto, Vicente se fue a su despacho a trabajar delante del ordenador. Víctor se fue con ellos dos a su despacho.
Bajaron las escaleras, hasta llegar a donde estaban los patios. Cruzaron una puerta que daba a un hall, y vieron un pasillo a mano izquierda, por el cual fueron caminado tranquilamente.
Cuando llegaron al despacho de Víctor (que estaba al fondo del pasillo), se sentaron cada uno en una silla, con Víctor enfrente de ellos.

- Bueno, Laura. ¿Quién es tu tutor/a?
- Mi tutora es: Luz.
- Luz, ahora no sé si tiene clase...no estoy seguro.
- Sí que tiene y con la mía. (Se adelanto a decir Jose)
- Pues...yo lo siento pero...ahora me vais a tener que contar lo que ha pasado en clase de lengua, y también que hacías tu, Laura en la clase de Jose, cuando tu vas a primero de Bachiller.

Laura y Jose le contaron, como Vicente les había castigado por hablar en la escalera, a entrar a clase los dos, sin dejar a Laura irse a la suya; después Jose dice que se pasa la hora hablando para que él y Laura no se aburrieran y por último que él había contestado al profesor porque: primero no quería ir a su despacho y quedarse dormido de aburrimiento (además de perder una hora de clase) y segundo el profesor no tenía toda la razón en su mano.
Y con toda esa explicación, Víctor se puso al corriente de lo que había pasado.

- Bueno chicos, solo habéis desobedecido dos normas del instituto, la primera es llegar tarde a clase, y la segunda habéis pasado olímpicamente de un profesor y lo habéis tratado como a un alumno normal, cuando no lo es.
- ¿Qué castigo nos vas a poner?
- Eso lo decidirá Luz, que para algo es la jefa de estudios.
- Que bien suena eso... - Dice Laura con optimismo.
- ¿? - Jose se extraña del comentario ya que la profesora era dura.
- Yo no me alegraría tanto... - Y el director lo remata
- Si yo no me alegro... - Dice Laura tragando saliva ante las reacciones que había observado.

De pronto tocan a la puerta del despacho, Julia y Luz.

- Pasad.
- Víctor, quería comentarte una cosa, pero si estás ocupado...
- Vale Julia, por mi bien. Espera un momento, Luz y vosotros, también chicos.

Y mientras él y Julia hablaban Luz, Laura y Jose esperaban. Cuando terminaron de hablar, Víctor se dirigió primero a Luz.

- Luz, ¿Qué querías?
- Pues que los alumnos de segundo me han informado de que Jose no estaba porque había sido enviado al despacho del director. Y me gustaría saber por qué.
- Es que Vicente ha montado un embrollo de los grandes.
- ¿Me lo cuentas?
- Luz, te voy a contar y luego tu me das tu opinión. Ya que tu eres tutora de Laura y yo lo soy de Jose.
- Vale, pues empieza.

Y Víctor se lo contó todo a Luz. De esa forma, decidieron pasarlo por alto (Jose era el primero de su clase y Laura era también de las mejores de su clase), pero si se volvía a repetir si que lo tendrían en cuenta. Eso sí, si Vicente no hubiera obligado a Laura a entrar...
Y al terminar, Laura y Jose volvieron cada uno a su clase. Al igual que Luz, volvió a la clase de Jose, que estaba trabajando unos ejercicios de matemáticas.
Durante toda esa clase, Jose estuvo pensando en Laura. No podía pensar en otra cosa que ella, porque se había enamorado locamente de ella.
Así que tampoco en clase de matemáticas hizo algo, él estaba en las nubes, pensando en Laura. Y al terminar la clase, Luz se acerco a él y le dijo que saliera un momento que quería hablar con él. Él salió a fuera para hablar con ella. Y una vez, estaban los dos fuera...

- Jose, yo no entiendo, que te pasa hoy. No has hecho nada en toda la hora. Has estado toda la clase mirando las moscas y pensando en otra cosa. ¿Te preocupa algo o te encuentras mal?
- No es nada, profesora. No es nada malo.
- Bueno lo entiendo pero centraté más. No quiero que suspendas mi asignatura por pensar en otras cosas. Y pídele a John o a alguien los ejercicios hechos en clase y los que van de faena. ¿Vale? Y ahora entra a clase.
- Sí, ya entro.

Y diciendo esto, Jose entro en su clase y se sentó pensativo e entristecido pensando en Laura. Al acabar las clases Jose salió corriendo de clase a la entrada para esperar a Laura. Ya no podía esperar más, se lo tenía que decir, cuanto antes mejor.
Cuando vio salir a Laura fue corriendo hasta ella y se la llevo a un sitio donde no les molestarán.

- Perdona que te halla traído tan deprisa hasta aquí, pero necesitaba decirte una cosa.
- Pues empieza.
- Laura, a cada segundo...me gustas más. En resumen, Laura, te quiero. (Jose mientras decía estas palabras miraba a Laura fijamente, y con cara de enamorado que no podía ocultar)
- Jose... ( Ella se sonrojo, pues nunca se le habían declarado de esa forma).
- No hace falta que digas nada, pero no podía vivir tranquilo si no te lo decía.
- ...no sé que decir...
- Yo solo te pido que me dejes quererte, solo eso... Porque no puedo dejar de pensar en ti, tengo que decir que no sabía lo que era exactamente ese sentimiento. Y ahora sé, después de la clase de lengua y de la clase de matemáticas perdida pensando en ello, que ese sentimiento se llama: amor.
- Jose... (Y le miró emocionada, a parte de que el corazón le iba a mil por hora.)

Jose se sentía un poco incómodo porque Laura permanecía delante de él sin hablarle de sus sentimientos. Pero los dos estaban igual: nerviosos y rojos como un tomate. Y también se sentían algo incómodos.
De pronto Laura, levantó la vista y le miró fijamente, ella estaba seria - ya no tan nerviosa - y sus ojos estaban llenos de afecto hacía él.
Jose no entendía nada, así que el le miro sonrojado y sorprendido a la vez, porque no se esperaba esa mirada tan penetrante y cálida.
Todos caminaban y hablaban, menos ellos dos. Ellos que estaban quietos mirándose atentamente.
De pronto Laura fue caminando hacía él y él hacía ella. Laura cuando ya estaban a cerca uno del otro se acerco un poco más a él y le abrazo. Jose también la abrazo a ella.
Ella apoyó durante unos segundos su cabeza en el pecho de Jose y posteriormente Jose no podía esperar más, y una vez ella separo la cabeza de su pecho, él la besó. Laura se sorprendió, pero aún así le devolvió el beso. Y este fue su primer beso de amor.
Nadie conocido les vio, porque estaban en una esquina por la que apenas pasaba gente.

PROXIMANTE EL CAPITULO 5: Los sentimientos de Laura

[wave]
"Tu libertad acaba donde empieza la del otro"
Avatar de Usuario
Meiko Akizuki
Friki-sama
 
Mensajes: 326
Registrado: 11 Jun 2005, 15:23

Notapor Meiko Akizuki » 20 Jul 2006, 21:49

Bueno, como podeis ver al final le cambie el nombre al capítulo porque este me parecía más adecuado. He puesto el capítulo cinco entero, porque me voy de vacaiones. Que lo disfruteis.

Capitulo 5 : Latidos del corazón

Después del beso, Laura le miro y le dijo: Me ha gustado como besas. Podríamos repetirlo más adelante. (Y le sonrío)
El corazón de Jose ya no podía ir más deprisa, y aún más después de oír esas palabras desconcertantes y confusas.

- Me parece bien, pero... ¿Quieres salir conmigo?

Laura cuando oye eso, le vuelve a sonreír, porque la contestación para ella la contestación estaba clara.

- Pues… ya veremos. ¿No te parece? Creo que aún no te conozco lo suficiente como para eso…
- Claro..., pero...

Laura le junto la boca con un dedo que le rozo los labios de arriba, hacía abajo.

L.- No digas nada.

Jose se sonrojo, pues estaba loco por ella. Después de esto, se fueron al internado. Iban uno al lado del otro, sin cogerse de la mano sin nada aunque Jose lo estuviera deseando con toda su alma.
Al llegar, tuvieron que irse cada uno a su habitación, la de Laura estaba en el segundo piso y la de Jose en el tercer piso.
Así que Jose acompaño a Laura hasta el segundo piso. Y se despidieron, con una sonrisa llena de alegría y felicidad por parte de Jose y llena de amistad por parte de Laura.
Al entrar en su habitación, Laura vio a Ana y a Blaine. Ana estaba haciendo los deberes y Blaine estaba esperándola (a Laura).

- Hola, Laura.
- Hola, Blaine.
- Hoy habíamos quedado. ¿Te acordabas?
- No, no me acordaba. Por cierto, tengo que hablar contigo.
- ¿Por qué?
- Es sobre lo que le has oido decir a Belinda...
- ¿Eso de que tienes que salir con Jose?
- Sí. Es que, le ha dado por joderme y...no se ha buscado otra...y Belinda amenaza con hacerme la vida imposible si no lo hago...
- Te comprendo. Puedes salir con él, hasta que Belinda diga o Jose se decida por una; ya que yo no sé como funcionan esas cosas...
- Blaine, a parte de eso… ¿Ana te puedes salir un momento?
- Sí, pero solo un momento que todavía me tengo faena. (Y diciendo esto, se salió cerrando la puerta)
- Yo...esto...Blaine, tenemos que cortar...
- Pero, ¿Por qué?
- Me estoy planteando si salgo en serio con un chico o no porque no sé si me gusta o que, y es un rollo tenerte preocupado sin razón…
- ¿Y desde cuando te has planteado eso?
- Desde hoy.
- Vale.
- Me alegro que te lo tomes a bien, pero prométeme que seguiremos siendo amigos. ¿Vale?
- Claro que sí, tonta. Me voy, Laura. Hasta otra. (Y se marcho algo entristecido, aunque no sabiendo el porque, Blaine ya sospechaba lo que se le estaba pasando por la cabeza a su ahora exnovia y amiga)

Y diciendo esto, Blaine se fue y Ana entro para continuar con la faena que tenía.
Laura, también se puso a hacer la faena que tenía, pero no podía dejar de dar vueltas al paso que había dado. Ella le había dicho que le quería, cuando ni siquiera ella sabía si era verdad. En verdad, el amor de verdad ella lo había sentido después de que él le dijera esas palabras tan bonitas.


Pensamientos de Laura

-“No puedo aún creerme lo que he hecho...esto no puede seguir así...tengo que aclararme...no puedo...dejar a Blaine de esa forma... ¿pero que estoy diciendo? Blaine...a partir de ahora será mi amigo, ¿no?...al menos eso espero...necesito hablar con él...pero...la cuestión es ¿Yo quiero a Jose?...o solo es mi imaginación...o es solo cuando está él delante...la verdad después de lo de hoy ya no me parece tan mala persona, pero las apariencias engañan...espero que no sea como Toni...que te dice que te quiere y luego se pone a salir con otra...pero no creo que Jose sea igual que él. No, no Jose no puede ser igual que él...es imposible... ¡Ostras! Si ya son las 19:00 y aún no he hecho nada...el reloj va mal...vaya alguien acaba de salir de la habitación...debe de ser Ana...o habrá entrado alguien...”

Fin de los pensamientos

- Hola hermana. ¿Qué le has dicho a Blaine?
- Ah! Hola hermano. ¿Qué tal estás?
- ¿Y eso a que viene? Bueno, da igual... (Piensa: “Que tía, me ha cambiado de tema a posta”)

Mientras se oyó un ruido, como si se cayera algo de la estantería.

- (Casi se cae de la silla, del susto que se pega) Ah!!!! ¿Qué ha sido eso?
- Lo siento. Ahora lo recojo.
- Esa voz...me suena de algo...pero no sé de que...
- Cada día estás peor hermana...no le hagas más la puñeta... mujer...
- Pero, ¿quién es? (estaba nerviosa)
- Soy Jose. (Cuando termino de decirlo, Laura se giro)
- Ah! Eras tú... (Dijo sin importancia y algo sonrojada)
- Que disimulada...
- ¿Qué insinúas hermano?
- El no insinúa nada, esto... ¿hoy tienes deberes de Química?
- ¿Yo? Sí, un montón...no te puedes ni imaginar todo lo que tengo...de esa asignatura...
- Ah, vale. Pero no me asustes más...
- El te los explica, pero los haces tu sola.
- Vale, hermano. Pero tú te largas de aquí y...
- Yo también me voy que he quedado...
- Vale, Ana.
- Adiós tortolitos.
- Hermano, ¡Cállate y no nos llames así!
- Eso, David. A ver si aprendes a cerrar la boca. (Y Laura aún se sonrojo más)
Y tanto Ana como David se fueron, dejando a Laura y a Jose solos.
- Laura... ¿Qué has hecho con esa hoja en blanco?
- ¿Yo? Nada.

Pero, después de decir eso, miro la hoja toda arrugada y rallada que tenía bajo del brazo...No se había dado cuenta de que mientras pensaba, ella había estado rallándola y arrugándola...

- ¡No puede ser! (Y se puso nerviosa)
- ¿Me vas a decir que hacías?
- Pensar y hacer matemáticas.
- Ya...con el libro de biología. ¿no?
- No lo había visto.
- Yo ya he terminado los deberes y he estudiado un poco de todo.
- Pero...si solo son las 6... ¡Qué rápido eres!
- Son las 7, Laura.
- ¿Y dónde está Ana?
- Se ha ido hace 10 minutos.
- ¡Qué! Pero si me tenía que ayudar a hacer un trabajo, a terminarlo...
- ¿Qué te pasa?
- No tengo ganas de hacer nada, más que...
-Química y matemáticas...
Laura se puso como un tomate, pues precisamente ese día, ella no tenía faena de química y matemáticas) Esto...
- Déjame ver tu faena de hoy.
- Esta en la página 200. (Jose ya había cogido su agenda)
- De lengua una redacción sobre Lope de Vega; de Inglés dos fotocopias; de biología estudiar los dos primeros temas...
- Lo siento...
- Si quieres te ayudo un poco a buscar y eso. Pero...escribir lo haces tu.
- ¡Sí!
- Y pensar que yo ya había acabado los deberes...
- ¡Al ataque!

Y se pasaron desde las siete y cuarto hasta las 22:00 haciendo faena. Y ayudándole a estudiar y a entender las cosas. Sin embargo durante todo ese tiempo, a Laura cada vez que Jose hablaba o se le acercaba más de la cuenta, el corazón se le ponía a mil.

- Bueno, ya hemos acabado...
- Sí, que alivio...ahora a descansar... (Y Laura se tumbo en su cama.)

Jose se tumbo en la de Ana, pues los dos habían acabado un poco mal del cuello...y de los hombros, los cuales estaban un poco cargados. Laura ya estaba más tranquila y relajada.
- Bueno, estarás contenta....
- Un poco, y... gracias por ayudarme a hacer la faena, es que no tenía ganas de hacerla y no sé porque, nunca me había pasado eso...
- Cuando estás cansado te pasa muy a menudo...conclusión tienes que descansar más...
- Ok. ¿Vamos a cenar?
- ¿Vamos?
- (Rectifica) Yo voy a cenar, pero tu te sales de aquí porque no me fió de ti, y entonces podrás hacer lo que te dé la gana.
- Que explícita eres...
- Bueno pues...mueve el culo. (Laura se levantó y fue hacía él para obligarle a levantarse).
- Para el carro...
- Sí es necesario llamaré a una grúa...
- Ni lo intentes...
- Sí, sí... (Como Jose estaba un poco abierto de piernas, ella se arrodillo justo en medio de ellas, después Jose se sentó)
- Bájate de la cama de Ana que va a pensar cosas raras...
- Ella no está aquí para salvarte...
- Laura, no lo hagas...

Ella lo empujo de nuevo hacía abajo y puso su cabeza encima de su pecho; de forma que podía oír los latidos del corazón de Jose.
Jose más rojo y nervioso no podía estar, solo hacía unas horas que se le había declarado y ya estaba encima de él. (“Esto es un sueño o una pesadilla”, pensaba Jose mientras la tenía encima).

- ¿Qué te pasa? El corazón te late muy rápido... (Y Laura se incorporó)
- Es...que...tan...pronto...pues...no se...
- Estás temblando
- No... que va...
- Tranquilízate, hombre...Y vamos a cenar, que debes de tener hambre...
- Sí, sí que tengo...

Jose tenía un poco de miedo de ir a cenar con ella; porque aún no podía creerse lo que había hecho hace unas horas ni lo que estaba pasando en ese momento.
Laura le sonreía y le miraba sin rastro de odio...que raro le parecía eso a Jose.
Él que estaba acostumbrado a insultos y a desprecios por parte de Laura y por lo tanto todo eso le parecía muy raro.

- ¿En que piensas?
- ¡Qué! ¿Qué pasa?
- Estás en Babia, ¿No tienes hambre?
- Sí, pero... ¿Esto es un sueño o es real?
- Es la realidad, Jose.
- ¡Has dicho mi nombre!
- ¿Te estás burlando de mí?
- No, es que estaba pensando en lo de mamarracho...que ya me estaba acostumbrando...

Laura soltó unas risitas, pues eso se lo había oido decir a John y ella lo había continuado.

- ¿De que te ríes?
- De que hace meses pensé que ese era tu nombre... (Y se calmó un poco)
- ¿Se lo oíste a John verdad?
- Sí, y créeme, al principio pensé que tu y él estabais liados...
- ¡Yo no soy homosexual! Y si lo fuera con la última persona que saldría sería con John!
- Vale, vale...pues...ahora a cenar que ya son las diez y cuarto.
- ¿Las diez y cuarto?
- Sí, bonito. Me he pasado quince minutos convenciéndote para que bajaras a cenar conmigo. Porque ahora no debe de quedar casi nadie...
- Gracias, Laura. ¿Vamos a cenar?
- Me alegro de oírte decir eso. Vamos.

Y diciendo esto, se levantaron de la cama (estaban sentados en la de Ana) y salieron por la puerta para ir al comedor una vez hubieran salido del internado.
Una vez llegaron al comedor, se encontraron con que ya solo quedaban unos cuantos platos de verduras y de cosas que no les gustaban demasiado.

- ¿Nos vamos a un bar?
- Sí, y menos mal que no hemos pasado la tarjeta...
- Tienes razón...

Y se fueron a la pizzeria de la primera cita que tuvieron él y ella. Cuando llegaron se sentaron en una de las mesas que había en la parte de dentro y Jose se levantó para pedir la pizza. Está vez les apetecía una cuatro estaciones a cada uno.
Cuando Jose se sentó en la mesa, Laura le miró fijamente con cara pensativa durante unos minutos.

- ¿Qué te pasa? ¿Por qué me miras así?
- Lo siento, estaba pensando en mis cosas...
- Esto... ¿Me tenías que contar la razón por la cual estás aquí y no en Nueva York, verdad?
- Sí, tienes razón. Porque como te dije las cosas que empiezo; me gusta acabarlas.
- Pues empieza.
- El año pasado, estuve saliendo con un chico llamado Toni. El era simpático, atrevido, guapo, inteligente y lo sigue siendo. Yo siempre o casi siempre estaba pensando en él y no me esforzaba en pensar y hacer los deberes que me mandaban. Mi madre me lo recordaba en todo momento, “Laura haz los deberes, que sino te arrepentirás y no irás bien preparada al bachiller”.
Todos los días me decía lo mismo. Yo ya no sabía si taparme los oídos o decirle que se callara ya, pero en fin voy a lo más importante.
Entonces un día en que mi madre me amenazó con no volver a ver a Toni y veniendome a España, ella nació aquí, así que le resulta muy fácil decirlo. Yo no me la tome en serio y eso fue un error. En fin que descuide los estudios y por eso estoy aquí.
Mis hermanos vinieron conmigo para no dejarme sola aquí, al igual que Blaine, que es el mejor amigo de Toni y mío. Blaine me cae muy bien, él me está apoyando mucho y por eso decidí salir con él.
Bueno, eso es todo, si quieres saber algo más...

- Increíble. Nunca me espere una injusticia semejante, pero... ¿Qué clase de persona es tu madre?
- Una persona que adora a mi hermana Bianca y me hace la vida imposible a mí, solo porque mi padre se porta mejor conmigo que con Bianca. Y además yo saco mejores notas que mi hermana. También es verdad que creo que mi madre en el fondo me quiere...
- ¿Y tu padre? ¿Qué dijo?
- Que si quería llegar a ser algo de provecho, tendría que olvidarme de Toni... sin embargo él es más comprensivo y bueno, mucho más que mi madre. Y sobretodo más paciente y guay.
- Ya entiendo...
- Lo siento, no tendría que habértelo contado...pero es que me expresas confianza, no sé como, pero me das confianza...
- Gracias, y tú me das felicidad... (Se sonroja)
- De nada. (Y le sonríe)
- Bueno, ya deben de haber hecho las pizzas...
Y en ese momento el camarero le llamó para que fuera a recogerlas a la barra.
Una vez las tuvieron en la mesa, empezaron a comer en silencio sin pronunciar palabra. Pues, estaban hambrientos y siempre tenían algo en la boca.
Una vez hubieron devorado las dos pizzas cuatro estaciones medianas - como ya habían pagado al recogerlas - se fueron hacía el internado, uno al lado del otro sin cogerse de la mano. Eran ya las once de la noche.
Cuando llegaron, se fueron hacía su internado para irse a dormir, estaban cansados del día que habían tenido.
En cuanto se encontraron en la puerta, cada uno se fue hacía su piso. Pero antes se dieron las buenas noches.

J.- Buenas noches, Laura.
L.- Buenas noches, Jose. Y gracias por todo.
J.- De nada.

Y cada uno se fue hacía su piso. Jose iba subiendo las escaleras tan feliz y alegre que parecía que le hubiera tocado la lotería. De pronto Blaine sorprendió a Jose por el pasillo.

- Hola. ¿De dónde vienes?
- De cenar en una pizzería. ¿Por qué?
- Por nada. Esto...me han dicho que te diga una cosa. Unos cuantos vamos a ir a esquiar en Navidad. ¿Quieres venir?
- No lo sé. ¿Quiénes van a ir?
- John, Elías, Felipe, David, Bianca, Laura, Belinda, Carol, Esmeralda y yo. De momento, y tú si quieres, claro.
- Vale, por mí encantado. Yo voy hasta el fin del mundo con Laura.
- ¿Con quién?
- No, nada olvídalo. Cosas mías...
- Está bien. Bueno, buenas noches.
- Buenas noches.

Y cada uno se fue a su habitación. Cuando Jose llegó, David estaba durmiendo.
Así que entro despacito sin hacer ruido, pensando en el viaje que iba a hacer con Laura. Así que se puso el pijama, se acostó e intentó dormirse, cosa que no podía hacer a causa de los nervios y de la emoción.
El día siguiente era martes, y ya solo quedaban tres días para Navidad, y él solo pensaba en el viaje que iba a hacer con Laura.

FIN DEL CAPITULO 5. PROXIMAMENTE EL CAPITULO 6.

[wave]
"Tu libertad acaba donde empieza la del otro"
Avatar de Usuario
Meiko Akizuki
Friki-sama
 
Mensajes: 326
Registrado: 11 Jun 2005, 15:23

Siguiente

Volver a Historias y Fanfics

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado

cron