Desgraciada Felicidad

Versión para adultos de Historias y Fanfics. Escribe aquí las historias que por su contenido no sean aptas para todos los públicos. Exclusivamente mayores de 18 años.

Notapor Meiko Mouri » 07 Nov 2004, 15:47

Uoooh, y nos dejas así mala persona! xD Dejando a parte lo que te dijo Vir de que tienes que mejorar en la expresión (que eso es mucho leer y mucho escribir ^^) la historia ta chula. Me recuerda a un montón de pelis e incluso animes juntos ^o^ es una mezcla interesante, tengo ganas de ver por donde lo llevas. La otra historia si puedo la leo esta noche, besos!!
Avatar de Usuario
Meiko Mouri
Friki-sama
 
Mensajes: 336
Registrado: 07 May 2003, 22:12
Ubicación: Asturias

Notapor Javi » 07 Nov 2004, 22:09

Bueno acabo de venir de una fiesta de cumpleaños con musica flamenca incluida sacandome a bailar, cn toda mi familia andaluza, mis hermanos... toy un pelin cansado q acabo de llegar, pero si puedo sta noche la continuo la historia ^^
Maybe on Earth. Maybe in the Future
Avatar de Usuario
Javi
Otaku-san
 
Mensajes: 140
Registrado: 29 Oct 2004, 20:23

Notapor Javi » 08 Nov 2004, 00:02

100 años atrás...

Aquel fue un bonito día para un paseo en bicicleta. Marion la cogió y pedaleó con ese expléndido sol que le venía de cara disfrutando de la vida, su espíritu joven acelerando a cada paso despierta ganas de vivir y de luchar.
El paseo marítimo estaba muy animado, gente con sus patines en línea, monopatines, disfrutando como ella. Decidió darse un apetecible baño en la playa. Se sacó su ropa, debajo llevando un biquini de color rojo. Tenía un tipo estupendo, con su cabello castaño de color miel que resplandecía en ese bonito día, y unos ojos verdes exuberantes, y para que engañarno tenía unos grandes pechos, el tipo de mujer que cualquier hombre soñaría. Hizo que más de un chico no pudiese evitar mirarla, incluso una chica le tuvo que dar un pellizco a su novio para que volviese a la realidad y (en una escena cómica) éste haciendo reverencias con la cabeza pidiendo perdón.
Comenzó a nadar sumergiéndose en aguas profundas, le encantaba notar el agua alrededor de su cuerpo como si la abrazase. Dejó su cuerpo muerto, y mirando hacia el cielo comenzó a pensar:
- "¿Alguna vez encontraré el amor? ¿Tan difícil es? Todos los tíos que he conocido son unos estúpidos y unos engreídos. ¿Qué se creen que por tener un cuerpo musculado pueden tener a cualquier chica?". lanzó un suspiro y prosiguió-" Me siento vacía la verdad. Sé que soy un poco especial, que no puede atraerme cualquier persona. Tengo que sentir, tiene que ser algo especial. ¿Tan difícil es encontrar a esa persona? ¿Tan difícil es encontrar el amor?" -comienza a entristecerse- Creo que el amor me evita y me quedaré sola y vacía para siempre... "
Paró de bañarse y comenzó a secarse con una toalla. Aunque podría ser que muchos hombres la desnudasen con la mirada, hay uno que nos atrae de forma especial. Un hombre con un vestuario oscuro, con el pelo corto moreno, ojos oscuros, tenía una belleza atractiva y a la vez enigmática.
Marion cogió su bicicleta y emprendió el viaje de vuelta a su apartamento.
Tardó una hora y media en llegar, pero disfrutó del trayecto.
Donde vivía era una de las zonas más céntricas de la ciudad. El apartamento (situado en una planta 4 ) fue un regalo de sus padres. Los padres de Marion no eran el tipo de personas que vivían como las gente aniderada, aunque tampoco tenían un sistema de vida agobiante, eran de clase media.
Marion siempre pasó parte de su vida ayudando en el negocio de su padre (tenía un negocio de una de las terceras bibliotecas más importantes). Sus padres, debido al gran sacrificio que realizó su hija, vieron que era momento para que disfrutara de su vida, y le regalaron el apartamento.
El apartamento era mediano, pero muy espacioso, tenía la cocina junto al comedor. A parte tenía tres habitaciones: el lavabo con su exuberante baño espumoso, su habitación decorada de forma sencilla pero ordenada (decorada con fotos de amigos, posters sobre películas, libros de toda clase, apuntes de la universidad de avances de la tecnología, una cama de agua y un amplio armario) y la habitación de invitados.
Una vez llegó, decidió tomarse un baño espumoso para relajarse. Como si fuera una continuación de sus pensamientos dejados en la playa prosiguió:
-"Siempre lo mismo. Siempre que me meto en el agua es cuando me meto mis ralladas mentales... Mira que la gente me dice: "Tú no corras, que ya llegará el novio que ya estás bien" siempre les respondo que no tengo prisa... pero por otro lado a mis 22 años.. pienso que no puedo estar toda mi vida de flor en flor... Los rollos que tuve fueron pasajeros pero nada más... ni sentimientos ni nada... y por eso continúo vacía..."- lanza un suspiro- "Pero que difícil es la vida y menuda forma de pensar más rara que tengo... Pero sinceramente es lo que pienso..."
Mientras Marion se pierde en su mar de dudas, en el mismo edificio, un hombre situado en el tejado, el mismo hombre que la observó desde la playa estaba con los ojos cerrados, sintiendo cada uno de los pensamientos de Marion.
Abrió los ojos y entonces se ruborizó pero no sabía el porque, pensando para sí mismo comenzó:
-"No puedo saber porque siento esto. ¿No me dijo que de humano solo tenía la forma? Nada de sentimientos, cumplir con mi deber. Deberé ir con cautela, ésta noche me toca trabajar..."
Maybe on Earth. Maybe in the Future
Avatar de Usuario
Javi
Otaku-san
 
Mensajes: 140
Registrado: 29 Oct 2004, 20:23

Notapor Javi » 09 Nov 2004, 00:13

Hoy he escrito poquito, pero es una idea que me ha dado por ponerla que tiene que ver cn la historia ::)

_______________________________________________________________________
Una vez Marion acabó su estupendo baño de espuma se dirigió al comedor. Allá se puso una película de DVD, es una película que se ha tragado tantas veces que una vez más no le importa, "Mi ser" que trataba de la vida de una joven que decidió alejarse de su casa, para reencontrarse con ella misma... bueno un drama en fin de cuentas.
Los ojos se le fueron cerrando poco a poco. Comienza a soñar.
Se veía en un avión, viajando a otra vida. Se asomó a través de la ventana viendo un cielo abierto azul, atravesando nubes de algodón, se sentía libre. Volar en su sueño significaba un deseo de libertad, sin ataduras. Libre para labrar su futuro, donde ella decidiría con quien estar, donde lucharía por una de las cosas más importantes para ella, el amor.
De repente, el avión empieza a tambalearse. Se aferra con fuerza en su asiento, mirando hacia los lados por puro reflejo. Se notó un hormigueo en el estómago... el avión comienza a descender. El cielo azul se tiñó de sangre, el avión aceleraba la caída hasta que...
Se levantó sobresaltada, allá tumbada en el sofá. Todo su cuerpo comienza a sudar, y empieza a emitir débiles y lentas respiraciones. Se concentró en un punto en la pared, para no perder la compostura. Aquel punto en el que se concentró se convirtió en un punto rojo, un punto rojo que comienza a crecer y crecer. Empieza a asustarse. Comienza a ver el recorrido de aquel punto hasta que toda la pared queda teñida de rojo, el rojo de la sangre.El techo comienza a gotear, salpicando todas partes del comedor y mojando a Marion. Sale corriendo al lavabo. Todo la casa está sangrando en esos momentos. Al llegar al lavabo se tumba dirección al báter, incluso ella empieza a vomitar borbotones de sangre. Se estira en el suelo, ida, moviendo los brazos de un lado hacia otro...
Vuelve a despertar. Se ven los créditos de la película. Comienza a comprobarlo todo que esté en su lugar, incluso ella misma.
-"A partir de hoy se acabó la cafeína para mí. Sabía que habían pesadillas horrendas... pero no sé ni yo misma como calificarlo... Si mezclo las ralladas que me meto y le sumo estas... ´"- pensó para sí mismo, y añadió con ironía- "Creo que sería un buen esteoripo de chica para Chucky" - Pensar aquello le devolvió la realidad, y con una sonrisa dulce acabó- "Vamos a ver que tenemos hoy para comer".
Maybe on Earth. Maybe in the Future
Avatar de Usuario
Javi
Otaku-san
 
Mensajes: 140
Registrado: 29 Oct 2004, 20:23

Notapor Javi » 10 Nov 2004, 12:51

Bueno de momento no podre escribir hasta q me traigan el ADSL hasta entonces ::)
Maybe on Earth. Maybe in the Future
Avatar de Usuario
Javi
Otaku-san
 
Mensajes: 140
Registrado: 29 Oct 2004, 20:23

Notapor Meiko Mouri » 10 Nov 2004, 22:28

Javi escribió:y unos ojos verdes exuberantes, y para que engañarno tenía unos grandes pechos, el tipo de mujer que cualquier hombre soñaría. "


Por favor Javi....xD asi que grandes pechos? xDueno, no voy a hacer ningun comentario sobre ese trozo, solo quería reseñarlo pq en fin xD

La historia sigue y dejando a parte que la parte de la playa pues mira, como q mucho mucho no me gustó (asi que uno de los muchos que la desnudan con la mirada le atrae?xDD) pero sin embargo la parte de la película y el sueño me pareció más interesante, pega más con el resto de lo que llevas escrito ^^

A ver si te ponen adsl pronto. Yo llevo la otra historia algo atrasada, procuraré ponerme al día antes de que vuelvas ;) Bss!
Avatar de Usuario
Meiko Mouri
Friki-sama
 
Mensajes: 336
Registrado: 07 May 2003, 22:12
Ubicación: Asturias

Notapor Javi » 24 Nov 2004, 19:28

No quiero q penséis que soy un salido ni nada por el estilo jajajaja. Era un poco de introducciony pensé que era una forma de presentar al personaje :P si te soy sincero como llevaba mucho tiempo sin internet pues ahora me ha dado por escribir la historia y llevo 20 paginas de Word a ver como continua :S:S
Maybe on Earth. Maybe in the Future
Avatar de Usuario
Javi
Otaku-san
 
Mensajes: 140
Registrado: 29 Oct 2004, 20:23

Notapor Javi » 24 Nov 2004, 19:31

Al atardecer, una silueta oscura acecha, moviéndose como un rayo sobrevolando la ciudad. Relic desciende a un tejado de uno de los barrios bajos de la Ciudad. Pliega sus alas guardándolas en el interior de su espalda.
Allá le espera una mujer, de ojos oscuros como él y una melena negra oscura. Su cuerpo era delgada, de una anatomía atlética, atractiva, parecida a Relic pero en mujer. Van avanzando hasta encontrarse uno en frente del otro.
- Parece ser que la chica ha recibido la primera señal- explicó Relic- Muerte la ha seleccionado, pero no entiendo porque a tan temprana edad... Sé que a veces el destino puede hacer que algún ser humano fallezca, pero ésta vez ha sido seleccionada por “Ella”.
- Ella da 100 años de vida al ser humano- se pausa unos instantes para añadir- para que luego nosotros sus ángeles guíen el alma del moribundo y se conviertan en esclavos eternos... Hasta que ella decida, por aburrimiento o quien sabe el porque, devolver el alma a la Tierra y renacer en otra vida.
- Pero ésta vez me ha enviado, para avisar a la chica la fecha exacta de su fallecimiento- mira hacia abajo, cabizbajo- no lo entiendo, hermana.
- Fuimos creados por ella, y ella nos utiliza, para ese fin nacimos.
- Como puedes hablar como una autómata- empieza a mirarla furiosamente- Es que no tienes...
- No tengo sentimientos Relic- argumentó- Algún tipo de afecto por ti podría mostrar, y hacia nuestra madre- Esbozó una sonrisa y le abrazó susurrando una cosa en oído- Eres su favorito, y sabes que eso despierta celos en algunos de nosotros, eres especial, a lo mejor Ella decidió que tuvieras debilidades humanas... como puede ser el amor, ¿o acaso te estás enamorando de esa chica?
De un fuerte empujón, Relic se deshace de su hermana:
- ¡Como puedes ser tan rastrera!- su furia en esta ocasión era por puro reflejo, como si de una máscara se tratase, podría ser que le habían tocado un punto vulnerable- Nunca y te repito nunca me enamoraría de un ser humano, ¡¿ Te enteras?!
- De acuerdo Relic de acuerdo, te creo- en lo más mínimo le creía.

Ella tenía entendido de otros ángeles que le tenían envidia, y la envidia es traicionera, este tipo de cosas en este tipo de criaturas podrían durar eternidades. Pero lo que nunca sabría su hermano es que la debilidad humana la había tocado, siempre ha estado enamorada en secreto de él.
Se formó un amplio silencio alrededor de ambos, un silencio en la que ella contemplaba a su ser amado, si por ella fuese estaría así durante toda su inmortalidad.
- ¿Entonces se lo dirás esta noche?- preguntó enigmáticamente.
- Claro... debo hacerlo, tiene que ser informada esta noche- había aún una cuestión que le enturbiaba su mente- pero sigo sin comprender Kate...
- No comprendas Relic, simplemente hazlo y acaba tu trabajo.
- Si tendré que hacerlo- dijo con resignación- pero eso no quita mi preocupación.
- A veces te comes demasiado la cabeza- dijo divertidamente y se puso a dar vueltas alrededor, como estudiándolo- Y con estas ya son dos las debilidades humanas.
- Déjalo ya Kate... – le vino otra pregunta a la cabeza- ¿y qué es eso sobre lo que me comentaste?
- Hermanito, he dicho muchos comentarios en este atardecer, como no concretes más...- sabía a lo que se refería. Siempre le gustaba tomarle el pelo a su hermano.
- Sobre los celos Kate.
- A eso... Bueno ya sabes rumores que circulan, si ese rumor se le puede llamar Rayac... – dijo como dejándolo caer.
- ¿Rayac?- le llamó la atención- Hemos sido uña y carne, junto a ti fuimos los primeros en ser creados. Es parte de nosotros, como tu Kate.
- Pues no debe ser el mismo cuando te giras- se acercó a él, sus labios, sensuales y carnosos, peligrosamente se encontraban a media distancia- Tu gemelo, está arrastrando a más de los nuestros para ponerse en tu contra Relic.
- ¿Y si en verdad eres tú la celosa y me dices todo esto para separarme de él?- arremetió con furia.
Aquel comentario a Kate no le hizo mucha gracia. Ella daría su vida por él, guardaría su secreto hasta la tumba, pero jamás dejaría que nadie se entrometiera en su forma de pensar. El comentario de Relic le hizo más daño de lo que él creía. Se separó un poco de él. Sus ojos se encendieron, un rojo intenso destellaba con furia. El tejado comienza a temblar. Objetos a su alrededor comenzaron ascender debido a la inmensidad del poder liberado. Su voz se moldeó, era la misma voz de las tinieblas:
- ¡Retira ahora mismo lo que has dicho Relic!- estaba desbocada, cualquier tipo de locura podría cometer en ese momento.
- Hermana no quiero pelear contra ti- contesto fríamente.
- ¡Retira lo que has dicho Relic!- indicó de nuevo, señalándole con un dedo, mientras la energía se intensificaba alrededor de ella-¡ ¡ ¡Tendrías que saber que siempre te he defendido, y si tengo que demostrar mi lealtad por la fuerza, lo demostraré!!!
- Cálmate Kate- pausadamente se acercaba a ella- Simplemente era un comentario, hay muchas cosas que no entiendo, y así no puedo hablar contigo.
- ¡Ja! Que buen intento Relic- empieza a flotar en el aire llena de energía.
- Ésta situación las has creado tú- él también empieza a ponerse furioso- Sabes que somos muy temperamentales, así sea pues... Demuéstrame tu lealtad entonces- Relic despliega sus alas y con una rapidez increíble alza el vuelo.
Kate despliega sus alas y vuela como un proyectil rojo.
La ciudad se convierte en un punto lejano de luz. Un sol a punto de desaparecer para dejar lugar a la luna, y unas nubes adornan el paisaje.
Comienzan a perseguirse mutuamente, están buscando la mejor posición para atacar al contrario. Kate se sitúa detrás de Relic. Unas ráfagas pequeñas e intermitentes de energía comienza a brotar de su mano. Haciendo siga-sagas, Relic las puede eludir y comienza a incrementar aun más su velocidad de vuelo, desapareciendo tras una nube.
Kate se detiene y le busca con la mirada: “Nunca entenderás el porque hago esto, pero me has hecho más daño del que tu puedas ignorar”
Recibe su respuesta telepática: “-Ignoro el mal que te he hecho, pero has empezado todo esto para demostrarme tu lealtad.”
“Dónde te escondes hermanito, sal y da la cara”- empieza a utilizar sus otros sentidos. Ni rastro de la energía de Relic.
“Tiene unas habilidades asombrosas... Ni yo misma sé el tipo de poder de Relic...”- va pensando para sí misma. El rastro de energía se vuelve claro, lo tiene justo encima.
Imbuida de energía, sale disparada como un cohete.
- ¡Ya te tengo!- Con la aceleración, intenta utilizar su propio cuerpo como ariete.
Ante su sorpresa, atraviesa a Relic, como de un espejismo se tratase. Sin darse cuenta, Relic aparece a su lado y se abalanza hacia ella. La abraza y empieza a descender rápidamente. Todo pasa en milésimas de segundo, la velocidad que llevan es indetectable para el ojo humano. Caen en medio del océano, provocando unas ondas y unas columnas de agua enormes.

Al pasar un tiempo Kate recobra el sentido. Aún recuerda el ataque feroz de Relic, con una rapidez y una maestría dignas de admirar. Estirada en la orilla del mar, apreciando el bonito manto de las estrellas que se alzaban ante ella, la noche había llegado.
Empieza a mirar a su alrededor, ni rastro de Relic. Se levanta y se resiente un poco del golpe recibido. Unas letras escritas sobre la arena del mar, llaman la atención a Kate, en ellas ponen: “Te creo.”
Maybe on Earth. Maybe in the Future
Avatar de Usuario
Javi
Otaku-san
 
Mensajes: 140
Registrado: 29 Oct 2004, 20:23

Notapor Meiko Mouri » 24 Nov 2004, 22:41

Wooo Javi!! este trozo casi es el que mas me va gustando, muy bien!! ^o^ la cosa se pone interesante ;)
Avatar de Usuario
Meiko Mouri
Friki-sama
 
Mensajes: 336
Registrado: 07 May 2003, 22:12
Ubicación: Asturias

Notapor Javi » 25 Nov 2004, 00:50

Muchas gracias Cris, si por mi fuera ya pondría las 20 páginas q he escrito pero como no puede ser pues nada jajajaja A ver q vendrá más hacia delante :P
Maybe on Earth. Maybe in the Future
Avatar de Usuario
Javi
Otaku-san
 
Mensajes: 140
Registrado: 29 Oct 2004, 20:23

Notapor Javi » 25 Nov 2004, 17:17

Mientras tanto en el apartamento, ya llegada la noche, un mar de apuntes inundaba el escritorio. Marion, Llevaba puesto un pañuelo en la cabeza (en plan pirata) que ponía “Go!” y muy concentrada . Se empieza a desesperar y a tirarse de los pelos.
“!No hay forma que salga!” empieza a mirar un libro- “Si teóricamente está bien... bueno la teoría esta bien puesta...”. Mira el techo pensativamente. “En que me habré equivocada”- la inspiración le viene a la cabeza-“ ¡Aja! Si esto de aquí lo cambio por esto... todo cuadra. Esta vez me saco la asignatura. Bueno esperemos...”- lanza un suspiro- “Si me saco ésta ya me quedará menos para graduarme... y por fin... Me haré científica”.
El teléfono sonó. No esperaba el sonido y del mismo susto, hizo que la silla se deslizara un poco haciéndola caer de bruces contra el suelo.
Se levanto de nuevo, y salió corriendo a coger el teléfono. Tal velocidad llevaba que al llegar al comedor, tropezó consigo misma e hizo tirar la mesita, haciendo volcar la mesa y todo lo que ésta soportaba. El auricular se descolgó automáticamente. Suena la voz de una chica joven al otro lado de la línea
Marion fue arrastrándose por el suelo hasta alcanzar con la mano el auricular.
- Hola Elsa- contesta al acto.
- ¿Qué es lo que te ha pasado?.- pregunta preocupada
- No nada... Sólo me ha dado por tirar el teléfono por el suelo- contesta irónicamente, y poco a poco se incorpora hasta sentarse con las piernas cruzadas.
- Si quieres te puedo dejar el número del psicólogo- dice riendo- Creo que harías un bien para la humanidad.
- Si creo que este tipo de cosas forman parte de mis locuras más normales. Creo que la escribiré en mi Diario... llevaré como tres semanas sin escribir.
- ¡Guau! Todo un record guiness eh?- sigue riéndose a carcajada limpia.
- No te creas, intentaré superarlo- Y aún continúa las risas. A Marion le empieza a doler el estómago por la situación cómica entre ambas.
Elsa es de todas sus amigas como una hermana para ella. Siempre la ayudaba cuando pasaba una mala temporada y a la vez era con la persona con la que más se divertía del mundo. Una chica bajita , muy guapa y extrovertida. Sus ojos eran de color azul marino y llevaba el pelo escalado a la altura de los hombros y de color castaño. A parte de ser atractiva era la más ligona de las dos, desarrollando todo su encanto. No era como Marion que vivía en las nubes del romanticismo. Más bien su política es aprovechar sus 21 años para disfrutar de la vida, y lo demás ya vendrá.
- Niña, anda que no tengo que quitarte tonterías de la cabeza- dijo con tono irónico.
- Si claro, mi ángel de la guarda jajajaja ¡Que haría yo sin ti!- contesto con alegría.
- La verdad es que nada porque mira hija que no hay forma de buscarte chico, con tanto “tío bueno” que hay suelto.
- Si claro.. pero para que estás tú entonces para encargarte de ellos- y ahora con convicción- Tú ya sabes las tonterías que tengo en la cabeza.
- Pues como lo sé, tendrías que dejarte aconsejar. El amor es una cursilada que habrá inventado algún poeta. Lo que tienes que hacer es disfrutar la vida.
- Como si fuera tan fácil para mí Elsa- cambiando de tema- Bueno mis “cosas” ya las hablaremos otro día de tertulia que tengamos, ¿me querías decir algo en especial?
- Sino quieres que te llame para saber como estás pues me lo...
- Corta el rollo, que tu bien sabes que te dije que estudiaría toda la tarde.
- Llamaba para decirte algo especial- como dejando la frase en un enigma- pero si no quieres saberlo...
- Venga suéltalo.
- ¿Te suena un lugar llamado Joker club?
- Si el Joker club, donde se reúnen mucho famoso y una de las discotecas donde va mucha clase alta por allá...Creo que no la conozco.- dijo distraídamente.
- ¿Y si te dijera que Eric no has invitado a ir al local?
- ¿Eric? No es aquel pesado, egocéntrico, estúpido...
- El que nos hará pasar al local.

Se queda en silencio durante unos instantes. La verdad que las discotecas no iban mucho con ella, pero también sería una buena salida para liberar tensiones.
- Planeta Tierra llamando a planeta Marion, ¿me recibe?- pone la voz como si hablase por megafonía.
- Alto y claro planeta Tierra- suelta una carcajada . La verdad que aquellas tonterías las agradecía- Nada, estaba pensando que puede que me apetezca.
- ¿A las nueve y media te paso a buscar entonces?- preguntó sabiendo que su amiga aceptó.
- A las nueve y media entonces.
- Ponte guapa, aunque eso no te hace falta, rompecorazones.
- Creo que voy a colgar en estos momentos. Hasta las nueve y media entonces, comeré algo y me pondré cuatro trapitos.
Última edición por Javi el 29 Nov 2004, 17:03, editado 1 vez en total
Maybe on Earth. Maybe in the Future
Avatar de Usuario
Javi
Otaku-san
 
Mensajes: 140
Registrado: 29 Oct 2004, 20:23

Notapor Javi » 26 Nov 2004, 18:56

Bienvenidos al Joker Club, el club más prestigioso de toda la ciudad. Si buscan un lugar donde son protagonistas el espectáculo, la lujuria, el morbo y el glamour, este es sin duda su lugar. Luces de neón adornan la entrada, con figuras de mujeres de Can can animando la entrada, y las grandes letras del “Joker Club”.
Y decorando el suelo de la calle, una gran alfombra roja cuyos laterales había unos pivotes sujetadas con cuerdas rojas para no dejar entrar a todo el mundo, invita a los ciudadanos a un mundo desconocido allá dentro.
Una marabunta de gente se colocan en los laterales, haciendo o más bien por puro chafarderío, por si ven algún famoso en busca de su anhelado autógrafo, en el caso de “algunas” o “algunos”. Muchos agentes de seguridad controlaban la situación.
Una gran limusina se detiene al principio de la alfombra. Salen dos chicas bastante atractivas. Una lucía un vestido de color negro largo, acabado en una falda a la altura de las rodillas, dejando ver un bonito escote con el cuello circular, luciendo a la vez un recogido que le favorecía, los cuatro trapitos que dijo Marion que se pondría. Elsa escogió una blusa roja dejando la espalda destapada, una falda negra con medias de seda oscuras. El pelo se lo dejó suelto y liso.
Marion se sonrojó un poco al ver todo aquello, se le hacía demasiado grande. Cogió el brazo de Elsa y susurrándoles al oído:
- ¿No crees que esto es demasiado?- se sentía un poco acongojada.
- Míralo por este lado, gracias a ese egocéntrico de Eric podemos entrar gratis- dijo sin importancia- además quien crees que nos ha facilitado esa estupenda limusina- y le guiña un ojo.
- La verdad que no se quien- contesto distraídamente- Me parece que desde que lo conoces has sabido aprovecharte de la situación.
- Si es para entrar en el paraíso, pues bienvenido sea.
Les para un hombre fornido delante de ellas.
- ¿Sus nombres por favor?
- Elsa Pataky y Marion Thompson- contestó Elsa.

Aquel hombre buscó en su carpeta de nombres para comprobar si estaban en la lista. Mirando la tercera página las encontró.
- Aquí les tengo en la lista- sacó dos flyers para ellas- Dos flyers para la barra libre, parece que alguien les quiere mimar muy bien, y no me extraña- les hizo un repaso con la mirada e hizo una pequeña mueca- Bienvenidas al Joker Club, espero que se lo pasen muy bien- y las dejó pasar.
- Muchas gracias- responde Elsa, y entraron.
Elsa llevando la voz cantante, cogió a su amiga que se enfadó por la forma que aquel hombre, las desnudó con la mirada.

Nos alejamos un momento de las letras de Neón, y allá cerca está Relic acechando en un callejón. A su vez dos siluetas oscuras, acechan a Relic en las cercanías situados en unas escaleras de incendio, utilizando la oscuridad que brindaba aquel callejón para esconderse.
Cierra los ojos concentrándose, su vestuario cambia. Viste con esmoquin negro, en todo un James Bond se nos convierte. Sale del callejón y comienza a caminar dirección al Joker Club.
Una vez llegado, el hombre fornido de la entrada le detiene.
- Buenas noches señor, me podría indicar su nombre si es tan amable- sus palabras en cambio no son tan amables que digamos.
Relic fija su mirada en aquel individuo o más bien sintoniza con su mente débil. El hombre enseguida cambia de postura, más sumisa. Tan fuerte que parecía y ahora es la criatura más patética a los ojos de Relic.

- Perdone señor no le había reconocido- haciendo un poco de peloteo continúa- Por supuesto puede usted pasar.
El hombre retrocede un poco para dejarle pasar. Cuando Relic pasó por su lado, no puede disimular el miedo. Relic le mira fijamente de nuevo y éste comienza a temblar más hasta caer al suelo. Con rapidez, desaparece de la escena dejando allá aquel hombre muerto de miedo no pudiendo evitar que la orina manchase sus pantalones.
En el interior del Joker Club, podemos apreciar tres tipos de cosas:
En primer lugar tenemos un cuadrilátero de lucha. Tienen contratados a diferentes luchadores de diferentes estilos de lucha. Las luchas pueden ser entre diferentes luchadores profesionales, un profesional contra cualquier persona o dos personas normales. Los grandes magnates les gusta mucho apostar en ese tipo de combates. Seas un luchador empedernido, un espectador que disfruta viendo combates o un apasionado apostador, sin dudar algunas este es tu lugar.
En segundo lugar, si lo tuyo es mirar espectáculos, te presentamos la sala de actuaciones. Podrás ver desde grandes humoristas realizando todo tipos de gags o monólogos, hasta grandes actuaciones musicales. Si alguna de nuestras bailarinas te saca al escenario, por tu bien acéptalo ya que el hecho de no aceptar es algo peor que la muerte, el destierro para siempre del Joker Club.
Si lo tuyo es desinhibirte, la sala de baile es tuya. Música house, dance, lentas, salsas... diferentes salas donde disfrutar de la mejor música a tu alcance.
La decoración del lugar era preciosa. Grandes lámparas colgaban del techo del vestíbulo de entrada.
- Es precioso!- no pudo contenerse Marion.
- La verdad que es más grande de los que jamás me habría imaginado- expresó su amiga- Espérame sentada en la barra voy a ver si encuentro a Eric.
- ¿Para poder aprovecharnos más de la situación?- advirtió Marion.
- Para eso y para enseñarnos el lugar y de paso para conocer a chicos guapos- expresó dulcemente y Marion hizo un gesto en la cara como diciendo “no tiene remedio- Es una persona muy influyente.
- Todo lo influyente que puede ser...
- Time Over Marion! Ya sabemos tu opinión sobre Eric- ya cansada de escucharla.
- De acuerdo, de acuerdo. Solo expreso lo que pienso, ¿tan malo es?- espetó Marion.
- Tranquila que él no olvida la vez que casi le dejas estéril de por vida.
- Si claro, si quieres le digo que me puede tocar el Culo todas las veces que quiera. Sólo demostré que no soy ganado.
- Yo también le hubiese dado una patada en los huevos, pero esta vez contrólate- le dijo cogiendo del brazo y tirando de él.
- Si el se controla yo también- contestó seriamente Marion.
- Haz una cosa, comienza a utilizar ese bonito flyer que tienes y tómate algo,- Abrió los brazos- ¡Ésta noche nos lo vamos a pasar de muerte!
Marion le sonrió. “Claro que sí. Son de esas noches en las que no se tiene que pensar, sino en divertirte. Creo que comenzaré a tomar algo”.
- Por alguna vez en mi vida te voy hacer caso, voy a beber algo.
- Pero no bebas tanto, entre tú y yo conocemos “tu fama”. Como las veces en las que dices que no vas a beber y coges cada cogorza...
- Bueno tampoco bebo tanto- la verdad que se engañaba así misma.
- No, solo un poquito- dijo con ironía- Vamos Elsa que a ti cuando te dicen de una juerga bien que te apuntas.
- Y bien que me lo paso- suelta una sonrisa radiante- Además que siempre antepongo una buena juerga antes que todo.
- Y así te va... Bueno me esperas allí y a ver en que estado te encuentro.

Dicho esto Elsa se marcha. Marion, deslizándose entre la gente, encuentra un taburete al lado de la barra. Se le acerca un camarero.
- ¿Le puedo servir algo?- dice el camarero educadamente.
- Si me vas a poner- se lleva el dedo índice a la boca y piensa. Hay dos cosas que siempre le sucede a Marion a la hora de pedir, o que lo tiene muy claro o no se decide por lo que va a pedir- Whisky con... No espera... Bacardi...- ella en su mundo, sigue pensando, mientras el camarero pone cara de desesperación, pero era un profesional en su trabajo y ahí quieto se quedó. Si estuviera en un plaza de toros el público le diría: “Olé! ¡Que arte!”- Creo que me decidiré por...- “whisky naranja, bacardi cola...” pensaba “Pediré lo que siempre pido al principio que es mi bebida favorita”- Póngame un whisky con naranja- y sonrió como si tal cosa.
- Enseguida señora.
Le deja su cubata encima y Marion le muestra el flyer de barra libre que tiene.

- Vaya señorita, no toda la gente tiene ese tipo de trato especial.
- Es por un conocido que trabaja aquí.
- ¿Es su primera visita al Joker Club?- siguió fiel a su cortesía con el cliente.
- Que va que va, si he venido tantas veces- bromeó ella, pero pareció que el camarero no había pillado su sentido del humor, cosa que se percató- Quería decir que nunca he venido, aunque estoy esperando a mi amiga que venga con el conocido.
- De acuerdo señorita. Perdone que sea tan brusco, pero debe atender a otros clientes- hizo una reverencia con la cabeza y se fue.

“Bueno pues aquí estamos con nuestro primer cubata.” Lo miró y le dio un trago... trago que dejó el cubata por la mitad, y de otro trago se lo terminó. “!Ought! Siempre me pasa lo mismo no me doy cuenta y me termino el cubata, pediré otro para ir haciendo tiempo mientras viene Elsa”.
Tres cubatas más tarde, ya se notaba con el puntillo, y fue a pedir otro cubata.
“Es un chollo esto de la barra libre la verdad, le daré las gracias al capullo de Eric”. Comenzó a reírse a pleno pulmón y la gente la miró. Una vez empezando su cuarto cubata, vio llegar a Elsa con un chico. Era de estatura mediana, vestía con una americana marrón a juego con el mismo color de pantalón, el pelo engominado hacia atrás con unas gafas de sol de color violeta. No es que fuese muy guapo, más bien del montón aunque no es precisamente por su atractivo por lo que ligaba. ¿Por su personalidad? Pues la verdad tampoco, era el tipo de persona egocéntrico y posesivo. Más bien ligaba por su dinero y su influencia.
Maybe on Earth. Maybe in the Future
Avatar de Usuario
Javi
Otaku-san
 
Mensajes: 140
Registrado: 29 Oct 2004, 20:23

Notapor Javi » 28 Nov 2004, 23:17

En unas de sus fiestas, invitó a Elsa y Marion. Junto con sus amigos, fardó que cualquiera de ellas caería a sus pies. La víctima en esta ocasión fue Marion. Se acercó e hizo “el baile del apareamiento” bueno...se acercó a ella de forma... sensual describiría él si os lo explicase.
Marion cuando le vio venir, pero no le prestó la menor atención. Eric se las ingeniaba para que la mirase, chocó con ella a propósito y le buscó la mirada.
Al final los ojos verdes de Marion se cruzaron en su camino. Se acerca y le pregunta:
- ¿Te lo estás pasando bien?
- Pss... no está mal la fiesta- mientras se lo decía ésta buscaba la mirada de su amiga para que la ayudase, aunque su amiga ya se estaba liando con un chico.
- ¿Te apetece bailar conmigo un rato nena? Me dicen el dance man de la fiesta baby- cada vez se acercaba más.
- Dance man... pues tendrás que mejorar para ser digno de ese mote- y se rió. Marion nunca despreciaba a la gente por su forma de bailar, ella tampoco consideraba que lo hacía tan bien. Pero las cosas como la hipocresía, egocentrismo... Esas cosas las detestaba- Esto oye...- dijo para no ser muy descortés con él- Creo que hay muchas chicas en este sitio que...
Eric entonces, la cogió del culo y le dice:
- Pero yo quiero a esta chica...
Todo la furia que guardaba la sacó de golpe. Marion le arreó una patada en todas las sus partes vitales. Emitió un grave grito llamando la atención de todos los presentes.
- ¡ Ten el valor de tocarme el culo de nuevo y no sólo serán tus huevos los que salgan perjudicados! ¡ No sé con que tipos de chicas te juntarás pero que sepas que no soy “ganado”! – dijo gritando, y dicho esto se fue.
Todos en la sala no pararon de reírse de él, y su estatus social bajó bastante la verdad.
Eric siempre que mira a Marion, no se quiere ni acercar, teme ese carácter que tiene, por eso con ella intenta guardar las distancias. En cambio Marion le tiene tanto odio, que si no fuese por su amiga que se aprovecha de él, todo lugar o cosa donde él estuviese lo quemaría sin dudarlo (es una forma de pensar no es que fuese hacerlo).
Y volviendo a la situación en el Joker Club, Elsa y Eric cogieron dos sillas y se pusieron al lado de Marion. La vieron un poco contenta, más de lo habitual la verdad sea dicha.
- ¿Cuántos cubatas llevas ya Marion?- preguntó su amiga muy pícara.
- Mira lo que son las cosas, puede que sean 4... si este es el cuarto, pero voy bien eh- le guiñó el ojo.
- Bueno encontré a Eric, le he pedido que si es tan amable de enseñarnos este espléndido sitio.
- Yo te enseño todo lo que quieras y más- le dijo a Elsa, pero volvió el recuerdo del incidente de la fiesta al mirar a Marion.
- Mejor déjatelo no se vaya a resfriar- contesta Elsa.
- Vaya, vaya Eric- se levanta Marion de la silla acercándose a él- Me impresiona tu forma de seducir, ¿qué será lo siguiente dance man?

Eric miró hacia el techo distraídamente:
- Lo siguiente es mostraros las maravillas de este grandioso lugar- y mirando a Elsa- Os presentaré a gente que conozco por aquí, a jóvenes promesas, manager...
- Sería estupendo-espetó Elsa.
- Elsa, no es por nada pero necesito ir al lavabo- y con un tirón en el brazo- Y ahora.
- Ahora volvemos- va gritando desde lejos Elsa.

Llegan al concurrido lavabo. Marion que no puede aguantar más, entra en el primer váter que encuentra, mientras Elsa le espera detrás de la puerta. Se tira un rato largo allá.
- ¿No estarás vomitando ya verdad?- pregunta con rin tintín.
- Vomitando... La verdad es que no, solamente tenía unas ganas de mear que no veas.
- Es lo que tiene el beber- bromea su amiga.

Finaliza sus quehaceres, y salen del lavabo. Antes de reanudar su camino al encuentro de Eric, Marion la coge de nuevo del brazo y la detiene. Elsa desespera y pregunta:
- ¿Y ahora qué?
- Me preguntaba si tenemos que volver con Eric- estuvo callada durante un rato- Podemos seguir el cachondeo nosotras. A ti no se te hace difícil conocer a las personas, y sabes para que yo me líe siempre me la tienes que presentar- se ríe ella misma ante este comentario, ha sido gracias al fruto del alcohol que recorre su cuerpo- Además siempre me he enrollado de la misma forma, sabes que me cuesta horrores dar el paso...
- Si eso tienes razón, tienes más posibilidades de las que tú crees... Sólo es cuestión de lanzarse.
- Y cuantas veces me lo habrás contado esto- se pone un poco triste- Pero me cuesta más de lo que piensas, si cuando llego a veces me quedo en blanco no se que decir.
- Pues en los tiempos que corren ahora creo que tanto el hombre y la mujer tienen que dar el paso, que antes siempre era cosa de hombres...-de repente, le viene a la cabeza algo que tiene que contar a su amiga- Hay algo que tengo que contarte... Supongo que no te gustará- muestra signos de preocupación.
- ¿Qué ocurre?- ésta a su vez también lo está.
- Es referente a Eric, Marion que...
- Que tú...
- No es difícil para mí contarte esto, pero ha cambiado más de lo que piensas- añade Elsa intentando convencer a su amiga- Desde aquello que le pasó en la fiesta parece ser que le hiciste recapacitar, el hecho que no tiene que poseer a la gente...y...- es raro ver en esta situación a Elsa, casi siempre tiene facilidad de palabra.
- No me digas que a ti...- intenta adivinar Marion.
- Pues si, me gusta si te soy sincera- añade Elsa- Y pensaba que él estaba enamorado de mí, bueno tu y yo pensábamos eso... Aunque ha sido él mismo quien me ha dicho quien le gusta...
- ¿Y de quién está enamorado si se puede saber?- ya perpleja porque cualquier cosa se esperaría.
- De ti Marion.
Maybe on Earth. Maybe in the Future
Avatar de Usuario
Javi
Otaku-san
 
Mensajes: 140
Registrado: 29 Oct 2004, 20:23

Notapor Javi » 29 Nov 2004, 17:26

Se aguanta en la pared después de recibir la noticia. Elsa agacha la cabeza en esos instantes. Marion muy seria, le mira fijamente a los ojos.

- Elsa... En serio que no sé lo que encuentras en él, pero bueno para gustos colores- suspira un rato- Si te soy sincera, nunca me ha llegado a gustar, para nada. No le veo ni como amigo ni nada por el estilo.
- Pues deberías darle una oportunidad Marion- corrige su amiga.
- Veo que ahora me entiendes cuando te digo que me tiene que enamorar una persona- le cogió de los hombros- Elsa sabes que soy amiga tuya... Es más, eres mi hermana de toda la vida, si a ti te gusta yo te defenderé siempre, tu felicidad se convierte en mi felicidad.
- Venga ya Marion- dice sin darle importancia a la situación- No hagas que monte una escenita de “Sonrisas y Lágrimas”- sonríe- Esto que me has dicho, la verdad, me lo guardo para siempre.
- De nada, pero es en serio- y se abrazan mutuamente separándose al instante.
- ¿Ni un poco te gusta?
- Ya veo tus intenciones, del mismo amor que profesas por él, serías capaz que se enamorase con tu mejor amiga, todo por amor, aunque lo hagas en las sombras. No hagas tonterías y aprovecha tu que no me atrae para nada.
- Ummm- se pone el dedo índice en los labios pensativa- ¿Sabes que tanta negación se convierte en afirmación?
- Vamos con el imbécil ese - y añade- Además hoy pienso dejarte a solas para que soluciones tus cosas.
- Si claro, y mientras tanto, ¿tú que harás?
- ¿Como que haré?- enfocamos los ojos y se puede ver un resplandor de felicidad en su interior- Aprovechar este maravilloso flyer e irme a bailar un rato.
- Pero...¿qué dices? ¿Cómo?, ¿ te vas a quedar sola?
- Y pobre que el tipejo te haga algo malo- fijo su mirada más seria- Sabes que si pude darle una patada una vez, podré hacérselo dos veces.
- Vale, captado el mensaje- dijo con resignación.
- Además ya visitaré este lugar por mi cuenta, preguntar tampoco me cuesta tanto.

Una vez llegado de nuevo a la barra, se encuentran a Eric hablando con un grupo de hombres de etiqueta. Al acercarse los hombres se abren en abanico. Empieza las presentaciones.
- Señores. Aquí pueden contemplar la belleza en su esplendor- dijo Eric cortésmente, haciendo que Elsa se sonrojara y Marion perpleja, mirando a todos aquellos hombre.- Son dos amigas mías, Marion y Elsa.


Se saludaron con un par de besos cada una. Marion pensó que se sentía en aquellas películas de ricachones haciendo negocios o alardeando de sus propiedades, no se sentía muy cómoda en esa posición.

- Sin dudar alguna son dos bellezas exquisitas- alza la copa uno de ellos. De complexión fuerte, curtido por el gimnasio, irradiando su sonrisa profident y una cabellera rubia, parecía un chico de anuncio- Eric me comentaste que les enseñaríamos a éstas señoritas parte de las instalaciones.
- Er si... Perdonad mi descortesía. Se llama Roberto, uno de los modelos de más prestigio de esta ciudad.
- Sólo soy un trabajador como cualquiera Eric- dijo modestamente Roberto.

“¿Trabajador? Más bien un poco chulo...” Pensó Marion. Comenzó a pensar alguna excusa para irse. “Y un simple ¿me quiero marchar? O, ¿me tengo que ir al lavabo? Pero si acabo de venir de allí, aunque también es una forma sutil de no querer estar en esta situación, me da igual si quedo muy descortés.”
- Entonces, ¿marchamos señoritas?- contestó Eric extendiendo un brazo a Marion.

“Busca, busca. Buscando en el archivo de excusas, di algo... Mente envía un mensaje para contestar.” Allá quedó pensando, un buen rato. Todos se quedaron mirándola con expectación. “Siempre me tiene que pasar situaciones de las más absurdas”.

- ¿Marchamos?- volvió a insistir Eric.
- Esto... Verás no es por no ir... Pero creo que Elsa le gustará conocer el sitio más que yo. Creo que me quedo aquí- irradió una sonrisa grande.
- Ah... De acuerdo como quieras- pensó Eric, mejor no llevarle la contraria. Extiende entonces su brazo hacia Elsa que lo coge fuertemente- Vamos Elsa, conocerás los encantos de este lugar.

Marion respiró tranquila como si se deshiciera de unas esposas. Se acomodó en una butaca frente a la barra. Algo inesperado sucedió en aquel momento, tiburón... digo Roberto actuó.

- No os preocupéis por ella- Marion giró la cabeza, creo que no le iba a gustar su contestación- La acompañaré para que no se quede sola- le guiñó el ojo.
El tiempo se detuvo en esos instantes. Allí se quedó de piedra, y una bola de papel rueda detrás de ella incentivando el silencio.
Reaccionó por fin cuando todos se habían marchado. Roberto ya llevaba un buen rato de charla, como unos diez minutos.
-... Muchas chicas se me acercan, pero no vayas a creer que es por mi físico- sonríe poniendo una postura estúpida- Intentan ganar popularidad acercándose a mí- y prosiguió- Un simple trabajador que sólo ha ganado tres veces al modelo del año, protagonizando...- dio muchos datos de series en las que había participado.

Con desesperación Marion, llama de nuevo al camarero.

- Por favor, otro whisky con naranja-dijo con prisa.
- ¿Esta usted segura que le conviene ese trago señorita?- el camarero le fue controlando todos los cubatas que había tomado.

Ella mira a Roberto, y él prosiguiendo su charla:
-... Además he llegado a participar en muchos certámenes de moda- él chico seguía creyendo que de esa forma camelaría a Marion como camelo a muchas otras chicas.
- Créame, necesito con urgencias ese trago- dijo desesperadamente.
- Veo que le irá bien- enarcó una ceja mirando a Roberto y se fue a por la bebida.
- Las de cosas que me han pasado por el mundo- sigue con su gran relato- Podría contarte cuando me pillaron para posar a los 15 años...
La bebida llegó y se la bebió de un trago. “Dios mío que plasta, como salgo de ésta ahora, el continúa ni dándose cuenta que no le hago el menor caso. Mírale con su sonrisa prepotente...” pensaba para sí misma.
- Bueno la verdad me daba vergüenza- esbozó- Pero si tu supieras como fue aquello...
- Debe ser muy bonito el relato la verdad...-intentó cortarle pero él proseguía.
- Y la vez me tiré en paracaídas, fue una sensación como describirla, mi larga cabellera... Al viento.
- Creo que voy a ir...- intentó anteponerse.
- Una maravilla, la verdad. No es por fardar ni nada por el estilo, pero uno todos los días no puede hablar de tener un aeropuerto privado.
Algo hervía en el interior de Marion, e iba a salir en un momento dado. La mecha de la dinamita se iba consumiendo y se acercaba a la explosión final, así se sentía. Ya no pudo aguantar más su mente le decía: “¡¡¡Ya Basta!!! Cállate”...
Ella reconocía que también era de las habladoras, pero es que aquel hombre es plasta por naturaleza.
Pero antes de explotar sucedió algo, cuando iba a empezar otro relato un chico joven, cerca de la edad de Marion se acercó a la escena. Fue caminando de manera informal, con las manos en los bolsillos, y se situó en la parte izquierda de ella.
Pidió una copa, y allá se mantuvo en silencio.
Marion le siguió todo su recorrido con la mirada, no sabía el porque pero había un “algo”, aunque poco después recordó donde estaba, con el pesado de turno allá hablando.
- Mañana me hacen una entrevista por la televisión, en la cadena más popular de la Ciudad- - le cogió la mano- Y tu mi bella damisela, me gustaría que me acompañaras- mostró un sonrisa radiante, y pensó “ya está la tengo en el bote”.
- No es por no ir, es más- separó su mano de la suya- ¿Tú me has escuchado entablar conversación?
- Teníamos una bonita conversación sin dudar algunas.
- Creo que una de las zonas del Joker Club se realizan actuaciones- le dio unos golpecitos en sus hombros- Todo este gran aburrido monólogo deberías representarlo en el escenario, y antes que nada, pregunta si quiero compañía.

Dicho esto, se bajó de su asiento disponiéndose a marchar. La fuerte mano de Roberto la sujetó por el brazo.

- Niñata engreída, no ha habido chica que me desprecie- le asió fuerte del brazo girándola hacia él- Tu y yo nos lo vamos a pasar bien esta noche.
Marion cerró el puño izquierdo que era el que mantenía libre, y proyectó un grandioso puñetazo a su cara haciéndole sangrar la nariz. A su vez éste después de recibir el golpe la liberó.
Maybe on Earth. Maybe in the Future
Avatar de Usuario
Javi
Otaku-san
 
Mensajes: 140
Registrado: 29 Oct 2004, 20:23

Notapor Javi » 30 Nov 2004, 11:48

Bueno hasta aki adelanto la historia, ya q me toca irme fuera a trabajar de animador. LA ire adelantando en cuanto pueda q stare en contacto. Hasta luego

_______________________________________________________________________
- ¡Ah! Mi preciosa cara- se tocó la sangre, y enloqueció- ¡Hija de la grandísima ...! ¡ Quién te crees que eres! Nadie se la juega a Roberto Verigni, ¡Nadie!- se dirigió hacia al camarero- Y tu pasmado, tráeme un servilleta o algo.
- Pobre, si sólo te he acariciado la cara- comenzó a reírse para después marcharse.

A espaldas de Marion sin ella darse cuenta, se abalanza Roberto hacia ella. Un pie se interpone en su camino y hace que éste se caiga de bruces contra el suelo. Toda la gente estaba asustada, alguna que otra exclamación como “¡Esto es inaudito!” o “!Es bochornoso¡”, y cosas por el estilo se escuchaba en la sala. Marion se gira para ver en el suelo a Roberto y enigmática por saber que había pasado.
El chico del esmoquin encogió su pie derecho, y siguió bebiendo su bebida como si nada hubiese sucedido. Ella fijó su mirada en su salvador pero aún manteniendo el misterio.
Roberto se incorporó y dirigió su furia hacia el desconocido.
- ¡Usted es imbécil o que!- dice mientras enganchando su ropa lo coge por la parte del pecho- Acaso busca pelea.

Relic le miró. Miró a las manos que le sujetaban y le devolvió de nuevo la mirada. Roberto no se dio cuenta que ahora en vez de él sujetar a Relic, era Relic quien lo asía y lo levantaba del suelo, todo esto sin inmutarse y sentado.
- Creo que le debes una disculpa a la señorita- dijo seriamente.
- Si tío lo que tu digas-contesta asustado y sorprendido de la fuerza de éste.
- Quiero que se lo digas ahora- dice seriamente sin apartar su mirada intimidatorio.
- Vale, vale. Mira Marion, no era mi intención lastimarte, sólo quería charlar, conocerte...
- Abrevia- cortó Relic
- Mis más sinceras disculpas- decía mientras le resbalaba una gota de sudor.

Dicho esto, Relic le tiró de nuevo al suelo y siguió con su bebida. Marion en cierta manera se sintió fascinada y a la vez aterrada. Los seres humanos por naturaleza son curiosos, y Marion lo era, sentía curiosidad por aquel hombre.
En esos instantes aparecieron dos hombres de seguridad y delante de ellos un hombre bajito que vestía con una camisa rosa a juego con una americana gris, pelo castaño con un flequillo que desafiaba la ley de la gravedad y un bigote muy bien cuidado. Llevaba un comunicador en la parte de su oreja. Con una seña hizo que sus hombres ayudasen a levantar del suelo a Roberto y se lo llevaron.
Se acercó lentamente a la barra y se apoyo en ella situándose al lado de Relic. Lanzó una mirada a Marion indicándole que se acercase.
Una vez reunidos los tres, aquel hombre comenzó a explicarse
- Señorita y caballero- dijo dirigiendo su mirada serena a ambos- No sé ni como ha empezado esto, ni quien es el culpable- y añadió- Sólo intento mantener un negocio a flote.
- Perdone, pero no le entiendo- corroboró Marion- Aquí la que he sido atacada he sido yo y este hombre de cuyo nombre no conozco...
- Relic- insta él.
- Cuyo nombre ahora conozco- prosiguió- Simplemente me ha ayudado.
- Ah hijita- dijo poniendo su voz más dulce y tranquilizadora- Soy el encargado de seguridad de este lugar, mi jefe quiere que personas influyentes tengan un buen trato. Hemos podido verlo todo señorita, y han tenido un problema con una de las personas más importantes de esta Ciudad, y no nos conviene tener un tropiezo con él- enarcó una ceja- ¿Estamos de acuerdo?
- Eso es problema suyo, nosotros no tenemos culpa- se enfadó Marion, mientras Relic se mostraba impasible.
- Más bien me temo que no hay culpables sino víctimas- se incorpora- Si son tan amables de acompañarme.
- ¿Qué pasa que nos está echando? – advirtió Marion.
- Les llevaré hacia mi jefe, él decidirá.
- ¡Pues no estoy de acuerdo!- saco su carácter fuerte- Si he sido yo, óigame, yo la que ha sido atacada, únicamente su jefe no quiere tener problemas y punto.
- Usted mismo, pueden venir a las buenas- dos sombras corpulentas se sitúan detrás de ellos- O por las malas.

Uno de los dos hombre abalanzó su brazo hacia el hombro de Marion, apresándola para obligarla a moverse. Ésta hizo un gesto quitándose el brazo de encima de aquel orangután.

- Sé moverme sola muchas gracias- dijo enfadada.
- Veo que nos entendemos- exclamó el hombre y ahora dirigiéndose hacia Relic- ¿Nos entendemos?

Relic no contestó, simplemente se levantó de su asiento y se dispuso a colaborar. El jefe de seguridad se puso delante seguidos de Marion y Relic y detrás los dos robustos. La gente iban mirando y murmurando por lo bajo, dirigiéndoles miradas de poco amigos y otras de incredulidad.
“Tranquilízate”- pensó Marion- “Ahora todo esto se arreglará y te darán la razón y podrás seguir con el cachondeo. Si se hubiese enterado Elsa le hubiese estropeado la noche, espero que se entere más tarde que temprano”. Dirigió la mirada hacia la espalda de Relic, “No siempre encuentras gente que te salven, pero tiene un algo que da miedo la verdad y a la vez atractivo.” De repente Relic le dirigió una mirada y una sonrisa cómplice. Marion con disimulo, más bien malo, miró hacia otro lado: “¿Me habrá mirado a mí? No seas tonta claro que sí. Aunque como siempre mi disimulo deja mucho que desear la verdad.”
Llegaron al lugar dónde se disputaban lo combates. Era inmenso, con gradas para los espectadores. En mitad de todo aquel escenario, los focos iluminaban un punto central, un gran cuadrilátero cerradas por cuerdas elásticas, donde se disputan los combates más sangrientos. En éstos momentos, mientras pasaban , observaron uno de los combatientes había acorralado a su adversario en una de las esquinas dándole una lluvia de patadas imparable. En esos instantes todo el público animaba, cada sangre emanada era una nueva emoción.
Cruzaron todo aquel bullicio para entrar por una puerta. Detrás de la puerta todo aquello parecía otro mundo, viéndose estructuras de metal siguiendo la estructura del edificio y mucha carencia de luz. Ascendieron unas escaleras metálicas. Al llegar a la segunda planta, llegaron a una puerta cuyas letras ponía “Privado”, pasaron dentro.
_________________
Maybe on Earth. Maybe in the Future
Maybe on Earth. Maybe in the Future
Avatar de Usuario
Javi
Otaku-san
 
Mensajes: 140
Registrado: 29 Oct 2004, 20:23

AnteriorSiguiente

Volver a Historias y Fanfics +18

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado

cron