Musenkyoku

Versión para adultos de Historias y Fanfics. Escribe aquí las historias que por su contenido no sean aptas para todos los públicos. Exclusivamente mayores de 18 años.

Musenkyoku

Notapor Tensai » 03 May 2006, 21:56

Bueno, antes que nada aclaro que esta es una novela larga. La he puesto aquí porque a pesar de no ser una historia de contenido sexual puro, si tiene en determinado momento escenas de sexo explícito homosexual y hetero sexual.

Lamentablemente para muchos, la historia no se basa en sexo, sino en sentimientos... acompañados de vez en cuando de sexo.

Asique si se animan ( dejen revews please) pues que comience la lectura.




Capítulo 1:

La chica de la cama 4


“Las personas vienen al mundo por tres simples razones: Brillar como estrellas,dejar su legado o simplemente para amar... y ser amados...Y yo... no pertenezco a ninguna de ellas.”
-----------------------------------------------------------------------------------------------

Daichi se apresuro a tomar el metro, hacía un frío de muerte a pesar de la temperatura relativamente alta que había en los subterráneos en comparación con el exterior.Haruko lo esperaba en el hospital, estaba algo nervioso.Era una oportunidad única ( e ilegal ), pero la emoción de lo prohibido le llenaba de excitación, algo que hacía mucho tiempo no sentía en ningún plano de su vida.

Entrar a la Unidad de cuidados Intensivos sin ser personal de salud ni familiar de algún paciente era como caminar sobre el agua. Un chance que no podía darse el lujo de rechazar.Este favor que Haruko le facilitaba, era invaluable.Pero ella lo amaba y arriesgaría su trabajo y lo que fuera necesario para volver a ver aquel brillo en sus ojos verdes, de los cuales quedó prendada en el mismo mágico instante en el que lo vió por primera vez.

El hecho de que le permitiera observarla trabajar con los pacientes;invadir ése mundo privado, secreto para el ciudadano común le llenaba de la esperanza casi perdida, por su último fracaso literario. Un fiasco de romance en la era de los samuráis. Una auténtica porquería, no porque Daichi fuera un mal escritor, sino porque no escribió con el corazón como solía hacerlo, si no para complacer a su futuro suegro, un escritor frustrado y mediocre quien se ofreció de una manera forzada a colaborar con él. En un principio las cosas se encausaron bien, pero el viejo cada vez hundía más y más su naríz, dando como resultado una novelucha de tercera.
Realmente necesitaba que su nuevo libro fuera lo más realista y cautivante posible y esta vez no permitiría que nadie fisgoneara en su obra.

A pesar de que era casi la medianoche, las calles hervian de gente como era habitual en una ciudad como aquella.Se bajó del metro en Shibuya y caminó 2 cuadras más.

Cruzó la calle a paso ligero, casi corriendo,esquivando la masa de gente que venía en la mano contraria. El viento movió su cabellera oscura y su frialdad le hizo lagrimear un poco.Se paró enfrente del enorme complejo hospitalario y suspiró hondamente. Era un edificio descomunal, muy moderno como lo era la ciudad misma.

Entró cautelosamente por el cuarto de urgencias y sin ser notado se metió al elevador del personal. Haruko le habia advertido que no temiera, nadie le haría preguntas. Apretó el botón para subir a su destino.El piso quinto. Unidad de Cuidados Intensivos. Tocó el timbre con algo de inevitables nervios.Una enfermera alta y delgada abrió la puerta.

_Daichi, amor.Pasa rápido...que no te vean.- susurró la joven guiñandole el ojo y dándole un fugáz besito en la boca mientras lo arrastraba al interior del recinto.

Las maquinas sonaban rítmicamente con una musiquilla casi hipnótica, los olores eran penetrantes, no podía identificarlos a todos, pero algo de eso llegaba impregnado al cabello de su novia cuando a veces la recogía para acompañarla a su casa.Daichi pasó rápidamente de la mano de Haruko atravesando varios paneles opacos que dividian grupos de pacientes y sus enfermeros; separándolos convenientemente hasta la pequeña salita, donde ella cuidaba a 4.

Los ojos verdes de Daichi recorrieron las cuatro camas.La verdad es que se sintió un poco impresionado con la vision de las cuatro personas inconcientes, el olor fuerte a medicinas y la sensación de que la muerte se encontraba presente, paseando entre las cabeceras de cada cama.Esas personas se veían tan frágiles, casi irreales.

_Y bien? Que te parece?- preguntó la enfermera.Su rostro juvenil estaba serio, haciendola aparentar mayor edad.

-Deprimente- contestó el joven escritor. _Pero sigue, has de cuenta que no estoy aqui.- le indicó el joven haciendo un ademán con la mano y sentandose en una banqueta en el office de enfermeria. No se sentía muy cómodo, quizás era hipersensible a todo aquello... quizás no había sido una buena idea venir.

Haruko se giró y siguió revisando los sueros, mientras Daichi la observaba con detenimiento. Sin darse cuenta repasó las nalgas de su novia que se marcaban a través del uniforme inmaculadamente blanco.Y justo ahí, a la altura de su hermosa retaguardia, el rostro de una joven mujer lo distrajo.

La chica estaba conectada a un respirador artificial; su pecho subia y bajaba al compás que le imponía la máquina.Un monitor cardíaco mostraba las débiles ondas de su cansado corazón.

_Está en coma.- dijo Haruko mecánicamente, al ver a su novio con los ojos totalmente abiertos y sin pestañar.

_Oh.. - musitó el joven, acercándose un poco más, para verla mejor.

Era un despojo humano.Delgada,casi cadavérica, ojerosa y pálida.El joven se acercó más..Y viendola mejor, tenía un rostro agradable, sólo que estaba tan demacrada; al borde de la muerte.Su pelo negro azabache caía sobre el rostro en finos mechones, pues estaba recogido en una cola de caballo.

_Qué le pasó?- le preguntó a la joven, que no se había percatado de que su novio estaba frente a la chica.

-Por favor no toques nada!- reprochó la enfermera.-No sabemos nada de ella.Es una N.N*

_N.N....y... cómo llegó aquí?- dijo interesado mientras sacaba su libreta de apuntes.

-Mmm... Dicen los de la ambulancia que fue intento de suicidio.No tiene documentos ni nada.-Pensó un momento como dudando de lo que iba a decir a continuación.

-No te preocupes tanto,es sólo un lastre para la sociedad.La verdad que esos covardes que eligen morir, no deberian ocupar una cama en un hospital. Nos hacen gastar millones de yenes al año.- dijo Haruko visiblemente molesta-Deberian dejarlos que mueran y dejar estos espacios para quienes eligen vivir.Pero no digas nada de eso jejejje... Es anti ético para una enfermera.Pero es mi opiniòn.-Finalizó con un guiño de ojos.

Daichi se quedó pensativo. No estaba para nada de acuerdo con aquella manera de pensar. Le parecía sumamente cruel, pero al momento reflexionó y comprendió que tal vez aquel trabajo le había endurecido el corazón, como una cáscara para no involucrarse y no sentir tanta muerte y dolor en su conciencia. Aprovechando que su novia seguia ocupada miró con más detenimiento a la frágil criatura que yacía en esa fría cama.En el cuello de la joven había un collar, o al menos eso parecía.En realidad era sólo un hilo viejo y unas letras colgaban de él; hechas con alambres finos de 2 colores.Magenta y Turquesa.Las letras: “K.W”

_ K.W? quién eres K.W?...Quién fuiste amiguita?


* * *

( 20 años atrás...)

_”Kaede!! Kaede Watsuki”- dijo el hombre orgullosamente, mientras levantaba a su bebita recién nacida.Su rostro estaba lleno de lágrimas de alegría.Había deseado tanto la llegada de una hija.Su esposa había perdido a los últimos 3 bebés cuando apenas tenía 2 meses de embarazo.Pero Kaede...Kaede tenía mucho que hacer en éste mundo.


____________________________________________________________________

N/A:
*N.N: Es como se denomina a las personas que no tienen una identificación.Literalmente significa" Ningún Nombre"
Última edición por Tensai el 25 Ago 2006, 07:01, editado 1 vez en total
Imagen

Tu amor me inspira.... tu odio me hace invencible...
Avatar de Usuario
Tensai
Otaku-san
 
Mensajes: 125
Registrado: 29 Mar 2006, 19:17
Ubicación: Haciendo cosas "por diversión"

Notapor Tensai » 04 May 2006, 04:12

CAPITULO 2


Quien es Kaede?


Miyagi-Región de Tohoku.

Kaede caminó temerosa de la mano de su nana.Era el primer dia de clases.La niña miró con terror las altas paredes del colegio.Los otros niños iban con sus padres... Por qué ella no?

_Te gustará la escuela Kaede.Ya verás.- le dijo la niñera, mientras la depositaba sin más en el patio sin mediar más palabras.

Pero la escuela jamás le gustó.Ese día fue el augurio de toda la desastrosa vida escolar de Kaede Watsuki.

9 años después

_Maldición, odio la escuela-murmuró la chica del largísimo pelo negro que colgaba en una interminable trenza.

_Pues eso no parece cada vez que se te van los ojos atrás de ése chico que ni sabe que existes y NUNCA se fijará en ti, o me equivoco Kaede?

_SHHHH!!- protestó la joven morena movida por una súbita vergüenza que pintó su pálido rostro, tiñiendolo a un tono rosado. Estiró su uniforme escolar aparentando seriedad.

_Mejor no hablemos Sayuri, es el colmo que tu guies toda tu vida por las cartas del Tarot. Eso sí me suena estúpido.

_No cuando me pides que las tire para ti.- dijo sonriendo Sayuri.

Eran amigas desde el primer año y “Sayu” era quien mejor conocía a Kaede, quizás su única amiga en todo el mundo.No había forma de enorjarse con ella.Kaede la abrazó por detrás. La quería sinceramente. Su familia, la mayor parte del tiempo, la ignoraba, como si no existiera. Sin embargo Sayuri la escuchaba, la aconsejaba y compartía sus sueños.

La madre de Kaede era fonoaudióloga y su padre un capitán de un navío pesquero. Habían sido muy adinerados, pero los malos negocios hicieron que su padre perdiera todo. Kaede, a diferencia de sus 2 hermanos mayores, creció llena de privaciones.Pero como su amiga Sayuri siempre dice, “no puedes ir contra tu destino” y Kaede simplemente aceptó lo que le tocó vivir.

_Mira Kaede, NO!!! Mejor no mires que ahí viene el causante de tus lamentos.-la rubia sonrió haciendole ojitos a su amiga.

La morenita no pudo evitar mirar entre los estudiantes que correteaban en el patio a Katsuo , flamante estudiante de cuarto año y capitán del equipo de volley del colegio.
Era todo lo que Kaede soñaba, por él respiraba, por él existía. Repasó disimuladamente el cuerpo firme del muchacho con los ojitos brillantes por la emoción y la sonrisa más estúpida que una adolescente puede mostrar.
Sin embargo Katsuo pasó a su lado sin siquiera determinarla, seguido por un grupito de chicas de primer año, quienes eran , como casi el 90 % de las estudiantes del instituto Kansai, admiradoras incondicionales del chico.

Era obvio que Kaede llevaba las de perder, era una más del montón; no destacaba en nada. Ni en deportes, ni académicamente. Lo único en que era la mejor, era en artes plásticas; pero sólo podía demostrar su valía en los concursos; que se daban una vez al año y luego se olvidaban durante el resto del ciclo lectivo.

No era de las chicas “bonitas” del instituto, que eran asediadas por los chicos mayores. No era nadie. Sólo un número más en las listas de asistencia.
El timbre sonó y después de la formación, el curso entró al aula nueva.

Por supuesto que Sayuri y Kaede se sentaron juntas.El revuelo oficial del primer día no apartaba los pensamientos de su adorado Katsuo; su pelo castaño, sus ojos verdes, su encantadora sonrisa.Era perfecto.
Su corazón se le apretaba en el pecho sólo de pensar en él. A pesar de saber que era una insignificante chica del montón, aún guardaba la esperanza de conquistarlo, ya que Katsuo no tenía novia.Era un chico entregado al estudio, de una familia de clase media alta, al cual no se le permitía perder el tiempo con novias.

El silencio se hizo en el salón al entrar el profesor y tras de el, una chica.Una compañera nueva.
Kaede salió de su ensueño cuando Sayu le dio un codazo.

_Su nueva compañera se llama Naoki Mitsuishi y viene de Osaka.Denle la bienvenida.-ordenó el profesor y todos obedecieron.
Naoki hizo una pequeña reverencia a sus compañeros y a su profesor.Era realmente una chica linda.Cabello ondulado de color celeste al igual que sus enormes y brillantes ojos.Su piel era como de porcelana y su cuerpo fino y bien formado dejaron a más de uno con la boca abierta.

_Siéntate ahí Mitsuishi, al lado de Watsuki.-señaló el profesor.

La chica del cabello celeste caminó hasta su banco y se sentó con delicadeza al lado de Watsuki, en el extremo libre del banco de 3 personas.Se quedó completamente erguida mirando al frente.

_Hola, bienvenida, soy Sayuri Yamada y ella es Kaede, como ya sabes.-sonrió la rubia.

_Hola, espero que seamos buenas amigas- dijo la nueva mientras les dedicaba una sonrisa perfecta, como ella misma era.

Después de clases, Kaede y Sayuri, comenzaron a enseñarle los alrededores a Naoki.

_Asique nuca has estado en Miyagi?

_No... la verdad es que es la primera vez que me mudo en mi vida... me siento rara- expresó la chica del cabello celeste.

_Bueno, si no te molesta que haga de enciclopedia puedo contarte un poquito de nuestra ciudad, quieres?- dijo muy entusiasmada Sayuri.
Naoki no tuvo otra opcion que aceptar, aunque en realidad le importara muy poco.

_Como ya sabes estamos a 300 kilometros nor- este de Tokyo y que somos el centro de la Región de Tohoku, me imagino que eso sí lo sabías jejje...- se rascó la coronilla algo avergonzada por tanta emoción. -No seremos una ciudad tan maravillosa como Tokyo, pero como estamos bañados por las aguas del Pacífico, pues tenemos unas lindas playas y una magnífica vista de las islas Matsushima, que te parece?

Naoki sonrió de manera encantadora... aunque por dentro ella habia deseado ir a Tokyo y no a ... un pueblito pesquero...Miró las calles, sin bullicio.Demasiado tranquilo para su gusto.

_Te gusta el camping??? Aquí tenemos hermosas montañas para ir de excursión:Funagata y Ksurikoma!!! Amo ir en primavera!!-replicó efusiva Kaede.Si habia algo que le robaba la calma era la vida al aire libre.

Naoki se limitó a realizar una pequeña reverencia en agradecimiento por las molestias tomadas...aunque en el fondo sólo desease liberarse de sus compañeras.

********************************************************************

Tiempo actual

En un departamento de Kitano-cho un joven y su novia se acurrucaban en el sillón de cuero marrón.

_Y dime...amor...La chica K.W.,nadie ha venido a verla?- pregunto Daichi intentando parecer casual, jugando con el cabello de Haruko.

_No.Nadie,quizas no tenga familia, quizas es sólo una pobre mujer que no quiso ser encontrada”- murmuró suavemente la joven, mientras se acurrucaba al lado de su novio.Su olor la volvia loca.Pasó las manos con mucha delicadeza por el pecho de Daichi, mientras lo miraba fijamente.Daichi cerró los ojos dejandose llevar por las sensaciones que le provocan el simple contacto de aquellas manos tan suaves.

_Ahhh.. Haru... Haruko hhh; Y que le pasará?..mmm- suspiró el joven que ya estaba empezando a perderse entre los pechos de la enfermera, mientras ella se ocupaba sutílmente de la masculinidad del escritor.

_No rompas el encanto mi amor... nohhh... no hables de trabajo- susurró la chica arqueandose totalmente para recibir la boca hambrienta de Daichi que de manera intensa jugueteaba con sus pezones.

Daichi se dedicó a amar a su novia, pero en su mente, por alguna misteriosa razón no podía liberarse de la imagen de K.W.como si sintiese un compromiso con ella; con su pasado.

-----------------------------------------------------------------------------------------------

Daichi ya llevaba 20 dias visitando el hospital, escribiendo sobre el trabajo de los doctores y enfermeras. Escribía con avidéz en su libreta de apuntes, mas no podía evitar fijar su mirada en la chica de la cama 4.

_Cuatro es un número malo K.W...tienes mala suerte.Mala suerte para todo, hasta para morir-pensó el joven escritor.Estaba por alguna extraña razón, conmovido por la suerte de una criatura tan joven y que lucía tan despojada de todo lo que un ser humano, por el sólo hecho de existir, merece. Nadie la habia venido a ver, en todo este tiempo, ni siquiera un sacerdote...Nadie.

K.W... Suena como una emisora de radio..."K.W. Noticias"- Pensó divertido y luego se arrepintió por el pensamiento jocoso.No era correcto burlarse asi.
Quién sabe que clase de persona fué, quienes fueron sus amigos,quienes la habian amado, cuantas veces rió, cuantas habia llorado?Miles de preguntas martillaron su cabeza.

Acarició la frente de la chica con suavidad y se agachó al nivel de su oido._Te llamaré Musenkyoku, si no te molesta.Quiero saber quien eres y lo voy a averiguar.Lo mereces.Nadie debe morir solo “ Mu sen”...Ni siquiera tú.Y necesito que tengas un nombre. Musenkyoku.-Sonrió con tristeza.

_Sé que no puedes oirme, que eres un vegetal ahora, pero... no sé ni por que te hablo, soy un tonto- dijo más para sí mismo que para la joven.Se incorporó mirando a todos lados para segurarse de que Haruko no lo observaba.

Los ojos de Kaede se llenaron súbitamente de lagrimas, que comenzaron a correr por sus pálidas mejillas.Cuando Daichi miró su carita denuevo le dio un vuelco al corazón.Acaso lo había oido??

_Haruko!!! Haruko, por favor!!! Está despertando!!! Ven rápido!!- gritó el moreno.

Haruko se apresuró y apartó a su novio suavemente.Lo miró con una cálida sonrisa._No sirves para doctor mi amor, es sólo una reacción normal.Tal vez los productos de limpieza que están usando en el cubículo de al lado le han irritado los ojos.Es una reaccion del cuerpo a un estimulo, nada más.

_Mira- le dijo mientras le pinchaba un dedo a la chica sin nombre.Nada ocurrió.

_Es un vegetal, ya calmate o no te dejaré regresar.- le advirtió la estilizada enfermera.

_Oh...- musitó Daichi.Sintió el corazón oprimido, de veras deseaba que Musenkyoku despertara.

Mientras, en la mente de Kaede, se repasaba con detalle cada momento de su vida.Acaso estaba muriendo??? Y esa voz??? Esa voz que le hablaba con cariño???No quería morir sola...No quería morir.

_Estoy aquí!!! Puedes oirme??? Extraño!!! Puedes oirme!!! Estoy aquí!!!! papá... mamá..estoy...aquí....

____________________________________________________________________

N/A: Musenkyoku: literalmente significa "radio emisora" y Daichi llama así a Kaede porque su collar tiene las letras K.W, las cuales son iguales a "Kilo Watt",la frecuencia radial común.

Cuando Daichi hace referencia a la cama 4, es porque el numero 4 en japonés se pronuncia igual que la palabra "muerto" y es considerado de mala suerte.
Imagen

Tu amor me inspira.... tu odio me hace invencible...
Avatar de Usuario
Tensai
Otaku-san
 
Mensajes: 125
Registrado: 29 Mar 2006, 19:17
Ubicación: Haciendo cosas "por diversión"

Capitulo 3

Notapor Tensai » 04 May 2006, 04:14

El Primer Baile.


Año 1999.



_Estás segura de que tu madre lo permitirá???- insitió Sayuri.

_No sé, estoy nerviosa, tengo miedito...mamá no me deja salir a ningún lado!!

_No te preocupes Kaede, la vamos a convencer- dijo Naoki con toda la seguridad del mundo, aunque en su mirada se notaba la incertidumbre.

_Ya es tiempo, no es posible que nunca te haya dejado salir a bailar.Pareces prisionera.Te quedarás en mi casa a dormir... que más quieren?

_Gracias Sayu- Deseenme suerte chicas, voy al cuarto frio.- dijo la morena, entrando al cuarto de su madre.

_Suerte Kaede!!- dijeron al unísono las dos chicas cruzando los dedos.

_Pobre amiga... no sale nunca...así va a seguir sin novio para siempre...Puedes creer que nunca la ha besado nadie?-le confesó con tristeza a Naoki.

-Nunca??? No puede ser!! Qué vida más insulsa!!- rió un poco la chica del cabello celeste.-pues entonces hay que ayudarla no crees sayuri?- la miró como si el no haber sido besada fuese la cosa mas extraña del mundo.

Los minutos se hacían interminables, pero finalmente Kaede salió con la cabeza baja.Las chicas parecieron desinflarse ante la carita de desilusión de su amiga.

_Lo siento Sayu....-Kaede lucía devastada mientras decía esas palabras.

_Oh... amiga qué lamentable- murmuró Sayuri.

_Siento mucho ... tener que quitarte tu lado de la cama.- dijo bajito Kaede.

_Su lado de la cama???- dijo casi sin comprender Naoki.

_Maldita mentirosa!!!-gritó al borde de la histeria Sayuri.

_Weeeeeeeeeeeee!!!!!!!!!!!! Mi primer baile!!!- suspiró Kaede.Estaba muy ilusinada y comenzó a saltar como una niña pequeña.Sus amigas se abrazaron a ella, imitando el ritual infantil.

En casa de Sayuri, los preparativos no se hicieron esperar.Primero: prepararían unas croquetas de arroz y té y posteriormente la sesión de Tarot infaltable en cada reunión.

_Huele bien Sayu, algún día prometo aprender a cocinar.

_Ay Kaede, cuando te cansaras de mentirme? Llevo 3 años escuchando la misma cantaleta y nada.Por eso no te casarás nunca.-dijo Sayuri medio en broma y medio en serio.Si hubiera sabido cuanta razón encerraban esas palabras, quizas se las hubiera reservado.

Cuando las croquetas estuvieron listas al igual que el té; se encerraron en el cuarto de Sayuri, que compartía con sus 2 hermanas menores.Estaba pintado de rosado, como debe ser en el cuarto de niñas estandar.Por el lado de Sayu, habían unos posters de cantantes famosos, plagados de corazones.Tambien fotos pegadas en su cómoda, de sus amigas y familiares queridos.Por el lado de las más pequeñas, posters de Animé Shoujo.

Las hermanitas de Sayu solian ser de lo más latosas y metiches, como toda niña pequeña.Lo peor es que ventilaban todo lo que se hablaba y hacía, lo cual no convenia a la mayor, que al final terminaba siendo chantajeada.Por fortuna estaban en la casa de enfrente, con su madrina.Así Sayu gozaría de privacidad para estar con sus amigas y nadie las molestaría.

Se sentaron en el suelo y dispusieron todo en la mesita baja del centro.Mientras Naoki servia las porciones, Sayu comenzó a revolver las cartas de Tarot.
Kaede se limitaba a seguir con la mirada los movimientos de ambas chicas. Cada una tenía habilidades, pero ella...qué hacia ella de especial??? Tal vez, sus ansias de llegar muy lejos, aunque no supiera a donde.

_Mmmm, corta Kaede, vamos a ver que te espera esta noche- dijo Sayu; ella se tomaba esto de las cartas demasiado en serio.Kaede sin embargo, lo veia como un juego divertido, pero nada mas que eso... un juego para pasar el tiempo.

_A ver brujita, dime lo que ves-sonrio la morena mientras acariciaba instintivamente su larga cabellera.

_Mmmm... a ver a ver...aquí estas tu... y ...dicen las cartas que tendras suerte esta noche y que...oh...- se interrumpió a si misma pensando unos instantes.Se llevó los dedos a los labios, pensando...Debía decirle o no? La miró, ella estaba muy concentrada en los dibujos de las cartas sin comprender.Se la veía tan linda cuando estaba nerviosa; sus ojos color miel parecían emitir una luz encantadora.Sayu hubiese deseado tenerla de hermana de sangre.Kaede era una chica tan solitaria.

_Y?? Qué pasará?- preguntó la morenita al advertir que Sayu permaneció en silencio, lo cual no era normal en ella.

_Dice que vas a sufrir una desilusión...una traición- le dijo sin parpadear.

Kaede estalló en una sonora carcajada.De veras que no se creia nada de lo que Sayu hacia, pero era tan divertido verla en sus cosas esotéricas.

_Tendre suerte y a la vez una desilusión... no suena logico, es o es todo. No te enojes brujita- le dijo sonriendo de manera cariñosa.

Naoki, no prestó mayor atención, en realidad apenas las conocia y a pesar de que se sentia muy bien con las chicas, no tenia esa afinidad tan intensa que tenian las otras dos.Tomó la taza de té verde con las dos manos y bebió de manera delicada con los ojos cerrados.

_Ahora le toca a Naoki- propuso la morena, mientras se hacía un poquito hacia atrás y tomaba una croqueta de arroz.

Sayu repitió la misma operación, haciendo que la chica del cabello celeste cortara en cuatro montoncitos.Mezcló nuevamente y comenzó a disponer las cartas en la mesita.

_Que ves Sayu?- preguntó Naoki con marcada curiosidad.Su cabello celeste caía en suaves ondas sobre sus hombros.

_Bueno, aquí estás tú y aquí...hay un chico...no varios chicos, uno rubio, uno moreno, uno de cabello negro o tal vez chocolate oscuro...mmm parece que hoy serás la estrella de la noche.”-Sayu levantó la vista; no necesitaba las cartas para darse cuenta de eso.Naoki era de las típicas personas que habían nacido para ganar siempre.Era el éxito hecho persona.Buen cuerpo, una personalidad atrayente, excelente estudiante y de una familia de clase acomodada.

Naoki sonrió de manera extraña, como si no le hubiese sorprendido en nada las predicciones de Sayu.
Después de probarse todo tipo de combinaciones, Kaede decidió ponerse unos pantalones ajustados color lila, un sweter color negro de lycra y un chaleco de cuero negro, al igual que una botas del mismo material.Llevaria el cabello suelto.Se sentía incomoda, nunca se vestia asi.Generalmente vestía sudaderas, jeans y zapatillas deportivas.Ahora se sentia rara, observada y no le agradaba la sensación.

Sayuri se puso una minifalda negra, una camisa a cuadros blanca y negra con la que disimulaba sus prominentes pechos y unos zapatos de tacón negros.Se veía muy mayor vestida así.Sayu sabía como explotar las partes atractivas de su cuerpo, como lo eran sus piernas largas y torneadas.

Naoki en cambio, se puso un vestido rojo con brillitos, muy corto y que se pegaba a su bien formado cuerpo.Se recogió en cabello en un peinado que parecía al descuido; n simple rodete sujeto con unos palillos chinos.Unos rizos caían en las patillas y en la frente.Rematando con unas sandalias al estilo romano.Sabía perfectamente lo que tenía y como explotarlo.Esta noche sería memorable.

El lugar era uno de tantos de moda, lleno de chiquillos en busca de placer.El interior era oscuro, las luces de color rojo daban un ambiente de misterio, de aventura.
Kaede abrió los ojos enormes. Sentía como si tuviese un gusano en el estómago.El corazón le latía con fuerza, como si quisiese salirsele por la boca.Miró para todos lados mientras abrazaba el brazo de Sayu para que no se soltara.

La morena no pudo evitar sonreir.Era lo más emocionante que le habia sucedido.No importaba que fuera un baile de la escuela y que casi todos los asistentes fueran del colegio.Era un baile en beneficio de los chicos del último año, para su viaje de egresados.Quizás Katsuo estaría allí.De sólo pensarlo sus mejillas se pusieron rojas y calientes.Comenzó a examinar cada rincón con la vista, sentía su presencia, su corazón no podía fallarle.

_Voy a la barra, quieren algo?- preguntó Naoki.

_Yo quiero una “mentirita”- se apresuró Sayu.

_Yo, una tónica por favor- la petición de Kaede dejó con la boca abierta a las otras dos, que se miraron y sonrieron por la “ simpleza” de Kaede.

_Allá tu Watsuki- murmuró Naoki, mientras se perdía en la barra de atrás.

Kaede estaba asombrada, emocionada, que más...Esta sería una noche inolvidable.Y si acaso Katsuo iba??? Se moriría de la emoción si él cruzaba la puerta.Tal vez... tal vez, vestida así podría llamar la atención del chico.Según sus amigas se veía atractiva.Se peinó nerviosamente el lacio cabello negro, enroscandolo como lo hacia cuando lo llevaba trenzado.

Un muchacho se fue acercando a las chicas con una amplia sonrisa.Era alto y bien formado, su cabello rizado lo hacían lucir encantador.Se notaba que era de un año superior, pero a Kaede no le sonaba; sin embargo comenzó a sonreir nerviosa: El muchacho venía hacia ella “La sacaría abailar!! Su primera pieza de baile!!”

Cuando el moreno estiró la mano, Kaede totalmente sonrojada y con el corazón a mil. Estiró su manita blanca para tocar la mano del chico.Para su sorpresa la mano que tomó el moreno fue la de Sayu, que estaba tras de ella.
Kaede se quedó con la mano extendida y la boca abierta.Se sintió ridícula, como si toda la discoteca la hubiese estado mirando.Quería que se la tragara la tierra.No sabía que hacer así que optó por sentarse al lado de uno de los parlantes y quedarse allí, viendo como poco a poco se llenaba la pista.

Era curioso como el “don” de invisibilidad se extendía más allá de su familia.Sonrió con amargura.Al rato Naoki le extendió su bebida y minutos más tarde le estaba dando la suya a Kaede para que se la cuidara, así como la del muchacho con quien empezó a bailar.
Esto era el colmo.Terminar como la cuidadora de abrigos y bebidas de sus amigas y de sus pretendientes.

_Odio los bailes.No sirvo para esto...- suspiró la morenita mientras abrazaba uno de los abrigos de las chicas.Sus amigas lo estaban pasando de lo lindo y ella era un ropero!
Miró uno de los vasos y decidió darle una “probadita” a ver que tal.
Kaede arrugó un poco la naríz.Nunca había probado nada más fuerte que alguna copa de Sidra en Navidad.Aquel trago estaba rico, era dulce y le hacia cosquillas en la nariz.

_Otro trago no estaría mal- pensó , mientras arremetió con los vasos de todos.Estaba lo suficientemente molesta como para cagarse en si les importaba a ellos o no.Lo mejor es que ninguno se dio por aludido y fueron comprando más bebidas en los momentos que descansaban.Hasta para eso era invisible Kaede.

De pronto el tiempo se detubo: Katsuo entró al local... y estaba solo!!! Kaede sintió que la vida regresaba a su cuerpo.Era como si en todo el lugar sólo se escuchara una cajita de música.Ya no había más sonidos, ni humo, ni gente.No existía nada más.Sólo él.
Siguió la trayectoria del chico en cada movimiento; los otros chicos de su curso e incluso de cursos inferiores lo saludaban animados.El chico siempre estaba serio.Le encantaba eso, que parecía tan tímido.Los ojos de Kaede eran como corazoncitos y brillaban tanto o más que las luces de la pista de baile.

_Tengo que acercarme... pero no me atrevo!!!- se decía una y otra vez entrelazando los dedos nerviosamente.

Katsuo estaba parado, solo en la parte de arriba, inclusive lucía aburrido.

_Dios mio, tengo que hablarle!!!, Sayu dijo que iba a tener suerte.... – se mordió la uña nerviosa.Se sentó en su sitio denuevo.No le importó en lo más mínimo que los parlantes del local le apuntaran directamente a los oídos.Ella no escuchaba nada, sólo atinaba a ver a su amor... su anhelo imposible...Pero Sayu dijo... dijo que tendría suerte.

_Kaede, tomas algo?- interrumpió Sayu, que estaba más que “alegre”, colgada del brazo del chico de cabello rizado, quien de improviso se coló en la boca de la chica entrelazando lenguas con pasión.Kaede se quedó de piedra.Nunca había visto a Sayu en esa situación.Nunca se la hubiera imaginado “toda una mujer”.Por un momento se quedó con la vista clavada en ellos, como queriendo aprender la tecnica del beso.Se sintió avergonzada de estar observando tan atentamente.Se sintió una chiquilla tonta.

Suspiró y trató de ubicar a Katsuo nuevamente, pero no lo halló por ningún rincón.

_Quieres un trago Kaede?- le preguntó el chico del cabello rizado.

-Toma, yo te invito, por cuidarnos las cosas- le extendió unos billetes.Kaede frunció el seño y luego lo relajó; al fin y al cabo el chico no tenia la culpa de que Katsuo se hubiese ido y quería ser amable con ella.

_OK. – dijo la morenita aceptando la plata.Se incorporó resignada y se fue a la barra del segundo nivel, pues en la otra habia demasiada gente empujando.
Desde arriba tenía una buena panoramica.Se quedó allí, mirando la gran pista mientras la musica lenta comenzaba a sonar.Eso era señal de que ya pronto el baile acabaría.
Los hombres sacaban a bailar deseperados a las chicas que encontrasen en el camino, como si fuera de vida o muerte bailar los lentos.

Kaede sonrió con algo de amargura, se sentía tan extraña.Ajena a todo aquello.Caminó a la barra.

_Deme un licor... de alguna clase.Que sea dulce por favor-pidió cabreada. Cuando el barman se lo extendió Kaede observó un anexo oscuro, donde predominaban las luces azules.

_Qué es alli señor?- preguntó con toda la inocencia del mundo.

El barman sonrió sin creerse lo que escuchaba._”Son los reservados”.

La morenita hizo carita como de entender y se dio vuelta para no parecer una mojigata.Caminó dos pasos y se regresó por donde habia salido.

_Soy una mojigata señor...qué sucede allí adentro?- preguntó con toda la vergüenza del universo.

_Pues allí entran las parejas que quieren estar solos para...ya sabes, besarse y esas cosas.
Kaede sintió que era la más torpe de todo el Japón.Cómo no lo intuyó??? En todo caso ya estaba hecho.El barman le dedicó una sonrisa comprensiva y siguió con su trabajo.

La morena tomó una decisión : Allí adentro nadie la molestaría.Caminó con el vaso en la mano y se metió en los reservados.El ambiente estaba muy, pero muy oscuro y había un olor extraño que no supo identificar.
Se sentó en un rincón y mientras saboreaba su bebida comenzó a observar a las parejas que se fundían en besos y caricias prohibidas. Nunca habia visto en vivo y en directo a parejas con las hormonas a flor de piel.
Habia parejas que no se sabía donde terminaba uno y empezaba otro.Gemidos, movimientos pelvicos... de todo.

Kaede cerró los ojos, al menos intentaría recuperar el sueño perdido.Esta habia sido la peor salida de su vida.

_Cómo te equivocaste Sayu... parece que la suerte era para ti- dijo para si misma.Cerró los ojos y se hizo un ovillo en el sillón.

_Parece que te gusta tanto el baile como a mi- susurró una voz masculina.

_Lárgate, no me molestes!-Protestó una muy malhumorada Kaede, sin siquiera despegar la cara que ocultaba entre sus brazos.

_El chico sonrió.Nunca una chica le habia gritado.Le pareció divertido.Se asomó un poco sobre la cabeza de Kaede y observó su cara.

_Mmmm... No te conozco de otro lugar?- preguntó curioso.

_Claro, por eso ya no voy más allí- protestó la morenita.Era el colmo que encima que tuvo esa noche terrible ahora tuviese un moscardón molestandola.

_Bueno, no me mires si no quieres.Me quedaré contigo... me siento a salvo, y me haces gracia- dijo el chico y se fue haciendo un lugar, todo apretadito al lado de la morena.Se cruzó de brazos.

Kaede se quedó quieta.Qué le importaba si se quedaba junto a ella, mientras no la tocase.Se dejó vencer por el sueño.

_No puedo creer que ronques en mi cara, despiertate!!! Harás que me sienta muy sólo.- protestó con una amplia sonrisa, moviendo a la morena hasta que la despertó.

Kaede abrió los ojos y se dio vuelta con fiereza, para comprobar que era Katsuo quien estaba a su lado.Se frotó los ojos como para despavilarse.NO ERA POSIBLE!!! ERA EL!!!y le habia hablado y la habia tocado!!!!

Katsuo la miró a los ojos._Eres muy gruñona-sonrió.

Kaede se quedó paralizada.Se moría de vergüenza...Lo había tratado como una mierda en polvo y ... quería que la tierra se abriese y se la tragase de inmediato.Comenzó a temblar y su cara estaba tan roja que agradeció que las luces fueran azules, para ocultar la pena.

Qué iba a hacer ahora??? Lanzarse a sus brazos??? No era posible!!! Al parecer a él le agradó que no lo acosara....Se quedó con un millón de preguntas y conclusiones en la cabeza.

_Ahora eres muda?- sonrió nuevamente y apoyó su cara en la mano derecha, recostado sobre el brazo del sillón.

Kaede tragó saliva.No podía cambiar su actitud...(Diosito ayudame!!! qué hago???Que le digo para que no desaparezca???) _”No soy muda...es sólo que... me asustaste, estaba durmiendo”- dijo con un leve pucherito mientras intentaba parecer mas adulta y seria, aunque sintiera que se estaba deshaciendo en el sillón.

Podía sentir el calorcito del cuerpo del moreno contra su pierna.Sentía que quería gritar y reir y... ganas de besarlo y que él respondiera al beso...Pero la realidad era que sólo estaba ocultandose de sus admiradoras...Pero la habia visto a ella, la eligió a ella.Eso le llenó el corazón.
Con eso le bastaba...

_Por qué te escondes?- preguntó mirandolo de reojo.

_No me gusta que me estén acosandome, me hace sentir raro.- dijo sinceramente sin dejar de mirarla.Eso hacía que la morena no pudiese mirarlo directamente.Sentía que esa mirada le quemaba.

_y... por qué te sientas aquí? No sabes quien soy.... tal vez sea de tu club de fans”(Dios mio por qué me dejas decir estas estupideces??? Tierra trágame ahora!!!!)- Se puso las manos detrás de la nuca despreocupadamente, como si no le afectara en lo más mínimo los encantos de Katsuo.

_No sé, no pareces como las demás.Me equivoco?
Kaede sintió que el corazón latía aún más fuerte que los parlantes de música.Podría jurar que todo el local podía escucharlo.

_Espero que eso sea bueno- le dijo con amabilidad, pero sin mostrar mayor compromiso.

_Como te llamas?- preguntó sonriente jugueteando con su propia barbilla.

_(AHHHHHHHHHHWWWWWWWWW Me está preguntando como me llamoooooooo!!!!!!!!!!!!!!!XDDDDDDDDDDDDDDD)...Soy Kaede...y tu?-preguntó casual...

-Soy Katsuo- hizo una pequeñisima reverencia, solo con un movimiento mínimo de la cabeza.

_(AWWWWWWWW!!!!!!!!!!! Ya lo sé!!!!! Sé cuanto calzas que te gusta comer, tu música favorita, cuanto pesas quienes son tus amigos!!! Sé todo de tiiiiiii porque me gustas!!!!!!!!!!!!!!!!! Y creo que podría morir ahora mismo de la felicidad!!!!)...mucho gusto Katsuo- repitió la reverencia.

Mientras, una joven de cabellos celestes observaba el encuentro mientras fumaba un cigarrillo en los brazos de un chico, en un sillón más apartado.

********************************************************************

Tiempo Actual- Kitano Cho.


_Otra vez? Musenkyoku, eres muy sensible a los productos de limpieza- dijo dulcemente Daichi, mientras secaba las lágrimas que resbalaban de las mejillas de la morena.

-(Había olvidado eso... fue tan hermoso...y uno de los pocos momentos de felicidad... )
Imagen

Tu amor me inspira.... tu odio me hace invencible...
Avatar de Usuario
Tensai
Otaku-san
 
Mensajes: 125
Registrado: 29 Mar 2006, 19:17
Ubicación: Haciendo cosas "por diversión"

Capitulo 4

Notapor Tensai » 04 May 2006, 04:17

Kansai contra Yoshinari Junior High School.


_Es el sábado a las 10 de la mañana.Ya te imaginarás quién va a jugar no?

_Si, Sayu, ya te dije que voy, pero que no hay nada de nada entre nosotros. Sólo hablamos en el baile, pero no creo que le guste- murmuró Kaede.

_Serás boba amiga... te crees que todo fue casualidad? Si te habló es porque le gustaste y punto.Un chico como ese no se acerca a cualquiera.

Kaede sonrió. Tal vez Sayu tenía razón, quizás le había gustado; pero... si así era, por qué se fue esa noche, así como así, sólo con un simple adiós y ni le dio teléfono o le hizo una cita?
Era imposible... no podía gustarle aunque ella lo desease con toda el alma.
Un chico tan lindo, tan...” perfecto” ésa era la palabra correcta.

_”De verás te gusta tanto Kaede? No le veo el gran atractivo... En Osaka hay chicos 10 veces más guapos y no son tan creídos ”-afirmó Naoki.La mirada celeste tenía un brillo extraño y la boca forzó una sonrisa dulce.

La morena sintió vergüenza de admitirlo ante ella.Era su amiga, sí, pero ella se sentía tan poquita cosa como para aspirar a un chico como aquel.

Cada vez que miraba a Naoki deseaba ser como ella: desinhibida, bonita...”perfecta”.
No dijo nada y siguió dibujando caricaturas de sus profesores intentando disimular que estaba afectada.

La clase se diluyó sin mayores contratiempos, la geografía la tenía sin cuidado.Prefería perderse en las sensaciones que aún habitaban su cuerpo.
Le hubiera gustado hablar con Katsuo en otras circunstancias, donde no hubiese tanto ruido y tanta gente.Hubiera dado todo por ver el color auténtico de los ojos de su amado, a la luz del sol.

Se imaginó cómo sería sentir un beso de aquellos labios que tanto deseaba.Eran finos, pero estaba segura que se sentirían suaves, como la piel de un bebé.

Sus mejillas se pusieron rojas y casi sin darse cuenta había dibujado el nombre de Katsuo y pequeños corazones alrededor, y las palabras Te Amo.

_Watsuki, veo que tiene dibujado el mapa de kyushu y quiere compartirlo con la clase-la reprendió el profesor, el cual estaba parado frente al pupitre donde Kaede habia dibujado su confesión de amor.

Kaede al verse descubierta no tuvo mejor opción que cubrir con el cuerpo lo que estaba escrito, ocultantolo con los brazos y con la cara que estaba como un tomate.

_Watsuki, le he dado una orden- advirtió el profesor mirandola con severidad.

Kaede arrastró la mano sudada por el pupitre al tiempo que se incorporaba con la esperanza de que se borrara lo escrito en lapiz negro.Tragó saliva nerviosa.

El profesor acercó la cara para leer lo borroneado.

_Vaya... pero si Watsuki está enamorada... y miren de quién!!!- habló en voz alta para avergonzarla.
Todos se avalanzaron sobre el pupitre para ver.Pero estaba bastante borroso como para ver con claridad.

_Alli dice Katsuro? Acaso te refieres a Katsuro Michibata??? El chico del curso de al lado??

Una revolución se formó en el salón, risas histéricas, otras de burla inundaron los oidos de Kaede.

La morena se tapó los oídos completamente humillada.Katsuro Michibata no era más que un patán y para colmo de males era de lo menos atractivo: Tenía la cara plagada de granos de todos los tamaños, sin contar su prominente boca y su dentadura amarilla por la falta de higiene y totalmente torcida venía acompañada por un aliento insoportable.

_Buen gusto Watsuki, es uno de mis peores alumnos- sonrió el profesor.

Kaede tenía ganas de llorar, pero no lo haría.No les daría ese placer.Apretó el lapiz hasta romperlo con la mano.Naoki la miró con sorpresa mientras que Sayu sabía perfectamente que había sido un terrible error.

Para rematar el profesor la mandó al pasillo en penitencia a quedarse inmóvil con dos cubos con agua sujetos uno en cada mano.

_(No te preocupes Kaede.. no eres tan importante como para que la noticia se riegue por el colegio)- pensó sonriendo.

El timbre de cambio de hora sonó y una avalancha de estudiantes corrieron por los pasillos casi de forma instantanea.

Kaede depositó los cubos de agua suavemente en el suelo.Al incorporarse se encontró de frente con Katsuo.

_Hi... Hibari-kun- fué lo único que logró articular con los ojos abiertos de par en par.

_Hay un partido el Sábado...de Volley...es que yo.. juego Volley...-dijo el chico visiblemente nervioso, mientras se rascaba la nuca.Vas a venir... a verme, osea... a ver el partido???

Kaede abrió la boca, pero no pudo decir nada.La estaba invitando al partido!!!Este no podia ser mejor dia.Nada podia sacarle esa felicidad.

_Claro que iremos!!!- interrumpió Sayu con una sonrisa de complicidad abrazando a su amiga.

_Imposible perderse este partido.Le ganarás a Yoshinari verdad?- se interpuso Naoki, adelantandose a las otras dos.Sonrió de manera encantadora y se apoyó en la pared, para tomar el brazo de Kaede.

_Te enteraste que a Kaede Watsuki le gusta ese chico Katsuro Michibata ?Es un asco, que mal gusto!!!-comenzaron a murmurar por doquier en los pasillos.

Katsuo se quedó quieto escuchando los comentarios e hizo una mueca como buscando en su mente quien era el muchacho, pero no hizo falta pensar demasiado.Un grupito del salon de al lado se aproximó, liderados por Katsuro Michibata.

-Hola Watsuki, tienes buen gusto, ya sabes... cuando quieras y donde quieras- le susurró cerca de la cara, dejando una oleada de su fétido aliento.Si quieres luego te invito una soda, pero ahora necesito ir “a parir unos mulatos” jajajajaj!!!-dijo apretandose el abdomen y se alejó no sin antes guiñarle el ojo de manera chulesca con su grupito.

Kaede se quedó de piedra totalmente roja y con la boca temblando sin saber que decir.

_No vemos- dijo Katsuo al tiempo que se iba alejando con la mano levantada a manera de saludo.

_No lo dudes-susurró Naoki entrecerrando los ojos.

_No podemos faltar, primero la muerte- aseguró Sayu, sin dejar de mirar a una temblorosa e hiper colorada Kaede.

_Kusooooooooooo!!!!!!!!!!! Trágame tierra, qué pasa que no te abres y me tragas yaaaaaaaa!!!!!!!!!!!!- gritó la morena mientras se tapaba la cara con ambas manos.

************************************************************

_Moshi moshi... soy Naoki

_Hola Naoki...he intentado convencer a mi madre, pero no me ha dado el permiso.Todo por el castigo que me dieron en clase. Mi hermano se enteró y se lo dijo.

_Oh... que lamentable...si tu no vas yo no iré tampoco

_Que linda eres, pero no hace falta que te preocupes por mí.Después de todo ha sido todo culpa mia.Pero si quieres puedes venir a casa.Sayu vendrá a hacerme compañía y bueno, quizás inventemos algo divertido

_Oh... me encantaría, pero ya mi madre me ha obligado a ir a mis clases de violín.

-Ah, está bien, gracias por llamar.

************************************************************


El partido iba 15-13 en el primer set, 15-15 en el segundo a favor de Yoshinari Junior High School.Este sería el set definitivo.Katsuo miraba a las gradas, pero no encontraba a Kaede por ningun lado.

Se sintió un poco desilucionado, le hubiese gustado mucho que la morena estuviese alentandolo.Aunque barra, no le faltaba.Habia pancartas de sus compañeros de colegio,de todos los años y sobretodo muchas chicas que gritaban su nombre.

_Tiempo!!!- gritó el entrenador.Mientras daba las directivas de los cambios de estrategia, una mano tocó la espalda de Katsuo.

_Tú??- preguntó asombrado el capitán.

_Sólo vine a darte ánimos, tú puedes!!!- le dijo la chica mientras le extendía una toallita blanca para secarle el sudor.

El minuto se pasó y los jugadores se dispusieron el la cancha.Katsuo estaba jugando de 1, así que le correspondía el saque.Saltó y desarmó el balón con un saque de potencia que fue recibido con dificultad por el adversario, sin embargo después del remate, el bloqueo del equipo de Kansai no consiguió el punto.

Yoshinari sacaba. El zaguero era altísimo y el saque fue ejecutado con violencia.
El posición 6 recibió suavizando el impacto, dirigiendo con destreza el balón al armador. Este a su vez elevó la esfera lo suficientemente alta a posición 4, para que el atacante rematara como una saeta.

Piiiip!!!!

_Punto para Kansai-adjudicó el juez.

Las barras de los colegios gritaban desaforadamente, lanzaban papelitos desde los puestos mas altos.

KANSAIIIO OOOOOEEEE!!! KANSAI OWEEEEEEEEE!!!!****

_Tu puedes Katsuo Hibari- murmuró la chica desde las gradas.

************************************************************

_Kaede-chan, unas galletitas?

_Okasan, estas enojada conmigo?- la miró con cara de victima.No le gustaba disgustarse con su mamá.La veía tan poco, que era muy sensible a cada encuentro, a cada discusión, (que eran bastantes)quizás por rencor a ser tan olvidada.

_No, pero debo castigarte porque no prestas atención en clases.No puedo permitir que fracases en la escuela.No te das cuenta lo duro que es allá afuera? Necesitas armas para el futuro. Y no esperes a Sayu.No vendrá.Hablé con su mamá y le dije que estabas castigada.

_Qué cosa!!! Okasan!!!- protestó nerviosa y malhumorada.

-Que clase de escarmiento voy a darte si la dejo venir o llamarte?No vas a morirte por no verla un dia.

La morena tomó unas galletitas, su taza de té de durazno y se sentó en el escritorio.Su madre se puso detrás de ella, la rodeo con los brazos y le besó la nuca.

-Lo que hago es por tu bien, ya me lo agadecerás algún dia.
Kaede sintió una amargura y una rabia tremenda.Quería que su madre dejara de tocarla y se fuera.Queria estar sola.

-Te quiero mucho, mi bebé-le dijo suavemente y salió del cuarto, que la morena compartía con uno de sus hermanos.El mayor ya se habia casado hacía dos años y vivia en otra ciudad.

_Esto era realmente importante...no creo que me quieras como dices-dijo por lo bajo mientras tomaba un trago de su té favorito y hundía la cara entre sus brazos.

Por la noche Katsuo se recostó en su cama, algo más animado por el consuelo de su nueva amiga.No era Kaede, pero parecía una chica tranquila y centrada y le hizo olvidar por un momento la derrota contra Yoshinari.


Tiempo actual-Kitano-cho.

Daichi revisaba sus notas, había estado trabajando en la busqueda de la identidad de Musenkyoku, durante los momentos libres que le dejaba su libro y por supuesto su novia.
Era difícil, pues a pesar de que era muy persistente, Kobe era de las ciudades más populosas de Japón.


"La política del Hospital General de la ciudad de Kobe no permite tomarle huellas a la N.N hasta que no sea el momento del deceso.Según los ambulancieros que estuvieron en ése turno, la chica se tiró sobre un automóvil cuya placa es KC-4685626.”

_La placa pertenece a un Pontiac GT1 azul metálico y por supuesto estaba asegurado.
(debo averiguar en el seguro...Caray, vamos a ver qué cuento le meto al del seguro para que me dejen ver las fotos del automovil).-pensó el joven mientras se arremolinaba la cabellera oscura con el bolígrafo.

Miró con ojos cansados las fuentes de agua del santuario, el olor de los inciensos y el sonido del bambú sobre la fuente,golpeando al colmarse de agua, para liberarla y luego llenarse de nuevo.El templo Ikuta Jinja, le quedaba cerca y le daba cierta calma que necesitaba para poder enlazar sus ideas y, por que no, escribirlas.
Imagen

Tu amor me inspira.... tu odio me hace invencible...
Avatar de Usuario
Tensai
Otaku-san
 
Mensajes: 125
Registrado: 29 Mar 2006, 19:17
Ubicación: Haciendo cosas "por diversión"

Notapor Tensai » 15 May 2006, 05:36

Tras la pista de Hibari Kun


Ishonomaki-Naruse- cho


Kaede montó su bicicleta de montaña, se colocó los auriculares de su walkman, una gorra de bisera al revés, sus guantes rojos de ciclista y unos lentes de vidrios naranjas.

Estaba decidido.Tenía que averiguar dónde vivía Hibari-kun y la única manera era: siguiendolo a escondidas.

Esto era algo que por supuesto debía hacer sola.Los nervios le revolvían las tripas.Si no fuera porque no habia comido estaria segura que necesitaria ir a “parir mulatos” como decia en tonto de Katsuro Michibata.

Sabía perfectamente que Hibari-kun salía de las practicas extra escolares de volley a las 6 de la tarde y que de allí se iba a su casa en bicicleta.
Eso era genial, porque así podria seguirlo discretamente, ademas la hora era propicia ya que muchos jóvenes salian a pasear por las tardes en las mismas condiciones.

Se ocultó entre unos arbustos afuera y esperó.Por momentos sentia las piernas dormirse por la posición, pero valía la pena el sacrificio.A los 20 minutos después de las 6 comenzaron a salir los muchachos. El ultimo fue Katsuo, quien se despidió de los compañeros y caminó a la acera de enfrente.

_Qué pasa ahora?, por qué no monta su bicicleta?- murmuró nerviosa apretando los puños.
De pronto, para su sorpresa, el chico se subió a un automóvil.

_Queeeeeee!!!!!??? Maldición!!! Lo recogió su madre!!! -Kaede saltó de entre los arbustos y se trepó a toda velocidad en su bicicleta.

_Koitsumeeeeeeeee!!!!!!-repetía a la vez que pedaleaba con todas sus fuerzas.Por fortuna, Kaede siempre fue excelente en ciclismo, pues era su hobby predilecto.

La potencia de sus piernas le permitieron, seguir, aunque fuera de lejos al auto que se alejaba por momentos, pero gracias a los semáforos,lograba alcanzar.

_Ahhhggg, chico, si hubiera sabido que vivías en China me tomo un avión UHF!!!!!!!!- jadeó.

PIIIIIIIIIPIPPPPPPPP!!!!!!-Fíjate niña tonta, que te vas a matar!!!-le gritó un conductor que casi la atropella cuando la morena se lanzó en luz roja para no perder de vista al auto de Katsuo.

Las calles de Naruse-cho no eran muy transitadas, pero nunca faltaba quien estuviera apurado. Finalmente, el auto comenzo a disminuir la velocidad.Puso las luces intermitentes.Iba a estacionar.

_Ge...ahhhgg...genial..aghhhh, me muhhh...me muerohhh!!-el corazón le galopaba muy fuerte, por el esfuerzo fisico y por los nervios.
Mientras recuperaba el aliento, a una distancia prudencial, Hibari-kun y su madre bajaban del vehículo y entraban en la casa.
Era una residencia bonita, con un paredón de ladrillos blancos y un bien cuidado jardín que se podía apreciar a traves de las rejas negras del portón.

Kaede se arrastró y trató de espiar por el muro para no ser vista.Trepó la pequeña pared y aguzó la vista.
Podía ver las luces de la cocina encendidas.La señora Hibari preparaba la cena despreocupadamente.

La morenita se quedó mirando la habitación de arriba.Las luces se acababan de prender.Esa debía ser la habitación de Katsuo.

La joven alargó el cuello, como para ver mejor y perdió el equilibrio, cayendo dentro de la propiedad de los Hibari.

PLAFF!!

-Kuso!! Que golpe...menos mal que no hay perros jajajja!!-se rió bajito mientras se sobaba el chichón de la cabeza.

-Grrrrrrrrrrrrrrrrrrr........grrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr!!!!-Kaede abrió los ojos de una cuarta.Un enorme pastor alemán le enseñaba sus inmensos colmillos, con el lomo completamente erizado.

_Ay mamita!!perrito shhhhh!! Cuchi, pichicho shhh no hagas ruido que me pillan!- susurró con los dientes apretados y echandose para atrás.
El perro estaba atado en la entrada, tal vez si se alejaba de allí y se acercaba a la casa de puntitas no la descubrirían.

Cuando el animal se avalanzó sobre ella, Kaede saltó como si fuese un atleta olimpico.

-Ayayayay que me cago!!casi me cacha el perro!!- dijo para adentro con voz casi imperceptible, pero desesperada.

La morena se movió rápido de puntitas, dejando al perro ladrando como descocido en la entrada.

_SHHHH!!! Tranquilo Shiro!!!-se escuchó desde el interior a la señora Hibari que seguia picando vegetales.

Pero Shiro no se calló y haló tan fuerte la soga que logró romperla.El jadeo del animal se escuchaba cada vez más fuerte y Kaede se giró para comprobar que el perro venía a toda velocidad contra ella.

_Carajo que se viene el pichicho del diablo!!-alcanzó a decir mientras corría a toda maquina rodeando la casa.

_Pasa algo Okasan?-dijo Katsuo desde la ducha.

-Parece que de nuevo es ese gato, quedate tranquilo.

Kaede estaba llegando al muro cuando el perro logró engancharle la botamanga del jean y quedó colgado de la chica.
La desesperación de la morena era tremenda pero no podia gritar, la descubrirían.Así que no le quedó otra que patear el hocico del perro con el otro pie.
El enorme pastor alemán en un rápido movimiento logró morderle la pantorrilla, pero la soltó al sentir las patadas de la chica.

La morena cayó del otro lado del muro y el perro quedó estornudando adentro.

_Maldición!!!- La herida era superficial, pero necesitaría atención médica.De no ser así, tendría que dar muchas explicaciones.

Hizo un vendaje provisorio en su pierna con un pañuelo y se subió en su bici maldiciendo su “perra” suerte.
Necesitaba recurrir a alguien, y quien mejor que Isamu Watanabe;amigo de su hermano Ryota, quien estaba estudiando medicina.

No importaba demasiado la mordedura, ni siquiera sentía dolor.Al menos, había conseguido saber donde vivia.Sonrió conforme.
Imagen

Tu amor me inspira.... tu odio me hace invencible...
Avatar de Usuario
Tensai
Otaku-san
 
Mensajes: 125
Registrado: 29 Mar 2006, 19:17
Ubicación: Haciendo cosas "por diversión"

Notapor Tensai » 24 May 2006, 21:19

Sakura Matsuri


Kaede se quedó quieta mientras Isamu le desinfectaba la herida de la pierna con mucho cuidado.Ardía mucho, pero sabía que era necesario.

_Ayyay!!En un primer momento no me dolió, no sé por qué ahora me molesta tanto.Gracias Isamu-san, te debo la vida.

El joven sonrió cálidamente.-Kaede chan....no sentiste dolor en un primer momento por la adrenalina .Ahora que estás más calmada, las cosas cambian.-se levantó los graciosos lentes circulares acomodándolos mejor sobre su pequeña nariz.

-No te preocupes por la herida,sanará muy pronto – dijo mientras finalizaba su perfecto vendaje._No vuelvas a pasar más por detrás de los restaurantes...Ya ves que los atajos te han salido caros.Siempre hay perros callejeros.

-No era callejero sino del dueño –Mintió previendo que le fuese a poner alguna inyección-Está bien, ya me voy o mi madre me castigará denuevo.

El joven sonrió de nuevo._Gracias ti por venir a visitarme, aunque sea bajo estas circunstancias.

Kaede se sintió culpable.La verdad es que desde que Isamu había empezado la universidad, ya no se veían como antes, cuando pasaban horas conversando.
Secretamente cuando era pequeña estuvo enamorada de él, de su dulzura y simpleza.Sin embargo, Isamu nunca pudo ser para ella.El chico sólo tenía ojos para alguien a quien Kaede nunca conoció.

_Isamu-san.... ¿Por qué no vienes conmigo y Hideaki al Sakura Matsuri?-Quería compensarlo de alguna manera por la ayuda y por haberse distanciado de su hermano postizo.

_Por supuesto!!! De veras necesito salir y animarme un poco.-sonrió con un dejo de tristeza.Sus ojitos se iluminaron como un par de esmeraldas.

Kaede lo abrazó con fuerza y le besó la mejilla.De veras que adoraba a Isamu, mucho más que a sus hermanos de sangre.

**************************************************************

Era casi finales de Abril y por ende estaba en sus últimos momentos el festival de las flores de cerezo.El aire de la tarde estaba fresco y agradable.
El cielo se tiñó de rosado y naranja. Los padres de Kaede estiraron un mantel plástico de color azul sobre el suelo y se sentaron a contemplar las flores.

Isamu estaba conversando con Hideaki y mientras la chica de la cabellera azabache sacaba unos platitos de cartón para que se dispusieran a comer los platillos que la señora Watsuki había preparado con ayuda de su hijo.

No habia manera:Kaede no tenia mano en la cocina y cada vez que intentaba ayudar a su mamá todo terminaba en desastre y como estaba la economía de la famila, no podían darse el gusto de arruinar una comida.

-Te has desaparecido Isamu, te han secuestrado en esa universidad.Ya ni se te ve por casa.- dijo Hideaki sonriendole al joven del cabello rojizo.

-Por si no te enteras vivimos a la misma distancia.Por qué no vienes tu a la mia?-dijo divertido.-De seguro que tendriamos muchisimas cosas de que hablar verdad?

-Lo que tengamos que hablar podemos hacerlo aquí.Es más divertido si puedo molestarte con mi hermana. Acaso no sabías que estaba enamorada de ti cuando tenia 10 años?- le dedicó una mirada traviesa a su hermana.

-Es cierto, cada vez que venía Isamu Kaede corría para que le peinara el cabello y no verse tan desarreglada-afirmó la mamá totalmente enternecida.

-Okasan!!!Hideaki!!-gruñó la morena con algo de rubor en la cara.

-Jajajaja...mi pequeña quería crecer rápido para alcanzarte-ratificó su papá.

-Ya no!!, por favor, por qué nunca le dan palo a Hideaki!-refunfuño haciendo pucheritos.

Isamu se ruborizó un poco y dedicó una mirada dulce a su “hermanita”-Quieren Satsuma imo?Se me antojan.-dijo mientras se ponía de pie.

-Yo te acompaño; asi dejamos que se recupere del bochorno-suspiró Hideaki mirando a su hermana, que estaba recostada en el regazo de su padre.Este acariciaba la cabecita de su hija con toda la ternura que un padre puede dar.

El aroma de las comidas típicas que se preparaban en los yatai era embriagador.Los niños correteaban entre los puestos en busca de los satsuma imo.

-Por qué averguenzas a Kede?Te hace gracia?-le reprochó a Hideaki.-No es bueno reirse de los sentimientos de los demás.-tragó saliva.-Como tú te reíste de los mios-finalizó algo cortado.Casi no pudo terminar la frase por el enorme nudo que se formó en su garganta.

Hideaki se puso serio.-Dijiste que tenias que graduarte primero.Luego dijiste que de la universidad.No puedo esperar tanto, te crees que soy de piedra?- lo miró clavando sus ojos lavanda en los del pelirrojo.

_Me enfermas cuando me hablas así.Yo no puedo esperar.Lo quiero todo.-Hideaki sentía que su corazón iba a romperse ahí mismo, pero nunca iba a dejarse ganar por Isamu.
Desde que habia salido del colegio hacía 1 año, Hideaki sentía que algo se habia quebrado entre los dos.Isamu se había alejado e él.

-Tu? Qué esperas? Me besas, me dices que me quieres y luego...luego me dejas por una chica diciendome que no estabas seguro de lo que sentias?Te estaba dando tiempo y lo aprovechaste “muy bien”.- dijo Isamu algo molesto al tener que recordar esos momentos.

-Lamento mucho si también me gustan las mujeres.Me resuelven cuando lo necesito.- portestó Hideaki. Estaba dolido y quería lastimar a Isamu.Y seguro que lo consiguió.

El joven pelirrojo, miró a otro lado.No quería que lo viese llorar.Se quitó nervioso las gafas y simulo limpiarlas con un pañuelito.En realidad secó sus ojos y se puso los lentes denuevo. -Deme 5 por favor- le dijo serio al dueño del yatai .Las manos le temblaban y cuando iba a pagar las monedas se resbalaron de sus delgados dedos,cayendo al suelo.Se agachó sin poder contener las lágrimas y las fue juntando despacito, mientras un leve sollozo se le escapaba de los labios.

-Yo pago-Se adelantó Hideaki.Lo quería, pero tal vez no como Isamu merecia ser querido. -Lo siento, ya no te quiero como antes.No puedes obligarme a amarte-finalizó Hideaki.

-Lo sé, pero eso no significa que no me duela verte, hablar contigo.- le contestó un poco más tranquilo.No podía evitar discutir con Hideaki cada vez que se veían.Había sido una relacion bastante dañina, para los dos. -Necesito caminar un poco.Les explicas?

-No hay cuidado.- dijo el moreno regresando sobre sus pasos.

La tarde pasó muy entretenida conversando con gente del vecindario. Kaede se dirigió al área donde vendían artesanías.Siempre le habia gustado el arte.Entre los puestos callejeros estaba Isamu.

-Isamu-san.Pensé que te habías ido cansado.-sonrió con inocencia.

-No, es sólo que me gusta mucho andar y pensé que te cansarías de caminar conmigo.- dijo sonriendo.

-Cómo se te ocurre?- contestó la joven tomando sus manos y arrastrandolo por la calle principal.

Las calles bordeadas de cerezos estaban hermosamente adornadas con miles de lucecitas que dibujaban la silueta de los arboles hasta las ramitas más finas.

Los padres de Kaede, junto con Hideaki estaban en los puestitos de comidas típicas y dulces que tanto les gustaban.Mientras en las calles se ejecutaban las danzas y los desfiles de rigor. Los faroles del parque le daban una atmosfera agradable y segura, miles de personas se agolpaban al pie de los cerezos en flor, esperando la salida de la luna, pues el yosakura era una de las partes más preciosas del festival.

-Isamu san.He... querido preguntarte siempre de quien estabas enamorado tu cuando yo era pequeña.Sabes... ahora que me trajeron ese tema, pues quiero saber... ahora que no me da pena.- le dijo muy animada mientras se colgaba del brazo del joven y miraba las muñequitas de madera pintadas a mano.

-De tu hermano Hideaki- dijo él sin más.Ya no le importaba.Le daba igual lo que pensaran todos.

Kaede estalló en una carcajada sonora agarrándose el estómago.

-Te burlas porque me gustan los chicos?- le dijo algo sorprendido de la reacción de la chica.Siempre habia sido una niña de mente muy abierta.

-Claro que no me rio de eso! Me río porque ahora si tendré a "cabeza de mosca" a mis pies.Además tienes el peor gusto del planeta!!!-dijo divertida.-Hubiera sido mi hermano Ryota... pero Hideaki??-negó con la cabeza.-Tienes que cambiar la graduación de tus lentes.

-Crees que miento?-contestó sin mirarla, sonriendo.

-Claro que no...Me duele que mi segunda ilusión me la robara mi propio hermano, y el más feo para colmo.Mi autoestima está por el suelo.

-No te tomas nada en serio Kaede chan?-le susurró mientras la abrazaba acariciando su largo cabello.

-Yo te quiero Isamu.Tu eres mi hermano aunque no hayamos nacido de la misma madre.Y no me importa de quien te enamores, siempre y cuando me sigas queriendo como yo a ti. –le dijo seria sin dejar de abrazarse a él.

El joven deshizo el abrazo y atrapó una flor de cerezo en su mano blanca.Se acercó a la morena y le colocó la diminuta flor en el cabello adornándolo.

-Si las cosas hubiesen sido diferentes... te hubiera amado a ti Kaede.Te hubiese amado como a nadie en este mundo.Eres la personita con el corazón más hermoso y noble que he conocido jamás.

-Si? Pero a los chicos no les gusta besar corazones...a los chicos le gusta besar a las chicas perfectas y lindas.-dijo ella con tristeza.

Isamu guardó silencio un momento.-Oye... cómo es eso de que fuí tu segunda ilución? Quién fue la primera?- preguntó cambiando un poco el tema a algo más relajado.

-Shun Matsu, en kinder...Recuerdo que me gustaba tanto que le hice un dibujo y se lo regalé.Sabes que me dijo?

-No- se puso serio y la miró a los ojos.

-Me dijo FEA, me sacó la lengua y me haló el pelo.Jajajajajajaj!!!

Ambos rieron, confundiendose sus voces con el murmullo de la música y la multitud.
La luna salió, redonda y pálida coronando el firmamento. Los fuegos artificiales lo llenaron de miles de colores y formas efímeras, pero hermosas.Kaede e Isamu los contemplaron de la mano,sentados en el césped.Eran dos personas tan diferentes y a la vez tan iguales.

____________________________________________________________________


N/A: Satsuma imo: Bocadillo dulce hecho de patatas dulces cubiertas con caramelo.
Yatai: Puestos de comida callejeros.
Yosakura: Momento culminante del festival de las flores de cerezo.Es cuando la luna llena sale e ilumina las flores con su luz.
Imagen

Tu amor me inspira.... tu odio me hace invencible...
Avatar de Usuario
Tensai
Otaku-san
 
Mensajes: 125
Registrado: 29 Mar 2006, 19:17
Ubicación: Haciendo cosas "por diversión"

Notapor Tensai » 07 Jun 2006, 01:51

El amor crece.


Naruse-cho


-Así que fuiste al Sakura Matsuri?- preguntó la rubia que estaba recostada en la camita de Kaede con las piernas elevadas y apoyadas en la pared.

-Estuvo precioso Sayu ojalá hubieses venido con nosotros.- los ojos de Kaede repasaban el dibujo de un árbol de cerezos que habia coloreado con simples acuarelas.

-Pensé que podrías haber invitado a Katsuo en vez de a Isamu.Hubiese sido más interesante.- murmuró la rubia mientras movia las piernas como si caminara en el aire.

-Mh!!, estuvo más interesante de lo que tú te imaginas- habló bajito, como para reflexionar más que para comentarle a Sayu.

-Ah si?? Y como qué?-Sayu parecía más interesada en el tema y eso era peligroso.Siempre fue demasiado curiosa y siempre odió a su hermano Hideaki, así que no iba a hablar de lo que ocurrió.Era un tema muy delicado y que sólo les concernía a él y a Isamu.

-Ya sabes, el Yosakura y esas cosas.- dijo como para cortar el tema ahí.

-Y... que tal te va con Katsuo?-preguntó. Sabia que Kaede no resistía no hablar de él.

-Bueno, hablamos bastante esta semana, me dijo cosas que yo no imaginaba de él.Como que le gustaba mucho leer.No pensé que fuera tan culto, ya sabes... los deportistas no suelen ser amantes de la literatura.Le encanta Yukio Mishima.Yo nunca he leído nada de el.Tu sabes como odio leer.Sin embargo él se emocionó muchísimo hablandome de sus obras.

-Que aburrido- sonrió Sayu mientras enterraba la cara en la almohada de Kaede.El perfume de la morena estaba impregnado en ella, una simple fragancia de bebé.

********************************************************************

Tiempo después, una cálida tarde dos amigos paseaban por la orilla de la bahía.
Se sentaron en la arena.El olor a sal les inundó el cuerpo.
La chica lucía hermosa.El cabello rubio al viento se movía como espigas de trigo dorado.Llevaba un vestido largo de lino blanco y unas sandalias bajitas.

-Te ves más contenta que otros días.Puedo saber a qué se debe?-Preguntó el chico con una amplia sonrisa.Estaba complacido de que ella compartiera su tiempo con él.Desde aquel día del partido que perdieron contra Yoshinari, se habían acercado bastante.Le fascinaba que ella no lo tratase como un pedazo de carne, que fuera tranquila y discreta.

-Estoy felíz porque por fín pude comprarme otro libro de Yukio Mishima:”En defensa de la cultura".

-No puedo creerlo, lo conoces???-dijo Katsuo mientras abría sus ojos verdes casi al límite por la alegría.Era raro encontar a una chica que gustase de leer esas obras.

-Claro que sí, sé todo acerca de él.Lo nominaron en los 60’s 3 veces al premio Nobel de literatura, cómo ignorar a un autor semejante.Qué pena que en los 70’s se suicidó.Adoro sus obras.-Sonrió entusiasmada.

El chico tomó ambas manos de la rubia, completamente conmovido. Sabía que estaba enamorado.Ni siquiera imaginaba que la información la había sacado de internet.


********************************************************************

Kansai Junior Highschool

Casi eran las 8 de la mañana.Kaede estacionó su bici en la entrada.

-Kaede-la llamó una voz familiar.Era Katsuo sonriendo del otro lado de los riles para estacionar las bicicletas.Estaba más guapo que nunca.Cómo era posible que cada día se viera mejor?
La suave brisa matutina acariciaba los largos cabellos castaños del chico que rozaban casi los hombros.Sus ojos verde limón parecían despedir luz propia y la boca rosada y fina estaba dibujando la sonrisa más encantadora que hubiese visto jamás.

-Hibari –kun...buenos días.- sonrió gentilmente e hizo una pequeñisima reverencia.

-BUENOS DIARRRRSP!!!!-Dijo eructando en la cara de Kaede Katsuro Michibata, mientras se metía al colegio tranquilamente, levantando las faldas de algunas de las chicas, que gritaban y le lanzaban cosas.

Kaede se puso súper roja sin saber que hacer.Clavó la mirada miel en los ojos de su Sempai, el cual aún observaba a Michibata-kun.Los dolores de cabeza de la morena no cesaban.

-Ven conmigo, no quiero ir a clases- se apresuró Katsuo tomandola de la mano y arrastrandola afuera.

La morena se dejó arrastrar. Sentía que caminaba sobre nubes y el estómago lleno de mariposas.Su corazón latía aceleradamente y la respiración se volvió más profunda.

La mano de su Katsuo sujetaba la suya, cálida y suave.No podía dejar de mirarla y sonreir.En ese momento podía jurar que escuchaba una música alrededor, transportandola a un mundo maravilloso donde los esteriotipos no existian.Eran auténticos y únicos.

Cuando llegaron al Parque Okumatsushima se fueron directo bajo los cerezos en flor.Ya pronto se caerían los últimos pétalos y había que admirarlas antes de que aquello sucediera.

Katsuo puso el saco de su uniforme en el suelo para que Kaede se sentara.La morena se apoyó sobre una mano, quedando sentada de lado, con las piernas una sobre la otra.Jamás pensó que algo tan maravilloso le podía pasar a ella.Sus mejillas estaban rosadas, sentía calor en todo el cuerpo, sobretodo en su cara.

Katsuo estaba muy a gusto con ella, se notaba.Jamás había sido demasiado sociable.

-Hibari-kun...Nunca pensé que tu te fugaras de una clase. Por qué decidiste hacer eso?- estaba muy nerviosa y no podía mirarlo fijamente, asíque mantuvo la carita mirando en dirección a los cerezos en flor.

-Quería hablar contigo- le dijo completamente rojo con apenas un hilito de voz.Estaba ahora sumamente nervioso.Hablar de sus sentimientos era demasiado para él.

-Puedes hablarme con confianza- replicó ella, su corazón golpeaba con fuerza en su pecho.Sentia que Katsuo podría ver como se le salía por encima de la camisa del uniforme.Se aflojó la corbata un poco, parecía que la estaba asfixiando.

-Es que...-carraspeó un poco antes de continuar.-Ten... tengo un amigo...que... tiene una amiga a la cual...a la cual le gustaría hablarle...para...para que sea algo más que eso.Pero... pero es demasiado timido para hacerlo y....y me pidió consejo y...- se aflojó la corbata también, estaba sudando y temblando.Sentía la lengua seca.Le costaba mucho hablar.
Las mejillas estaban adiendo.No podía creer que estaba hablando de esto._Y me preguntaba que...que harías tu si fueras... mi amigo- terminó sin apartar la vista del rostro pálido de la morenita.

Kaede se giró para ver el semblante totalmente colorado del chico.Eso la hizo sonreir.El estaba tan nervioso como ella.Eso le devolvió un poco el valor para seguir hablando.

-Pues yo opino que si fuera tu amigo, hablaría con su amiga, porque de seguro ella lo quiere.( Házlo ya!!! Que me da algo!!!...Y si me besa??? Qué hago si nunca he besado a nadie en la boca en toda mi vida!!! tendré aliento a café?)- Sonrió nerviosa y miró los labios rosados del chico.Un repentino calor le llenó el cuerpo.

-Cómo va a seber si ella gusta de él ... y si ella lo rechaza,? A mi amigo le gusta mucho esa chica.Es tan linda...- dijo completamente rojo mientras bajaba la cabeza y la miraba ocultando sus ojos tras el flequillo largo.

( ME DIJO LINDAAAA!!! AWWW KAWAII XDDDDD!!!! )- Kaede sonrió y le dió un puñetazo suavecito en el brazo, a manera de complicidad._Lo cree de veras?-sentía que explotaría en cualquier momento.Era el día más feliz de su vida.

-Nunca ha estado tan seguro-Confirmó ahora mirando las manos de la morena.
Kade sonrió cálidamente.Sus ojitos estaban brillantes por la emoción.

-Dile simplemente que la invite a una cafetería en la noche, pero que no sospeche nada.Que sea una sorpresa.Entonces que le regale un clavel rojo.A todas nos gustan las flores.Si ella la acepta seguramente es porque le gusta el chico.- le dijo la morena y sonrió esperando a que la invitara.

-Tienes razón....Eres muy lista y buena conmigo.Ha sido una bendición haberte conocido Kaede.Le diré a mi amigo lo que me has dicho.-sonrió animado.

La brisa sopló con un poco más de fuerza, liberando cientos de pétalos de cerezo que cayeron formando una suave lluvia de color rosado.Algunos cabellos de la chica se desordenaron cayendo sobre su frente.Katsuo alzó la mano y acomodó con mucha delicadeza las finas hebras detrás de la oreja de Kaede, fijando sus ojos verdes en los de ella.

-Nunca me había dado cuenta del color de tus ojos.Son hermosos.-sonrió mientras sacaba su pálida mano de la cara de la joven.

_(AWWWWWW!!! Me muero!!! Si esto es un sueño, porfis no me despierten!!!!)-Gracias, es que no suelo mirar fijamente, me da vergüenza, jejeje.- dijo aún más roja que antes.

-Me siento aliviado... No sabía como ayudar a mi amigo.Kaede... me hiciste recordar.Tienes que venir mañana sin falta para que... presencies cuando mi amigo haga lo que has dicho.Y luego conocerás a la chica.Te agradará, es como tu.

_(Lo sabía!! Te tengo!!! Oh Diosito, éste va a ser el comienzo de los mejores días de mi vida.)- Con gusto, me muero de curiosidad.- Era un momento maravilloso, mágico...inolvidable.
Imagen

Tu amor me inspira.... tu odio me hace invencible...
Avatar de Usuario
Tensai
Otaku-san
 
Mensajes: 125
Registrado: 29 Mar 2006, 19:17
Ubicación: Haciendo cosas "por diversión"

Notapor Tensai » 12 Jun 2006, 03:37

TRAICIÓN


-Qué pasa, cual era la emergencia??-Dijo Sayuri recobrando el aliento.

-Necesito que me arregles para verme bonita- Contestó una sonriente Kaede, mientras cruzaba los brazos por detrás de la espalda y parandose de puntitas.

-Tú eres bonita, sólo que no lo aceptas.Para eso me pediste esto?- dijo sacando de su mochila unas botas de caña alta color negro.

-Lo dices porque me quieres - Kaede la abrazó con fuerza de manera juguetona.-Ven vamos a mi cuarto-dijo la morenita, llevandola de la mano prácticamente a rastras.

-Y la ocasión es?- preguntó sonriente y curiosa la rubia.

-No puedo decirte, por cábala.- susurró bajito a modo de secreto.

-Esta bien, yo respeto mucho las cábalas y lo sabes.- hizo la señal de los scouts.

Sayu peinó el cabello de Kaede cuidadosamente y se lo dejó suelto.Así se veía mucho mejor que con esa coleta tan larga.

Naoki le había prestado una falda tableada un poco por encima de las rodillas, de color verde caña y una bonita blusa negra. Jamás se había vestido así, pero la ocasión lo ameritaba.

-Necesitas un toque de color en los ojos, sólo un poquito de delineador.Tus pestañas son muy tupidas así que no necesitas máscara.- Sonrió conforme Sayuri.

La tomó por los hombros e hizo que se mirara en el espejo para comprobar la obra de arte.Kaede sonió y dió un pequeño grito de gusto.
La musiquita del móvil de Sayuri sonó, rompiendo la magia.

-Moshi moshi?Ah, como estás??...que bueno oirte....Ahá, claro!!! Me encantaría.- cerró el móvil y miró a su amiga.Estaba encantadora.
Sayuri sintió como si se le revolviera el estómago, se sintió como una basura.Kaede ni se imaginaba que ella había estado boycoteando la relación que se gestaba entre ella y Katsuo.

-Bueno amiga, ya me voy.Mis padres nos sacarán a cenar.Debo ir a alistarme-mintió.

-Genial, le mandas saludos.Uuuuuuuyyyy!!! Te quiero mucho amiga!!!-gritó emocionada.La quería tanto!!

-Chau amiga, espero que la pases excelente a donde quiera que vayas. Luego me cuentas- le dijo mientras le besaba la mejilla como un auténtico Judas y se soltaba suavemente del abrazo saliendo rauda a su casa.Tenía que arreglarse para su cita con Katsuo.

Kaede se quedó parada frente al espejo.

* * *

En media hora debía estar en el centro comercial, estaba muy ansiosa, sentia que el estomago se le cerraba.Se moría por decirle a Sayu, pero necesitaba toda la suerte del mundo y si se lo decía, querría tirarle las cartas de Tarot... y tal vez le saldría algo que no quería escuchar.No ahora.

Se miró una vez más en el espejo y sonrió.(-Y... y si me besa? Qué voy a hacer???)- pensó.Ahora la preocupación de hacer el ridículo la embargó.Puso su mano cerca de su boca y miró su imagen reflejada.Posó sus labios en el revés de su manita blanca, sintiendo la calidéz y la suavidad del contacto de la piel.(Soy una tonta ... una niña tonta )- pensó.
Miró el reloj.Ya casi era la hora establecida.Debía salir ahora o no llegaría a tiempo.

El ruido de la puerta la sobresaltó.Era Hideaki.Tenía los ojos llenos de lágrimas.

-Hermano? Qué te ocurrió?- dijo alarmada.

-Oh, no sabía que aún estabas aquí...pensé que tenías que salir.- contestó mientras se daba vuelta y se enjugaba las lágrimas disimuladamente.

-Qué pasó?- Ella estaba muy preocupada.A pesar de que siempre peleaban, la mayoría de las veces eran en juego y realmente amaba a su hermano.Eran bastante unidos y no quería verlo sufrir.

-Es sólo que... -No pudo terminar de hablar y se ahogó en llanto.Su hermana se acercó un poco y puso la mano en su espalda.

-Puedes contarme.Es... es por Isamu?- le dijo con voz suave.Le rompía el corazón ver a Hideaki tan frágil.

-Isamu??!!qué es lo que sabes?-dijo con dificultad.

-Lo sé todo Hideaki y no diré nada.Te apoyaré en lo que pueda, siempre y cuando no le haga daño a él.-dijo tomándolo por la cara y mirandole directamente a los ojos. Hideaki no dijo nada.Sólo sonrió un poco con los labios cerrados.Se abrazó a ella y lloró mientras se ponía lentamente de rodillas con su hermana.

-También...respetaré tu silencio... si así lo prefieres.-susurró la morena mientras acariciaba la nuca de su hermano.

* * *

Katsuo miró su reloj. Eran las 7 de la tarde y Kaede no llegaba.Quería tenerla cerca y darle la sorpresa.Sayuri le había dicho que no dijera nada sobre su amistad, pues la celaba mucho y tal vez ya no le hablaría a él.Pero ahora, ya todo era diferente: Sayu y él por fín eran novios.

Sayu no sabía nada sobre aquella invitación que Katsuo le habia hecho a la morena, pues quería darle la grata sorpresa de que Kaede le había ayudado a conseguir el valor de declararse.
Pero Kaede... nunca llegó.

* * *

Hideaki estaba un poco más tranquilo.Miró a su hermana. Estaba tan linda.Seguramente era una noche muy especial, sin embargo se había quedado con él.

-Estás preciosa Kaede...Te arruiné la noche.- dijo avergonzado.Tenía las mejillas rosadas de haber llorado.

-No te preocupes... no era tan...importante.- mintió sonriendo.Estaba triste.

-No lo parece por tus fachas.- le dijo sonriendo y acariciando la naríz de su hermana con un dedo.-No es por Isamu.Es por Maki....Esa chica que sale conmigo...- se quedó callado nuevamente.-Mañana me pedirá perdón...lo sé.- Miró los ojitos de Kaede.Había tristeza en ellos. -Qué esperas? Ve con él- Le dijo complice.Ya estoy mejor, no te preocupes- sonrió con sinceridad.Kaede conocía bien a su hermano.No mentía.Ella miró su reloj.

-Nah... ya se me hizo muy tarde, mejor... me cambio..Igual, sólo iba a salir con Naoki- mintió mientras se iba sacando las botas.

-Nada de eso.Yo te llevaré en la bici.- le dijo decidido.Hideaki tambien conocía perfectamente a su hermana y se notaba su tristeza.

Volaron en esa bicicleta.Hideaki pedaleaba con fuerza y Kaede se abrazaba a su espalda, sentada en la parte de atrás.Cuando llegaron al Mall Hideaki se despidió haciendo la señal de la victoria.La morena sonrió y corrió al interior.
El lugar era enorme y se le hacía interminable cruzarlo.Aún la esperaría en aquella cafetería?

-"Lovely meal"... ahí está- suspiró aún agitada.El lugar era pequeño; íntimo.Tenía unas cortinas de cuadritos rojas y blancas, con graciosos moñitos hechos con cintas de terciopelo rojo.Las luces de color naranja daban un ambiente cálido y por qué no; romántico.Había una música muy suave ambientandolo.

Las mesitas estaban divididas por pequeños páneles de madera brindando privacía a los clientes.En cada mesa habia una velita en forma de flor, que flotaba dentro de una copa redonda adornando el centro.

Kaede comenzó a buscar en cada cubículo a Katsuo.Estaba en el fondo, en un rincón.Apenas se le veía la mitad del cuerpo.Kaede sonrió y se acercó lentamente intentando desacelerar su corazón.Pero cuando se paró enfrente de él descubrió con horror que no estaba solo.

Estaba con su mejor amiga y la besaba con calidéz mientras sujetaba las manos de ella.Tenía un clavel rojo en la mano.
Kaede se sintió morir por dentro, quería huir, pero sus piernas no le respondieron.Su corazón y su mente trabajaban a una velocidad que nunca pensó posible.

Cuando la pareja rompió el beso, Katsuo notó la presencia de la morena frente a ellos.

-Kaede!! Llegaste finalmente!! -sonrió sinceramente.

Sayuri se quedó de piedra.Pensaba decirle con calma a su amiga lo sucedido, para irla preparando de a poco; pero ahora estaba descubierta y sin poder dar una explicación. Kaede miró totalmente espantada a Sayuri.Su sueño se esfumó en un instante.Todo había sido una cruel burla?Arrugó el ceño como quien trata de comprender una verdad imposible.

Sayuri soltó el clavel bajando la mirada.No soportaba verla a los ojos.En ellos había tanto dolor, tanta incredulidad, tanta desesperanza.Y ella era la culpable.
Kaede miró a Katsuo con la misma mirada, pero él estaba tan contento que no se enteró.

-Sientate con nosotros kaede, ésta era la sorpresa.Gracias a ti ahora los tres seremos los mejores amigos.Quiero que sepas que no te quitaré a Sayu y que eres como la hermana que siempre quise tener.- le confesó con sinceridad.

(hermana...hermana..hermana...na...na...na..)- un eco reverberaba en su mente: la voz de Kautsuo repitiendole una y otra vez -
-"Hermana”-dijo ella con voz casi inaudible.Sentía que quería morir.Quería arrancarse el corazón del pecho, el dolor era insoportable.

-Kaede yo...- fue lo único que Sayu logró articular.Se sentía la peor rata de alcantarilla; pero Katsuo le gustaba, lo quería.

-Kaede me aconsejó como conquistarte, es la mejor.Pero como tenía mucha vergüenza, le dije que rea un amigo jajaj..dirás que soy un tonto mi amor?- le comentó a Sayuri tomandola nuevamente de las manos.

(-Mi amor??...cómo puedes...cómo... enfrente de mí )-pensó la morena mientras sus ojos comenzaban a ponerse brillantes y las lágrimas pugnaban por salir.Era como si cada palabra de que pronunciaba Katsuo fuera un puñal oxidado, entrando a su pecho.

-Estas muy elegante Kaede, vas a salir después de tomarte una malteada con nosotros?-preguntó inocentemente el muchacho del cabello castaño. - A que vas a verte con Michibata ah?- le susurró el joven y guiñó un ojo.

La morena estaba a punto de llorar, pero no lo haría.No les daría ese placer.Cómo se les ocurría que saldría con esa pesadilla de Michibata!!?No iba a llorar.Aunque se muriera por hacerlo.

-Es que...- dijo con la voz quebrada.Cada palabra se convertía en una tortura.Cómo hacer para hablar y no romper en llanto?Temblaba como una hoja como si fuese a desmayarse en cualquier momento -Tengo que...cenar.. con.. mi familia-dijo usando la excusa que Sayu había usado con ella y dirigiendole una mirada amarga.

-Oh... que pena.Hubiese querido que pasaras un rato con nosotros y compartieras este momento de felicidad—comentó Katsuo ignorando la tormenta de sentimientos que les rodeaba.

-No..se... preocupen..que ...sean muy felices...- Miró a Sayuri.
Kaede no podía creer las palabras que brotaban de sus propios labios.Aquellos labios que nunca besarían al chico de sus sueños.
Hizo una pequeña reverencia mojando inadvertidamente el suelo del local con sus lágrimas y se fué con paso lento, que poco a poco fué acelerando a medida que se alejaba del lugar, hasta convertirse en una carrera desenfrenada.

Si antes le parecía inmenso, ahora el Mall era eterno.Finalmente se detuvo en las puertas automáticas que comunicaban con el exterior. Afuera estaba lloviendo con fuerza, como si las nubes se acoplaran a su congoja.La morena comenzó a caminar bajo la lluvia, sin importarle nada más.Ni siquiera sentía el agua fría sobre su piel.La habían traicionado, la habían humillado.Nunca podría perdonarlos.

Qué iba a hacer ahora?No podía ni pensar.La gente chocaba contra ella, evitando la lluvia, pero la morena estaba en su mundo.Nada importaba ya.

No quería volver a casa como una fracazada; como una ridícula.Qué le diría a Hideaki?Ya tenía demasiados problemas, como para agregarle otro.
Apretó los labios para no gritar.Queria maldecirlos, quería decir tantas cosas...

-Yo te amaba Katsuo Hibari...te amaba... y te reiste de mi- Dijo como en un horrendo trance.

+ + +


Tiempo actual- Kitano -Cho

-La paciente N.N tiene una taquicardia doctor!!-dijo la enfermera por el teléforno interno.

Daichi estaba al lado de la cama tomandole la manito fria y flácida, como queriendo confortarla.La alarma del monitor cardíaco sonaba perturbadoramente y se podían ver las ondas que formaban sus latidos, como si fuesen los interminables dientes de un serrucho.

-Diazepán 5 mg- indicó el galeno del otro lado de la linea.Eran como las 2 am y estaba recostado descansando. Haruko obedeció.Preparó la ampolleta y la inyectó directamente en la llave de 3 vías que estaba conectada a la yugular de la chica de la cama 4.

Daichi miró con preocupación cómo el corazón de “Musenkyoku” comenzaba a desacelerarse de a poco, hasta convertirse en el débil latido de costumbre.

-No temas mi amor, no pasa nada.Vuelve a tus notas.- le dijo Haruko más calmada.

Daichi soltó, muy a su pesar la manito pequeña e inerte.La acomodó suavemente al costado del cuerpo de la muchacha.

-Puedes escuchar mi voz?- susurró lo suficientemente bajo como para que su novia no lo oyera.Estaba cansado de que dijera que era un vegetal y que ya nunca despertaría.Se negaba a creerlo.Se sentía ligado a ella y no sabía por qué. -Sientes algo Musenkyoku??

(Yo te amaba Katsuo...te amé tanto... )
Imagen

Tu amor me inspira.... tu odio me hace invencible...
Avatar de Usuario
Tensai
Otaku-san
 
Mensajes: 125
Registrado: 29 Mar 2006, 19:17
Ubicación: Haciendo cosas "por diversión"

Notapor Tensai » 01 Jul 2006, 06:07

Un día en la vida de Daichi


Daichi se desperezó en su cama.Aún estaba oscuro.El suelo de parqué estaba frío al contacto con sus pies descalzos.Estaba entrando el invierno, pero de todas maneras le gustaba caminar sin pantuflas por el minúsculo departamento.

Sin prender las luces, se desplazó hasta la cocinita y puso a hacer café en la mini cafetera, para darle tiempo de ir a lavarse un poco la cara y lo dientes.Hacía mucho frío como para meterse ya a la ducha.
Se miró en el espejo pasando la mano por el rostro como para sacarse la pereza.Estaba un poco ojeroso.Aunque no iba todos los días al hospital, le agotaba mucho el triste espectáculo.

Se sentó en su escritorio con la taza de café humeante en la mano, abrió su computador portátil y comenzó a repasar lo que llevaba escrito en su libreta de notas.Comenzó a organizar pequeños ayuda memoria en su portátil fijando la mirada turquesa en la pantalla de cuarzo liquido.Sin darse cuenta, dejó de lado sus escritos del hospital para centrarse en las notas al margen: las notas del caso Musenkyoku.

_”Un Pontiac GT1, según los agentes del seguro, el golpe fue sobre la luz alta del lado derecho y se arruinó el capó.... según lo que investigué por la forma y el ángulo del impacto... Se lanzó sobre el automóvil .. Por qué querías matarte Musenkyoku”?-dijo bajito como queriendo que sus notas le respondiesen.

”Tengo que ver al dueño del auto”- pensó mientras mordisqueaba la patilla de sus lentes de leer.Se los colocó para no cansar la vista y revisó nuevamente las notas: ”Marck Denvers,... Kaigan Dori...”-dijo en voz alta...”Tendremos que hacerte una visita.”-pensó mientras se desperazaba estirandose un poco.

Ni siquiera se dio cuenta cuando el sol ya se había asomado, elevando un poco la temperatura.Se levantó y se fue a preparar la ducha.Tenía que hacer ésa visita.

**************************************************************

_”Daichi, cómo es eso de que no almorzarás conmigo?”- La voz de Haruko sonó algo molesta del otro lado de la línea.

_”Lo siento nena, tengo una entrevista aquí en Kaigan Dori, no puedo suspenderla, pero te compensaré a la noche.Cenaremos quieres?

_”Mmm...y cocinarás?-dijo algo resignada.Daichi siempre le ganaba en las discusiones, aunque éstas fueran por tonterias.

_”Claro amorcito, nos vemos luego.Bye.”- cerró el telefono y miró sus notas.Comenzó a caminar por Kaigan Dori, el barrio de extranjeros en Kobe.
Después de pasar por varios negocios encontró la dirección correcta.Era un edificio blanco con grandes puertas de cristal negro, con unos faroles de metal negro a cada costado de la puerta.
En el hall buscó el número de departamento del señor Denvers. Octavo “A”-presionó el botón del intercomunicador.

_”Señor Denvers?, sí... soy el señor Kohzu, aha... si, el escritor.”- el timbre de la entrada sonó y el escritor ingresó en el edificio.

El departamento del señor Denvers era enorme y muy lujoso.Las paredes de la estancia estaban decoradas con pinturas abstractas de gran tamaño, y dentro de la chimenea había unos leños falsos y una flama azul, alimentada a gas.Una moderna simulación de un hogar a leños normal.

Sobre la chimenea había fotos de algunos automóviles, de la colección del señor Denvers.

Después de intercambiar las tarjetas de presentación, comenzaron a conversar de manera casual.
_” Entonces señor Kohzu; que otros datos necesita.?”- le dijo con cara paciente y relajada.

_”Bueno, sólo necesito que recuerde las circunstancias en las que ocurrió aquel desafortunado accidente.”

_”Bien, simplemente yo iba doblando la esquina, la luz del semáforo estaba roja para los peatones y a pesar de ir a una velocidad muy baja, eso bastó para que la chica, que cruzó corriendo fuese golpeada por la trompa de mi vehículo.Fué a penas un toquecito, pero ella cayó y golpeó su cabeza en el concreto.”

_”Osea que... en su opinión intentaba suicidarse?”- le preguntó sin levantar la vista de su libreta de notas.

_”En mi opinión.... creo que no.Lo que sucede es que yo estaba nervioso por el accidente y bueno, en ése momento me pareció que se había lanzado a propósito sobre mi auto.Luego... pensando y analizando, creo que simplemente estaba apurada y no se fijó que la luz era verde para mi.”

_”Señor Denvers, se da cuenta de lo que me está diciendo?”- dijo Daichi un poco alterado.Por ese error ésta chica está catalogada como una suicida”.Si nadie la reclama pronto la desconectarán de los aparatos.

_”Ya le he dicho que estaba nervioso! Sabe usted lo que es un Pontiac GT1!?? No lo creo, usted no sabe nada de autos“- le espetó algo molesto.

Daichi sonrió:”_Tiene la última versión de manejo Widetrack handling, motor V6 de 3.8 L, con 200 caballos de fuerza,230 lbs.pie de torsión y acelerador de control electrónico.Las puertas de atrás se abren en un ángulo de casi 90 grados, los respaldares de los asientos se doblan a 60/40,tiene bolsas de aire de 2 etapas,las ventanas, espejos y puertas se cierran automáticamente,tiene centro de mensjes para el conductor, radio AM/FM reproductor de CD’s y 6 bocinas,entrada sin llaves a control remoto...Algo más que deba saber?”- le dijo velozmente casi sin respirar y le dedicó una mirada triunfante.

El señor Denvers se quedó con la boca abierta.

*************************************************************


El escritor, estaba picando unos vegetales para la cena con su novia, aunque en su mente rondaba las posibilidades por las cuales Musenkyoku había corrido desaforadamente a unas cuadras de donde sería su destino final.El Hospital general de la Ciudad de Kobe.

La respuesta está en aquella área, a unas cuadras a la redonda.Tendré que investigar en las tiendas y restaurantes si la han visto... pero... no puedo sacarle una foto en aquel estado... Necesito una foto, pero cómo la consigo??- las preguntas rondaban su cabeza como una tormenta.

_”Y si vivía por allí?... Es casi imposible averiguarlo... Lo que sí es factible es que no tenga parientes o amigos con los cuales vivía, por que lo primero que uno hace ante la desaparición de un familiar , es ir a los hospitales cercanos a preguntar... y a la policía local...”

_”Hay!!”- Se cortó un dedo con el filoso cuchillo.era apenas un roce, pero le había hecho un tajito.Se metió el dedo en la boca, chupando la sangre.En ese momento el timbre sonó, era Haruko.

_”Te cortaste?- le dijo divertida al ver que simpático se veía.

_”No, tuve una regresión y por eso me chupo el dedo.”- le sonrió y tras cerrar la puerta , la abrazó dulcemente por la cintura y la besó suavemente.
Haruko dejó caer su bolso con suavidad en el suelo mientras mantenía los labios pegados a los de su novio, abriendolos para suspirar sobre ellos._”El vino”- susurró.

_”El vino??”-preguntó hablando dentro de la boca de ella, totalmente en trance.Sentía su corazón palpitando con fuerza y las hormonas revolviéndose en su cuerpo.

_”El vino mi amor, vamos a ponerlo en el refri.”- le dijo rompiendo el beso.Si seguimos, la comida se quemará y tal vez hasta un incendio se provoque aquí.”- le dijo sonriendo y halándolo a la mini cocina.

_”Y quien dijo que el incendio no inició”- dijo mirando su entrepierna, que ya había empezado a reaccionar.
Haruko no pudo evitar reir al verlo con su carita de cachorrito castigado.

_ “Vamos Daichi, ya habrá tiempo para eso, ahora cenemos que me muero de hambre, ya sabes que he tenido un turno en la tarde y quedé molida.”- le sonrió y se sentó frotándose las manitas para ahuyentar el frío.

Daichi había preparado arroz blanco, una ensalada, hijiki y pescado con pepinillos encurtidos.Aunque fuese en pequeñas cantidades, todo aquello era un festín para alguien de la condición económica del joven escritor, pero su Haruko se lo merecía.

_”Que rico se ve todo mi amor, gracias por cocinar para mi”- le dijo sonriente al tiempo que se metía algo de lo preparado en la boca.

_”Quién dijo que era para ti? Yo lo hice para mí, para ti tengo un poco de ramen en paquete”- bromeó.

Haruko sonrió y meneó la cabeza negando en una dulce resignación.Siguió comiendo mientras clavaba la mirada en su novio.Lucía preocupado a pesar del momento de calma.

_”Te conozco bien, Daichi.Qué te atormenta?Tienes una laguna mental? O es acaso que no conseguiste lo que buscabas en Kaigan Dori?”-le preguntó mirandolo aún sin pestañar.
Conocía demasiado bien a Daichi y cuando algo le preocupaba, parecía irse lejos aunque estuviese junto a ella.

-“Es que...Musenkyoku no se suicidó.Estoy seguro.”- dijo mirando la comida y revolviendola con los hashi.

Haruko posó los hashi en el plato estruendosamente._”De nuevo con eso? Qué obsesión tienes con ella?Te enamoraste de la muerta?- le dijo casi sin pensar.Se sentía celosa y aunque pareciera ridículo se sentía amenazada por la chica de la cama 4.

_”Para que preguntas si no vas a comprenderme.Cómo se te ocurre que me enamoraría de ella?Es parte de mi libro, necesito saber.Tienes que ayudarme... Por favor”- La mirada del joven escritor era suplicante.

_”Más de lo que hecho? Te parece poco?”- sonrió de forma irónica.

Daichi la miró tranquilo y le habló con toda la paciencia del mundo:_”Haz hecho mucho, me has soportado, me haz apoyado y haz arriesgado todo por mí.Por eso y mucho más es que te amo tanto.Es... es sólo que... no quiero fracazar denuevo; no quiero fallarte de nuevo.Sabes que vivo de esto.Qué clase de futuro forjaré para nosotros si no logro un éxito?”

_”Escribe sobre otra cosa del hospital.No tiene que ser de ella.”

Por qué te celas? Tu lo haz dicho una y mil veces,nunca despertará, es un vegetal o como quieras llamarle, pero lo mío es sólo compasión.Dónde está la tuya amor?- le dijo con cara de extrañeza.

____________________________________________________________

Nota de la autora:* Hijiki son algas que se consumen mucho en Japón.
* Hashi: Los palillos de comer.
Imagen

Tu amor me inspira.... tu odio me hace invencible...
Avatar de Usuario
Tensai
Otaku-san
 
Mensajes: 125
Registrado: 29 Mar 2006, 19:17
Ubicación: Haciendo cosas "por diversión"

Notapor Tensai » 08 Jul 2006, 06:36

Parece que la gente lo lee, pero no les gusta T_____________T.

Si es que acaso " alguien" lo sigue. Si esperaban mucho sexo y tal, pues hay solo un poco, en capitulos más delante, por eso no puse esta historia en "historias y fanfics", para no caerles con sorpresas.

Bueno, otro capitulillo.

El cumpleaños de Kaede


_”9 de Mayo; mi cumpleaños”-se dijo bajito mirando su reflejo en el espejo del baño.
Por más que se miraba, sólo veía la cara de un payaso, de un bufón.Si antes odiaba la escuela, ahora no era más fácil.Ver a Sayuri y a Katsuo juntos en los recreos era una tortura.

-Felíz cumpleaños bebita- la saludo alegre su papá.

_Felicidades mi amor- le dijo su mamá, besandole la frente.

_Felíz cumple Kaede-le dijo su hermano, palmeándole la espalda sin dejar de beber su té apresuradamente.

La morena casi ni probó alimentos en el desayuno, no abundaban y no había que desperdiciar así que la morena le cedió parte de lo suyo a Hideaki, que parecía no tener fondo.

-A la noche, haremos una cena especial- le advirtió su papá.

_Claro Otousan.-dijo fingiendo una sonrisa alegre, aunque sentía mucha rabia por dentro.Rabia por su vida, por la traición de la que una vez fue como su hermana.


En la escuela,antes de que llegase el profesor, Kaede estaba callada, estudiando, por primera vez en serio.Ahora debía concentrarse en otras cosas pero igual, ya nada era lo mismo.

Desde lo ocurrido aquella noche en el Mall, Kaede había cambiado de asiento con otra muchacha. Ahora se sentaba delante de todos, para no tener ni siquiera una posibilidad de intercambiar una sola mirada con Sayuri.

************************************************* ******************

A la hora del almuerzo,Kaede buscó el sitio que, hacía un tiempo atrás solía usar con Sayu: Bajo un gran árbol de maple.La morena se puso a repasar sus lecciones, intentando concentrarse infructuosamente.
De pronto una mano se posó en su hombro.Era Sayuri.

_Kaede ... felíz cumpleaños...-dijo la rubia algo triste.

La morena viró para verle la cara.No pudo evitar mirarla con odio._”Felíz?”- contestó con ironía.

_kaede, lo siento tanto, déjame explicarte-le dijo mientras intentaba sin éxito, tomarle las manos.

-No me toques.- gruñó mientras sacaba sus manos alejándose de ella.- Qué vas a explicarme ah Sayuri? Que me robaste mis sueños? O tal vez quieras explicarme por qué mi corazón está vacío, como si me hubieran robado la vida AH!!??AH??? ESO VAS A EXPLICARME!!?-la voz de Kaede pareció estremecer la tierra.Su tranquilidad se había esfumado, para dejar salir todo aquel dolor contenido.

_Es que... yo...No pude evitarlo Kaede!!!-Los ojos de la rubia estaban brillantes como si quisiese llorar..-Tu... hablabas tanto de Katsuo que... me enamoré de él, no sé que me pasó.- se excusó.

-Hasta cuando Sayu?... hasta cuando vas a vivir esa mentira???

_Lo que yo siento no es una mentira!Lo amo!!-Sayuri estaba intentando que la mirase, aunque no lo conseguía, pues Kaede le daba permanentemente la espalda.

_Katsuo se ha enamorado de alguien que no existe; se ha enamorado de una mentira que tú creaste en base a mis sentimientos!!

_No es cierto!...el me ama a mí... se enamoró de mí.Siento... haberte traicionado, pero... quiero que sigamos como antes.

_Como antes...ya no se puede.La Kaede que conociste ya no existe...tú te la robaste de mi.

_Perdoname si te he hecho daño, por favor!!- imploró poniendose de rodillas y bajando la cabeza, casi a punto de llorar.

Kaede sintió que el corazón se le oprimió, no sabía si era por ver así a Sayu o porque no sentía deseos de perdonarla. Porque no podría hacerlo nunca.

_Lo siento Sayuri; no puedo, estoy muy herida... no sé si pueda perdonarte algún día.- le dijo al borde de las lágrimas.Agarró sus cosas y se retiró a algún otro sitio. No importaba a dónde, siempre y cuando fuese lejos de allí.

Kaede caminó a prisa por todo el patio buscando un rincòn tranquilo donde pensar, pues el poco apetito que sentía se había esfumado.Sin darse cuenta ya se encontraba en la parte de atrás del edificio.Se sentó en el suelo con las rodillas pegadas al pecho, tapándose la cara con las manos.Sentía que quería morir.

-Watsuki?Te pasa algo princesa?-Una voz familiar la hizo levantar la mirada.

_Ahora no Michibata... hoy no tengo la paciencia de soportar tu majadería.- le dijo con tono resignado mientras ocultaba su carita entre sus brazos nuevamente.

_Majadero? Yooo???? Que barbaridad... Escuchó sir Morazekawa?- dijo mirando a su compañero, imitando un tonito falso de nobleza inglesa.

_Que barbaridad Lord Michibata, perece que no le agrada a su lady- contestó el otro en tono burlón mientras levantaba su dedo meñique haciendose el delicado.

_Vaya, tal vez tenga que enseñarle cómo se trata a un señor elegante y distinguido como yo, no le parece Sir Morazekawa?- proclamó al tiempo que se rascaba los genitales de manera aparatosa.

_Estoy de acuerdo, my lord- Morazekawa hizo una caravana toda exagerada, sin borrar la sonrisa de los labios.

Kaede se levantó y clavó sus ojos ámbar en los de Michibata.Había furia en ellos.Tanta ,que Katsuro se echó para atrás algo asustado.Esto era grave.

_Si no te alejas de mi vista Michibata kun...Voy a golpearte tanto que no te reconocerá ni la madre que te parió.- le dijo acercando su rostro al del chico, mirandolo fijamente sin pestañear.No le importaba el aliento del muchacho, le venía de perlas una pera de boxeo. -Hablo enserio..No te tengo miedo como la mayoria en ésta pu** escuela.- confirmó ésta vez agarandolo por la corbata.

Ese no era el temperamento de Watsuki, algo realmente la perturbaba.Eso sacó a Michibata de base. Jamás hubiese esperado una reacción así.Miró a su compañero como para que le diese alguna salida " elegante”, pero éste ya iba dando vuelta la esquina.

Katsuro no tuvo mejor idea que sacar un paquete de cigarrillos y ofrecerle uno, poniendolos frente a su cara.Kaede lo soltó.

-Ese es un vicio estúpido y no lo comparto- dijo ella ahora un poco más tranquila, pero sin perder la fiereza en la mirada y en la actitud. -Mátate tú sólo, si así lo prefieres-le susurró dándole la espalda y retirandose hacia el salón.Cuando giró en la esquina vió al frente a varios metros, bajo un árbol, a Katsuo y a Sayu, besándose con dulzura.

_Este no puede ser un peor día.-dijo para si misma.

********************************************************************

En clases, la profesora de arte les asignaba una tarea:

_Este va a ser un proyecto combinado con otros estudiantes del taller de arte del colegio.Tienen que trabajar de a dos.Pueden hacer trabajos en acuarelas, óleos o cerámica y deben tenerlos listos para la feria de la escuela, dentro de un mes.- instruyó la maestra. Se inclinó un poco sobre el escritorio y miró a Kaede. -Watsuki, como veo que te haz apuntado, lo cual me hace muy felíz, te he reservado para que trabajes con mi mejor alumno.- Sonrió la profesora y le guiñó el ojo en señal de complicidad.

-Pero...se suponía que ibamos a trabajar juntas en el proyecto de Bología en vez del de arte este año...-murmuró Sayuri.
Naoki la miró e hizo una mueca -Pareces tonta...después de lo que le hiciste.-comentó la chica del cabello celeste, mirando con ojos inexpresivos hacia donde se hallaba sentada Kaede.

********************************************************************
Al atardecer, Kaede regresó a su casa, desmontó su bicicleta y entró.

Su padre estaba cocinando para la ocasión y su mamá terminaba de adornar con globos la sala.

Kaede saludó y fue directo a su cuarto.Se quitó el uniforme, doblandolo con cuidado.se duchó rapidamente y luego de vestirse con unos pantalones cortos y una camiseta sin mangas, bajó las escaleras hasta donde estaban sus padres.

Ningún pariente vino, como sucedía en estas ocasiones en cualquier familia tipo de Japón,pues los únicos que la morena tenía, a parte de sus hermanos y sus padres eran sus abuelitos, quienes murieron en el terrible terremoto de Kobe en 1995.Así que sólo eran ellos 4. Ryota, el mayor vivía en Nagasaki, al otro extremo del país.

De pronto el timbre sonó.Kaede abrió la puerta para encontrarse de frente con Katsuo, Sayuri y Naoki, que los alcanzó en la entrada.

Kaede se quedó de pie frente a ellos sin moverse para darles paso.

_Feliz cumpleaños Kaede- le sonrió Katsuo.Estaba tan guapo como siempre y tal vez un poco más.Sayuri le extendió un presente, pero Kaede no estiró la mano para recibirlo. Miró a su madre, quien le sonreía desde la sala.

_Me tomé el atrevimiento de invitarlos- dijo orgulloso el señor Watsuki. Al ver a su hija inmóvil en la puerta hizo un además con la mano- Está muy emocionada chicos, pasen, no tengan pena,pasen.

Los chicos entraron dejando a Kaede con la boca abierta y una expresión incredula.Cerró la puerta.En realidad ni su madre ni nadie sabía lo ocurrido.

_Kaede- Naoki le extendió un presente haciendo una sonrisita apretada, con los labios cerrados.Naoki era una chica extraña.Parecía que todo sus movimientos y expresiones fuesen estrictamente protocolares.

Kaede lo aceptó mirandola a los ojos.

_Debiste soltarte el cabello Kaede, te ves hermosa cuando muestras tu pelo largo suelto.- le dijo Katsuo sonriente.Sayuri le sonrió tambien.

La morena los observó seria, como si toda esa situación fuese una pesadilla de la que deseaba despertar.

La cena se suscitó en un ambiente fiestero por todos, menos por Kaede que no veía la hora de que se fueran.Su padre había preparado sukiyaki;un plato a base de carne y verduras.Era muy cara la carne para ellos, pero según el papá de Kaede "No todos los dias se cumplen 16 años.”

_Bueno, es hora de que apagues las velas.Pide un deseo- Propuso la señora Watsuki.

La morena se acercó un momento frente al pastel, cerrando los ojos con fuerza:(-“Deseo que se larguen de aquí, directo al infierno”)- pensó y apagó las 16 velitas abriendo los ojos nuevamente para mirar a Katsuo y a Sayuri con ojos de malicia.

_Ahora abran los obsequios- propuso el papá.La morena obedeció de mala gana.

Katsuo y Sayuri le regalaron un CD de música clásica.Sayu sabía que a Kaede le agradaba pintar con música de Mozart.
Naoki le regaló un diario en blanco de muchas páginas, con su candadito y todo.

Kede sonrió.Jamás había escrito un diario, pero al parecer Naoki sabía que necesitaba descargar sus penas y tal vez ésa era la mejor forma de hacerlo.

Sus padres y Hideaki (que estaba en ese momento en una excursión), le regalaron varios bastidores para poder pintar y un set de óleos, pequeño, pero funcional.

Después de comer pastel y conversar un rato, Sayuri, Katsuo y Naoki, se fueron.
Kaede se sintió aliviada.

Mientras recogían todo, la morena se acercó a su madre por detrás.

-Okasan...quiero que me cortes el cabello.- le dijo decidida.No quería escuchar nunca más a Katsuo decirle que le gustaba nada de ella.Eso le provocaba mucho dolor.Ya no quería que le hiciera sentir nada.

-Cómo dices?Tu cabello!!?- exclamó sorprendida la señora Watsuki, tapandose la boca delicadamente con los dedos.

-Ya mi bebita es una señorita, así que... si eso es lo que desea, que así sea.De todas formas se verá hermosa.- dijo su papá mientras ayudaba fregando los platos.

Aún algo vacilante, su madre tomó las tijeras que tenía Kaede en su mano y después de acariciar el sedoso cabello por un instante que a Kaede le pareció eterno,fué cortando los larguisimos cabellos negros de su hija.

Era como si de pronto viviera en cámara lenta. Veía de reojo como se amontonaba en el suelo, como se deslizaban entre las filosas hojas y se arremolinaban en el suelo, hasta que por fín la morena quedó conforme. Ahora su pelo le llegaba a media espalda.La morenita se sintió aliviada, como si con cada hebra de cabello perdido se fuera deshaciendo de los sentimientos que le provocaba Katsuo.

Arriba, en su habitación, la morena comenzó a escribir las primeras líneas de su diario. Algo que en su futuro, cambiaría su vida.
Imagen

Tu amor me inspira.... tu odio me hace invencible...
Avatar de Usuario
Tensai
Otaku-san
 
Mensajes: 125
Registrado: 29 Mar 2006, 19:17
Ubicación: Haciendo cosas "por diversión"

Notapor Tensai » 08 Jul 2006, 07:11

Las manos prodigiosas


Kaede volvió a revisar el papelito con la dirección que su profesora le había dado para la tarea extra curricular, perecía no concordar con lo que se imaginaba.Era un barrio periférico, muy pobre.Habían gallinas y perros flacos en la calle.

Las casitas de madera, se veían antiguas pero bien arregladas.
En algunas esquinas había grupos de muchachos, fumando y tomando licor.Kaede se sentía algo insegura.No era de salir mucho y menos sola pero como era asunto escolar,a pesar de ser sábado, su madre le dio el permiso.

Estacionó su bicicleta y aún vacilante tocó la puerta.Se escuchaba desde afuera el televisor a un volumen un poco alto.Alguien gritó desde adentro:-“LA PUERTA!!!! VE Y ABRELA, O ESPERAS QUE YO LO HAGA AH?”

La morena tragó en seco, de pronto se sintió asustada.Era imposible que el mejor alumno de la profesora Tanaka viviese allí.El ambiente no se veía tranquilo, ni agradable para pintar.Se quedó de pie nerviosa, apretando las manos.La puerta se abrió estrepitosamente.

-“Ya la estoy abriendo, no me grites!!!”- dijo el chico sin mirar a quien estaba frente a él.

-“Mi....Michibata kun???”- dijo casi en un grito al ver frente a ella a su enemigo público número 2.La morena tenía los ojos abiertos de par en par.Cómo había llegado ahí?

-“Parece que me he equivocado de dirección, lo lamento.”-la morena volvió a mirar el papelito.La dirección era la correcta.Sería que la profesora se equivocó o lo habría hecho para torturarla?Kaede se dio media vuelta y agarró su bicicleta.

-“ Ha habido un error, lo siento.”-La morena fue arrastrando su bicicleta para irse.

_”Proyecto de arte?”- sonrió él de medio lado, apoyándose en el quicio de la puerta.

Kaede se quedó de piedra....”Michibata era el mejor alumno del taller de arte de la profesora Tanaka?Lo miró fijamente...No... no era posible que ése puerco y vil patán pudiese pintar nada que no fuera la pared del instituto,cuando la orinaba.

-“Entra Watsuki, está caluroso aquí afuera.”-la miró serio mientras abría aún más la puerta.
La morena vaciló un poco.Le incomodaba el chico, era de lo más ruin que conocía, pero si debía elegir entre él y Sayuri... no era de pensarse demasiado.

Entró dando pasos cortos observándolo todo.En la sala estaba su padre mirando televisión, con una cerveza en la mano.Ni siquiera la saludó.A pesar de que Katsuro andaba bastante desmarañado para ir al colegio, su casa estaba extremadamente ordenada.

-“Vamos arriba,allí podremos trabajar.”- dijo en voz baja, para no molestar a su padre.La morena lo siguió aún mirando a aquel hombre que reía frente al aparato. Subieron por las estrechas y viejas escaleras de madera, que en cada paso crujía tenebrosamente.La puerta del cuarto estaba bastante destartalada.Como si fuese un corral más que una habitación.

Entraron al cuarto de Michibata.Kaede se quedó con la boca abierta:El techo era la mitad normal y la otra mitad, de vidrio dejando entrar la luz natural.
En las paredes había cuadros preciosos de varios tamaños.No tenían marco, pero por la belleza que tenían, no lo necesitaban. Retratos, paisajes marinos, pinturas abstractas.Un caballete con un bastidor en blanco estaba frente a la ventana.Un pequeño escritorio y una sillita de madera era lo único visible.
En la pared habia una puerta corrediza, seguramente allí guardaba su futón.

-“Te gustan?”-preguntó el muchacho al ver la cara de Kaede.

La morena se acercó para ver más claramente las obras-“No puedo creerlo... son ... hermosos, los has hecho tu sólo?”

-“Si...siempre me ha gustado pintar, sobre todo cuando estoy de humor adecuado.”-No quería especificar que “clase”de humor. Acomodó las pinturas y pinceles un poco cruzándose luego de brazos.

Posó su mirada seria en la morena.-“Y bien Watsuki, que vamos a hacer?”

Kaede lo miró, ahora se sentía un poco más relajada.Michibata era completamente diferente aquí que en la escuela. Frente a ella había un Katsuro tranquilo y cordial.

-“Bueno...podemos hacer unos cuadros entre los dos y presentarlos estilo galeria.”

-“Tal vez podamos combinar técnicas”-sonrió entusiasmado mostrando sus horrendos dientes. La morena jamás hubiera pensado que justo él tuviese esa sensibilidad. Aún no se lo creía.

-“Es el cabello”.

La morena se giró para verle a los ojos-“Perdón, que cosa dices?

-“Es que no sabía que era lo diferente... es que te has cortado el cabello.Te quitaste lo único bueno que tenías.”- murmuró como si nada y se dio vuelta.

-“Cómo dices? Osea que según tú, estoy más fea que antes.”-arrugó la frente en gesto de reprobación. Era el colmo que “Mr belleza” la juzgase.

Michibata rompió en una sonora carcajada.La morena se puso a la defensiva: “-De qué ye ríes ah?Por qué no te miras tú en un espejo?!- le dijo poniendo las manos en las caderas y ladeando la cabeza algo desafiante.

-“ Para qué, yo soy hermoso, sólo que tú no lo aprecias.Deberías aprender de mí.A mi me vale lo que pienses de mí entonces qué te importa lo que yo piense de ti?

Kaede se quedó pensando, la mareó un poco esa respuesta, de veras que no se la esperaba.Pero... pensandolo bien, el muchacho tenía toda la razón.

-“Vaya, además de patán y feo eres muy listo”-sonrió y apoyó sus cosas en el escritorio.
Katsuro sonrió divertido y se sentó en el suelo.-“ manos a la obra”.
Comenzaron frente al lienzo en blanco.Estaban parados uno junto al otro, mirandolo fíjamente.

-“No pintas con música?”-La morena solia pintar con toda clase de musica,pero sobre todo con música clásica.De aquella manera su inspiración brotaba de manera mas fluida.

-“No puedo hacer ruido en la casa.”-contesto si dejar de mirar el lienzo.

-“ y un aparato portátil ?”- era muy raro para ella que pintara asi como asi.

-“ Tuve que venderlo para comprarme un caballete y unas pinturas.”

-“Oh...lo siento”-debia cerrar su boca,al parecer le agobio un poco con sus indagaciones.

Continuaron mirando el lienzo.Hasta que Katsuro comenzó a dibujar las primeras líneas en color azul.En un momento, el lienzo comenzó a tomar forma.Kaede mojó su pincel numero 8 en el óleo y luego en el aceite de lino y empezó a garabatear sin pensar en nada,haciendo unas formas geométricas.

Sin darse cuenta ambos quedaron sumergidos en una concentración sincronizada, ambos pintaban la vez, sobre el mismo pedazo de tela, sin estorbarse, al contrario, se complementaban maravillosamente.

De vez en cuando se miraban y sonreian.Eran un gran equipo.
Sin darse cuenta,las horas pasaron hasta casi el ocaso y tal vez hubiese seguido sin enterarse si no un hubiese sido por el señor Michibata.

-“Haz la cena aragán!!! O crees que encima que me parto trabajando tengo que servirte a ti,estúpido vago!!”-El grito del hombre retumbó por la pequeña residencia.

-“Sera mejor dejar esto asi hasta la proxima, debo atender a mi padre.Mamá está de viaje y eso le pone de mal humor.”
La morena salió silenciosamente, mientras el señor Michibata seguía frente al televisor.

************************************************* **********

Esa misma tarde, antes de regresar a casa,,Kaede pasó por la casa de Isamu.

Isamu trajo una limonada fría, hacía un calor de muerte.Estaba vestido solamaente con unos shorts de jean desflecados.Con el torso al aire.

-“Estas bien Kaede, haz estado muy callada y eso no es normal.”

-“Tengo que decirtelo Isamu, eres mi unico amigo ahora”.-No sabía como empezar, aquella era una situación bastante privada, pero si Isamu habia sido abierto con ella, no le guardaria ningun secreto.-

“Me gustaba un chico de la escuela...desde el primer año, desde el primer dia que lo vi en el patio de formación.Y Sayu... me lo robó...y ... ahora siento que la odio... y a el tambien.”
Isamu se echó el pelo rojo para atrás y luego acomodó sus gafas.

-“Kaede, lo siento mucho.”-Miró a la chica que se veía sumamente perturbada.Siempre habia sido una niña solitaria, pero ahora parecía estar afectada.-“Parece que cuando vamos creciendo,llega un momento en el cual ya no nos conocemos a nosotros mismos.Estas en una edad difícil pequeña, pero lo superaras.”

-“Es que...sin Sayuri, ahora me siento muy sola.No tengo con quien hablar en la escuela y cuando los veo juntos me da ganas de llorar.”

-“Nadie vale tanto la pena como para que derrames tus lagrimas.Ademas no han de faltarte pretendientes, ahora te ves más hermosa que nunca.”

-“Pues no.Nadie me habla, nadie me mira, soy un fantasma”.

-“No digas eso.Creo que solo necesitas dejar de concentrarte en tu dolor y comenzar a ver a tu alrededor.”

Kaede se quedó callada un momento.-“Ya no quiero estar sola.”
-“No lo estás.Nunca lo has estado”.-sonrió con ternura.

-“Pues no se siente asi...Tu no te sientes solo nunca?”

-“ya no.Sufrí y sufro con tu hermano, cuando lo veo se me oprime el corazón, pero ya he comprendido,que no puedo obligar a nadie a amarme y que si lo hiciese,seria una felicidad ficticia.Así que estoy aprendiendo a amar de otra manera, ayudando a los que me necesiten y dando lo mejor de mi, para hacer felices a otros.Eso me llena el corazón”

Kaede lo miró.Estaba cambiado.Sus ojos brillaban con una nueva luz.

-“Eres felíz ahora?”

-“Lo soy.A mi manera.”

***********************************************************

Kaede escribió esa noche, como lo hacia todas las noches, lo que sentia y lo que las palabras de Isamu le habian inspirado.”Habia más allá afuera, el mundo no giraba alrededor de Katsuo o de Sayuri o de su propio dolor.”

A la mañana del lunes observó a Michibata kun.Se comportaba igual que siempre, abusando de los más pequeños quitandoles sus almuerzos, levantando las faldas de las chicas y haciendose el galán.Cómo era posible ser tan diferente en su casa?.Era como el Dr Jekill y Mr Hyde.

Kaede levanto la mano en señal de saludo,pero el chico no le dio mayor importancia, por el contrario, se porto como era habitual, como si dejase su mitad agradable en casa.

-Eah Watsuki, veo que me has extrañado!!! –vociferó desde la puerta del otro salón, agarrándose los genitales de manera lasciva y besando el aire ruidosamente.Esto provocó las risas de sus compañeros y demás estudiantes del pasillo.

La morena se puso colorada por la humillación, se podian escuchar a las chicas murmurando el mal gusto de Watsuki en cuanto a hombres.


Kaede se quedó observandolo incredula....Cual era el verdadero Katsuro?
Imagen

Tu amor me inspira.... tu odio me hace invencible...
Avatar de Usuario
Tensai
Otaku-san
 
Mensajes: 125
Registrado: 29 Mar 2006, 19:17
Ubicación: Haciendo cosas "por diversión"

Notapor Tensai » 14 Ago 2006, 05:32

Sin un adiós


Kaede estaba con un humor de los mil demonios cada vez que retornaba de la escuela; cuando veía a Sayuri, sonriendo, flamante...felíz.

Sus sentimientos estaban encontrados porque después de todo, aunque odiase admitirlo, la quería y por eso le dolia tanto.

Para variar sus padres no estaban.Trabajaban demasiado.

La morena se cambió el uniforme y se tiró sobre la cama.Hideaki no estaba tampoco,trabajaba de medio tiempo como dependiente en una tienda cercana.

-(tengo que verlo.una vez más....y me despediré de él para siempre.)-pensó mientras se ponia sus guantes de ciclista. Y un gorro de bisera.

Pedaleó velozmente por las calles de Naruse- cho cruzando la ciudad hasta la casa de Katsuo.Desde que el chico se habia emparejado con Sayuri Kaede ya no tenia contacto con él. A veces iba en secreto a su casa, unicamente para verlo solo y pensar en lo maravilloso que hubiese sido estar en lugar de Sayu.Hasta había comprado unos binoculares pequeños, para espiarlo.Aparentemente sus padres no sabían nada de su noviazgo, pues lo tenían estudiando todo el tiempo sin permitirle vida social.

Kaede acarició al perro de Katsuo a traves de la reja. Habiía conquistado al can a base de galletas y suaves caricias.Amaba a los animales y generalmente tenía una mística con ellos.

-Las ironías de la vida Shiro, Sayuri conquistó a Katsuo y yo a su perro.-le dijo cariñosamente mientras le daba su galleta y el perro movia alegremente la cola.Cruzó a la acera de enfrente y se sentó.Ya estaba oscuro, pero como sus padres regresaban tarde del trabajo no habría problema.

En la cocina pudo ver a la señora Hibari preparando la cena y a los minutos entró a la cocina Katsuo.Llebaba una camisa negra y unos jeans, estaba muy guapo, como si fuese a salir.

La morena se acomodó mejor. Su corazón palpitaba duro en su pecho.No quería sentir nada, pero era inevitable.Sintió angustia y tristeza, no pudo evitar que sus ojos se llenasen de láqgrimas.Se las limpió con el revés de la mano y volió a mirar.Para su sorpresa, Sayuri estaba en la casa.

Kaede abrió más los ojos, no podía creerlo.Katsuo la había llevado a casa.Sayuri se colgó del cuello del chico y se besaron delante de su madre.

-Voy a vomitar... juro que voy a vomitar!!-realmente sentía náuseas, sin embargo siguió observandolos, dandose cariño sin importarles nada más.La morena sintió que se moría, pero debía arrancarse aquel sentimiento para siempre.Tenía que enterrarlo.

-Ya no te amaré Katsuo, nunca más...nunca más te querré.- se auto convenció.Cerró los ojos.Ya no soportaba ver más.

Montó su bicicleta y se fué a su casa con la vista nublada por las lágrimas.Unas cuadras antes de llegar frenó su bicicleta y lloró en silencio.Odiaba a Sayuri y odiaba a Katsuo... y se odiaba a sí misma por tener aquellos sentimientos ardientes en su pecho.

Al entrar a su casa, su madre la esperaba.Había llegado mucho más temprano de lo previsto y estaba muy molesta.

-Ya era hora de que llegara señorita, donde se supone que estuviste todo este tiempo?-la cara de la señora Watsuki estaba desencajada, habìa tenido un dia terrible en la clínica y ésta fue la gota que colmó el vaso.

-Sólo hacía ejercicio-respondió sin mirarla, Kaede estaba tambien de humor vulnerable como para armar una discusión.

-Ya estoy cansada!!!, nunca haces nada en la casa, te la pasas haraganeando!! No haz limpiado, no haz cocinado no sacaste la basura y seguramente nisiquiera tus deberes del colegio haz hecho!!! Por qué no aprendes de Hideaki? El es buen alumno, trabaja y tu!!! Estoy harta de ti!!!

-Pues entonces para qué me tuviste?- le contestó mirandola desafiante.

-Si no hubiera sido por tu padre....No sé para que te tuve....así nos hubieramos ahorrado dolores de cabeza!!Ve a tu cuarto ahora mismo!!! Y no esperes cena, así te ayudaré con tu ejercicio.-refunfuñó visiblemente disgustada.

La madre de Kaede era siempre muy dulce, pero cuando explotaba, no había quien le frenase la lengua y la mayoría de las veces decía cosas que no sentía en realidad.

Aunque la morenita lo sabía, le habían dolido muchísimo sus palabras y sintió un odio muy profundo hacia su madre.

En su cuarto, después de trabar la cerradura se sentó en el suelo llorando de la rabia.Se arrastró hacia su cómoda y tomó su album de fotos y unas tijeras.Minuciosamente fue sacando todas las fotos en las que apareciera con Sayuri y con su mamá.Las cortó en pedacitos minúsculos y las tiró a la basura.

Escribió en su diario:

Hoy te detesto más que nunca...ojalá te murieras y me dejaras vivir en paz.

***

A la mañana siguiente Kaede se levantó más temprano de lo usual y se fue a la escuela sin desayunar.Nadie se había despertado.Mejor; no deseaba ver a nadie.

Las clases transcurrieron normales.Kaede garabateaba en el margen de sus cuadernos.De pronto hubo una interrupción en la clase.El director habló con el maestro de química.

-Watsuki, salga un momento por favor, recoja sus cosas.Han venido a buscarla.

La morena obedeció,saliendo a paso lento seguida por la vista de Sayuri y de Naoki.

La sorpresa de la morena fue encontrarse con su hermano Ryota esperandola.

El corazón de Kaede se apretó cuando vió su expresión.Se adelantó unos pasos hasta su hermano mayor para abrazarlo.

-Pequeña... no sé como decirtelo...mamá sufrió un infarto....Está muerta.-los ojos de Ryota estaban colmados de lágrimas.La morena no dijo nada, ni tampoco lloró. Esto era una pesadilla.Caminó al lado de su hermano.

***

No hablaron durante el camino a casa.Al llegar había policías en la puerta y una ambulancia. Sacaban fotos de su madre muerta, pues según los policías, aquella era una muerte "dudosa" hasta que el forense hiciese la necropcia, la cual revelaría una sobredosis de pastillas para dormir. Acaso se habia suicidado?

-Quiero verla- dijo la morena, que permanecía seria en la sala, pero Ryota se lo impidió.

-No... no la veas pequeña-le dijo abrazandola y llorando desconsoladamente.

Su padre estaba en una silla hecho un mar de lágrimas..Jamás lo habia visto tan acongojado.Se veía como si se hubiese encojido, tenía el rostro rojo y los ojos hinchados.Hideaki lloraba en completo silencio en brazos de Isamu.

Kaede salió al portal y se sentó, mientras los extraños terminaban su labor.Su cabeza daba mil vueltas , pero no armaba ningún pensamiento concreto.Esto no podía ser real.

Isamu se encargó de llamar a todos los conocidos y con los trámites.

La morena sólo observó como los de la ambulancia salían llevandose el cuerpo cubierto por una sábana blanca, sujetada por correas.

Una manito blanca se asomaba a un costado.Era sin duda, la mano de su madre.Aquella mano que la acarició incontables veces cuando se sentía triste.Las mismas cuyo suave tacto nunca más arremolinarían el pelo de su pequeña para hacerla dormir.
La morena cerró los ojos...no quería recordar aquella imagen nefasta.Todo era un torbellino de sentimientos, pero por alguna razón no lloró.Era como si sus lágrimas se hubiesen secado.

*****

Pasaron las horas, su familia seguía desconsolada y ella continuaba afuera.De pronto trajeron al cuerpo, esta vez dentro de un féretro.Naoki y Michibata llegaron a dar el pésame.Apoyaron sus manos en ambos hombros de Kaede.

La casa se fue llenando de gente.De pronto Katsuo y Sayuri, junto con la famila de ésta llegaron.Sayuri tenía los ojos llorosos.Abrazó a la morena al igual que la madre de ésta, pues quería muchisimo a Kaede, considerandola una hija más.

Sin embargo, la morena no hizo nada, nisiquiera respondió al abrazo.

-Pobrecita, parece estar en shock- dijo el señor Yamada a su esposa e hijas.Entonces entraron a ver a los demás.

Sayuri fué junto con todos los demás, menos Michibata.Este se sentó al lado de la morena, en el borde de la vereda.Sacó un cigarrillo y lo encendió.
Kaede parecía normal,como si no fuese real.Veía fijamente a la gente entrar y salir de su casa, las flores y los lazos negros que adornaban la entrada.

Odiaba que todas aquellas personas estuviesen allí, en un momento en el que le hubiese gustado estar sola, con los que quedaban de su familia.

Ya había oscurecido y comenzarían a hacer los rezos del velorio.Kaede miraba a sus hermanos llorando, al igual que su padre, quien acariciaba el cabello de su esposa, de su amor.La besaba en los ojos, en las manos, en la boca como esperando que respondiese al beso, algo que ya nunca más sucedería.

Kaede cerró sus ojos, no queria ver aquello.Su madre no podía estar en aquel frío cajón de madera.El olor a rosas era penetrante.Sintió náuseas.Tuvo que salir para no vomitar sobre todos.

El aire estaba cálido afuera.La morena aún cargaba su uniforme puesto.Michibata seguía ahí, al igual que Naoki.

-Quieres caminar?- le propuso el joven.Kaede asintió sin hablar.Los tres se fueron caminando hasta la plaza que quedaba a una cuadra.Se sentaron en el suelo.Katsuro sacó sus cigarrillos y Naoki sacó otro paquete.

Cuando Michibata prendió el suyo, Kaede se lo sacó de los dedos y comenzó a fumarlo.Sabía feo, le daban ganas de vomitar, pero quería hacerce daño, quería morirse ella también.

Los tres permanecieron callados, mirando las luces naranjas del parque.El chico revisó en su bolso y sacó una botella de Sake.Ni siquiera le preguntó si quería; le sirvió un poco y se lo dió.Repitió la misma operación con Naoki.

-Mi madre no está de viaje...murió cuando tenía 12 años.Yo sé lo que sientes-dijo él y dió otra calada al cigarrillo mirando a la morena.

-Estamos contigo amiga.Ahora y siempre.-Naoki siempre era muy formal, pero ahora parecía abrirse a ellos un poco.

-Yo...yo deseé que muriera...es mi culpa.-confesó.

-No es tu culpa....no es culpa de nadie.-Naoki le pasó la mano por el pelo.

No importaba lo que ellos dijeran.Ella había matado a su madre.Lo deseó con tanta fuerza, que se había cumplido.Ahora su mamita estaba sola, en un lugar oscuro y frío.Muerta...por su culpa.SU CULPA.

Las imágenes de la señora Watsuki cuando estaba felíz pasaron por su mente una y otra vez, esa era la mamá que quería recordar.

***

Ya casi amanecía, los tres chicos habían estado despiertos fumando y tomando saque.Kaede se sentía mareada,pero estaba tranquila.Una extraña paz la habia rodeado, como si su madre hubiese posado sus brazos invisibles en ella, para protegerla del dolor.

Cuando regresaron a la casa, había un grupo rezando, sus hermanos y su padre estaban en un rincón confortandose el uno al otro.La esposa de Ryota había llegado tambien, al igual que la novia de Hideaki.

Sayuri y sus padres seguían alli.Estaban por brindar el último adiós, antes de sellar la tapa del ataúd.Sus hermanos y su papá fueron besando a la señora Watsuki uno a uno.Parecía dormida.Estaba hermosa, como nunca.

Kaede se acercó y le tocó la frente con el revés de la mano.Estaba fría...horriblemente fría.El corazón de Kaede no sentía nada, ni miedo, ni dolor ni nada.Estaba como muerto.

-Besa a mamá para decirle adiós-le rogó su padre.Así lo hizo, pero en la frente. Esa piel tan suave y lozana, lucía pálida, extraña...como un muñeco.

Los ojos color miel de Kaede recorrieron por última vez el cuerpo de su madre.Los de la funeraria comenzaron a sellar con puntos de soladura el cajón.La morena cerró los ojos, no soportaba esa imagen.El olor a rosas se intensificó.La morena salió al portal y miró al cielo, que estaba nublado.

--------------------------------------------------------------------------------------------------

-Por qué te fuiste sin decirme adios?Tanto me odiabas?
Imagen

Tu amor me inspira.... tu odio me hace invencible...
Avatar de Usuario
Tensai
Otaku-san
 
Mensajes: 125
Registrado: 29 Mar 2006, 19:17
Ubicación: Haciendo cosas "por diversión"

Notapor Amy Tomoe » 14 Sep 2006, 14:54

Hola!!!

Si tengo que describir en una palabra tu historia: GENIAL
Me ha encantado... la trama, los personajes, la ambientación... pareciera que estuviera leyendo un manga... buena descripción... en fin, una historia que te atrapa.

Y si la gente no ha contestado nada, pues es que por acá anda todo mero decaído, pero supongo que es por los exámenes y eso :P

Yo casi no entro por estos lares, pero ahora que veo tu historia tengo una razón de peso para entrar a diario jijiji :)

Salu2 y continúala :) que está buenísima
Imagen
"The Silent Knight"
Avatar de Usuario
Amy Tomoe
Otaku-san
 
Mensajes: 85
Registrado: 05 Jun 2004, 00:13
Ubicación: Algún lugar perdido en el planeta...

Notapor Amy Tomoe » 14 Sep 2006, 14:55

Hola!!!

Si tengo que describir en una palabra tu historia: GENIAL
Me ha encantado... la trama, los personajes, la ambientación... pareciera que estuviera leyendo un manga... buena descripción... en fin, una historia que te atrapa.

Y si la gente no ha contestado nada, pues es que por acá anda todo mero decaído, pero supongo que es por los exámenes y eso :P

Yo casi no entro por estos lares, pero ahora que veo tu historia tengo una razón de peso para entrar a diario jijiji :)

Salu2 y continúala :) que está buenísima
Imagen
"The Silent Knight"
Avatar de Usuario
Amy Tomoe
Otaku-san
 
Mensajes: 85
Registrado: 05 Jun 2004, 00:13
Ubicación: Algún lugar perdido en el planeta...

Notapor Amy Tomoe » 14 Sep 2006, 14:56

Hola!!!

Si tengo que describir en una palabra tu historia: GENIAL
Me ha encantado... la trama, los personajes, la ambientación... pareciera que estuviera leyendo un manga... buena descripción... en fin, una historia que te atrapa.

Y si la gente no ha contestado nada, pues es que por acá anda todo mero decaído, pero supongo que es por los exámenes y eso :P

Yo casi no entro por estos lares, pero ahora que veo tu historia tengo una razón de peso para entrar a diario jijiji :)

Salu2 y continúala :) que está buenísima
Imagen
"The Silent Knight"
Avatar de Usuario
Amy Tomoe
Otaku-san
 
Mensajes: 85
Registrado: 05 Jun 2004, 00:13
Ubicación: Algún lugar perdido en el planeta...

Siguiente

Volver a Historias y Fanfics +18

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado

cron