Página 1 de 1

Mekton Z

NotaPublicado: 25 Nov 2004, 00:40
por Javi
Esto q he creado aki es un experimento, pueden q salga personajes de serie y q se llamen igual, pero no tiene q ver con la serie de referencia, es un universo q creamos unos amigos y yo hace tiempo jugando y aora más o menos kiero poner en practica de escribirlo en plan historia a ver ktal sale, aki es la introduccion despues ya vendra la historia. Aunque se llame Mekton Z, no es sobre mechas, pueden q salgan robots pero es parte de la historia. ya lo veréis y ya opináis.



_______________________________________________________________________

Hace mucho tiempo en Algol, un gran y majestuoso planeta, la humanidad vivía en armonía todos juntos, sin conflictos. Grandes y majestuosas ciudades adornaban el hemisferio norte y el sur. En el ecuador había una gran red de islas de gran tamaño, formando el cinturón del Algol, conocido como el Archipiélago. A las afueras de Algos, cuatro son las lunas y un sol orbitando alrededor del planeta. Ostenta también grandes estaciones espaciales y grandes ciudades habilitando la vida espacial.
Los humanos que decidieron establecerse en el norte de Algol, fundaron Los Reinos Elaranos Federados y en el sur el Imperio Kargano.
Los Elaranos basaban más sus recursos científicos en el bienestar y la salud en cambio los Karganos, en sistemas de defensas planetarias. La relación entre ambos era fructífera, hasta que algo sucedió, un cambio que cambiiaría los documentos de Algol.
Hubo una gran explosión, sin saber nada de su orígen ni de donde vino, su onda expansiva devoró todo el planeta. La época de glaciación había comenzado. Todas los animales tuvieron que adaptarse al clima, aunque pocas especies sobrevivieron. Tantos los Karganos y los Elaranos sobrevivieron gracias a sus mega ciudades burbujas que les aislaba de la glaciación.
Como todo conflicto que se precie, al no hayar a ningún culpable, Elaranos y Karganos estallaron en una gran Guerra. Los Karganos con su tecnolgía arrasaron grandes ciudades Elaranas. La guerra parecía acabar aunque sin ninguno de los dos bandos saberlo una nueva raza alienígena ensombrecía esta guerra, los aggendi, unos alienígenas que reclamaban lo que en un pasado era suyo, el mísmisimo planeta Algol.
Bajo este gran conflicto, los Elaranos y Karganos llegaron a un tratado de paz, unieron su tecnología para derrotar a las bioformas de los aggendi.
Grandes corbetas de combates despegaron de los aeropuertos de las grandes ciudades de todo el planeta, seguido de muchos cazas. Objetivo, detener que la flota aggendi invadiesen el planeta. Allá en la atmosfera algoliana, tuvo lugar un gran enfrentamienton espacial. Hubieron muchas bajas humanas, pero finalmente ganaron, Algol fue libre.
Aunque tanto los Elaranos y Karganos no olvidan, cada uno permaneció en su
territorio, subiendo cada día que pasaba de poder.
El tiempo pasó y los miembros del Archipiélago decidieron crear un gobierno para el planeta, donde la formaría tanto políticos Elaranos como Karganos. Firmaron un tratado, donde cada imperio regiría sus propias leyes, pero en última estancia las decisiones planetarias las decediría el gobierno, conocido como El Imperio.
Puesto que cada país regiría a su forma, los Elaranos pasaron a un gobierno basado en una monarquía, grandes reyes y reinas han liderado con eficacía durante tiempos memorables. En cambio los Karganos era un sistema llevado por grandes familias de nobles, el Lord era el máximo mandant.
El nivel de vida en los Reinos Federados Elaranos, era bueno, había trabajo para todo y el nivel de calidad siempre había del medio hasta un nivel más ascendente. En cambio el Imperio Kargano era disitinto, había la gente pobre y sector rico, la nobleza. Los pobres únicamente para poder vivir, servían a la clase alta, eran sus esclavos. Así estaba la situación en los dos países del norte y del sur.
Nació el Eje, un grupo Ecoterrorista que querían dominar en toda regla todo el planeta. Parece que Algol vivió una gran estabilidad después de las guerras que hubo en el pasado, pero en el 1500 después de la Era Glacial, las cosas iban a cambiar.
Un grupo de científicos, enviados por La Ley Planetaria, fueron a investigar unos rayos caídos del cielo. Llegados al lugar, vieron unos símbolos. Al traducirlos, un mal del pasado parecía resurgir, los Aggendi querían quedarse con lo que pedían en el pasado, el planeta.
Debido a todos los peligros expuestos en el planeta, La Ley Planetaria tomó cartas en el asunto. En secreto, llevaron parte de los recursos del planeta para fundar una organización: Nébula Negra, cogiendo a personas con potencial para convertirse en los salvadores del planeta, jóvenes entrenados para convertirse en héroes.
¿Volverá a estallar una Guerra entre Karganos y Elaranos para averiguar que provocó la era Glacial? ¿Qué querrán los Aggendi del planeta Algol? ¿Qué pasaría si el Eje se apoderase del planeta? ¿Y Nébula Negra, héroes defenitivos o meras herramientas de poder? Todo esto y mucho más lo encontrarás en el universo de Mekton Z.

NotaPublicado: 26 Nov 2004, 03:33
por Javi
Un aviso para quien se adentre en este universo. Es una narracion que predomina la acción con argumento, por eso aviso que si veis cosas muy surrealistas como lo que veis en las películas de James Bond no os asustéis. El principio está hecho asi a posta ya que todas las subtramas q tienen, como que es lo que motiva a un personaje que fue de su pasado se desvelaran mas hacia delante. Espero q os guste el experimento ;)
_____________________________________________________________________
Capítulo 1: El principio

Loriel, principal ciudad y capital de los Reinos Elaranos Federados. La actual Reina es Ymri II, gobernando junto a su consejero Delany. El castillo de cristal, dónde vive la reina, simboliza para todos los Elaranos, igualdad para todos.
Conociendo un poco el sistema que se rige en Elara, vamos a dirigirnos hacia la parte antigua de la Ciudad. Que explicar de allí. Nos quedamos con esta última palabra, los callejones y las grandes avenidas con un toque gótico y oscuro. Es la parte de la lujuria, la perversión y sobretodo la violencia, nos quedamos con ésta útlima palabra. Aquí conviven por territorios todo tipo de bandas, sobretodo de motoristas, que en actos de rebeldía algunos roban o propinan palizas a doquier , otros que la defienden o incluso simplemente otros crean su propia banda porque está de moda. Casi siempre, se escuchan por las noticias grandes rencillas violenteas debido al gran número de enfrentamientos entre bandas y en muchas ocasiones sufrían inocentes.
En estos momentos escuchamos sonidos de coches patrullas de la policía inmersa en una persecución. Metámonos en el interior de los primeros coches patrulla. Podemos observar una gran pantalla de ordenador indicando la situación y las calles por la que circulan. Uno de ellos sostiene un emisor para comunicarse con la central.
- En persecución de dos adolescentes. Circulan con una moto de competición de última generación- notifica el guardia mientras su compañero va realizando maniobras de esquivas para no chocar con ningún vehículo. La moto se mueve a una velocidad vertiginosa digna de admirar, siempre por milimetros, esquiva los coches e incluso muchas veces va cambiando de dirección, a la patrulla les costaba bastante atraparles- Miembros de de una banda, parece ser que el conductor se hace llamar Guld de 16 años y su acompañante Amano Yhaku de 14. Solicitamos refuerzos aéreos, repito refuerzos aéreos.
La central responde con voz robótica al instante:
- Se han enviado a los RoadStrikers hacia el lugar, en 5 minutos llegarán al lugar, corto.
- Gracias central- dicho esto cuelga el emisor y se dirige hacia su compañero- Estás haciendo un buen trabajo con esos dos, pero no las están haciendo pasar amargas.
-¿Pero no podremos nosotros sólos contra ellos dos? Somos doce patrullas persiguiendo una simple moto- dice a la vez que conduce concentrándose en las acciones que realiza- Los RoadStriker lo veo demasiado para ellos dos.
-Voy a intentar que se detengan- conectó los altavoces exteriores para que se le escuchara la voz- ¡Deteneos en nombre de la ley Elarana! ¡Sinó abriremos fuego!
En la moto, nos encontramos con los perseguidos. Guld, un chico rubio, alto con los ojos negros y una mirada dura. Sus aptitudes como conductor son excelentes, poniendo en un gran aprieto a los policías. Viste con un traje de piloto de color blanco y decorado con franjas azules que le caía diagonalmete de los brazos hasta llegar a la parte de la cintura. Enfundada en una vaína colganzo de su espalda lleva una gran espada lisa.
En cuanto Amano es un poco má bajo a Guld. Lleva el pelo plateado, con el pelo desorganizado y un flequillo que le cae encima de uno de sus ojos verdes. Llevaba una camiseta roja rota por la parte de las mangas y un "kanji" adornando la parte del pecho y unos pantalones azules deportivos. Sólo con verle uno podía deducir que es un personaje de impulso primario, primero la acción antes que nada.
Guld se dirige hacia su compañero:
- Nos han tendido una trampa- dijo furioso- Nuestra propia banda traicionándonos y poniéndose en el bando de Squall... Y nos han vendido a la policía, no podían caer más bajo.
- Concéntrate ahora con el camino hazme el favor- mira hacia delante y ve que el camino se corta recto- Guld... Por lo que más quieras desacelera, está cortada la calle.
- Hay un giro a la izquierda... Muy cerrado... Pero hay uno a la izquierda- fija su mirada en la carretera fijándose bien- Vamos, un pequeño indicio y eres mía pequeña.

La moto se acercaba a toda velocidad hacia el muro que le cerraba el paso. Amano se agarró fuerte y cerró los ojos. La policía pegada atrás y la moto a punto de estrellarse ya que debido a lla aceleración no les daba tiempo a frenar y evitar la colisión.
Un pequeño indicio le mostró a Guld que efectivamente había un giro. Como si él y la moto fueran uno, giraron bruscamente. El lateral de la moto tocó el asfalto soltando chispas, pero consiguieron lo que se proponían y sortearon el giro.
Los policías no se percataron de la maniobra de Guld y no pudieron evitar la colisión.Los primeros chocaron contra la pared y los que venían por detrás se chocaron con los de delante y hubo una grandísima explosión.
Guld incorporó la moto y Amano suspiró como si se hubiesen salvado de una buena. Guld giro la cabeza y miró hacia atrás mirando la explosión, lanzó una pequeña sonrisa y con el pulgar señaló hacia abajo. Seguían con mucha prisa esquivando coches.
- Bueno, parece que lo peor ya ha pasado- dijo relajadamente Amano.
Guld mirando por los retrovisores del espejo, vió algo que les seguía por el aire:
- !Mierda! RodStrikers... Podrías haberte callado por una vez...- y comenzó a acelerar.
Cuatro armaduras de color carmesí, les perseguía desde el aire. Llevaban como dos alas pequeñas fijas en sus espaldas con propulsores, y unos cañones que sobresalían de sus brazos. Comenzaron el asalto.
Guld quería ganar en velocidad pero parece que ellos eran más veloces.
-Si esas cosas se utilizan para la seguridad del planeta. Con sus armas pueden dañar incluso a una fragata, pero que cojones les ha dado por nosotros- advirtió Guld.
- A lo mejor nos quieren- inquirió Amano, que en esos momentos cambiaba de posición.
- ¡Diablos! Que supones que vas hacer- protestó Guld.
En esos momentos, los RoadStrikers sacaron sus cañoness de láser medio y comenzaron el tiroteo. Una vez más, Guld demostraba su habilidad como piloto e iba ziz-zagueando esquivando los disparos. Algunos proyectiles alcazaban algún que otro coche que circulaba haciéndolo estallar, la moto tenía que maniobrar entre explosiones y disparos.
- Están utilizando unos cañones de láser medio- Amano les estaba estudiando.
- ¡Estoy como para prestar atención ahora!
- Guld ya me conoces, y sabes que lo mío no es explicar sino improvisar.
Guld le dirigió la mirada a su compañero, creía saber lo que quería hacer. Giró la moto y la puso situándola cara a cara de los perseguidores. Mientras se acercaba los Road Strikers seguían disparando y Guld giraba la moto de un lado hacia otro, pero cada vez le costaba más, pues se estaban poniendo a quemarropa.
Amano con un rápido movimiento lanzó un objeto y a su vez sacó su automagnum y disparó ocasionando una explosión que detuvo a los dos primeros, aunque los últimos llegaron a eludirla.
Guld volvió a girar para evitar la explosión y comenzó acelerar de nuevo. Miró por el retrovisor y parecía ser que no veía a más de ellos persiguiéndoles.
- Parece que por fin nos lo hemos quitado de encima- advirtió Guld más relajadamente.
Sin ellos advertirlo, en el aire apareció una red que les atrapó. Ambos cayeron contra el asfalto haciéndose daño en el brazo. Lanzaron una mirada hacia la parte final de la red, como de un camaleón se tratase, un Road Striker se descamufló. Se acercó a ellos y con un táser incorporado en su armadura, les aturdió.
Acto seguido, apretó un botón en su brazo derecho.
- Aqui Road Striker serie rojo,Sospechosos neutralizados y capturados con vida, me dispongo en estos momentos a llevármelos hacia el cuartel.
Al instante una voz le contestó:
- De acuerdo serie rojo, el Coronel le estará esperando.
Dicho esto el Road Striker emprendió el viaje de regreso llevándose a los dos jóvenes.
¿Qué les pasará a Guld y Amano? ¿Quién es Squall? ¿Porqué la utilización de los Road Strikers, es que Guld y Amano esconden algo?

NotaPublicado: 30 Nov 2004, 11:50
por Javi
La he dejado asi para cuando vaya viniendo poder seguir cn la historia :P

Capítulo 2: Todo presente tiene un pasado

NotaPublicado: 28 Ago 2005, 22:16
por Javi
Poco iban imaginar, que una simple persecución vendría acompañado de acontecimientos. Poco saben que todo estaba escrito, destinado. Aunque todo presente tiene un pasado, y dos en particular, el de Guld y Amano.
El pasado de Guld, dos años atrás cuando tenía 14 años.
Una casa ardía. Ben la miraba desde la calle y se dispuso a correr, su propia casa estaba ardiendo.
Tomó carrerilla y se impulsó abriendo la puerta de entrada. El infierno se manifestó. Corriendo con una valentía innata, subió escaleras arriba abriéndose paso entre los brazos de fuego que lo intentaban abrazar. Al llegar al pasillo de arriba, abrió la puerta de la izquierda. La habitación aún mostraba una pared pintaba con globos carcomiéndose, juguetes derritiéndose y una pequeña niña destrozada. Se agachó y tomó aquella niña entre sus brazos y llorando la levantó. Miró a su alrededor y el fuego dejó entrever un punto en la pared en la que una gran C ensangrentada hacía acto de presencia....
Todas las noches, el joven de 14 años soñaba con lo mismo. Un chico alto, con el pelo castaño y de constitución atlética. Su cara reflejaba unos ojos azules, llenos de preocupación. Vestía con prendas caras, pero eso era únicamente un caparazón para un chico que dentro escondía un grandísimo potencial para convertirse en piloto.
"¿Qué serán todos esos sueños? ¿Y esa gran "C"?" Se preguntaba.
Al principio lo tomaba como una simple pesadilla: fuego, una casa.... pero lo más extraño de todo, era que poco a poco, elementos de ese sueño pertenecían a su vida. La casa quemada, era su casa por supuesto, y la habitación con una niña quemándose... era la habitación de su hermana, Xelia.
Se levantó rápidamente arrancando a correr. Con fuerza entró en la habitación de su hermana.
Investigó el Rosado de la pared, los juguetes recogidos y la cama tapada con un velo azul resguardando a una princesita. Ben se acercó poco a poco. Con cuidado hizo un gesto con su mano apartando las cortinas transparentes, y allá durmiendo placenteramente se encontraba Xelia, resguardada con su pijama rosado decorado con ositos de colores.
Xelia era la dulzura encarnada de un hada. De cuatro años de edad, pelo negro y ojos del mismo color. Su tez en la piel era de un color moreno, con su cuerpecito delgado y ágil. Allá dormía placenteramente, la viva imagen de su madre, que en paz descanse.
La madre de ambos, se llamaba Urhas, de cabellera larga y lisa de color oscuro, ojos negros y un cuerpo delgado muy bien proporcionado, fue una mujer muy bella.
Profesional soldado de combate, heredera de un linaje de pilotos de cazas espaciales. Su padre fue un reconocido piloto en la guerra contra los aggendi, Frank Ghiu, aunque falleció en combate después de la guerra debido a las batallas contra los terroristas del Eje.
Para Urhas la cosa también fue a peor. Tuvo un parto prematuro con su tercer embarazo. A los 8 meses tuvieron que practicarle la cesaria. Incluso para la avanzada tecnología que poseían, ni los propios médicos comprendieron como pereció su paciente y en ella resurgió una niña.
La operación fue complicada, pero en secreto de sumario quedó algo que ahora desvelaremos. Las cosas se complicaron, tenían que proceder rápidamente mediante láser para abrirle el estómago. La mujer empezaba a desvariar, no paraba de contornearse, arrojando el instrumental quirúrgico por el suelo. De la boca comenzaba a brotarle charcos de sangre, como si algo la estuviera rajando. A la altura del estómago algo comenzó abrirle en canal en forma de "C", forzando la expulsión del bebé que contenía en su interior. La bebé salió catapultada, como si la hubieran escupido. Suerte de la reacción de los científicos, la cogieron antes de caer. En ese instante la paciente quedó en silencio. Murió.

NotaPublicado: 04 Sep 2005, 20:24
por Javi
Abandonando la habitación de su hermana se dirgió hacia al baño. Al salir por el pasillo, una persona salió corriendo empujándole de paso. Instintivamente Ben supo de quien se trataba, de su hermano Jhon, su hermano gemelo. Eran del mismo color rubio y la misma complexión, y peinados idéntiicamente, aunque apenas se peinaban porque su cuero cabelludo ya era liso de por si para tratar cuidados.
Todos los días era la misma pelea por el cuarto de baño, o más bien siempre hacia la misma jugarreta Jhon a Ben. Rápidamente Jhon cerró la puerta ante sus narices. Ben con un enfadp comenzó a golpear.

- ¡Ben, abre ahora mismo la puerta! sino quieres que la tire al suelo!- contestó furiosamente Ben.

- Hermanito, tu que eres la jóven promesa del mundo del pilotaje, ¿como puedes dejarte adelantar de la manera más tonta? ¿Acaso las jóvenes promesas se convierten en hollín? - la voz burlona de Jhon secamente.

Ben comenzó a forzar la puerta, la cual cedió. Buscó por todas partes del lavabo aunque no le costó esquivar el ataque de Jhon que le esperaba colgado utlizando las bisagras de la bañera. Ben se avalanzó con fúria lanzando una salva de puñetazos , los cuáles detenía Jhon aunque uno de ellos impactó en su estómago haciéndole retroceder y encogiéndose. Una enegía, activada desde el interior salió hacia fuera proyectando a Jhon y cayó al suelo. Ben se acercó levántandole por la solapa del pijama.
Sin previo aviso, un cabezazo de Jhon proyectó en la cara de Ben. Golpeándole una vez tras otra, sin parar. Ambos cayeron al suelo doloridos.
Dos brazos robustos les alzó del suelo con una facilidad asombrosa. Poco a poco, aquellos brazos les acercó a una cara de un hombre de unos 38 años, tendría más o menos. Ojos obscuros marrones, facciones duras y robustas con un menton bien pronunciado, poblada de una barba bien cuidada y un cabello largo a la caída de los hombros sujetada con una cinta a la altura de la frente. Allá se encontraba Jech padre de familia, que sin camiseta, mostraba a un hombre fornido por el ejercicio físico y de gran altura. En su pecho llevaba una espada tatuada, cuyo filo resplandecía con un color platino inmaculado, cuya empuñadura estaba bañada de un color dorado fantasía, el reflejo de la esperanza perdida. Parecía llena de vida, y una inscripción llama mucho la atención labrada con letras verdes que brillaban con el reflejo: Guld.
Una voz fuerte y vigorosa salió de Jech:

- Como siempre, jugando de buena mañana. Como despertéis a vuestra hermana os enteráis- comenzó a reírse después del comentario, una risa de oso, como si aquello fuera lo más normal dentro de una familia normal.

NotaPublicado: 09 Oct 2005, 20:54
por Javi
Aquí tenemos la presentación de la familia Mclure, dentro de este marco de felicidad se esconde un secreto de familia, malditos durante generaciones.
Durante el desayuno, Ben tanteó sus cereales removiéndolos como si buscara algo, pero simplemente estaba pensativo. En aquel momento se manifestó algo en el cuenco de cereales, mientras iba girando la leche se iba tiñiendo de rojo. Se asustó y perdiendo el equilibrio con la silla y calló al suelo.
Xelia, sentada en su sillita, comenzó a reirse de él comentando:

- ¡Eres un payaso Ben!- reía de una forma muy dulce.

Jhon lanzó una mirada burlona hacia su hermano y comenzó a reír. Ben, se levantó enfadado y puso más énfasis en su tarea por acabarse los cereales.
La criada Nani, fue a ver el estado del chico preocupándose por él, pero Ben indicando con su mano, hizo gesto que todo estaba bien.
La buena de Nani, siempre había querido aquellos retoños como si fueran suyos. Una mujer de unos 50 años, rechonchita y alegre, con unos pómulos rosados que hacían en su cara una persona agradable.
Siempre había estado al servicio de la familia Mclure, y Jech la quería tanto como a su propia madre.
Nani tuvo una vida bastante agobiante, en su juventud pasó por las calamidades que un soportar en época de guerras. Los aggendi destruyeron a toda su familia, fue una de las guerras más largas de la época de Algol, una época en el que todo el planeta estaba caotizado. Elaranos y Karganos hechándose la culpa, disputas sin sentido.
El padre de Jech, ´conoció en su época de juventud a Nani, y la acunó en su propia familia. Ella, hizo el juramento que hasta´la última gota de su ser, servir a la familia Mclure por haberla salvado de todo el mal de la guerra.
Cuidó de un joven Jech, un chico de mente despierta. Lo vió crecer y vió nacer a uno de los héroes que unificaron al planeta para emplear todos sus esfuerzosen en derrotar a uno de los mayores males, los aggendi.
Nani vió como nacieron los dos retoños de ojos azules, Ben y Jhon, dos gotas iguales y a la vez tan distintas. Incluso pasó por la calamidad de ver sufrir a esta pobre familia , la muerte de Urhas al nacer Xelia. Tuvo que suplirla en este tormento, para dar amor y coraje toda esta familia,que poco a poco parecía desmoronarse.
Nani padecía por dentro. Muchos eran los secretos jamás confirmados, ella fue la que dió a luz a Jech, ya que mantuvo un romance secreto con su padre, su madre ´falleció por culpa de un parásito, el Declive, el cuál no existía antídoto.
Conocía también la maldición que transcurría en la familia Mclure sobre la Espada Guld, por eso ella, todos los días de su existencia, se apiada de haber engendrado a Jech. Si él no hubiese nacido, el linaje se hubiese acabado en su padre, y la maldición desaparecería, cosa que parece no ser así.