Musenkyoku

Versión para adultos de Historias y Fanfics. Escribe aquí las historias que por su contenido no sean aptas para todos los públicos. Exclusivamente mayores de 18 años.

Notapor Tensai » 17 Sep 2006, 09:52

Mil gracias por el apoyo!!

Yaque al menos tengo una lectora, pues sigo subiendo los capis.

Hermanos


“El día que mi madre dejó de existir,parte de mi alma murió también.Ver como la ponían en un hueco y la tapaban de tierra me destrozó por dentro.La amaba tanto y no se lo dije.Ahora es demasiado tarde...Mi madre murió creyendo que la odiaba.”
***********************************************************

Kaede pasó los siguientes dias caminando como un zombie por la casa,limpiandola sobre lo limpio como si fuese un robot, como si quisiese redimirse.De noche, cuando su padre dormía la morenita se arrastraba a su cuarto y velaba su sueño.Quería asegurarse de que estaba vivo en la cama, quería asegurarse de que aún respiraba.No soportaría perderlo a él tambien.

En ocasiones, escuchaba a Hideaki llorar en su cama mientras dormía.

-(No voy a llorar ahora,debo ser fuerte, si no lo soy mi familia se desmoronará.)-pensó.De donde fuera sacaría la fuerza, aunque si lo pensaba mejor... ya no habia lágrimas en sus ojos que pudiera derramar.

La morenita pasó esos días prácticamente en vela.

Katsuro y Naoki vinieron para traerle la tarea y acompañarla.Subieron al cuarto para ver a su amiga.Kaede estaba sobre su cama sentada con las piernas una sobre la otra.

Naoki se tapó la boca con sus finos dedos y miró a Michibata.Kaede había juntado los cientos de pedazos de fotos de su madre y había armado cada una, uniendo las piezas que no eran más grandes que un confeti.Ni siquiera reparó en que los chicos habían subido.

-Kaede... te trajimos la tarea- Naoki se sentó en la cama despacio para no asustarla.

-Trajiste cigarrillos?-clavó la mirada miel en los ojos celestes de Naoki.

-Creo que deberías parar Kaede,tu no eres así...no deberias...

-Y que más da, mi mamá no entrará a regañarme.- la interrumpió la morena, al tiempo que encendía un pitillo

-Déjala Naoki.- Michibata prendió uno tambien.Kaede comenzó a pegar las fotos rotas en su diario.El silencio era bastante incómodo, pero los chicos permanecieron a su lado.

El mundo se había vuelto tan pequeño desde aquella fatal perdida, jugadas nefastas del destino.Todos los problemas se hicieron insignificantes al lado de aquello.El día innombrable, el momento en que todo se quebró.


La puerta se abrió, era Sayuri.Cuando la rubia vió los cientos de pedacitos de sus fotos pensó un momento.Se acercó despacio y rejuntó lo que pudo depositandolo en el cesto de la basura.El espectáculo era doloroso.Kaede estaba irreconocible, era otra.

-No sé que decirte Kaede...lo siento tanto.-dijo mirandola fijamente.Su mejor amiga estaba destruida.

-Ya no importa Sayu,ya nada es importante para mi.Todo me da igual,puedes quedarte aquí.Eres humana y los humanos cometen errores.-había sinceridad en las palabras de la morena.Sayuri sabía que no mentía.

Sayu se sintió extraña.La había perdonado?Definitivamente era otra Kaede.

-Mi padre se irá de la casa.Nos quedaremos solos.- miró a los chicos con esa mirada vacía que había adquirido.

-Cómo?Se irá a donde?-preguntó Naoki preocupada.

-Se va a Sapporo.Le salió un trabajo allá.Aún estamos endeudados con el entierro.Mi papá es un pescador,no podemos subsistir con lo que gana.Sin la ayuda de mi madre...- no dijo más.

-Vivirás sólo con Hideaki?-Sayuri estaba muy preocupada,se sentó en el suelo junto a los demás intercambiando miaradas con ellos.

-Me da igual, de todas maneras siempre he estado sola.- le dio una calada profunda al cigarrillo mientras seguía como si nada pegando las fotos meticulosamente.-Hideaki se quedará un par de días en lo de Maki.-la morena no levantó la vista hasta no pegar el último pedazo de fotografía.

-Ya mañana volveré a clases, no quiero que me vean como a un fenómeno-apagó el cigarrillo en un cenicero improvisado, hecho de cartón.La mirada de la morena había perdido su brillo, ahora era opaca, como si la vida se hubiese esfumado en silencio.

Aquella mañana de Junio el padre de Kaede se despedía de sus hijos, abordando un taxi para el aeropuerto.Hideaki y su hermana miraron alejarse el vehículo hasta perderse en el horizonte.

-Bueno,ahora sólo seremos tu y yo- le dijo abrazando a la morenita.

************************************************************

En la escuela, algunos murmuraban lo que le pasó a los Watsuki, pero no se acercaron a ella, nadie le tenía verdadero aprecio, pues como era una chica algo tímida nunca se juntaba con nadie que no fuese Sayuri y en los últimos tiempos, Naoki.

Michibata igual que de costumbre seguía siendo patán y asqueroso.Se la pasaba peleando en los recreos y regresaba todo revolcado a clases.Kaede no entendía por que se comportaba así.

Sayuri, Kaede, Katsuo y Naoki compartieron sus almuerzos.Kaede sólo tenía un huevo duro y un poco de queso.Las cosas no parecían estar yendo bien por su casa.

Los otros chicos pusieron un poquito de cada cosa en el bentô* de la morena, en otros tiempos no lo hubiera aceptado pues para ella eso era humillante. Pero ahora, la verdad le resbalaba lo que los demás pensaran de ella.Les agradeció con una leve inclinación de su cabeza y les sonrió echándose un bocado.

Del otro lado del patio Hideaki tenía su bentô completo, preparado especialmente por Maki, quien era 3 años mayor que él y lo dominaba como a un muñeco.

Al regresar a casa, la morena estacionó su bicicleta y para su sorpresa, Hideaki estaba con Maki en el interior de la casa, mirando tele.Desde que la conoció no le había gustado aquella mujer, sobre todo porque por su culpa Hideaki desistió de seguir con Isamu.

Ninguno de los 2 saludó a la morenita, aunque eso era muy descortés no le importó demasiado.Entre menos contacto con ella tuviese, pues mejor.

Cuando subió a su habitación, observó de pasada que las cosas de Maki estaban en el cuarto de sus padres.Frunció el ceño-No pensarán dormir en esa cama!!-murmuró casi sin creerselo.

No iba a permitir semejante atrocidad.Trajo las cosas de Maki y las puso sobre su cama, al tiempo que llevaba algunas de sus pertenencias al cuarto que alguna vez compartió el matrimonio Watsuki. Se recostó sobre la cama doble pensando en que su madre se revolcaría en su tumba si supiese lo que Hideaki pretendía hacer.Comenzó a escribir en su diario:

"Casi no puedo escribir, quisiera llorar pero me secaste los ojos y también el corazón.No puedo llorar y me siento rara. Siento un vacío absoluto,no río, no lloro... Soy acaso un monstruo sin corazón?"

Más entrada la noche, Maki y Hideaki subieron y se encontraron con la morena sobre la cama de sus padres.

-Muévete de ahí,Maki y yo estamos cansados- la morenita vió de reojo a la novia de su hermano, que la miraba con una cara de satisfacción al escuchar a Hideaki reprenderla.

Kaede no se inmutó-Yo dormiré aquí y tu en nuestro cuarto.Maki puede dormir en mi cama...o, pensaban hacer otra cosa?- hablo con voz aplomada clavando la mirada en Maki, manteniéndola hasta que ella mirara a otro lado.

-Esta bien, pero ahora te mudas aquí y no jodas.Cuando nuestro padre regrese no te quejes.

-Me vale- Kaede se echó completamente en la cama.

A medianoche la morena no podía pegar los ojos,las finas paredes de la casa dejaban escuchar todo lo que Hideaki y Maki hacían.Era un asco escucharlos fornicar como si el mundo se fuese a acabar.

No era una sorpresa que hicieran el amor. Hideaki y Maki eran mayores y no iban a ser noviecitos de manito sudada, pero... en aquellas circunstancias? Con el moño de luto negro aún colgado de la puerta de la casa?

Era ese el consuelo que Hideaki buscaba?

-----------------------------------------------------------------------------------------


"Nunca pensé que pudiese odiar tanto a mi hermano"


____________________________________________________________________

N/A:*Bentô: Es la caja o vasija con tapa donde los japoneses colocan sus comidas para llevarlas al trabajo o a la escuela.
Imagen

Tu amor me inspira.... tu odio me hace invencible...
Avatar de Usuario
Tensai
Otaku-san
 
Mensajes: 125
Registrado: 29 Mar 2006, 19:17
Ubicación: Haciendo cosas "por diversión"

Notapor Tensai » 14 Oct 2006, 02:55

Primer Round


“Los días pasaron y las cosas no mejoraban en mi casa , Maki no sólo venía a dormir casi a diario, sino que cada vez traía más cosas suyas aqui.Nuestros encuentros eran poco menos que desastrosos.Maki dejaba la casa hecha un desorden.
Bragas en el suelo de la ducha, el lavabo tapado por cabellos rubios.
A veces podría jurar que Maki hacía las cosas a propósito, como si quisiese que abandonara la casa



******************************************************

-Esto no es real- se repetía la morena cada vez que destapaba los tapones de pelo.Cada mañana lo mismo se repetía convirtiendose en una odiosa rutina.

-Ah, siempre quise tener una empleada- le susurró Maki mientras pasaba a su lado.

-Apurate Kaede que llegarás tarde a clase-gritó Hideaki desde la puerta de enfrente.

La morena pasó viendo de refilón el “estado” calamitoso de la cocina.La que su madre se esmeraba tanto en tener limpia.

Cuando la novia de Hideaki cocinaba dejaba el trasterío sucio, sin mencionar que sólo cocinaba para ella y Hideaki,pues no sentía ninguna obligación con la pequeña de la familia.

En las noches ponía el volumen del equipo de música exageradamente alto para, según ella camuflar sus encuentros sexuales.Kaede ya se conocía la musiquita de memoria.La odiaba.
Maki casi nunca le dirigía la palabra y cuando lo hacía era sólo porque Hideaki estaba presente.
La morena sentía que era una extraña en su propia casa.

***********************************************************

En medio de la clase, las tres amigas conversaban en voz baja.

-Parece que se está mudando la condenada.-Kaede revolvió su flequillo de manera desesperada, ocultando finalmente su rostro entre sus brazos.

-Por qué no la echas?-Naoki era de lo más práctica en éstas situaciones.Quizás, porque nunca le había tocado enfrentar una.

-No es tan fácil, ahora que el papá de Kaede no está en casa Hideaki es la cabeza de familia y debe hacerle caso en lo que él diga.-murmuró Sayuri, casi agachandose sobre las otras dos.

-Shhh ahí atrás-protestó la profesora mientras seguían pasando unas películas de educación para la salud.

-No te preocupes, en el recreo idearemos un plan para sacar a la bruja de tu casa.-Sayuri entre cruzó los dedos con los de Naoki y Kaede.El plan:"Echemos a la bruja" había comenzado....

El timbre por fín sonó y las chicas salieron atropelladas al patio.Como era de esperar Katsuo se juntó con ellas , no le gustaba estar lejos de su “Amorcito”.Kaede se arrecostó bajo el enorme árbol de Maple, encendiendo un pitillo.

-Vas a fumar aquí?- Sayuri miró para todos lados para ver si alguien los estaba viendo.

-Ya, no te esponjes mujer.Me vale mierda si me ven o no.

-Pensemos chicos, pensemos en algo efectivo- replicó Naoki.

-Pues a mi sólo me viene a la mente envenenarle la comida-La morena hizo un aro de humo.Katsuo la miraba petrificado.Ella había cambiado mucho, o quizás nunca la conoció realmente.El chico acomodo sus cabellos castaños tras la oreja, sin dejar de tomar la mano de su novia.

-Ya cariño, no seas pesado si?-Sayuri soltó la mano del moreno y se concentró en la planificación.

El comentario hubiera pasado desapercibido, pero no para Kaede.Sabía que en cualquier momento ésa relación terminaría por quebrarse.

-Creo que la mejor manera de hacer presión es poniéndola incomoda. Qué crees que le moleste sobre manera?

-Yo-contestó dando una profunda calada.Clavó los ojos miel en los de Sayuri.-Crees que debo dormir en sus brazos?

Sayuri se carcajeó- No, no, nada de eso! Pero tal vez debamos pasarnos mas tiempo contigo, para molestarla.Es decir, hacer las tareas en tu casa, cocinar en tu casa, incluso quedarnos alguna vez a dormir.

-Que bobería... aunque tal vez funcione-..Katsuo se rascó un poco la barbilla.El era un chico muy tranquilo que gustaba de leer y hacer deportes.No tenía ni la más mínima experiencia en maldades.

-Tendré que pedir permisos especiales.Tengo clases de violin.-Naoki llevaba una apretada agenda tanto de estudios como de lecciones extra curriculares.Kaede admiraba como daba para tanto y encima, como la apoyaba.A pesar de su edad Naoki tenía un aplomo de adulto.

-Si, y yo tengo que terminar mis tareas con Michibata.La otra semana es la exposición.

-Pues entonces mientras acabas, idearemos cómo sacarla de la casa.-Sayuri sacó una libreta de apuntes, como si se tratase de una receta de cocina.

Después de clases la morena regresó a la casa, como era costumbre, en su bicicleta de montaña.Al entrar a la casa, corrió a la habitación que ahora ocupaba.Sacó de la mochila algunas cositas que había comprado gracias a una colecta entre sus amigos,pues estaba más apretada que nunca en cuestiones monetarias.

-Purgante...- sonrió, con esto haré que su culo feo se largue de aquí cagando como una yegua.-sonrió maliciosamente.Ahora sólo debía ver cómo introduciría eso sin que Maki se diera cuenta.
Ella cocinaba sólo para Hieaki, así que ella no tendría problema.Kaede bajó las escalinatas, Maki no estaba a la vista.La morenita tenía unos minutos antes de que Hideaki llegara.

-A la bruja ésta le gusta comer con jugo de naranja.Hideaki siempre come sin tomar líquidos así que...-Sonrió mientras vertía el contenido de la botellita transparente en la jarra de jugo.Acto seguido montó en su bici y desapareció a la casa de Isamu.Quería ver como estaba.

Cuando llegó Isamu la recibió con una cálida sonrisa como era de costumbre.

-Pequeña!!

-Hola Isamu!!te extraño mucho!! Que pasa que no vas por la casa?-le sonrió mientras bajaba de la bici.

-Bueno, he tenido que estudiar mucho de la universidad,pero el fin de semana iré.-se acomodó los cabellos largos en una coleta.-Entra,cuentame como van en tu casa?

-Mas o menos, Hideaki esta más mandón que nunca, no lo aguanto-La chica se reservó los comentarios sobre Maki.Sabía que a Isamu le dolería saber que se habia “instalado” en la casa.Además, gracias a su ingenioso plan,la mujer estaría de regreso en su propia casa o en el hospital con el culo hecho puré.

Mientras tanto, Maki preparaba la cena.Arroz blanco,pescado y unos vegetales.Para cuando Hideaki llegó la comida estaba lista.

-Preparé esto para ti mi amor- le mostró el plato.Hideaki comenzó a comer.

- Esto... esta muy rico Maki, pero te quedó un poquitín salado- le sonrió- puedes darme un poco de jugo?

-Claro, tomate el mío, yo tomaré agua.-sonrió con cara de yo no fui.
Imagen

Tu amor me inspira.... tu odio me hace invencible...
Avatar de Usuario
Tensai
Otaku-san
 
Mensajes: 125
Registrado: 29 Mar 2006, 19:17
Ubicación: Haciendo cosas "por diversión"

Notapor Tensai » 14 Oct 2006, 02:58

Segundo Round


“Hideaki fué quien finalmente pagó la consecuencia, pero pensándolo bien se lo merecía por baka.”


**************************************************************

Kaede no pudo hacer más o se vería sospechoso.Sin embargo Maki seguía atacando por lo bajo.

La morena estaba en la ducha,pero cuando se disponía a usar su Champú favorito, se dio cuenta de que estaba prácticamente por la mitad.

-Cómo? Qué... que pasó aquí? Este Champú estaba lleno!-Enseguida se le vino a la mente Maki.Nunca contribuía,pero gustaba de usar sus cosas.Kaede había comprado aquella botella juntando dinero de su mesada, cuando sus padres vivian en la casa.Ahora ya no tenía acceso a dinero.Sintió mucha rabia.-De esto se entererá Hideaki.

Corrió al cuarto de su hermano, aún envuelta en la toalla..El chico estaba escuchando música mientras Maki estaba en el súper.-Mira ésto Hideaki.- le mostró la botella para que la viese bien.

-Qué.. es un champú y?

-Es mi Champú y Maki lo desbarató o es que estás ciego? Usa todas mis cosas y nunca coopera con nada!!!

-Eres una egoísta! La pobre Maki tiene problemas en su casa.Aquí se siente bien, además me dijo que tu le agradabas...que vergüenza contigo niña.

-Cóooomooo?? Osea que esa vívora te tiene dominado!!

-Mide tus palabras enana, o tendré que castigarte.

-Ni que fueras mi padre.Quien te crees tu?- la morena se puso a la defensiva inmediatamente.Cómo pudo pensar siquiera que su hermano iba a estar a su favor, cuando se la pasaba oliendole el trasero a su novia?

-No me provoques Kaede, ya sabes que no soy Ryota.

-Claro que lo sé, ojalá él estuviera aquí para enseñarte como se comporta un hermano de verdad!- salió dando un portazo.

La morena se encerró en su cuarto llena de rabia.-Esta me la pagas tiburón-gruñó apretando los puños.

Mientras tanto Maki entraba a la casa y dejaba las bolsas del mercado.Escuchó el portazo arriba y sonrió con malicia.Esperaba que la mocosa se fuera de casa.Se notaba que era muy temperamental y le estorbaba.Ella vivía en una pensión de mala muerte, con su tía, una vieja interesada y su hermano menor: un vago mantenido.

Lo mejor que le había pasado era encontrar a un chico manipulable y guapo como Hideaki, pero sobre todas las cosas, con casa propia.

Subió los escalones de madera sin hacer ruido y entró a la habitación de Kaede.-Qué quieres tiburón-le dijo sin reparo la morena mientras se secaba el cabello con una toalla verde.

-Por qué molestas a tu hermano?Deberías trabajar en vez de quejarte todo el tiempo.A tu edad yo ya trabajaba en el Yatai –la miró con cara de superioridad.

-Joo, no sabía que así se llamaban los prostíbulos ahora!!

-Qué cosa? Estúpida niñata,si vamos a lo de las perras,tu eres la primera bicha en celo de ésta casa, o crees que no sé que persigues a ése chico como si quisieras que te folle en el colegio?-Imbécil...buscona, al novio de tu mejor amiga... eso es ser arrastrada jajajajaja... -le dijo con una sonrisa cínica en un tono razonablemente bajo.No quería que Hideaki la escuchase,pero sí provocar a la morenita.

Kaede se quedó helada...cómo era que la harpía esa sabía tanto?Estaba claro que su hermano le contaba todo, a su modo de ver.

-Pues mejor te largas de aquí o mi hermano será viudo antes de casarse.

- Como si te tuviera miedo, además, si alguien sale de ésta casa esa eres tu.No veo la hora de quedarme con esta cama, se puede maniobrar mejor.- le dijo con toda la intención de hacerla explotar mientras palmeaba el colchón mirándola a los ojos.

-Claro, al igual que todas mis cosas, como mi Champú.Si tanto trabajas por que mierda no te compras uno?

-No necesito hacerlo, me gusta el tuyo.- se giró y salió como si nada de la habitación.Kaede estaba que se la llevaba el diablo.Maki sonrió del otro lado de la puerta.Esto no podía ser mejor.

-Pues ya veremos quien es mejor tiburón-dijo para sí misma la morenita.

Salió del cuarto y corrió hasta la entrada donde estaba su bici, ya estaba tarde para las tareas con Katsuro Michibata.Pedaleó con rabia hasta llegar a la casa del chico.Tocó la puerta esperando por unos interminables minutos.

Michibata abrió la puerta con gesto algo molesto-Ah, Watsuki eres tu, pasa.

-Qué te pasó en la cara?de nuevo te peleaste en la escuela?

-Si, yo siempre peleo, cual es el tormento?”-dijo sin dejar de avanzar a través de la sala, donde su padre estaba mirando tele.

-No te tardes estúpido o te la parto de nuevo, compra las cervezas AHORA.- le gritó el hombre desde el sillón.

Katsuro se detuvo en seco.-Watsuki, acompañame, el viejo me rompe las pelotas, vamos a la tienda.Kaede lo sigió si hablar.Afuera el chico no habló, caminaron a la tienda y regresaron con 2 six pack de cerveza.

Antes de entrar Michibata la miró-Ahora que ya lo sabes confío en tu discreción- le dijo con la cara seria.

-claro.-la chica no sabía ni qué decirle,era terrible ser maltratado por un hermano pero mucho peor, ser brutalmente golpeado por tu padre.

-Tóma y embriágate hasta morir.-le tiró las cervezas en el sillón.El hombre no habló y se dedicó a destapar una y tragársela con desesperación.

Arriba,los chicos comenzaron a pintar, ésta vez con los dedos.Kede adoraba la sensación de la pintura escurriéndose por sus manos.

-Watsuki...piensas que mi vida es un infierno no es así?-el joven de la horrenda dentadura estaba serio fumando.La morena nunca lo había visto tan... humano.Michibata por fín se quitó la máscara de dureza.

-Yo... estemmm no lo sé...No sé que decirte...tal vez –En aquel momento todos sus infiernos personales se habían vuelto pequeños.

-Pues , estoy acostumbrado a esta vida.Es lo que conozco-el chico sacó humo por la nariz y por las comisuras, mostrando sus dientes de canino.

-Si te comportaras con los demás como lo haces aquí conmigo, tendrías más amigos y hasta tal vez, encontrarías una chica-le murmuró intentando ser optimista.Lo cierto era que con lo feo que era y con su carácter, aquello quizás nunca ocurriría.

*************************************************************

Cuando la morena regresó, pasó por la casa de Isamu.Iba a necesitar ayuda.

-Kaede?Que te trae a éstas horas por aqui?-sonrió el joven mientras la dejaba pasar.

-Ingrato, después dices que no te visito-lo besó en la mejilla y se sentó en la mesa del comedor, balanceando las piernas.

-Isamu, tengo una hiedra venenosa que me mata los rosales de mamá.Tu no tienes nada para que le pueda poner?

-mmmm, dejame pensar... creo que tengo algo por aquí...-buscó debajo de la alacena.

-Eureka! Aquí está,con esto se le caerán las hojas y se secará.

-Bravo!! Justo lo que necesitaba- sonrió con malicia.

-Y cómo van las cosas? –preguntó sonriente mientras del refri traía una jarra de zumo de naranja.Sirvió en dos vasitos color azul.

-Si te refieres a cómo está Hideaki, te digo que sigue idiota como siempre....Oh, no... en realidad está más idiota –Sonrió mientras tomaba el vasito con ambas manos para tragarse el jugo ansiosamente.

Isamu se rió sonoramente.-Veré si les hago la visita el fin de semana.

-Mejor deja que yo te avise, es que tenemos que hacer una limpieza, parece que tenemos ratas en la casa.

-Vaaamos Kaede, desde cuando eso es un problema? Yo os ayudaré a limpiar.

-Ya lo hiciste amigo- lo miró sonriente- ya lo hiciste....

***************************************************************

En casa, la morena vació el contenido del herbicida en su botella de champú, lo mezcló muy bien y para que fuese más tentador,le colocó un cartelito que decía"Prohibido usar mi Champú”, en letras rojas.”-Caerás tiburón”-se cruzó de brazos y sonrió.

Se metió en su cuarto deseando estar presente cuando el tiburón se lavara la cabeza.

Escribió en su diario, para que la hazaña no se perdiera en el olvido.

Kaede cenó en su cuarto, una sopita instantánea y esperó... y esperó y nada.

A la mañana siguiente al prepararse para la escuela, vió a Maki en la cocina.Se rascaba la cabeza maniáticamente. La morena sonrió-(“No se le cayó el pelo como esperaba pero al menos le dió alergia.”)-pensó... con aquellas boberías no la sacaría de la casa.Sería más difícil de lo que pensaba.


En la escuela, como de costumbre las clases se pasaron aburridas y lentas.No veía la hora de que llegase el recreo.Los ojos miel de Kaede sólo miraban el reloj,contanto cada minuto de manera regresiva,como si se tratase de un lanzamiento espacial.

Al fín el timbre sonó y la muchedumbre habitual colmó los pasillos.El grupito se encaminó abajo del gran árbol de maple.Una vez sentados allí,Kaede se tiró panza arriba con los brazos extendidos en cruz.

Naoki la miró de reojo mientras abría su bento.

-Qué ocurre Kaede?Te ves más cabreada de lo habitual-comenzó a comer con toda delicadeza y ceremonia.

-No se me ocurre como sacar a esa perrona de casa....Todo lo que me han aconsejado no sirvió.-La morena se despeinó un poco con los dedos por la desesperación.

-laxante?-Repasó Sayu con su libreta de apuntes.Katsuo seguía a su lado, pero no hablaba.Kaede achinó sus ojos un poco... se notaba que pronto Sayu terminaría con él.Al final, para ella solo fue un capricho.

-ya-respondió la morena, como si nada.Encendió un pitillo.

-Champú con porquerías?-Repasó Sayu.
-yaa

-Bichos en la ropa?

-yaaa

-Bueno, aún nos resta quedarnos en tu casa como parásitos.

-Está bien, caigámosle todos mañana y luego nos turnaremos para acompañarte.

-Seh... como quieran.

Mientras, en Sapporo, el señor Watsuki leía las líneas de la carta más reciente de su hijo:

“Querido Otousan:

Las cosas están bien por aquí, salvo porque Kaede está muy revelde e incontrolable.
Maki ayuda en todo lo de la casa, pero tu hija se empeña en molestar.Se la pasa vagueando con sus amigos en la casa y creo que no mejora en la escuela.
Esa manga de vagos hasta se quedan a dormir.Son unos pandilleros desastrozos.
Maki llora en las noches por los desplantes de tu hija.Si no se le pone fín a esto quién sabe como acabará.
Creo que deberías llevártela a Sapporo.

Con amor, tu hijo

Hideaki.”
Imagen

Tu amor me inspira.... tu odio me hace invencible...
Avatar de Usuario
Tensai
Otaku-san
 
Mensajes: 125
Registrado: 29 Mar 2006, 19:17
Ubicación: Haciendo cosas "por diversión"

Notapor Tensai » 14 Oct 2006, 03:16

NAOKI


En el barrio exclusivo de Aza Tsukihama, Naoki esperaba a Kaede,mientras practicaba sus lecciones de violín.El día no tenía minutos que perder.

En la escuela les tocó un proyecto nuevo.La feria escolar había pasado la semana anterior y Kaede con Michibata se llevaron los aplausos en la exposición de cuadros.

Ahora tocaban los proyectos antes de las vacaciones y por sorteo les había tocado juntas.
El timbre de la residencia sonó y una mucama abrió la puerta. Al ver a Kaede puso cara de fastidio.

-No compramos nada jovencita-iba cerrando la puerta y la morena puso el pie para impedir que lo hiciera.

-Busco a Naoki-sonrió la morenita.

La mucama la miró de arriba a abajo examinando sin disimulo a la joven.Kaede vestía unos pantaloncitos cortos de jean todos rotos y desflecados, una sudadera roja y usaba sus lentes de sol redondos.Cargaba su mochila de la escuela.

-Akiko san, déjela pasar, es de la escuela.-se escuchó la voz de Naoki.Kaede sonrió y pasó al interior de la casona.
Era enorme y hermosamente amueblada.Las obras de arte en las paredes de color rojo vino, estaban iluminadas cada una con su lámpara individual y hasta tenían jarrones chinos y esculturas pequeñas de mármol blanco.

El piso era de parquè delicadamente lustrado reflejaba a quien se moviese sobre él.

-Hola Naoki, que casa más bonita.-miró a todos lados admirando el entorno.

-Hola Kaede- sonrió extrañamente.-vamos a la biblioteca.-comenzó a caminar detrás de la chica del cabello celeste.Le parecía algo raro no subir a su cuarto y en cambio ir a una biblioteca dentro de aquella casa.

La biblioteca no era desmesuradamente grande, pero si muy impresionante.Las paredes estaban colmadas de estantes con libros, colecciones enteras reposaban con sus lomos al descubierto.

Ambas se sentaron en una mesita.La morena no tenía muchas ganas de estudiar.Prefería curiosear por la casa.

-Kaede?-la muchacha se había percatado de la falta de atención de la chica-No podemos perder el tiempo, abre tus apuntes-los ojos celestes de Naoki no tenían mayor vida que un muñeco de feria.

-Por qué siempre eres así Naoki?

-Así cómo?- no dejó de escribir en sus cuadernos.

-Así, tan seria...pensé que sólo en la escuela eras así...No te relajas nunca. Como... como si te estuviesen filmando todo el tiempo, me comprendes?- le sonrió riendo internamente por la tontería que acababa de decir.

-Yo soy así... siempre fui así y siempre lo seré.Y no te atrevas a prender eso en ésta casa.-sentenció cuando vió que la morena estaba poniendose un cigarrillo en los labios.

-Ahh, perdona, se me olvida,eejejeje....te metería en problemas.-Guardó el pitillo en el paquete denuevo.
Cómo alguien con tanta fortuna, hermosura fìsica y una familia perfecta era tan amargada? Nada le faltaba, tenía todo lo que alguien podía desear.

-Naoki...

-Ah?, dime-dijo en voz baja sin levantar la vista de los libros.Su cabello ensortijado bajaba graciosamente por sus delicados y finos hombros.

-Nada... deberías sonreír más seguido.Te ves más bonita si sonrieras más.

-No necesito verme más bonita.

-Joo, que presumida jajajaja....- se arrecostó sobre el respaldo de la silla.

-Me refiero que eso que tu dices es muy superficial.La belleza está en el interior.-la miró seria,apoyando su lápiz en la boca.

-Qué fácil decirlo cuando tienes belleza externa.Seguro que si fueras como yo, ya te lo pensarás dos veces.

-Si concentráras tu mente en la escuela en vez de en la vida de los demás, tu futuro sería mucho mejor.

-Futuro? Què futuro ni qué futuro... puedo morir mañana, así que debo hacer todas las maldades que pueda hoy,jajajaj.-La morena se apoyó en la mesa denuevo.

-Como quieras Kaede,ahora estudiemos que el tiempo corre.

-Qué aburrida,olvídate de la tarea por un momento.

-No puedo, estoy atrasada en mis estudios por ir a tu casa, necesito recuperar.

-Te prometo que trabajaré extra si hacemos algo loco.

-Como qué?

-Como largarnos de aquí.Vamos,sígueme.

-Debo buscar un abrigo,por si acaso.-dijo Naoki ya de pie.

-Nada de abrigos, vámonos así como estamos.-Kaede la tomó de la mano y la sacó de la casa.

- Y a donde piensas ir? –Naoki no estaba para nada convencida de aquella perdida de tiempo.Se resistía un poco, pero también necesitaba un poco de aire.El hecho de vivir compitiendo con sus hermanas perfectas la agotaba. Sus padres no le prestaban atención por más esfuerzos que hiciese,nada parecía suficiente. Sólo recibía cosas.Todo lo que pudiese comprar,pero nada más.

Llegaron a la plaza que estaba a unas 5 cuadras de la casa de Naoki.Era una hermosa área verde con árboles con hojas color naranja, caminitos de piedra gris y parches de hermosas flores de colores.Había una fuente con una glorieta,donde los Domingos una banda de mùsica tocaba.

Algunas parejas estaban en las bancas alimentando a las palomas y otros, simplemente paseaban a sus perros.

-La plaza... nunca vengo aquí, me parece estúpido venir a un lugar lleno de árboles a no hacer nada.-se cruzó de brazos mirando alrededor.

-Tendré que comprar caramelos para contrarestar tu carácter .... como decirlo mmmm...amargo?-sonrió la morena mientras se tiraba al pie de un árbol viejo.La corteza estaba un poco podrida y varias orugas peludas caminaban de arriba abajo en aquel tronco, pues aparentemente estaban en época de apareamiento.

-No te pongas ahí Kaede, que no ves que hay orugas venenosas?-Naoki puso cara de asco al instante y se alejó 2 pasos.

-Mira, si hay algo venenoso en éste país es la novia de mi hermano y ella no me ha podido matar... aunque está cerca de las rabias que cojo, pero bueh... estos animalitos tienen mejor cara que ella.

La morena puso su mano lo suficientemente cerca como para que alguna oruga caminase por su mano.

-No lo hagas!!! Te picará!!-se tapó los ojos para no ver aquella locura.

Una oruga comenzó a caminar por la mano de Kaede con sus púas venenosas erizadas,mas no le hizo daño.Kaede la observó como se desplazaba por su mano blanca,sorprendida de que no la atacara. Nunca había hecho algo semejante,sólo buscaba distraer a Naoki y se le fué la mano.Pero hasta ahora no hubo problema.

-Abre los ojos Naoki-susurró con una sonrisa en sus labios rosados.Los ojos miel de la morena brillaban más aún.Kaede tuvo una revelación.

Naoki miró sorprendida-No puedo creerlo, cómo es posible?- se acercó un poco para ver mejor.

-Sus patitas no tienen veneno,así que no me hace daño...sabes que descubrí?

-Qué cosa?

-Que hasta la criatura más fea o extraña tiene un lado encantador y especial.Y que si sabes como llegarle, te lo mostrará.-sonrió, con una mirada de paz que Naoki nunca había visto en ella.

Naoki tomó un palito-A ver!- hurgó a la oruga provocando que picase a la morena en la punta de la nariz.

-Aug!!! Ayayayayayyayayyy!!!!!!!! Me picó!!!-gritó poniendose de pie y sacudiendo la mano.El ardor era insoportable.

-Ahhhh!!!! Lo siento Kaede, es que .... es que me asustan los bichos , lo siento no quería tocarlo con mi mano qué hago qué hago!!!-comenzó a correr en círculos asustada.

-Pues buscame agua!!!ayayayayay... en la fuente, pide un vaso o lo que sea!!! -la morenita se tapó la cara mientras rodaba en el suelo de un lado a otro por el ardor.

-Un cachorrro de Labrador Dorado corrió hasta la morena que yacía en el suelo y comenzó a halar de los cordones de la zapatilla de Kaede jugueteando alegremente.

-Joy!!!ven aquí!!!- un muchacho de pelo chocolate oscuro apartó al cachorrito con suavidad.-Estás bien? Ohh... te mordió? Joy nunca muerde tan duro!!-el chico miró extrañado al perrito levantándolo por las axilas.El cachorrito le lamió la cara.Su pancita redonda lo hacía parecer de juguete.

-No... no te preocupes que no fue tu cachorro... fue la oruga de mi amiga... está entrenada...-comenzó a reir más por lo que había dicho que por querer parecer amable.

Kaede miró finalmente al muchacho. Era realmente guapísimo, tenía el cabello café muy corto, peinado con gel para pararlo graciosamente en puntas, los ojos gris oscuro,una naríz fina y la piel morena.

-Mi nombre es Iyasu, te ayudo?-le tendió amablemente la mano para que la morena se levantara. Su nariz estaba roja y le quemaba.

-Soy Rudolph, el reno de Santa Claus-dijo en broma la morena y le tendió la mano a modo de saludo, mientras que con la otra mano se secaba unas lagrimitas.

-Kaedeeeeeeeeee!!!-Naoki venía corriendo con un cono de cartón lleno de agua de la fuente.

-Ella es la dueña de la oruga...Naoki-sonrió mientras tomaba el cono y sumergía su nariz roja en el agua fresca.

-Hola...soy Iyasu-sonrió el joven tendiendole la mano derecha mientras que con la izquierda seguía sosteniendo al cachorrito.

-Naoki...-hizo una pequeña reverencia.Cuando los ojos de ambos se cruzaron el mundo se detuvo por un segundo.

***************************************************************

“Solía pensar que no existía el amor a primera vista...pero ése fue el día en que Naoki volvió a sonreir.El amor llegó a su vida, para quedarse.”
Imagen

Tu amor me inspira.... tu odio me hace invencible...
Avatar de Usuario
Tensai
Otaku-san
 
Mensajes: 125
Registrado: 29 Mar 2006, 19:17
Ubicación: Haciendo cosas "por diversión"

Notapor Tensai » 14 Oct 2006, 03:26

K.O


“Querido Otousan:

Es desesperante el comportamiento de tu hija.No hace caso a nada ni respeta a nadie.Está desbocada y sigue haciendole la vida imposible a Maki.
No es invento lo que te digo.Sé que ella es tu preferida, pero te quitaré la venda de los ojos.
Aquí te mando una fotocopia con una página de su diario.Ahí tienes la prueba en puño y letra de Kaede.
Haz algo pronto, ven por ella antes de que cometa una estupidez.

Te quiere

Hideaki”



************************************************************

La semana transcurrió rápido.Isamu vendría de visita.La morena no pudo evitar que el chico quisiera ver como se encontraban.Aunque no lo admitiese y se ocultase tras una máscara de madurez, Isamu seguía amando a Hideaki.No podía gobernar en su corazón.

Kaede ordenó la casa lo mejor que pudo y esperó.Hideaki estaba cocinando, pues Maki estaba con una gran alergia de origen desconocido. ( O casi )

Muchas cosas escribía Kaede en su diario, pero casi todas eran anecdotas y frases sueltas.Según lo que Hideaki había leído,odiaba a su novia sin razón aparente y por suerte para la morena, no lo había leido todo.Sólo ciertos incidentes que estaban resaltados con colores brillantes.La morena tenía una letra espantosa y a Hideaki se le hacía pesado “ traducir” que estaba escrito.

El timbre sonó y Kaede corrió hasta la puerta para recibir a su amigo.

-Isamuuu!!-lo abrazó efusivamente y él respondió de la misma manera.

-Pequeña..- le besó la frente dulcemente.Avanzó al interior de la casa con la chica colgando del cuello.

-Isamu?- Hideaki iluminó su rostro.Los últimos tiempos habían sido infernales soportando a su hermana, sin revelarle sus planes.

-Hola Hideaki, cómo has estado?-el rostro del pelirrojo se veía tranquilo, pero en su interior , su corazón latía con fuerza y su estómago se le anudó.Era imposible descartar aquellos sentimientos.Sabía que no debía amarlo, que Hideaki no merecía aquel amor que se le desbordaba del pecho.

Hideaki despertaba todo en él, pero... no lo quería...prefería a Maki.
El moreno sintió algo raro cuando le vió a los ojos.Su corazón le dio un vuelco.Lo quería muchísimo, pero ahora Maki era todo para él.Isamu pasó a ser un lindo y tormentoso recuerdo de secundaria.Un experimento.Nada más, o al menos eso quería creer.

Kaede los observó.Había química entre ellos, se notaba y ella debía hacer algo para reunirlos denuevo.Como fuera.Recordó aquel día en que Hideaki llegó llorando por causa de la bruja.Nunca olvidaría aquel rostro devastado por la angustia.Aquella mujercita no se merecía a su hermano.En cambio Isamu... era todo lo contrario, dulce, amable, sensible.Cómo Hideaki podía estar tan ciego?

-Yo seguiré cocinando, atiende a Isamu, deben tener mucho de que hablar.- la morenita sonrió complice.Pasó por detrás de su hermano y le hizo unas seña a Isamu para que se animara a hacer algo.Al instante el pelirrojo se sonrojó. -Por qué no ven tele o algo mientras?-dijo el moreno mientras continuaba preparando un caldo para su novia.-Debo llevarle su sopa a Maki.-finalizó sin mirar al chico.

Isamu se puso pálido y no pronunció palabra.Su corazón se hizo pequeño.Le dolía.No podía competir con ella.Cómo es que Kaede no se lo había contado?Le había dejado hacer el tonto.Miró a la morena sorpendido y acongojado.La morena se sintió fatal.Isamu sufría.

-Ven Isamu-lo tomó de la mano y lo arrastró hasta la sala.Prendió la tele para que Hideaki no escuchara.

-No me dijiste que estaba aquí pequeña... estoy haciendo el ridículo.-dijo apesadumbrado.Sentía que quería huir de allí.

-Shh.. no hables fuerte.Lo siento Isamu, hice lo que pude para sacarla de aquí, pero está agarrada como una lapa.De veras quería que vinieras y que ella no estuviese aquí.Pero yo sé que mi hermano siente cosas por ti.No puede engañarme, lo conozco.-lo miró con sus ojos color miel, intentando arrancarle una sonrisa.Fue inútil.

-Vamos Isamu... no vas a intentarlo?Esa mujercita no puede contigo.Tiene la gracia de una ameba.-sonrió cómplice enroscandose en el brazo del pelirrojo y jugueteando son las hebras coloradas de su pelo largo.

-Kaede.. no me ves lo suficientemente humillado?, quieres que me arrastre y ruegue?- clavó sus ojos color esmeralda en los de la chica para demostrarle que hablaba en serio-Ya no más Kaede–chan.. no más...Estoy harto de mendigar cariño.No lo haré más.Dejame con mi dignidad... es lo único que me queda.

Kaede tuvo de pronto una revelación... últimamente tenía demasiadas.

-Sabes Isamu? Tienes razón... toda la razón del mundo...-pensó un momento y una enorme sonrisa se le dibujó en el rostro...

-Si te pido algo lo harías por mi?- se abrazó de manera mimosa al cuello del chico mientras pasaba su pequeña nariz por la mandíbula de Isamu, como si fuese un gatito.

-Mmm... me asustas cuando pones esa cara y te comportas como un gato.-Unos mechones rojos cayeron sobre el rostro del chico.Sabía que la morenita se traia algo entre manos,pero estaba tan dolido que no quería intentar nada más.

-Vaaaaamos... prométemelo o me convertiré e tu sombra... si? Si? Siiii???

-OK,OK...no quiero un fantasma persiguiendome hasta en la ducha.-sonrió tristemente.

-Tu sólo sígueme la corriente en lo que diga y verás que Hideaki te perseguirá.

-Ya no quiero insistir en eso.

-Lo prometiste... así que...

-Mmm... está bien, pero sólo esta vez. Se recostó en el sofá mientras la morena iba a la cocina.

Hideaki tenía casi todo listo y se disponía a servir en un tazón la sopa para la chica que eperaba rascandose frenéticamente la cabeza.

-Sabes?, me gusta el pretendiente de Isamu... Ups!!- se tapó los labios simulando que e le había escapado sin querer.

Hideaki sintió una punzada en el pecho y miró a su hermana asombrado y algo molesto.

-Pretendiente? Desde cuando?-no pudo evitar que se le saliera la pregunta.Apoyó el tazón e la mesa.

-Yo no dije nada lalalalala!!!-se agachó para tomar una botella de zumo de naranja y unos vasos.

-Pues ya lo dijiste, así que habla-Se cruzó de brazos impaciente.No sabía ni por qué se sentía así.Estaba convencido que no lo quería lo suficiente para... ¿Celarse?

-No diré nada, me hizo prometer que....-Hideaki no la dejó continuar cuando ya la tenía agarrada por el cuello apretandola.

-Dímelo enana o te mataré aqui mismo!!-la apretó un poco más.

La morenita se estaba poniendo morada-Suuhhhh suelta o nooohhh ggggg..-habló con dificultad por la falta de aire.Esto se salía de control.

Hideaki la soltó y la chica respiró profundamente,tosiendo un poco.-Bruto energumeno.- se agarró la garganta acariciándola suavemente.-promete que no dirás nada.

-No prometo una mierda, habla!!-gruñó en voz baja.No podía controlarse.

-Isamu tiene un... pretendiente, es un estudiante de un año superior... de medicina...y le pidió ser su novio...Isamu lo está pensando...-respiró denuevo con una bocanada profunda.

-Bah... es su vida, bien por él-mintió.

-Para cuando la sopaaaaa estoy enfermaaa!!!!- el grito de Maki estremeció la casa.Isamu desde la sala sintió que se moría.Aquella mujer trataba así a quien él tanto amaba?Era una pesadilla.Ni siquiera era tan bonita.¿Qué le gustaba de ella?

Hideaki subió las escaleras y se encerró en el cuarto.

-No grites que Isamu está abajo.

-Y a mí que me importa ah? Estoy enferma y tu te preocupas por ese marica?

-No le digas así y baja la voz que te va a oir.-El moreno se apoyó en la mesita junto a la cama.Tomate tu sopa que tanto reclamabas.

-Estas de su parte? Eres marica denuevo?-Los ojos negros de Maki la hacían lucir como un autentico tiburón.Estaba furiosa y se rascaba sin cesar.

-Basta Maki, Isamu es mi amigo, no te metas con él.No te ha hecho nada.

-Crees que no sé para qué viene? Te quiere de regreso con él!!

-No, ahora estoy seguro de que no es así, además no lo juzgues porque no lo conoces.-Se pasó la mano por la frente en señal de exasperación.

-Ahh... lo defiendes... ves? Estas de parte de todos menos de mi!!- sus ojos se llenaron de lágrimas-Todos antes que yo!!!Tu tambien quieres que me vaya?

-No digas tonterías y tomate tu sopa que se enfría.- le acercó la bandeja con la sopa.

-Pues no la quiero!!- la chica pegó un manotazo que hizo volar la bandeja con todo para mandarla al suelo estruendosamente.

Isamu y Kaede escuchaban la gritería.Kaede sonrió.

-Será mejor que me vaya- dijo preocupado Isamu.

-Si lo prefieres... aunque quisiera que te quedaras.

Maki se levantó furiosa mientras Hideaki limpiaba pacientemente con un trapo aquel desastre.

-A donde crees que vas? Esas loca? –le preguntó sin mirarla siquiera.

La mujer bajó las escaleras hecha una tromba marina.
Isamu estaba en la puerta junto a Kaede.

-Tu!! -Dijo señalando a la morena-Conspiras contra mi, lo sé!-murmuró aunque no podía controlar su ira.

-Pasa algo Maki?-Kaede sonreía, era el tiburón quien perdía el control ahora.

Maki se rascó nerviosa y un mechón entero de su cabello cayó al suelo, dejando una parte de su cabeza calva.

-AAAAAAAAAHHHHHHHH!!!!!!!!!!!!!!-Maki gritó horroizada, llevando las manos a su pelo y sacando a montones la cabellera clara.
Isamu no pudo evitar sonreir, aquel cuadro era inolvidable.La mujer corrió gritando con penachos en las manos.
Kaede empujó un poquito a Isamu para que saliera.Le guiñò un ojo complice.

-Knock Out-dijo alegremente.
Imagen

Tu amor me inspira.... tu odio me hace invencible...
Avatar de Usuario
Tensai
Otaku-san
 
Mensajes: 125
Registrado: 29 Mar 2006, 19:17
Ubicación: Haciendo cosas "por diversión"

Notapor Tensai » 08 Ago 2008, 19:24

Cap 18

Volviendo al camino



A pesar de que el proyecto de arte había finalizado hacía un buen tiempo, Kaede seguía visitando regularmente a Michibata.Después de todo se habían hecho buenos amigos a través de sus mutuos intereses en las artes plásticas.Habian charlado tantas veces de sus cosas, que Katsuro ahora era una persona muy apreciada por la morenita.

Se refugiaban siempre en la habitación de Michibata, pues su padre siempre estaba ebrio y no perdía oportunidad para maltratándolo verbal o físicamente.En aquel lugar sagrado para ambos, incorruptible, la atmosfera era diferente; la camaradería, el olor a pinturas y los dibujos por todas partes. La amistad se afianzaba con cada visita.

-Oye Kat... te traje un regalo-la morena sonrió ampliamente.Existía la confianza suficiente para hacerle ese regalito que siempre quiso darle.

-Un regalo? Para mi?-Katsuro miró incrédulo a Kaede.Ella era demasiado bromista como para creerle 2 palabras seguidas.Se acercó a ella con una sonrisa para verificar si era cierto lo que ella decía.La morenita a su vez extendió la mano que tenía oculta tras su espalda.

-Toma.Espero que lo uses.-sonrió satisfecha.
Michibata miró aquel paquetito.Era demasiado pequeño, que podía ser aquello? Un pincel acaso?

-Es un pincel Watsukita?-abrió el papel de regalo para encontrarse con lo que menos se esperaba: Un cepillo de dientes de color azul eléctrico.

-Un cepillo de dientes?-la miró aún sin creerese demasiado si era de verdad un regalo o una broma de mal gusto.

-Si.Espero que como es mi regalo lo uses de una vez por todas.Vamos amigo, es para ayudarte a lucir menos amenazador.No me lo vas a despreciar verdad?-Kaede se abrazó al chico de manera juguetona.

-Maldita bruja enana.Está bien lo usaré por ti.Aunque sabes que no me gusta cepillarme.Si se me caen los dientes mejor.-dijo arrugando la frente para luego reemplazar aquella horrenda mueca por una igualmente horrenda sonrisa perruna.

-Bien, ahora si quieres puedes regalarme una bolsa de papel para ocultar mi feo rostro y quedamos a pares jajaja...-Kaede se soltó de su amigo y se sentó en un rincón, en el suelo con un cigarrillo en los labios.Lo encendió y se recostó en la pared.Mientras Katsuro garabateaba en unas hojas blancas, intentando que la creatividad le guiara las manos.Al sentir el aroma del tabaco, encendió uno también.

-Sabes brujita?Eres mi mejor amiga en todo el mundo.Seguro que no estás enamorada de mi?- bromeó.

-Que bueno... creo que tu eres mi mejor amigo también... porque Isamu es como mi hermano y eso no cuenta.-le sonrió sacando humo por las fosas nasales.

-Tienes razón....quién lo hubiera dicho verdad?

Al regresar a su casa Kaede se apresuró a ir a su habitación.Desde que la bruja de Maki se había regresado a su casa, las cosas parecían volver a su cause normal.Hideaki estaba todo mahumorado, pero no sabía si por la partida de Maki o porque le preocupaba el “pretendiente” de Isamu, al cual no veía desde aquella noche.

-No lo soporto...tendré que llamarlo... no, mejor no..-se decía a sí mismo tratando de restarle importancia, pero no lograba conseguirlo.Terminó de acomodar unas cosas en un aparador de la tienda donde trabajaba.Su mirada se tornó algo melancólica.

Estiró su delantal rojo de manera algo mecánica y caminó hacia la puerta del local.Ya era casi de noche y se moría por ir a su casa.La imagen de Isamu en los brazos de otro le carcomía el orgullo, o sería acaso amor?
El tiempo transcurrió infinitamente lento para Hideaki.

-Niño, deja de ver tanto el reloj o lo harás explotar-la dueña del local, una mujer mayor sonrió mientras pronunciaba aquellas palabras.Sabía que algo relacionado con el corazón inquietaba al muchacho.

-Lo siento.Estoy un poco ansioso, no es nada serio-sonrió rascándose nervioso la nuca.

-Vete ya pues, solo te faltan 10 minutos, yo cerraré.-refunfuñó en broma la señora, dándole la espalda y acomodándose en una banqueta al frente de la caja registradora.

Hideaki sonrió ampliamente y se fue sacando el delantal a velocidad asombrosa para irse volando, pero no en dirección a su casa sino a la de Isamu.

Mientras tanto el joven pelirrojo estudiaba y resaltaba con un marcador los apuntes de fisiología.Estaba muy concentrado,pero cada tanto su mente desvariaba también, recordando a Hideaki siendo tratado como un pelele.Como pudo llegar a aquel extremo,siendo el chico más orgulloso que hubiera conocido.

La imagen de Maki gritando desesperada con los mechones de cabello entre sus manos le hizo reir en voz alta.Se quitó las gafas por un momento y se levantó de su escritorio para refrescarse la cara con un poco de agua del grifo.
De pronto el timbre sonó.-Quien podrá ser?- se preguntó mientras caminaba pesadamente hacia la puerta.

Al abrir la puerta se encontró con los ojos de Hideaki, clavados en los suyos.Isamu sintió que el corazón le dio un vuelco.Jamás se hubiera imaginado que Hideaki lo visitara en su casa.

-Ho... hola Hideaki... qué haces aqui? Ocurrió algo?-le preguntó preocupado de que otra desgracia hubiese caído en la familia Watsuki.

-Hola...tenemos que hablar-le dijo metiendose al apartamento.


************************************************************

Tiempo actual:

Daichi se restregó los ojos cansados de tanto leer la información de su computador.Musenkyoku le estaba dando grandes problemas, muchos más de los que se esperaba.Su novia Haruko estaba poniéndose celosa de las horas que el chico dedicaba a la chica en coma, sin contar que gastaba sus limitados recursos en averiguaciones,pasajes etc.

Nadie la conocía ni recordaba haberla visto.En realidad la gente parecía no prestarle demasiada atención.Pero Musenkyoku no tenía un rostro común para ser una japonesita.Se notaba que estaba enrazada.Sus demacrados rasgos evidenciaban que alguno de sus padres no era asiático.

-Maldición, estoy como bloqueado.- dijo en voz alta, aunque estaba solo en su escritorio.
Daichi no lo sabía pero estaba casi a un paso de hallar las respuestas que estaba buscando.
Imagen

Tu amor me inspira.... tu odio me hace invencible...
Avatar de Usuario
Tensai
Otaku-san
 
Mensajes: 125
Registrado: 29 Mar 2006, 19:17
Ubicación: Haciendo cosas "por diversión"

Notapor Tensai » 08 Ago 2008, 19:25

Cap 19

Dime que no me amas



Isamu siguió con la vista a Hideaki, observó afuera por si había algo extraño y finalmente cerró la puerta.Caminó arrastrando los pies hasta la sala, el joven Watsuki estaba sentado en el sillón con un almohadón entre sus brazos.Estaba muy ansioso y tambien molesto.Debía autocontrolarse, no podia permitirse el lujo de mostrar sus sentimientos ante Isamu...Tal vez se aprovechase de eso.

-Cuentame Hideaki, que te trae por aquí?-el pelirrojo estaba muy nervioso y no podía disimular.Se sentó frente a su amigo mordiendose la uña de su dedo gordo.El flequillo le tapó parcialmente un ojo, cosa que a veces hacía inconscientemente para que su mirada no reflejara su alma.

-Has dejado de amarme?- le preguntó a secas, sin preámbulo alguno.Los ojos del chico brillaban de manera especial.A veces asustaban, a veces excitaban.Arrugó un poco el ceño.
-Por qué no me contestas? Tan pequeño era ese sentimiento para ti?

-Hideaki- balbuceó con los ojos muy abiertos.Nunca hubiese esperado que le preguntase eso y mucho menos así de pronto.-Tu no tienes derecho a preguntarme eso.No tienes derecho a incomodarme en mi propia casa.-Isamu no podia creerse que dijera eso, pero las palabras salían sin control de sus labios.Kaede tenía razón, Hideaki estaba celoso.... de un fantasma.

-Qué???!!!- el moreno entrecerró los ojos sin creerse lo que el chico le decía.Isamu solía ser muy tierno y hasta falto de carácter podria decirse... pero ahora, era como si algo en su interior fuese diferente.Se veía más maduro.

-Como lo oyes, por favor vete de mi casa, si has venido a decirme eso, pues no tenemos más de que hablar.-El pelirrojo se puso de pie clavando la mirada esmeralda en los ojos del joven Watsuki.

Hideaki no sabía que más hacer así que se puso de pie- me iré si me dices en mi cara que ya no me amas.Dímelo-le dijo desafiante.No iba a doblegarse ante él ni ante nadie.

Isamu guardó silencio.Temblaba, ya no podía sostenerse más tiempo en aquella encrucijada.Deseaba decirle que lo amaba, que nada había cambiado en su corazón.Que sólo vivía por él y la esperanza de que lo amase le daba fuerzas para continuar.

-Dímelo y me iré... no te molestaré más- el moreno se aproximó peligrosamente al pelirrojo quedando a unos centímetros de su rostro.Podía sentir el aliento de Isamu en sus labios.

Isamu estaba como hechizado bajo aquella mirada varonil y decidida del moreno.Tragó saliva nervioso mirando los labios de Hideaki.Sentía su cuerpo caliente, su boca trémula, ansiosa de ser besada.
-Dime que no me amas....-Hideaki repasó sus labios con su lengua, humedeciendola y abriendola un poco para acercarse a los labios de Isamu, quien estaba inmóvil como un animalito asustado.

-Díme que me deseas entonces, dímelo-se pegó al cuerpo de Isamu rozando el sexo del chico con su pierna y tomandolo por las mejillas sin dejar de mirarlo.-Si te beso...me lo dirás?- los ojos del moreno se posaron en la boca entre abierta del pelirrojo que permanecía quieto.

-Tomaré eso como un sí- sonrió lascivamente para abrir paso con su lengua húmeda y caliente en el interior de la boca de Isamu, que no pudo evitar cerrar los ojos y recibirlo gustoso, jugueteando con su lengua, entrelazándose en una lucha ardiente.
Hideaki respiraba excitado en la boca del chico, sacando el aire por las fosas nasales.Tomó la nuca del chico despeinandolo y profundizando aquel beso tan suave y caliente.Su entrepierna comenzó a reaccionar, rozando los abdominales de Isamu, cuya hombría se había despertado ante aquellos roces tan deseados.

Sin romper aquel beso, Hideaki buscó la mano de Isamu que estaba aún a los costados de su cuerpo, como en un trance maravilloso.Guió la mano del chico a su sexo, acariciandolo sobre la ropa.-Ahhh-suspiró el moreno al sentir el contacto de la fina mano del pelirrojo.Con su otra mano desabrochó el pantalón para facilitarle a Isamu la tarea de acariciarlo más intimamente.

Isamu comenzó a reaccionar un poco más conciente de todo aquello.No podía creerselo,estaban besandose, tocandose como tanto habia anhelado.La mano de Isamu entró en los pantalones de Hideaki, acariciando su entrepierna endurecida con suavidad.Sentía que quería explotar, quería ser suyo denuevo,quería que lo matara de placer.

Entre tanto Hideaki comenzó a desvestir a Isamu, que era más facil, pues sólo llevaba un Yukata.Lo desató y lo dejó caer a sus pies.Sus manos recorrieron con suavidad el contorno del cuerpo del pelirrojo, de arriba hacia abajo.Era tan suave... casi no lo recordaba, pero lo volvía loco. Hideaki arrastró suavemente a Isamu al sillon sin dejar de besarlo y al tanteo revoleó los almohadones para hacer espacio para ambos.

Le quitó los lentes y rompio suavemente el beso.Sentía la boca dulce.Adoraba el sabor de Isamu, no era como Maki,pero no lo admitiría jamás, ni siquiera en un momento como aquel.El pelirrojo se acostó sobre el sofá,mientras Hideaki se sacaba la ropa a toda velocidad para acostarse sobre él, rozandolo con su miembro que parecía querer estallar.

-Te ves ... te ves hermoso, tu rostro es... hermoso- sonrió para besarlo en el cuello, lamiendolo con desesperación.Isamu se entregó a aquellas caricias húmedas, mordiendose los dedos para no jadear, pero la respiración entrecortada lo delataba.

Hideaki bajó suavemente recorriendo el abdomen del chico hasta llegar al pubis,repasando con su lengua las ingles y los muslos del chico, mirandolo a los ojos.
Los ojos verdes de Isamu estaban suplicantes.El moreno acercó su boca a la entrepierna del chico y la besó suavemente, logrando que Isamu gimiera de manera lastimera, apretando el sofá con las manos.Hideaki se metió el miembro del pelirrojo en la boca saboreandolo, empapandolo entre su saliva y los propios fluidos de Isamu.

-Ahhhh... Ahhhh... Hideaki AHHH...!!-Isamu estaba en las nubes, era demasiado placer, no lo soportaba.Hideaki sonrió y levantó las caderas del chico para colocar las piernas de éste en sus hombros.Comenzó a lamer los testículos suavemente y el espacio entre éstos y su entrada. Isamu se revolcaba del gusto tenía la mente en blanco, no podía pensar en nada.

En una maniobra el moreno puso su sexo sobre la entrada del pelirrojo acariciandola con el glande suavemente.Un nuevo gemido, esta vez mucho más audible le dio la señal de que era el momento.

-Me deseas? Dímelo-sonrió, con la frente sudorosa y la respiración cortada.

-Si!!! Si!!! Te deseo AHHH!!-Isamu estaba en las puertas del orgasmo.Hideaki lo penetró suavemente, hasta llegar al interior del chico.Podía sentir como todo su ser estaba rodeado por Isamu, en una especie de abrazo carnal.Sujetó las caderas de Isamu para moverse con más comodidad,entrando y saliendo de su cuerpo rítmicamente, resoplando de placer.

Isamu tomó su miembro enrojecido e inflamado y comenzó a acariciarse con delicadeza y luego más rápido.Había olvidado aquellas sensaciones, Hideaki sabía como transportarlo a un universo maravilloso.Sintió su cuerpo convulcionarse, ya estaba llegando al éxtasis.

Hideaki al sentir las contracciones en el cuerpo de su amante, aceleró el ritmo de las embestidas hasta lograr que la friccion de sus cuerpos le hiciera explotar en un poderoso orgasmo, Isamu por su parte, se derramó con fuerza manchando el pecho de Hideaki.El moreno se quedó por unos monetos en una especie de transe increíble aún pegado al cuerpo de Isamu.Sentía como su sexo latía como si fuese un segundo corazón.Su frente estaba mojada por el sudor.Las gotas resbalban por su flequillo negro.

-Me amas aún?- preguntó finalmente.

-Sí- contestó el chico, aún disfrutando de la sensación que le recorría el cuerpo.

-Entonces ya no lo veas,quedate conmigo-dijo refiriendose al supuesto "pretendiente" y lo miró a los ojos muy serio.

Isamu guardó silencio, no era momento de hablar de eso.Sólo de perderse en la mirada de Hideaki y sentir que lo amaba, que lo amaría para siempre.
.
Imagen

Tu amor me inspira.... tu odio me hace invencible...
Avatar de Usuario
Tensai
Otaku-san
 
Mensajes: 125
Registrado: 29 Mar 2006, 19:17
Ubicación: Haciendo cosas "por diversión"

Notapor Tensai » 08 Ago 2008, 19:33


Cap:20

Campamento en las islas Matsushima



-Llevo mis cartas de Tarot, por supuesto- dijo con tono algo extrañado Sayuri.-Eso es algo que yo llamo "indispensable" para un campamento escolar.-sonrió mirando a los ojos a Naoki.

-Vaya... tus prioridades son algo extrañas.Yo llevaré un pequeño botiquín por si acaso... Ah, y gel antibacterial por supuesto.Tal vez nos sentemos en la tierra.-hizo una carita de asco de sólo imaginarse semejante cosa.

Kaede no dijo nada.En realidad no tenía nada especial para llevar.Nada le sobraba.Por suerte el Estado costeaba la mayoría de las actividades tanto en el año lectivo, como en las actividades de vacaciones como era ésta salida.

-Lleva cigarrillos Naoki, yo no puedo comprar.-murmuró con voz gutural, como de ultratumba.En otras épocas hubiese gozado muchísimo una salida al aire libre.Sobretodo a aquellas islas que tanto le gustaban.Pero ahora,le había perdido el gusto a todo.

-Despreocupate mujer, de eso no faltara.Y tal vez hasta lleve una sorpresa.-hizo una mueca parecida a una sonrisa.Kaede la miró a los ojos e hizo una sonrisa apretada.Naoki la imitó.De veras le costaba sonreir.La morena le intentaba enseñar, como si en su naturaleza no existiese la información genética para "sonreir".

-Tienes tus cartas aqui Sayuri?- preguntó la morena.Era tiempo de indagar un poco sobre Naoki.Hacía tiempo que el clima no era el adecuado para las sesiones esotéricas,pero valía la pena intentarlo ahora.

-Claro que las tengo, pero tenemos sólo unos minutos antes de que la hora de almuerzo acabe.-Sayuri metió la mano en su bolsa y sacó las cartas que estaban dentro de una cajita de madera de pino y a su vez,envueltas en un pañuelo de seda.

Naoki no dijo nada, solo miró con algo de desconfianza a Sayuri.No creia demasiado en aquellas cosas, sinembargo ésta vez,algo la motivó a no protestar.Quería saber.

-Corta Naoki.Con esa mano no... con la otra, eso.-Sayuri se concentraba al máximo cuando de Tarot se trataba.Se tomaba muy enserio aquella o cualquier sesión.

-Mmmm... dejame ver...Ohh... mira tu a la niña esta! quién lo diría con esa carita de yo no fuí!!-Sayuri sonrió y se cubrió con la mano los labios, clavando la mirada en la carta y en los ojos celestes de Naoki alternadamente.

-Maldición Sayuri, díme lo que ves!!-La chica del cabello celeste se notaba inquieta.Por primera vez en muchísimo tiempo parecía una adolescente normal, con sentimientos y ansiedad en cada poro de su piel.Kaede miraba la escena con una amplia sonrisa, conocía un poco el significado de las cartas de tantas veces que había visto a Sayuri hacerlo.

-Bueno mi ángel pálido...No te impacientes.Tu pasado, tu presente y tu futuro están frente a tí ahora.Esta carta es la rueda de la fortuna.Significa éxitos, fortuna, suerte.Es ovbio que tuviste una buena niñez, sin privaciones.
Mmmm... tu presente...el Ermitaño...-Sayuri se rascó la barbilla e hizo una pausa por un momento.

Naoki la observaba con detenimiento.En completo y respetuoso silencio.

-Tu presente...el Ermitaño está invertido.Eres una persona demasiado precavida, tienes miedo de algo y eso puede llevarte a tomar desiciones demasiado apresuradas e insensatas.

-Yooo???? No lo creo mujer.-Naoki hizo una mueca parecida a una sonrisa incredula.

-Tu futuuuuuuuro... a ver a ver...El diablo JAJAJA!!!- Sayuri no aguantó la risa, lo cual acrecentó la curiosidad de las chicas.
- Dí algo Sayuri... Por qué tanta picardía?- sonrió Kaede.

-Esa carta significa que habrá un cambio que será algo catastrófico, pero que a la larga será beneficioso.Hay un chico de cabellos oscuros, ocupará tu corazón y perderás la cordura por él!!! pícara jajaj!!!Mmmm...aquí veo que...No puedo creerlo.Dificultades familiares y un viaje.

-Un viaje?No planeo viajar.Sayuri, tus predicciones son de lo más extravagantes.Charlatana jaja!!- rió con ganas Naoki.

-Tal vez sea por el Obon, ya falta muy poco para la celebración y lo más seguro es que tu familia viaje a Osaka- dijo Kaede calmadamente.Ultimamente le buscaba la lógica a todo.Ya no creía en nada especial.Podría llamarse falta de fe, pero de veras no creía que el destino existiera y mucho menos, que se pudiese "leer".

-Me sorprendes Watsuki,por un momento me dejé llevar...En cuanto al chico...mmm lo esperaré, pero si es un pelado mejor ni me molesto.-rió mientras instintivamente enroscaba su cabello celeste en sus delicados dedos.

La campana sonó anunciando que el recreo había terminado.Lentamente los estudiantes se fueron aglomerando en las entradas de sus respectivos salones.Por alguna razón en la última semana Katsuo ya no almorzaba con ellas y Sayuri parecía no extrañarlo demasiado.La morena sin darse cuenta lo buscaba con la mirada en el patio.El chico solía almorzar muy cerca, con sus propios amigos, pero siempre con sus hermosos y soñadores ojos verde limón posados en el pelo rubio de su compañera Sayuri.

Cómo era posible que él estuviera enamorado de ella, aún cuando la rubia hacía rato que no se esforzaba por complacerlo?Kaede sintió una cosquilla en el pecho, como una angustia que no podía explicar.De lo que sí estaba segura es que no era amor lo que sentía por aquel chico.Ya no.

-Oye Sayu... por qué Katsuo no almuerza contigo?- Kaede sonaba tan casual, que si alguien fuera de su circulo la hubiese oído no sospecharía que la morenita hubiese estado enamorada de aquel muchacho.

-Ohh-(suspiró)-Bueno...temo que si te lo digo te enojarás conmigo-le dijo la rubia mientras se acomodaba en su asiento del salón.Kaede se acomodó a su lado, como en los viejos tiempos y Naoki en el otro extremo.
-No lo creo Sayu.. Eso ya pasó ( mintió a medias)-Tienen dificultades?

-Bueno... básicaemnte...creo que nos hemos aburrido el uno del otro.Sólo le pedí que no sea tan empalagoso, me asfixia a veces.-Sayuri explicó ésto con mucha cautela.No quería herir más a Kaede.Su amiga siempre tuvo razón: Vivir en una mentira la mantenía estresada e incómoda.Katsuo era el principe con el que todas sueñan.Era transparente y autentico...ella en cambio, mentía todo el tiempo para parecer perfecta y al final, aquel sueño se convirtió en una pesadilla.No podía continuar así.

-Mmm-Murmuró.Kaede no necesitaba más explicaciones.Sabía perfectamente que Sayu era incapáz de fingir por siempre y que una relación basada en mentiras nunca llega lejos.Aún así en el fondo de su corazón sintió pena por él.Parecía estar aún enamorado.

-En el campamento terminaré con él.-murmuró Sayuri.Las chicas no dijeron nada más y miraron al frente pues el profesor de biología acababa de ingresar al aula.

************************************************************

Mientras tanto en otra parte de la ciudad, Maki hablaba con alguien por teléfono.

-Sabes que te pagaré por tus servicios, y muy bien.

-Más te vale.Te advierto que si quieres que haga lo que dices, necesitaré bastante dinero.

-Me ofendes.Tendrás lo que necesites, pero actúa rápido, no hay tiempo que perder.

-Está bien,deja de preocuparte.-dijo la voz en el teléfono y cortó la comunicación.

- Mi venganza empieza ahora...maldita bruja...Ya verás la que te espera.- La rubia aún conservaba un pañuelo sobre su cabeza, pues el cabello apenas le tapaba el cráneo.

************************************************************

Camino a casa la morenita seguía pensativa.Katsuo no merecía aquel trato, pero ella no podía hacer nada aunque realmente desease protegerlo.Mañana saldrían de excursión los de tercer año y los de cuarto.Estaba segura que lo que ocurriese en aquel lugar no sería olvidado rápidamente, pues eran contadas las actividades donde compartían sempai y kouhai.

Cuando llegó a casa la morenita sin querer escuchó unas voces.Aparentemente era una discución entre Hideaki y alguien más... pero quién? aún no identificaba de quien se trataba.Ella se asomó sigilosamente por la ventana.Allí estaban Hideaki e Isamu, pero por qué discutían?

- Para eso me buscaste? Para eso me acosaste? Yo estaba tranquilo... Por qué..?

-Por que lo deseaba, igual que tu.Pero el deseo es sólo eso.No creo que podría enfrentar a mi padre y decirle que me da lo mismo acostarme contigo que con Maki.

-Eres como un animal.Si te daba lo mismo, por que no te acostaste con ella y me dejabas tranquilo!!

-Quería hacerte el amor por última vez.

- Disculpame, pero "aquello" no fué "hacer el amor".Eso fué sólo sexo.Se notaba que no había amor... Al menos de tu parte.

-Isamu...Isamu...De veras te quiero,y sé que lo disfrutaste tanto como yo, pero...seamos realistas.A donde queremos llegar con esta relación?Crees que no me importa lo que la gente... nuestros conocidos murmuren que ... que tengo un novio??

- Eso no te importó cuando te acostabas conmigo.Que inmaduro eres!!

Kaede cerró los ojos.Una cosa era tener presente que su hermano era gay.Otra cosa muy diferente era saber con pelos y señales sus hazañas sexuales.Se sentía incomoda, era mejor no escuchar más.Se quedó afuera unos minutos más y momentos después Isamu salió serio hacia su casa.

Hideaki estaba pensativo adentro.Era un cobarde y por eso no sería felíz por mucho tiempo.Aunque no quiciese admitirlo, o lo hiciese con mucha frialdad, amaba a Isamu, pero a veces el amor no basta.

************************************************************

Viernes:Islas Matsushima.

El grupo de Kaede se dirigió ordenadamente por el sendero ascendente.Las islas Matsushima ( literalmente Isla de los pinos )son consideradas por el pueblo japones, como uno de los paisajes mas bellos de japon.
Los chicos acamparon en Ogidani.

Por supuesto Kaede, Naoki y Sayuri compartieron la carpa.
Los chicos del grupo de Katsuo acamparon mucho más lejos asique practicamente no tenían contacto visual.

El aroma de los verdes pinares, el suave sonido del viento entre las agujas verdes, transmitían una paz y energías positivas que sorprendió mucho a Naoki.Ella no gustaba de nada que fuera al aire libre.Se sentía insegura en un terreno donde no fuese "la mejor".
Desde donde acampaban se podían observar los hermosos puentes rojos, que comunicaban las islas entre sí.

Naoki se dedicaba a tomar nota de todo, pues luego de la excursión les tocaba hacer un reporte detallado sobre las famosas islas.
Kaede mientras tanto se dedicó a hacer todo menos tomar nota o prestar atención a nada.Con la mirada vacía comenzó a buscar sin darse cuenta a Katsuo Hibari.No tardo mucho en encontrarlo en un área cercana, detrás de unos matorrales.

Ella no tuvo mas remedio que mirarlo desde lejos, como lo hubiera hecho tiempo atrás, solo que esta vez sus ojos ambar no reflejaban amor incondicional.Muy por el contrario, reflejaban tristeza, soledad, desilución.

Katsuo lucía triste también.Kaede sentía ganas de preguntarle como estaba, de consolarlo.Pero era mejor permanecer al margen.Así se ahorraría sufrir inútilmente.Dió un hondo suspiro y se giró regresando sobre sus pasos.Un pensamiento rondaba su mente.(-"Hibari kun eres un tonto...un maldito ciego").

Despues de las actividades académicas de rigor, las chicas regresaron a sus carpas.De entre sus cosas, Naoki sacó una botella de un licor de naranja y granadina.Las otras chicas se sirvieron en pequeños vasitos de cartón.Era muy sabroso, aunque el alcohol les hacía cosquillas en la naríz y garganta.

-Vamos a embriagarnos esta noche.Necesito valor- sonrió Sayuri mientras saboreaba el dulce licor rosado.

-Saca tus cartas Yamada.Me gustaría ver que auguras para Watsuki.- dijo Naoki con picardía.
Sayuri obedeció de buen grado, estaba inspirada.
Comenzó a hacer la tirada para el día, aunque ya fuera casi el ocaso.Sayuri no tocaría las cartas que representaban la mañana y el mediodía.

Vaaaya Kaede...Te ha salido La Emperatríz... invertida...Eso significa que por no actuar en algo gracias a tu indesición...tendrás una derrota.-Sayuri miró a la morena quien ensombresió la mirada.Era obvio que nunca le pasaba nada bueno.

- La verdad Sayuri, es que no sé por qué acepto una y otra vez que me tires las cartas... siempre sé la respuesta.-La morena se recostó sobre su espalda y cerró los ojos.Ni siquiera en sus juegos salía bien librada.

-Bah... voy a dar una vuelta por la isla ahora que estamos libres.Quieren venir?

-No Kaede, tengo flojera.Mejor me quedo bebiendo con Naoki.

-Está bien.Hasta luego.-Kaede salió de la carpa y se lanzó a caminar sin rumbo.El cielo estaba de color amarillento, casi naranja.Algunos estudiantes se desplazaban por el mismo rumbo de ella aprovechando sus ratos de merecido esparcimiento.

-Derrota...qué novedad.Mi vida es una mierda.- Kaede se apoyó en uno de los barandales rojos acariciandose las sienes cansadamente.

-Kaede?Eres tu?- La voz del joven sobresaltó un poco a Kaede, quién era el que le hablaba?Al voltear pudo comprobar con extrañeza que se trataba de Iyasu, cuyo apellido nunca preguntó, pero que nunca olvidaría debido a aquel gracioso incidente de las orugas.

-Iyasu!! Hola, pero..qué haces tu aqui??- dijo sonriente la chica de los ojos color miel.

-Tomo fotografías para el périódico de la escuela.Hago un reportaje sobre las actividades extracurriculares.

-Vaaaaaya, que pequeño es el mundo y dime.... a qué escuela vas tu?

- A Yoshinari high school.Me gradúo a fin de año.Y tu? a qué escuela vas?-preguntó con alegría.

-A Kansai.Hace un tiempo hubo un partido de volley entre mi escuela y la tuya.

-Oh sí, yo tomé fotos de aquella actividad.Es que estudiaré periodismo.-dijo sonriente y a su vez algo avergonzado por ser tan hablantín.

-Naoki también vino sabes?-dijo ella con picardía.El chico dibujó una sonrisa del tamaño de una casa.

-No es posible...la joven Naoki está aqui???-El chico no podía disimular su contento.Era tan agradable como la morena recordaba.

-Ven, te llevaré a nuestra carpa.Seguramente ella se pondrá muy felíz de verte denuevo.

-Lo crees?

-Claro!

Los dos caminaron de nuevo hacia el campamento de las chicas.Mientras se acercaban al sitio Kaede observó al chico de los ojos grises.Era muy, pero muy guapo.Estaba segura de que Naoki caería a sus pies.Sabía que le habia gustado, pero Naoki jamás reveló que sintiera atracción por aquel precioso extraño.

-Naoki... Naoki!!!Sal de allí, te tengo una sorpresa...-canturreó complice la morena.

Iyasu estaba nervioso.Sus manos inquietas acariciaban su cámara y sus ojos grises se fijaron en la entrada de aquella carpa azul.

-Vamos Mitsuishi!!, sal de esa carpa!!

Naoki se asomó en cuatro patas.Su mirada estaba brillante por el alcohol que habia ingerido.Para su sorpresa, el joven que conoció aquel día en la plaza estaba frente a ella.Naoki abrió los ojos enormes y su cara se tiñó irremediablemente de rosado.

-Iyasu???Pepeepeeeero qué haces aqui??- balbuceó totalmente nerviosa, mientras se ponía de pié y sacudía sus ropas.

-Estoy...estoy tomando... fotos...puedo tomarte una?-Iyasu no podía dejar de mirar los hermosos ojos celestes de la joven, como si estuviese atrapado entre tanta belleza y no pudiera ni quisiera escapar.

Naoki no respondió.Estaba encandilada con aquella sonrisa tan masculina y a su vez tan pero tan tierna.Kaede observaba a ambos como se miraban fijamente casi sin hablar.Sonrió un poco.Se veían de lo más ridículos idiotizados el uno con el otro.-Y después Naoki dice que no le gusta, haha..-Pensó la morena mientras se agachaba para ver a Sayuri.Para su sorpresa no la halló.

La botella estaba vacía.Cómo era posible que se la hubieran tomado tan aprisa?Miró su reloj,eran las 7 y 30.No se había percatado de que había estado ausente por más de 2 horas.( cómo pasa el tiempo cuando estás sin hacer nada )-pensó.
Salió de allí para no interrumpir a los tortolitos, aunque la verdad parecieran ignorar totalmente la presencia de ella.

La cena comunal ya estaba servida,Sayuri estaba sentada comiendo y conversando con unos chicos de otro curso.Cuando la morenita se iba a acercar a ella una mano tocó su hombro.

-Watsuki?-Una voz masculina hizo que Kaede se volteara.Frente a ella había un chico alto de cabellos azulados y ojos cafés.Vestía unos shorts rojos con una sudadera blanca.La morena recorrió disimuladamente el cuerpo del muchacho.Qué cuerpazo!!Ella entrecerró un poco los ojos como queriendo recordar.Lo había visto antes, pero no recordaba donde.

- Soy Watsuki y tu eres?- sonrió un poco por cortesía.

-Hirose Enyo.Soy compañero de equipo de Katsuo Hibari, el novio de tu amiga Sayuri Yamada.

-Entonces?Necesitas algo?-La joven se quedó mirando al muchacho sin comprender mucho la situación.

-Es Katsuo.

-Le pasó algo malo?

-Bueno, lo que sucede es que la joven Yamada terminó con él y se fué de nuestra carpa hace como 3 horas.No ha regresado para cenar y estoy un poco preocupado.Lo ví muy afectado y como tu eres su única amiga, creí conveniente preguntarte si lo habias visto.

-Bah, ya se le pasará, no te preocupes.Conozco a Katsuo y no cometerá ninguna locura.Ve y cena tranquilo.Te prometo que volverá antes del amanecer, ya es un chico mayor, no crees?

-No es eso joven Watsuki, es que antes de dormir nos pasan revista y si falta alguno de nosotros nos pondrán un castigo por indisciplinados.Puede ayudarnos?Sabe donde puede estar?

-No se preocupe sempai, iré a buscarlo.Prometo que lo devolveré antes de que pasen revista.

-Ooh gracias joven Watsuki, muchas gracias!!-El chico hizo una reverencia y se fue a cenar un poco más tranquilo en su corazón.Lo cierto era que los integrantes del equipo de Volley estaban sobre vigilados y debían portarse mejor que todos los demás, por ser un ejemplo para los demás alumnos.No estaban autorizados a moverse del área de acampe, ni dormirse tarde.La morenita tendría que escabullirse para averiguar dónde se había metido su sempai.

_____________________________________________________________

N/A: Bueno, para los que necesiten saberlo,Japon es un pais donde la gente es muy respetuosa y disciplinada en todos los niveles.Esto se refleja en el mismo lenguaje y en ciertso rangos sociales.En la escuela por ejemplo los "sempai", son los estudiantes de años superiores.Los Kouhai son los de años inferiores y les deben mucho respeto a sus "sempai" a quienes toman de ejemplo a seguir
Imagen

Tu amor me inspira.... tu odio me hace invencible...
Avatar de Usuario
Tensai
Otaku-san
 
Mensajes: 125
Registrado: 29 Mar 2006, 19:17
Ubicación: Haciendo cosas "por diversión"

Notapor Tensai » 08 Ago 2008, 19:36

Cap 21

Corazones Solitarios


Kaede corrió desaforadamente por los alrededores del campamento.No había pista alguna de Katsuo.Parecía que se lo había tragado la tierra.

-Maldición Hibari Kun!!! dónde demonios te metiste?- la morena respiraba agitada por la boca, una inexplicable angustia se apoderó de su pecho.Y si algo le había suicedido?Katsuo era un chico muy sensible y amaba a Sayuri.Tal vez aquel rechazo lo habia afectado más allá de la razón.

Kaede dió vuelta a la isla.Katsuo no estaba allí.No era posible que se hubiera pasado a la otra isla a través del puente rojo.Eso era imposible.No importaba cuan herido pudiera estar, el chico era lo más disciplinado que habia conocido, después de Naoki claro..Pero quizás aunque fuese un lugar vedado lo había transgredido.Después de todo ultimamente los rectos se torcían y el mundo andaba de cabeza.

-Cruzaré... eso... cruzaré- se dijo a sí misma para darse ánimos.Caminó dos pasos, luego otros dos y así hasta llegar a caminar con normalidad por el puente.Al llegar al otro lado suspiró y no miró atrás.No quería arrepentirse de nada.

-Dios mío, estoy loca...-susurró para sí misma mientras trepaba por unas interminables escaleras para llegar a un viejo templo en la parte más alta de la isla.Estaba cansada, tal vez Katsuo ya había regresado a su carpa y ella estaba corriendo como una alienada tras una sombra.

Respiró profundo y se acostó en el suelo frente al templo.Miró al cielo.-Ahh(suspiró)Hibari kun, qué ciego fuiste...que ciego y torpe...

-Tienes razón Kaede, soy un idiota.-Katsuo se asomó de atrás de una columna.

-Sempai!!! Tus compañeros de carpa te están esperando!! Deberías tenerles consideración!-La morenita estaba que explotaba de la rabia, pero a su vez estaba felíz de que no hubiera sufrido daño alguno, al menos no daños visibles.

-Lo siento Kaede, estoy... estoy ebrio.-dijo sonriendo.La morena miró al suelo , donde Katsuo estaba sentado.Una botella de sake descansaba entre las piernas del chico.

-No es posible Katsuo!! cómo se te ocurrió hacer semejante estupidéz??-Ella se acercó y retiró la botella, aunque ya era demasiado tarde.Estaba completamente vacía y Katsuo estaba en un estado deplorable, ahora que lo veía de cerca.

-Katsuo, qué te ocurrió?-preguntó ella a pesar de saber perfectamente la respuesta.

-E... ella , me dejó.Ella...me dejó, no me quiere.-La voz del chico estaba llena de tristeza.Kaede había soñado tantas veces con aquel momento.Con aquellas palabras saliendo de la boca de su amado sempai.Cuantas veces soñó contestándole un " te lo advertí. ¿Recién ahora te das cuenta?".

Soñó interminables noches con el momento de disfrutar lentamente la desgracia de esos dos, sinembargo ahora... ahora que estaba sucediendo no le veía ninguna gracia.No le provocaba reirse del dolor de Katsuo.Al contrario, le provocaba un extraña sensación de angustia.

-Hibari kun...Cómo es posible que por ella hagas esto? No puedo entenderlo!- ella puso las manos sobre las caderas algo nerviosa.

-Kaede...mi kaede...-susurró con resiganción.-Yo la amo.-dijo mirando a la morena directamente a los ojos.Kaede sintió un escalofrio por toda la columna vertebral.

-No es posible... no puedes amarla así.-Kaede se rascaba la cabeza como tratando de comprender semejante aberración.

-Yo la amo..ella es hermosa,sensible...le gusta tanto leer...

-(Jooo si, claro...sólo lee el hioróscopo)-pensó la morena y sonrió un poco.

-Y..ella... ella fué mi primer amor Kaede...la única mujer que me ha hecho soñar-El joven comenzó a reir sin razón alguna, tal vez con un toque de ironía.

Kaede abrió aún más sus ojos al escuchar esto último.-Qué me intentas decir con eso Hibari kun?Nunca habías tenido una novia?

-Nunca Kaede... nunca...y ella, besaba tan bien...y... me tocaba, donde nadie nunca me tocó...- sonrió nuevamente para luego endurecer de pronto el rostro.-Pero ella no me amaba.No me ama, se aburrió de mi...Porque soy...virgen.-Estalló en una carcajada de incredulidad y metió los dedos entre sus largos cabellos castaños.

Kaede quedó como en shock.No podía creer lo que sus oídos escuchaban.Katsuo Hibari, capitán del equipo de Volley del instituto Kansai,el más guapo de la escuela,a quien muchas se le habían regalado en bandeja, nunca había tenido nada con nadie?Quién lo hubiera pensado!

Ella miró los hermosos ojos colmados de lágrimas de su sempai.Si se hubiera atrevido, quizás ella y él hubieran sido novios.Quizás ahora las cosas serían diferentes.Pero no lo eran, y para su desgracia, Katsuo no sólo nunca la vería como mujer, sino que recordaría la relación de Sayuri para siempre como su primer gran amor, mientras que ella, que siempre adoró hasta el suelo por donde él pisaba, pasaría al olvido en un par de años, convirtiendose en alguien sin rostro que estudió en el mismo instituto que él.

Kaede sin darse cuenta se apiadó del chico, volvió a revivir aquella sensación hermosa que alguna vez había sentido,su cuerpo vibró con aquel sentimiento que pensó había enterrado para siempre.

Katsuo estaba destrozado y enamorado de otra, de alguien que no merecía ni una sola de sus lágrimas.Kaede no pudo evitar acercarse, un poco más y otro poco más.Sentía que le quemaba el pecho, sentía que si se acercaba más iba a morir.No quería sentir eso, pero era inevitable.Todo estaba despertando de aquel letargo de ensueño.

-Sempai... olvídate de eso...olvídala, no te merece.-musitó completamente conmovida.

- Yo la amaba... la amaba tanto. No puedo consebir que me haya desechado como un juguete viejo..creo que voy a morirme Kaede chan!!-Katsuo se acercó a la morena y la abrazó buscando consuelo.La joven podia sentir el aliento dulce del vino de arroz a traves de los labios del chico de sus sueños, quien se deshacía entre sus brazos fraternales.Podía sentir las lágrimas calientes en su hombro derecho, donde el dulce Katsuo apoyaba su rostro pálido y lleno de amargura.

-Llora si tanto lo necesitas Katsuo, llora porque mañana saldrá el sol de nuevo y todo será diferente, amigo mio.- Kaede quería morirse de verlo así.Tantas veces había llorado por el amor de este chico, tanto o más que como lo hacía Katsuo en estos momentos.

Cuan parecidos eran ambos , al inicio y al final del camino: Ambos enamorados de quien ni siquiera los determinaba.Qué ironia del destino.Ellos estuvieron a un paso de ser tan felices, porque de veras lo hubieran sido y quizás para siempre, pues Kaede era tan carente de afecto y Katsuo tenia tanto cariño para dar.Sin embargo no se habían podido encontrar en el camino del amor.Estaban cada uno en una vereda diferente, uno frente al otro.Kaede no se atrevió a cruzar y Katsuo se quedó en la parada equivocada.


Katsuo se aferró al menudo cuerpo, sintiendo su aroma.Era perfume de bebé, tan agradable... tan tranquilizador...Sin darse cuenta aspiró el aroma de la sedosa cabellera negra de la joven, cerrando sus ojos y apretandolos para que las últimas lágrimas cayeran.Abrió los ojos con tristeza.

-Kaede...A veces... a veces pienso que hubiera sido mejor que hubieras sido tu...en vez de ella...te pareces a ella...Ojalá hubieras sido tu la que me robara el corazón.-dijo con voz casi inaudible,más para sí mismo que otra cosa, pero la morena lo escucho con claridad.El corazón iba a reventarle y no pudo evitar que sus ojitos de ambar se llenaran de lágrimas tibias y amargas.

-No me digas eso sempai..no me digas eso.- susurró ella con la mirada completamente nublada por las lágrimas.Cómo era posible que le dijera semejante cosa, cuando había sido Sayuri quien hizo una mala copia de su personalidad?

Katsuo se separó suavemente para corroborar que su amiga también lloraba.Inclinó un poco la cabeza para ver el rostro que ella mantenia agachado.Le elevó el mentón obligandola a mirarlo a los ojos.Estaban tan hermosos y brillantes, con las pestañas agrupadas por causa de aquellas gotas saladas.Sintió deseos de besarla.La boca de ella estaba tan rosada, tan tentadora.Nunca la había visto tan hermosa como aquella noche.

-Me quieres Kaede?- preguntó con suavidad, clavando sus ojos verde limón en los de ella.Kaede no respondió, aunque en su interior queria gritar que si.Que lo amó desde el instante en que lo vió en el patio de la escuela, que se moria por un beso o una mirada de amor.No dijo nada, pero sus ojos lo confesaban.Estaba indefensa ante él.

Katsuo secó las lágrimas que descansaban en los pómulos rosados de ella.Acercó sus labios y besó delicadamente la mejilla de la morena.

-Yo si te quiero- dijo él.

La morenita comenzó a llorar de nuevo.Esto era demasiado para su corazón herido... demasiado.

Katsuo, al verla denuevo derramar su alma sintió que quería protegerla.No entendia como era posible que ella despertara aquellas sensaciones que sólo creyó eran para Sayu.Estaba confundido.

El chico acercó de nuevo sus labios y besó la otra mejilla de Kaede sosteniendo la carita de ella con sus dos manos.Queria besarla.No sabia por qué, pero necesitaba probar esos labios tan húmedos, tan temblorosos.Cada vez más cerca, y más cerca. La morena podía sentir la respiración sobre sus labios. De verdad iba a besarla?

Casi pudo sentir el roce que tantos años había soñado.Los labios tibios y suaves por los que se desveló incontables noches.Pero no pudo hacerlo.No con Katsuo en aquel estado de confusión y ebriedad.

-(Asi no Katsuo... así no- )-pensó mientras interponía su pequeña mano entre ambas bocas antes de que hiciecen el añorado contacto.Cerró los ojos como soportando un terrible dolor.

No podía besarlo...Simplemente no podía.

Katsuo reaccionó.Se sintió un cerdo aprovechado.-Oh... Kaede... lo.. lo siento muchisimo!!! perdoname, no quise ofenderte, perdoname!!- se disculpó mientras hacia reverencias una y otra vez.

- Está bien Hibari kun... está bien.Estamos cansados y creo que la situación nos obligó a ésto.Te entiendo no te preocupes.-susurró mientras sus ojos no paraban de evidenciar su dolor.No podía creer que estuviera pronunciando aquellas palabras, pero era absolutamente necesario.

Katsuo la miró.Sonrió levemente.-Kaede... prometamos no hablar más de ésto.Me avergüenzo de mi comportamiento.He sido descortéz y hablé de más también.No debí incomodarte así.Lo siento tanto.

-No tanto como yo- murmuró para si misma.-No hablaremos más de esto sempai.Ni siquiera creo que lo recuerdes mañana.- susurró ella secando las lágrimas con el revés de la mano.

-Vamonos sempai.Ya pronto pasarán revista en tu campamento.Vamos, te ayudaré.- Lo tomó por las manos y lo ayudó a incorporarse.Ambos bajaron las escaleras con cuidado y regresaron por donde habían venido.

-Soy un borracho estúpido y patético- replicaba él.Era la primera vez que tomaba alcohol.Un mal comienzo.

-Shhh... no digas eso, vamos, camina unos pasos más.

Los compañeros de Katsuo lo esperaban.Hirose sonrió a Kaede.-Gracias, te debemos una- le dijo mientras entre todos arrastraban a Katsuo a la carpa a toda velocidad.

Kaede finalmente sonrió con resignación.-No era a mi a quien querias besar... era a ella.Lo sé en mi corazón.Algún día lo superarás y encontraras a quien te ame como lo mereces.

Caminó hacia su carpa.Antes de entrar echó la ultima mirada a los chicos que se alejaban.

-Adiós Katsuo Hibari... Mi corazón te dice adiós definitivamente.
Imagen

Tu amor me inspira.... tu odio me hace invencible...
Avatar de Usuario
Tensai
Otaku-san
 
Mensajes: 125
Registrado: 29 Mar 2006, 19:17
Ubicación: Haciendo cosas "por diversión"

Notapor Tensai » 08 Ago 2008, 19:38

Capítulo 22

Confesiones de Medianoche



Kaede estacionó su bicicleta montañera en el costado de la entrada principal de los Michibata, como lo había hecho cada sábado de aquel verano del 98.
La gente del barrio no comentaba nada, es más: algunos vecinos del suburbio la saludaban.

El padre de Katsuro también se había familiarizado con su presencia y la morena había caído en el mismo universo de la indiferencia en el que Katsuro vivía desde la edad de 12 años.

Aunque nadie supiera de su estrecha amistad fuera de la escuela, eso no le importaba demasiado.Eran dos fantasmas. Allí quién se pondría a indagar si eran o no amigos? De todas maneras el chimento popular era que eran novios.Nada más alejado de la realidad, pero no perderían el tiempo desmintiendolo.

A pesar de aquella confianza, Kaede no había hablado de lo ocurrido en las islas con Michibata.Tampoco con Naoki y menos aún con Sayuri.Ese era un secreto de los verdaderos.Aquellos de los cuales ni nos atrevemos a pensar.

Sayuri, intentando indagar sobre la morena, había hecho varias tiradas de cartas en clase: La mayoría de los resultados eran similares:"Revelaciones, algo oculto...".

-Pasa Watsuki- se escuchó desde el otro lado de la puerta, pero ella esperó un momento.El padre de Katsuro la asustaba un poco.A veces perdía el control estando ella presente.

Aún así, ella regresaba cada sábado,tal vez como una forma de apoyar a su amigo, como él lo había hecho con ella en el momento más duro de su vida.

Kaede pasó cuando el joven le abrió la puerta en silencio.Su padre dormía completamente ebrio.La casa estaba algo revuelta lo cual llamó la atención de Kaede, pues siempre estaba pulcra.Al alzar la mirada se percató de que el chico tenía la naríz rota y se la secaba con un pañuelo.

-Dios mío Katsuro! Qué te ocurrió?- preguntó la chica, aunque conocía perfectamente la respuesta.

-Qué crees?... el maldito viejo borracho me partió la cara.Quiere que deje la escuela para trabajar.Dice que... no puede costear mis estudios.

-Oh no!! No puedes permitirlo...no puedes.- susurró la chica mientras le alcanzaba otro pañuelo limpio.

-No te preocupes, no me importa.De todas maneras no me gustaba la escuela.- murmuró mientras subía las escaleras a paso lento.

Kaede no dijo nada.No había palabras para aquello.Era mejor callar.Cuando entraron al cuarto la morena vió con horror que no había un solo cuadro sano.Todos estaban rotos.Algo de vino estaba regado en el suelo, al igual que manchas de sangre.La sangre de su amigo.
Katsuro tomó una botella de sake que estaba en su escritorio.Bebió de ella directamente del pico y luego le tendió la misma a la morena, que la recibió intentando no verlo con lástima.

-Voy a matarlo Watsuki...no sé cuanto más podré soportar-Kaede lo miró sin creer demasiado en lo que decía su amigo.

-Cuidado con lo que deseas Michibata.Se te puede cumplir.-La morena lo sabía por experiencia.A veces Dios castiga por la boca.

-Tú no sabes el infierno que vivo diariamente.Lo deseo de corazón.Deseo matarlo...acabar con todo esto.

-No digas tonterías, mañana será otro día.- dijo la morena mientras prendía un cigarrillo.- Ella sabía que sonaba fría, tal vez algo cruel ante aquella situación.Si ella por menos deseó ver a su madre bajo tierra, era por seguro que Michibata lo desease aún más.Tenía motivos demasiado poderosos.

-Si te lo digo... es porque eres mi amiga, quizás... lo más parecido a una hermana que he tenido en la vida.Morazekawa es un amigo a otro nivel...Un amigo que sólo conoce al Katsuro abusivo de la escuela.Ni siquera ha venido jamás a mi casa.Me da vergüenza que vean donde vivo.- el joven realmente estaba siendo muy franco.Kaede, muy en el fondo aprendió a apreciarlo como a un hermano, aunque en la escuela fueran 2 extraños.

El sabor del sake inundó el paladar de ella haciendo que soltase el aire por la naríz.Una sensación de calor y frío a la vez le erizó la piel.Volvió a mirar las obras destruídas en el suelo.Meses de arduo trabajo y tanta pasión yacían ahora desechos con furia irracional en el suelo de madera.Sólo una bestia sin corazón pudo destruir algo tan bello.

Michibata recorrió con ojos adormilados el rostro de su amiga.Los ojos color miel de la morena brillaban mientras su expresión se convertía en la misma de una estatua.Como si no quisiese mostrar sentimiento alguno.Katsuro sabía que ella entendía por lo que estaba pasando.No necesitaba llenarlo de palabras.

Bebieron en silencio mientras los minutos se sucedían uno tras otro.

-He pensado en todo Watsuki...Aún soy menor.Si dejo que él me golpee primero, puedo alegar defensa propia.Tal vez locura.

-Basta Michibata.De tanto pensar en ello terminarás por hacerlo y arruinarás tu vida.

-Más de lo que está? Quisiera ver eso.-dió una calada profunda al cigarrillo, como si quisiese acabarlo de una sola pitada.-Anoche...entré con un cuchillo a su cuarto, él estaba tan borracho que no notó que le puse el filo en la garganta.Estuve tan cerca Kaede.... tan cerca de...- No dijo más.Se limitó a mirar la botella vacía entre sus dedos.

La morena quedó con sus ojos clavados en los del muchacho.Hasta donde iba a llegar?

-Ya casi es medianoche, debo irme a casa.Hideaki llegará como a la una de la casa de Maki.

-Otra vez con ella?-preguntó el moreno para evitar seguir la conversación acerca de su padre.Tal vez ya había dicho demasiado.

-Mi hermano utilizó a Isamu.Lo sedujo sólo para probar que él aún estaba enamorado y luego de ...acostarse con él...ya no le habló y regresó con Maki.Isamu está destrozado.Y no puedo hacer nada.No puedo creer que Isamu haya caído de nuevo con Hideaki.

La morena permaneció un momento en silencio, navegando en sus pensamientos.Pensando en como ella también estaba desolada.Como cada mañana veía a Hibari-kun suspirando por Sayuri, sin que ella le prestara mayor atención.Lo veía sufrir por otra, en silencio.

-Bueno...suele suceder.Es lo que los adultos llaman : “El polvo por los viejos buenos tiempos”.No todas las historias tienen un final rosado.La vida no es así Watsuki.A veces...a veces amas a quien te ignora e ignoras a quien te ama.- El chico sacó el humo de su décimo cigarrillo por entre sus dientes de perro, formando una mueca parecida a una sonrisa.

Kaede rió un poco.-Hablas como si te hubiera pasado.-sonrió y tomó otro trago sin respirar.
Bebieron en silencio y ambos recogieron los destrozos del minúsculo cuarto, formando una pila.

-Claro que me pasó. O crees que no tengo derecho a enamorarme por ser quien soy?

-Vaya... no te pongas sentimental que te desconozco. El alcohol te nubló la mente.

-Tal vez... al menos es por el alcohol, en cambio tu...piensas torcida estando sobria.- sonrió de medio lado mientras miraba uno de sus apreciados cuadro, el cual tenía un hueco en el centro. El chico agrandó el hueco y lo usó como una ventana para ver a su amiga.

-Buu... no te la agarres conmigo, yo no tengo la culpa de que Katsuo Hibari no me mire como yo quisiera.Que se fije en la belleza vacía de Sayuri.Es un ciego que no puede ver más allá de su naríz.

-Y tu? Mírate!! Te quejas de lo que tu misma haces!- le dijo el moreno colocándole el cuadro a ella,como si fuese un collar hawaiano.

-Yo? No entiendo a qué te refieres.

-Lo ves? estás ciega.No te das cuenta de nada.- el chico se cruzó de brazos mientras destapaba otra botella.Si algo no faltaba en aquella casa era el alcohol.

-Ciega por qué? Explícate.Hay algo que no sepa?-La morena comenzaba a impacientarse.

-Claro.No sabes que me enamoré de ti como un imbécil, pero tu no ves nada, porque no soy un chico apuesto como él.Entonces, por qué te quejas de Hibari cuando tu eliges la belleza vacía como él? Los dos son iguales, se merecen el uno al otro sin duda.Dos ciegos estúpidos.

-No me jodas loco de pacotilla.No hagas esas bromas- dijo ella sin creer ni una palabra y riendo bajito.

-Es lo típico...No me hagas caso, soy sólo un borracho horrendo.No tengo derecho a fijarme en ti.Tal vez en algúna chica espantosa que haga juego conmigo.-Los ojos del chico se pusieron brillosos.Kaede no podía determinar si era por el alcohol o por sus sentimientos.

Una lágrima solitaria bajó por la mejilla del chico y éste la limpió con disimulo. El no mentía.Realmente Michibata se había enamorado de ella.Las cosas no podían ser peores.Ella no sentía nada más que una amistad con él.Era imposible para ella amarlo.No le gustaba y se sintió miserable por no poder hacerlo.

-Te sientes culpable? Deberías.Sabes como soy en mi interior, me conoces bien.Sabes todo lo que llevo dentro y aún así no me amas porque ves mi rostro, mis dientes...mi cascarón. Eso tapa todo lo bueno que puedo ser, todo lo que podría amarte, lo fiel que sería, lo entregado que estaría... Típico.

-Lo... lo siento Katsuro yo... no sé que decirte.- Kaede tenía los ojos brillantes.Era demasiado, aún para ella.

-No digas nada. Sólo quería que lo supieras, nada más. Ahora sabes que no eres la chica perfecta que es todo sentimiento y que nadie comprende. Eres otra más, que sufre por un amor no correspondido, igual que yo, pero esas son las reglas del juego.- bebió un sorbo largo de sake.

La morenita se sintió como un monstruo egoísta y por primera vez en meses, comprendió que si Katsuo no la amaba no era culpa de él, ni era un ciego ni nada de eso. Simplemente así eran las cosas y millones de personas sufrían por lo mismo que ella. Comprendió que el mundo seguiría girando con o sin el amor deseado.


Katsuro Michibata había sido la persona más sensata que hubiera conocido jamás.Pero no lo amaba, ni lo haría jamás.No como hombre.


Siguieron bebiendo y hablando de otras cosas.Lo que el chico dijo aquella noche fue una de las lecciones más duras que habría de aprender y se la llevaría en su corazón hasta el final de sus días, años después. La vida le deparaba muchas cosas a ambos. Idas y vueltas que ni se cruzaban por sus mentes en esos instantes.

************************************************************
“ Aquella noche comprendí que el amor es el sentimiento más terrible que existe. El amor mueve al mundo para bien o para mal, trae alegría y trae tristeza, trae paz y provoca guerras. El amor lo es todo. Maldito sentimiento
Imagen

Tu amor me inspira.... tu odio me hace invencible...
Avatar de Usuario
Tensai
Otaku-san
 
Mensajes: 125
Registrado: 29 Mar 2006, 19:17
Ubicación: Haciendo cosas "por diversión"

Notapor Tensai » 08 Ago 2008, 19:52

Cap 23

OBON



"El Obon es la única fiesta en la que se les permite a los difuntos visitar a sus familiares en la tierra.Aunque mi madre no fuera Japonesa, supongo que las licencias para pasear se dan igual en todo el cielo."

************************************************************


Tiempo Actual
Kitano- Cho



Daichi se quedó mirando fijamente los faroles rojos flotando sobre la corriente del canal.Sus ojos turquesa estaban como nublados por una extraña melancolía.Cómo era posible que se sintiera asi después de tantos años?Aquel horrendo terremoto había pasado hacía 10 años, aún así muchas veces despertaba sudando, con el corazón acelerado y la espantosa sensación de asfixia.
Los recuerdos concientes eran muy borrosos, voces...voces que buscaban, pero nadie parecia escucharlo a él.El joven cerró los ojos intentando alejar aquel sentimiento.

-Tranquilo amor, estás más tenso de lo normal.Esta es una festividad de respeto y júbilo, por favor no pongas tristes a los espiritus.-Haruko le pasó las blancas manos sobre los hombros.

-Cómo vas con tu libro?- preguntó ella casual.

-Bien, aunque creo que voy a caer en una crisis.De pronto me siento bloqueado.

-Bueno... tienes dos opciones cariño.La primera es consultar con tu amigo,ajj.. nunca recuerdo su nombre..el que escribe casos policiales...mmm, bueno, como sea a ver en que te puede ayudar.

- Y la otra opción?

-Que me hagas caso a mi y dejes de escribir sobre tu vegetal y dediques tu obra a otro aspecto de los hospitales publicos de Kobe.O de pronto deberías ir al área de trasplantes, donde hay gente que se muere por una oportunidad de vivir.Creo que ese sería un mensaje más positivo que escribir de una muerta en vida cuyo nombre ni sabes.Tal vez era una prostituta o una residente ilegal.Tal vez por eso no tiene papeles.

-Amor...a veces no se si quieres ayudarme o...arruinar lo poco que queda de Musenkyoku.-susurró sin quitar la vista de los faroles flotando.

6 años antes.Naruse -Cho.

15 de Agosto es según el calendario solar, la fecha de la celebración del Obon, la fiesta de los faroles.Aunque la familia de Kaede no era estrictamente budista, este tipo de celebración era seguida desde que tenía memoria.Mucho más desde la muerte repentina de sus abuelitos en el terremoto de Hanshin Awaji ( Kobe) en 1995.

La verdad era que como matrimonio mixto entre una católica y un budista, las celebarciones religiosas o tradicinales estaban todas mezcladas, sin perder del todo la identidad cultural de ambos padres.Celebraban tanto el Obon, como las navidades.Toda la familia Watsuki eran de mente muy abierta, sobre todo Kaede y su papá.

Hideaki y Kaede estaban muy emocionados por el arribo de su papá.Kaede porque lo extrañaba.Quería abrazarlo, escuchar su voz, deseaba verse denuevo en aquellos ojos tristes.
Su hermano en cambio, deseaba paz.Disciplina.Quería volver a ser un adolescente normal, sin mayores responsabilidades.Kaede le daba muchos problemas desde la muerte de su madre.No quería cargar con alguna metida de pata de la chiquilla.No era justo que le robasen su juventud.

Eran las 8 de la mañana y el señor Watsuki llegó a la casa cargando apenas una pequeña y raída maleta de cuerina roja. Kaede no se había percatado de lo viejo y frágil que se veía su padre, como si la vida le hubiese sido absorbida en aquellos meses de alejamiento.La alegría y la ilusión se transformaron en sorpresa y preocupación.La morena lo disimuló muy bien, tal y como había aprendido a guardar todos sus sentimientos.

Los tres se fundieron en un fuerte abrazo.La ocasión lo ameritaba.Luego entraron a la vieja casa.El señor Watsuki no habló mucho.Estaba bien enterado de todo lo acontecido estos meses.Al menos, la versión de Hideaki.Al ver a su pequeña, su niña adorada, no pudo notar nada irregular.Tal vez la alegría lo había enceguecido.De veras que habia extrañado mucho a ambos hijos.

-Por favor chicos.Preparen sus bolsos de viaje, que salimos hoy a la noche a Kobe para la ceremonia.Una vez que descanse un poco cocinaremos unos platillos para ofrecer...a nuestros familiares.

La morena se quedó en silencio mientras Hideaki y su padre se miraban sonriendo.Ambos eran muy buenos en las artes culinarias y además, esta vez lo harían mejor que nunca, pues el platillo era para su madre en el mundo espiritual.

La morenita se sintió un poco desplazada, pues no podia ofrecer nada.Al menos seguiría la ceremonia.


***

- Moshi, moshi... soy Naoki.

_ Naoki, que sorpresa! Sucede algo?

- Bueno, sólo quería saber como estabas ahora que comienza el Obon.Te vas para Kobe?

-Aha.Es efectivo.Mi padre llegó en la mañana.

-Veo...Mi familia y yo también viajaremos, pero a Osaka.Nos vemos el lunes.-Aunque Osaka estuviera pegada a la prefectura de Hyogo, las posibilidades de encontrarse en el mismo tren eran prácticamente imposibles.Las masas se aglutinaban en las estaciones del tren,Obon era una festividad demasiado importante para todos.

-Saludos al chico- dijo Kaede refiriendose a Iyasu.

-Que chico ni que nada
.- dijo algo fastidiada Naoki.Menos mal que Kaede no podía ver el rubor que le tiñó las mejillas.

- Si claro.Bye-Kadede sonrió.Sabía que Naoki no podría escapar de las redes del romance.Es que Iyasu era encantador.

*****

Después de unas horas de viaje en tren, llegaron a la ciudad de Kobe, capital de la prefectura de Hyogo.

Todo había cambiado tanto desde aquel horrendo suceso.La ciudad puerto estaba más viva que nunca.La Kobe port Tower estaba erguida y orgullosa, simbolo de la ciudad más golpeada de japón desde la segunda guerra mundial.

Cuando llegaron al hostal luego de desempacar, comenzaron a adornar el lugar con flores frescas, pequeños faroles de papel rojo y encendieron inciensos para atraer a los espíritus.No era su antigua casa, ni siquiera estaban muy cerca, pero los sentimientos de amor y esperanza eran lo suficientemente fuertes como para que la señora Watsuki, junto a los abuelitos llegacen.

Hideaki y el señor watsuki acomodaron las comidas en vistosos platos.No hablaron mucho,no era necesario.Las miradas lo decían todo.Una mezcla de tristeza y alegría les inundaba el pecho.Como eran mitad Budista, realmente creían que sus difuntos vendrían y compartirían la cena con ellos.

Los vecinos, estaban en la misma empresa.Colocaban sus faroles, hablaban suavemente... esperaban.

En la mente de Hideaki se presentó, refrescante y hermoso, el rostro de su madre, cuyos ojos azul cerúleo le inundaron de paz.Sonreía.Así le gustaba recordarla.

Kaede, por alguna extraña razón intentaba pensar en ella, pero no podía.Eran sus abuelitos quienes aparecían en su mente.Cómo los había buscado entre los escombros.Tanta gente murió allí ... 6400...

Sus abuelitos se habian convertido en un número más de las estadísticas.No le gustaba pensar asi, pero era la realidad.

El aroma de los incienzos se mezclaba con el de las comidas.Su padre oraba en silencio, llamando a su amor perdido, quizás como apenas comenzaba a conocer el otro mundo le fuera algo difícil llegar, aunque quizás los abuelitos la trajeran cada uno de la mano para no dajarla sola.

Kaede lo observaba como rezaba con devoción.Sintió pena por su padre.Hideaki miraba por la ventana abierta como las personas se dirigían al templo y otras, desde sus hogares seguían preparando todo. Kaede camino a la puerta y se quedo apoyada en el quicio.

Decidió entonces preparar un ikebana.Era lo único que podía ofrecer.Tampoco era muy buena en eso de las flores, pero lo haría con toda la dedicación que pudiera.

De pronto Un joven de negrísima cabellera al igual que sus vestimentas cruzó su mirada con la de la menor de los Watsuki.Estaba afuera, en el portal con un ramo de flores en las manos.Parecía algo extraviado.Kaede lo miró sin pestañar.Por un segundo interminable las miradas quedaron unidas por un lazo invisible.

El muchacho sintió algo raro en su interior.Era como si se hubiese visto en un espejo.Pero era ella, Kaede quien le observaba sin comprender exactamente por qué no podía sacar la mirada de aquellos ojos azules.

-Lo siento... no quise..incomodarte con mi... atrevimiento- susurró el chico mientras hacía una reverencia y se despedía caminando hacia atrás.

Kaede, sin saber por qué se arrastró suavemente, gateando hasta afuera para seguir con la mirada al misterioso joven, el cual se metió en la segunda casa después de la suya.Eran vecinos!!

La voz de Hideaki la trajo a la realidad.Kaede se sentó muy derecha esperando alguna clase de reprimenda, mas en cambio lo que recibió fué la mano de su hermano para ayudarla a incorporarse y pasar al comedor.

Cenaron, no sin antes elevar sus rezos y ofrecer los platos de comida a los espíritus.
Luego de que cenaron y meditaron, se dirijieron a la calle principal, donde un desfile ceremonial se realizaba.Cientos de personas danzaban el Bon odori para tributo a sus ancestros.

Algunas carrozas alegóricas cargadas a fuerza de hombres de fe, avanzaba a paso lento entre la multitud hacia el templo a orillas del mar.

Hideaki y el señor Watsuki participaron de aquella danza.Kaede en cambio se limitó a mirar con el alma vacía.Había tenido emociones demasiado fuertes en lo ultimos tiempos.Nunca hubiera pensado que tantas cosas sucederían aquel año, y eso era solo el comienzo.

La celebracion estaba casi en su momento cumbre, las personas comenzaron a preparar los faroles de papel rojo para el toro nagashi.Desde el templo que estaba a orillas del mar, cientos de personas colocaban los pequeños farolillos encendidos para que la corriente en su eterno vaivén, se los llevara lentamente y así facilitarle a los espíritus su retorno a su mundo.

Kaede encendió delicadamente sus faroles y los depositó sobre el agua.Observó como lentamente se alejaban hasta chocar con otros y giraban sobre su eje.Por un insatante le pareció ver a su mamá caminando sobre el agua junto a los farolillos.Sonrió...Al alzar la mirada se encontró con los ojos del chico de negro, que la miraban fijamente desde la otra orilla del canal.Kaede quedó denuevo como congelada.Qué pasaba con aquel chico?

Un ruido distrajo a la joven por un instante, haciendola voltear, pero sólo era uno de los danzantes que habia tropezado.Cuando Kaede volvió a mirar a donde estaba el chico, éste había desaparecido.La morenita lo buscó con la mirada, pero ya no volvió a verlo.Fué como si la tierra se lo hubiera tragado.

"No supe quien era aquel chico...Nunca olvidaré su rostro."

_____________________________________________________________

N/A: OBON:Es una fiesta nacional de Japón, donde se rinde homenaje a los ancestros.En esta fecha las personas regresan a sus ciudades y pueblos de origen, donde honran a sus difuntos con ofrendas florales y comidas preparadas por ellos mismos.

Bon odori: Es una danza ceremonial que se realiza en el OBON.Se realiza en las calles principales y generalmente termina en un templo, donde se realiza una especie de misa.

Toro Nagashi: Es la paret culminante de la ceremonia.En este momento las personas liberan unos farolillos de papel rojizo con una velita adentro, y los depositan en el rio o en el mar.Asi se cree que los espiritus podran encontrar el camino de regreso a su mundo, siguiendo el camino de luz.
Imagen

Tu amor me inspira.... tu odio me hace invencible...
Avatar de Usuario
Tensai
Otaku-san
 
Mensajes: 125
Registrado: 29 Mar 2006, 19:17
Ubicación: Haciendo cosas "por diversión"

Notapor Tensai » 08 Ago 2008, 19:55

Cap 24

Admirador secreto



Las clases extra lectivas estaban por comenzar. Aquella mañana Kaede había llegado un poco más temprano de lo habitual. Últimamente no podía dormir muy bien. Se sobresaltaba de nada.

Se dirigió a su casillero y para su sorpresa se encontró con un sobre, muy bien sellado. No tenía remitente. La morena se sorprendió..qué era aquella locura? Miró a ambos lados. No había nadie sospechoso. Instintivamente se llevó el sobre a la nariz y lo olió.Tenía un suave perfume... de hombre.

Kaede suspiró. Miró al casillero de al lado.-Seguro es para Naoki, deben haberse equivocado.-La morena deslizó el sobre por el respiradero del casillero de su amiga y se cambió los zapatos por un calzado deportivo. Tomó unos libros y desapareció por el inmenso pasillo.

En el primer momento de distracción en la clase, Naoki le pasó disimuladamente el sobre abierto a Kaede.

-Siento haberlo abierto Watsuki, pero estaba en mi casillero y como no tenia remitente lo abrí.

-Y que me dices a mi?- dijo ella recibiendo algo confundida el sobre celeste.

-Y tu que crees? Es para ti, ahí está tu nombre. Parece que tienes un admirador secreto.- susurró con una sonrisita cómplice. La chica de la cabellera celeste había perfeccionado su sonrisa desde que Iyasu había llegado a su vida. Era otra, más alegre, más viva.

- No es cierto... a ver... -Kaede sintió una extraña angustia. Esperaba que no fuera insistencia de Michibata. No quería hacerle daño.

"Adorable Watsuki:

Me encanta como eres y siempre te he admirado. Es muy difícil para mi acercarme a ti, y no pretendo asustarte ni molestarte. Sólo me conformo con que sepas que tienes a alguien en esta escuela que te aprecia y que le encantaría algún día ser tu amigo.

Tu admirador secreto."


Kaede se quedó algo meditabunda. Esto pareciera una broma de muy mal gusto y no iba a permitir que le tomaran el pelo tan fácilmente .Arrugó el sobre con la cara muy seria.

- Se puede saber por que demonios hiciste semejante tonteria? Dame acá!!- Naoki le arrebató el sobre, el cual a su vez fue arrancado de la mano de la joven, por Sayuri.

- insensatas, que no me han mostrado nada, déjenme ver....- Sayuri abrió el sobre casi con desesperación.-No puedo creerlo!!caso estás loca????Cómo se te ocurre tirar la carta!!??Esto es histórico!- sonrió orgullosa.

Kaede negó con la cabeza a modo de resignación.-Estoy segura... es una broma.

***

El turno de clases pasó sin pena ni gloria, limpiando el enorme gimnasio escolar. Kaede, aunque intentaba pensar en otras cosas, su mente divagaba sin darse cuenta en la confesión de Katsuro Michibata y en lo sucedido en la excursión con Hibari kun. Faltaba poco para que las vacaciones terminaran y muy pronto volvería la rutina de las clases regulares.

Cuando abrió su casillero, para su sorpresa, otro sobre igual al de la mañana, descansaba en el fondo. Lo tomó con algo de escepticismo. Miró a los alrededores.

-Nadie.Pero... quién podrá ser?-Kaede apretó el sobre entre sus pequeñas manos. De veras tenía alguien interesado en alguien como ella? Sonrió un poco. No tenia nada que perder con leer las cartas de su "admirador".Guardó el sobre y se retiró en completa calma hacia la entrada del colegio, donde reposaba su bicicleta.

****

En su casa, en la intimidad de su solitario cuarto, abrió con cuidado aquel sobre:

"Hola linda Watsuki:

Me alegró mucho que recibieras mi sobre. Pensé por un momento que me rechazarías, o lo que es peor. Que me temerías. La verdad es que no soy muy bueno expresando mis sentimientos. Aún mediante este papel me siento torpe. Si vieras como me sudan mis manos!!
No pido que te dignes a mirarme, me siento extraño cuando estás cerca.( y de veras lo estás).Me conformo con que mantengamos correspondencia.
Soy de las personas que creen que a veces vemos mejor a una persona si no le vemos el rostro, sino su corazón.
Si te decides a escribirme, sólo coloca tu mensaje dentro del jarrón del pasillo junto a la fuente agua. Yo lo revisaré diariamente.

Tu admirador secreto"


Kaede sonrió y suspiró. No sabía si era por resignación o porque muy a su pesar comenzaba a interesarle esta persona misteriosa. Lo cierto era que nunca, jamás desde que tenia memoria, un chico del colegio se había interesado realmente en ella sin conocerla.

Las cosas parecían estar de cabeza, porque de pronto los chicos parecían empezar a notar su existencia. Aunque no quisiese admitirlo... se sentía bien... en el pecho... como una cosa tibia. No sabía como explicarlo. Tampoco tenía ganas de compartir esos sentimientos.
Kaede se había vuelto muy dura y muchas veces inexpresiva. Había construido una especie de muralla, en donde refugiaba su corazón herido.

La morena se sentó mejor en la cama y se miró en el espejo de la cómoda. Repasó su cuerpo detenidamente. Nada había cambiado. No tenia las "bubis" más grandes, ni nada en especial. Se echó hacia atrás intentando imaginar quién sería aquel chico fantasma. Quería pensar que era guapo, pero su lógica le decía que aquello era imposible. De seguro era un adefesio, pero lo mejor era no indagar demasiado. Lo mejor era conservar aquel halo de misterio que hacia aquella nueva amistad, tan tentadora y mágica.

Ella giró sobre su propio eje y tomó una libreta y un lápiz.

"Hola extraño:


Si no eres un psicópata, podremos ser amigos. No sé que viste en mí, pero si de veras quieres conocerme, pues te daré una breve descripción de quien soy:
No me gustan las matemáticas, me gusta mucho la sandía, la música occidental, dibujar por supuesto. También adoro los amaneceres y el canto de las aves.
No me gusta la gente falsa y egocéntrica, tampoco las personas manipuladoras y que hablan a las espaldas de uno. No me agrada la discriminación... y a veces tampoco mi hermano...
Bueno, esa básicamente soy yo.
Aún estás a tiempo de retirarte.

Kaede."



La morena cerró el sobrecito blanco y lo puso dentro de su diario. Mañana lo colocaría donde habían convenido. Parecía un poco una locura, pero al menos así alejaría la monotonía de los trabajos del colegio.

*******************************************************************

Al día siguiente Kaede colocaba aquel sobre tan secreto en el jarrón del pasillo. Se había prometido no espiar a su admirador y eso es lo que iba a hacer.
Hoy les tocaba hacer huerto orgánico así que había entrado a las 10 de la mañana.
Naoki estaba con unos sobrecitos con semillas, Sayuri hacía surcos junto con otros compañeros. Al parecer, la novedad había pasado de moda rápidamente y Kaede estaba a salvo.

-Watsuki, por favor puede traer otro par de guantes del deposito??-pidió el profesor.

-Claro señor, enseguida regreso-Kaede se fue hacia el deposito lentamente, con la cabeza en Júpiter por supuesto. Al pasar frente a su casillero pudo observar que algo sobresalía del respiradero: Otro sobre.

-No way...- susurró. Abrió el casillero y sacó el sobre azul. Olía a ese delicioso perfume. La morena sin darse cuenta sonrió y aunque no lo admitiera del todo empezaba a entusiasmarse con el chico misterioso.

Al regresar al huerto sus amigas la rodearon.
-Vaaaya, qué viste en el deposito que te puso esa sonrisa de boba?-bromeó Sayuri.

-Nada tonta, no es nada.

-Apuesto a que te llegó otra carta del Romeo tímido.-susurró Naoki con una sonrisita cómplice.
Kaede miró a ambos lados para asegurarse de que nadie más escuchaba.

-Está bien, llegó otro- dijo casi en un susurro. Ambas amigas chillaron en coro.

-Shhhh!!!- siseó la morena. Nadie les prestó atención, gracias a Dios.De lo contrario seguramente sería humillada públicamente por el profesor.

-Pero muestra, muestra que dice!!?- insistió Sayuri mientras rodeaba con un brazo a la morena.

-Aún no lo he abierto.

-Ohh, pero que nervios de acero Watsuki, ábrelo ya!-Naoki estaba realmente emocionada. Desde que ella e Iyasu se veían, su rostro y su actitud fría habían cambiado.

Kaede abrió el sobre.

-Parece... un poema- susurró:

"Deja caer ese orgullo en el olvido,
libera la emoción en sensual entrega,
en el místico roce de la piel nueva,
hechizaré suavemente tus sentidos,

Entrégate mas no me des nada,
envenéname de ilusión controlada,
inúndame de la necesidad infinita,
de sentirme tuyo, de sentirte mía,
deja el deseo libre inflamando la piel,
y el amor salvaje se rendirá a tus pies!!

Tu admirador secreto"


-AAAAAAHHWWWWW!!!!-Aullaron Naoki y Sayuri completamente emocionadas.

-Bueno señoritas, dejen el escándalo y rieguen los brotes por favor- inquirió el profesor quien se encontraba ayudando a otro grupo de estudiantes.

Kaede estaba atónita y con un rubor imposible de ocultar.
-Me muero Watsuki!!! que envidia!-suspiró la chica del cabello celeste.

-Amiga, pero que hombre tan maravilloso!!!- susurró Sayuri mientras se colgaba del brazo de la morenita.

-Sabes quién es? -preguntaron ambas.

-Claro que no. Acordamos no espiarnos.

Las otras dos no comprendían por que semejante acuerdo estúpido. Sin embargo no pronunciaron mas palabras y se dedicaron a regar los plantones entre risitas y suspiros.


*******************************************************************

dos semanas pasaron y ésta última pasó extremadamente lenta para la joven Watsuki. Aquel día Kaede llegó sobre la hora. No había podido conciliar el sueño debido a los pensamientos recurrentes sobre el chico sin rostro.

No había podido evitarlo. A pesar de que estaba aún afectada por lo de las islas y lo de Katsuro, su mente había estado tratando de imaginar las facciones del "admirador secreto".Estaba inquieta y no se lo podía sacar de la cabeza. Por eso no pegó el ojo hasta muy entrada la noche y por supuesto, le costó horrores salir de las tibias caricias de las sábanas. Antes de entrar al curso dejó un sobre en el jarrón del pasillo. No era correcto dejar a su "amigo" sin respuesta.

Entró al salón y se sentó al lado de sus amigas. Ambas tenían una cara sospechosa. Estaban con la mirada encendida y unas sonrisas delatoras.

-Ocurre algo que deba saber?-preguntó la morena.

- Lo vimos-dijo orgullosa Naoki.

-Cómo!!! Les dije que prometí no espiarlo!

-Pero nosotras no.- sonrió con malicia la rubia.-Si no quieres saber cómo es, pues allá tu, lalalalala...-canturreó despreocupada Sayuri.

-Pues no-sentenció Kaede cruzándose de brazos algo molesta. Por qué sus amigas eran tan metiches? Titubeó un rato...Después de todo si esto le hubiese pasado a alguna de ellas, seguramente actuaría de la misma manera. Se viró con una sonrisita en los labios.-O.K, cómo es?-se rindió finalmente.

-GUAPOOOO!!!!-susurraron a dúo llenas de emoción por aquel descubrimiento.

-Tiene el cabello negro, corto a los lados y un poquito largo en la nuca, es alto y delgado... y tiene cara de misterioso...es... es... DIVINO!!-cuchicheó Sayuri.

Kaede miró a Naoki. Ella asintió convencida.

-Se fue a tu casillero y colocó otra carta. No la viste?

-No, es que vine apurada porque estaba tarde. Lo veré en el recreo.-La morena tenía una sensación rara en la barriga y el corazón le daba saltitos. Sería que le gustaba aún sin verle el rostro?

__________________________________________________________________

N/A: El poema que aparece aquí es un fragmento del poeta Fabián Ruiz.( No creerían que yo sé escribir poemas no???? ^____^)
Imagen

Tu amor me inspira.... tu odio me hace invencible...
Avatar de Usuario
Tensai
Otaku-san
 
Mensajes: 125
Registrado: 29 Mar 2006, 19:17
Ubicación: Haciendo cosas "por diversión"

Notapor Tensai » 08 Ago 2008, 20:24

Cap 25


Un clavo saca a otro clavo


3 semanas pasaron, las clases regulares ya estaban de nuevo en marcha, haciendo que lo rutinario se volviese aún más tedioso.
Kaede ponía todos los días un sobre nuevo contando más de sus cosas y pensamientos y el chico sin nombre contestaba y aportaba cosas nuevas, a veces graciosas, otras, demasiado románticas. Las palabras de este chico le avivaron el corazón sin ser quizás, la intención primera.

Sayuri y Naoki habían estado espiando de más y estaban muy seguras de que no se habían equivocado de chico. Deseaban saber más de él, pero Kaede se los había prohibido. Como un favor personal, les pidió no interferir en nada.

Sin embargo, esa mañana ocurrió algo que lo cambiaría todo.
Cuando Kaede abrió el último sobre:

"Kaede: quiero conocerte...en persona"

La morena se quedó de piedra. Era aquello realmente conveniente? De veras que lo deseaba (y mucho) pero... y si el encanto se rompía? A pesar de que había tenido la suficiente fuerza de voluntad para no espiarlo no soportaba la intriga. Había deseado escuchar su voz y ver sus ojos. La verdad es que también deseaba verlo para dejar de fantasear con él. Si no rompía aquel extraño hechizo, quizás se enamoraría...y no quería. No quería volver a amar. Pero aunque no lo admitiera, era demasiado tarde.

Kaede estuvo muy pensativa esa mañana y según sus amigas, más apagada de lo habitual. La morena lo disimuló como siempre inventando conflictos con su hermano. Nadie dudó de sus palabras.

Después de clases y de pensarlo mucho, Kaede se acercó al jarrón con el sobre en la mano. No había nadie en los alrededores. Apretó el sobre por última vez sobre su pecho.(-Demonios... ten valor Kaede. Tal vez éste sea el indicado para ti)- pensó y lo depositó con los ojos cerrados.

Cuando la joven se retiró del área, una estilizada figura se deslizó hasta el jarrón naranja sacando el sobre y leyéndolo ahí mismo.

"Hola amigo: Lo he pensado mucho y estoy de acuerdo contigo. Espero no desilusionarte cuando veas lo aburrida que soy en persona.
Que te parece si nos vemos en la plaza de enfrente del colegio? Si decides que si, te esperaré a las 9 de la mañana del Domingo. Como tu sabes como soy y yo no sé como eres, pues sólo acércate a mi y háblame, prometo no golpearte.

Kaede"

El chico sonrió con la boca cerrada y cara de gran satisfacción. Besó el sobre y se lo guardó en el bolsillo trasero del pantalón.-Lo conseguí-susurró y se alejó de allí dando saltitos.

************************************************************

Domingo 9 am.

Kaede aguardaba sentada en una banca. No podía negar que estaba muy nerviosa pues se sentía expuesta. Ella miró a los alrededores estudiando cada persona que pasaba por allí. Un par de ancianos practicando Tai chi chuan, otros paseando sus perros.

Se había levantado muy temprano pues no había podido dormir por la ansiedad, así que se presentó al lugar mucho antes de lo convenido.
La mañana fue dedicada a arreglarse lo mejor posible. Esta vez no tuvo ayuda de sus amigas, ni en ropa ni en consejos. Prefirió mantener esta "relación" lejos de la curiosidad de ellas.

Finalmente, después de revolver el armario y probarse todo su escaso guardarropa optó por vestirse como de costumbre. Después de todo, el chico ya la conocía bien.No necesitaba aparentar nada. De todas maneras se arregló lo más decentita posible: Unos pantalones jardineros, una camisa blanca de mangas cortas, sus acostumbradas zapatillas blancas. Se había hecho 2 trencitas y colocó un pañuelito en su cabeza. Un toquecito de perfume de bebé y brillo labial como toque final.

Ya eran las 9 y 15 y nadie se acercaba a ella. Kaede sonrió un poco.-No vendrás. Estoy perdiendo el tiempo- masculló mientras se ponía de pie para retirarse. En otro momento probablemente hubiese esperado mucho más tiempo, pero esta vez la espera se le hizo particularmente más larga.

-No te vayas Watsuki.-Unas voz suave la hizo voltear a ver. Los ojos de Kaede se abrieron un poco por la impresión.

El chico frente a ella era realmente atractivo, tal y como sus amigas se lo habían descrito: Alto, de cabellos oscuros y unos ojos achinados brillantes y vivos. Estaba vestido a la moda y lucía una sonrisa encantadora.

-Ah, eres tu?- preguntó ella por inercia. Era obvio que era él.

El muchacho sonrió y le entregó una rosa blanca-Soy yo. Me llamo Kay.-sonrió denuevo. Era apuesto y lo sabía aprovechar muy bien, pues cada movimiento era tremendamente seductor. Inconscientemente Kaede lo comparó inmediatamente con katsuo. No se parecían. Este chico, aunque no recordaba haberlo visto en la escuela, era ,o al menos eso proyectaba, muy seguro de si mismo y resaltaba fácilmente del montón.

-Te quedaste callada. Acaso no llené tus expectativas?- dijo con preocupación evidente.

-Ohh, perdóname, que descortés he sido, jajaja, lo siento- susurró avergonzada mientras tomaba la flor en sus manos y aspiraba su delicado aroma.-Es que...no sé expresarme contigo como lo hago por carta ajajaja, me pones nerviosa.-confesó.

-Pues que alivio, porque yo me siento igual. Es como una cita a ciegas jajajajaja..-rió nervioso.

-Bueno, eso me hace sentir mejor. Mira, para quitarnos la pena del primer encuentro hagamos algo divertido y así entramos en confianza. Qué te parece?-propuso la morena con su acostumbrada espontaneidad.

-Claaro..canturreó él mientras la tomaba del brazo para llevarla a quién sabe donde. Kaede se dejó llevar, algo ruborizada por las acciones del chico. Quizás había llegado el momento de poner las cosas en orden y de encaminar su vida de nuevo. Su pasado sentimental había quedado atrás. Ahora le tocaba volver a creer.

Caminaron por las calles de Naruse hasta un mercado de pulgas, donde muy entretenidos miraron toda clase de cosas de lo más extrañas que alguien pudiera vender.

-Mira Kaede, te gusta este collar??-le dijo todo ilusionado señalando como un niño pequeño un collar hecho con conchitas marinas.

-WAOO...-ella levantó el collar para verlo mejor.-Está muy bonito, lo comprarás para tu madre?

-Aún mejor.- dijo decidido y comenzó a regatear por la prenda. Mientras Kaede observaba.

El vendedor le puso el collar en una bolsita y Kay se la guardó en el bolsillo.

-Es interesante esto de los mercados de pulgas...A veces pienso en los objetos raros que encuentras aquí, en cual será su historia...Quién los habrá comprado por primera vez y para quién lo habrían hecho.-afirmó Kaede, con la vista clavada en todas esas cosas "con historia" que reposaban en los mostradores.

-Hay gente que por eso mismo que tu dices, temen comprar. Creen que las cosas pueden estar "malditas".-dijo el chico sonriendo levemente.

El móvil del chico sonó de pronto. Miró quien le llamaba.-Me permites un momento?

-Claro.-sonrió ella.

Kay se alejó un poco y habló muy poco. Cortó casi inmediatamente.-Ya está. Era mi madre. Está enferma y le prometí llevarle unas medicinas del hospital después de salir contigo...Pero creo que no confía en mi memoria últimamente...

-Vaya. Veo que no solo mi familia es controladora jaja..

-Oh si, mamá es un poco...pesada.

-Mi hermano igual...Y.. tienes hermanos o hermanas?

-No. Soy hijo único.

-Te salvaste.-dijo ella sonriendo mientras hacía señas con las manos.

-jajaja... tal vez-sonrió el joven sin dejar de mirarla a los ojos.

La morena se sobresaltó un poco al encontrarse con la mirada penetrante del chico. Sus ojos negros parecían absorber sus pensamientos-... vayamos por éste lado- dijo sonriendo y se lo llevó prácticamente arrastrando.

Poco a poco Kaede se sintió más relajada. Ya no pensaba en nada que no fuera el presente y lo disfrutaba enormemente. Kay se estaba portando súper natural. La impresión de que el chico tenía una postura extraña del primer momento había pasado y Kaede estaba muy cómoda con él, como si se conocieran de toda la vida.

***

Era la hora del almuerzo y ambos estaban tirados en la hierba.

-Creo que tu y yo llegaremos lejos Kaede. Me siento muy cómodo contigo. Veo que eres más preciosa de lo que yo pensaba.- dijo el chico mientras miraba las nubes pasar.

-Preciosa? Como una gema?- dijo ella sin comprender demasiado el sentido de las palabras de Kay.

-Algo así.-susurró pensativo. Tomó una hierba crecida y se la colocó en la boca, masticando el extremo descuidadamente.

-Tu crees que alguien pueda amar para siempre a una misma persona?

-Bueeeno, la verdad que es algo difícil de decir. La verdad es que no lo sé. Hasta ahora no he encontrado el amor verdadero. Pero no me rindo y sigo buscándolo. Estoy seguro que esta tan cerca que podría morderme la nariz.- dijo él.

-He pensado mucho estos últimos tiempos y la verdad es que los seres humanos olvidamos con mucha facilidad. Creo... que el tiempo todo lo borra, el amor, el odio... la muerte...el dolor...Es algo curioso, pero la vida me ha enseñado eso. Después de la noche más oscura... siempre sale el sol. Nos guste verlo o no.

-Que profunda...pareciera que hubieras sufrido mucho. Sin embargo eres optimista. Eso es admirable.

-No me quedó de otra...Quizás algún día te lo cuente todo...No lo sé.

-Espero que llegues a confiar en mí algún día y que... puedas abrir las puertas de tu corazón de nuevo.

Kaede no respondió a aquello. Se sentía tan extraña. Como si estuviera viviendo una fantasía prestada. Pero era real y ella era ahora el centro de atención de ese muchacho tan maravilloso.

Como toda primera cita, el paseo culminó pronto ( no hay que abusar) así que el muchacho llevó a Kaede a caminar por la costa.

-Si hay algo que me encanta de Naruse, es la vista del mar-dijo Kay perdiendo su mirada oscura en las aguas azules.

-Si... transmite paz. Me gusta venir a veces a mirarlo.-sonrió y se acomodó unos cabellos que le caían sobre el rostro.

-No quiero que olvidemos este momento, así que...toma, es para ti.-le dijo el moreno extendiendo su mano con el puño cerrado.

Kaede miró la mano que se abrió frente a ella y sonrió. El hermoso collar que había comprado Kay resplandecía, al igual que su sonrisa.

-De veras??? es... para mi??- dijo en un arranque repentino de timidez. Sus mejillas se enrojecieron al instante.

-Claro, pero quería dártelo en un momento especial y éste es.-Kay se acercó a Kaede y pasó los brazos alrededor del fino cuello de ella.

-Ya está. Estás preciosa. Pareces una sirenita.

Kaede se sintió emocionada...en las nubes...Jamás le habían dicho cosas tan bonitas. No se lo podía creer.

-Gracias Kay...No sé que decirte.

-No hace falta que digas nada. Tu sonrisa vale más que mil palabras.

Kaede miró a un lado y observó el rostro tranquilo del muchacho. Era acaso un sueño? Y si no lo era... no podía dejarlo escapar. Después de todo, como lo dice el viejo dicho popular: "Un clavo saca a otro clavo".

Kay se dio vuelta, tenía una sensación extraña.

-Ohh. Mira eso Kaede!!- dijo algo nervioso. La morena no percibió nada y se agachó para ver lo que el chico le señalaba. Eran unos cangrejitos muy graciosos que intentaban arrastrar una caracola vacía.

El chico arrugó el rostro y se agachó ocultándose.

-Que bonitos son. Qué bueno que te gusten estas cosas... igual me pasa a mi.- dijo ella sin mirar arriba. El joven miró de reojo.

Mientras, a unos 20 metros Hideaki corría haciendo ejercicios. No se imaginaba que su hermana estuviera allí. Llevaba un walkman a todo volumen así que tampoco escuchó nada. En un instante desapareció del lugar.

Kay suspiró aliviado.-(Por poco)- pensó.

_____________________________________________________________

N/A: Solamente para aclarar otro tip de la cultura nipona.
Las clases no corren como las nuestras. Empiezan en Abril y tienen un semana de vacaciones intermedia en Agosto. En esa semana se realizan actividades escolares especiales. Luego las clases se extienden hasta Enero. Es ahí donde gozarán de 2 meses de vacaciones... que aburrida la escuela UFFF.... ^___^
Imagen

Tu amor me inspira.... tu odio me hace invencible...
Avatar de Usuario
Tensai
Otaku-san
 
Mensajes: 125
Registrado: 29 Mar 2006, 19:17
Ubicación: Haciendo cosas "por diversión"

Notapor Tensai » 08 Ago 2008, 20:27

Cap 26


Primer beso


Tiempo actual. Kitano-Cho.



-Daichi, con gusto te ayudaré. Si hay algo que me encanta en esta vida son los casos imposibles.

-Excelente. Estamos contra reloj amigo. Si no podemos averiguar algo que salve a Musenkyoku, morirá en el anonimato. No puedo permitirlo. No sé como explicarlo, pero... a veces siento que me habla.-confesó. Quería ver algún día sus ojitos abrirse. Seguramente eran hermosos. Nunca los había visto abiertos. Pero ya no había esperanzas. Haruko tenia razón. Su estado era irreversible.

El joven del otro lado de la línea guardó silencio un momento.-Iré a Kobe el fin de semana, hablaremos en persona y compartes notas conmigo.

-Gracias amigo. Te debo una.

Daichi cerró el teléfono movil. Observó el atardecer desde el balcón de su apartamento. El mar se veía calmado y una brisa fría le provocó escalosfríos. Se cruzó de brazos. En las tranquilas aguas flotaba un yate, el muchacho leyó el nombre:- "Ruiseñor".-susurró y sonrió satisfecho recordando cómo le resultaba imposible pronunciar la "r" cuando era pequeño. Por esa razón decidió ser escritor y no locutor de radio como deseaba.

-Podría ser locutor ahora-dijo para sí mismo sonriendo con melancolía. Recordó sus días de terapia con aquella fonoaudióloga extranjera..Si ahora fuera un gran locutor podría hablarle a millones de oyentes sobre la identidad de Musenkyoku. Alguna persona tendría que saber algo. Era una idea descabellada pero le gustaba pensar que se podría hacer algo al respecto.

-Pero si fuera locutor no me habría enterado de su existencia-reflexionó.-Pobrecilla. No voy a dejarte sola Musen... no lo haré.



***

6 años antes. Naruse-Cho.


Kaede estaba mirando el horizonte. Su cabello estaba suelto, como en pocas ocasiones se le veía. Su rostro reflejaba una calma que en mucho tiempo no se le había visto. Le gustaba mucho el mar. Las pocas veces que se quedaba admirándolo su alma cambiaba de color.

-Quién estará del otro lado mirando al mar como lo hago yo ahora?- se preguntó.

Su cuerpo entero estaba sensible. Lo cierto era que Kay había llegado a las puertas de su corazón en muy poco tiempo. O tal vez ella sin quererlo estaba forzando esa sensación. Necesitaba olvidar, necesitaba volver a soñar, y lo había conseguido gracias al chico de los ojos de noche.

-Sabía que te encontraría aquí Kaede, te sucede algo malo?

-Hola Kay... no, no es nada. Es sólo que estoy algo... melancólica.

-Haz cambiado. En tus cartas me contabas todos tus sentimientos, pero ahora, por más que nos vemos a diario, no me dices nada. Estas callada, distante...Es algo que yo he dicho? Por favor dímelo para remediarlo.
La morena no supo que decir. En parte era por él, pero no era precisamente por su "culpa".No había culpas aquí.

-Etooo... No es nada Kay. Es que... a veces me siento sola, aunque haya gente a mi alrededor. Te ha pasado eso alguna vez?- preguntó con algo de recelo. No sabía si era conveniente decirle tanto.

-Claro. Creo que en el fondo a todos nos pasa. Pero existe un remedio para esa soledad.

-Ah si? y cual es?

-Compartirla con otros que sientan lo mismo que tu... como yo.

-Eres muy buena persona Kay. Me encanta que seas mi amigo.

-Sabes que yo quiero mas que eso verdad?

La morena no respondió, pero su estómago se llenó de mariposas. No pudo evitar sonreír con las mejillas calientes de rubor.

-Bah... yo creo que confundes admiración con...atracción- dijo bajito sin mirarlo. No quería decir amor. Aquella palabra era demasiado grande.

-Kaede... dejemos de jugar. Tu y yo debemos estar juntos.- el joven tomó la pálida mano de Kaede con suavidad.

-No vas a darme la oportunidad de alejar a esa soledad de tu corazón?

-Es que...tengo miedo. No sé si pudiera resistir otra desilusión.

-Te lo estoy diciendo, no juego contigo. Dame una oportunidad.

-No lo sé Kay. Temo que si damos ese paso lo arruinemos todo.

-No te gusto ni un poquito?

-La verdad es que sí me gustas y es por eso que tengo temor.

-Ven acá.. Te prometo que no hay nada que temer.-susurró mientras acercaba a la morena a su cuerpo. Olía tan bien. Kaede sintió como si fuera una pequeñita envuelta en aquellos brazos masculinos. Era imposible resistirse a tales encantos. Era tan irreal.

El chico acercó su rostro al de la morena y buscó su mirada esquiva.

-Mírame Kaede.-replicó con dulzura.

Kaede lentamente fijó sus ojos ámbar en los del chico.

-Puedo besarte? Lo haré sólo... si me das tu permiso.

-Yo... yo....-La chica no pudo terminar la frase, miró hacia un lado instintivamente, pero el chico le tomó suavemente la cara obligándola a mirarlo y sin pensarlo demasiado culminó su cercanía con un tierno beso.

Kaede estaba como mareada. Aquel suave y cálido contacto era mucho mejor de lo que hubiera imaginado. Había practicado otras veces con el revés de su mano, pero no era lo mismo. La boca de Kay era suave, cálida y acariciaba sus labios con tanta delicadeza que no podía identificar la tormenta de sensaciones que le recorrían el cuerpo.

Kay mantenía sus ojos abiertos, estudiando las expresiones de la joven. Rompió suavemente el beso mirando aún más fijamente a la morena, que permaneció por unos segundos quieta con los ojos apretados. Kay sonrió.

-Y bien? Te gustó?-preguntó sonriente, como un niño enseñándole un truco a otro.
Kaede abrió los ojos y repasó sus labios con la lengua instintivamente. Suspiró agotada por aquella emoción tan fuerte.

Kaede no dijo nada, sólo sonrió tímidamente. Se sintió bastante torpe y se moría de vergüenza. Le habría gustado a él aquel beso? No se atrevió a preguntárselo para no parecer más boba.

-Tendrás piedad conmigo?- dijo ella con timidez.

-Piedad??

-Serías capaz de lastimarme?...Por que si es así y soy para ti un juego...por favor déjame y no me hieras.- Confesó.

-Jamás te haré daño.- susurró cariñosamente.

-Oh no!!es Hideaki!! Ocúltate!!- gritó Kaede mientras halaba a Kay hasta el suelo, quedando ambos detrás de unos arbustos.

-Quién? Quién es ese? habló Kay en un tono un poco elevado.

-Shhh!! Es mi hermano.. que no nos vea o me encerrará para siempre en la torre-susurró medio en broma.-No entiendo qué demonios hace aquí...

Hideaki llevaba unas bolsas del mercado donde trabajaba. Aparentemente era un pedido a domicilio. Se detuvo en un edificio muy cercano a ambos adolescentes. Tocó el portero eléctrico y la puerta se abrió.En ese momento Kaede arrastró a Kay y caminaron velozmente hacia el centro.

Mientras tanto Hideaki recuperaba el aliento en el descanso de la escalera. Estaba apoyado en la ventanilla que daba a la calle. Se pasó un pañuelo por la frente y sin querer sus ojos fueron a parar justamente en su hermana, que se alejaba del área con aquel chico. Hideaki se acercó más a la ventana y sonrió.

-No puedo creerlo...qué demonios hace mi hermana con ese sujeto??Jooo... esta noche me las pagas Kaede...Asi que ibas a la casa de Katsuro ah?- volvió a sonreír, esta vez con malicia.

***

-Kaede...para...uff... caminas muy rápido...-bufó el chico de los ojos negros.

-Menos mal... si mi hermano se entera... mejor ni pensarlo.

-Tarde o temprano...todo se sabrá Kaede.- dijo con una sonrisa de satisfacción.

La morena lo miró sin comprender demasiado a qué se refería. Acaso le propondría ser novios??Ella aún no estaba segura de sus sentimientos. Le gustaba muchísimo aquel chico, pero no sentía aún amor, pero estaba muy, muy cerca de entregar su corazón. Esta vez no podía equivocarse.
Imagen

Tu amor me inspira.... tu odio me hace invencible...
Avatar de Usuario
Tensai
Otaku-san
 
Mensajes: 125
Registrado: 29 Mar 2006, 19:17
Ubicación: Haciendo cosas "por diversión"

Notapor Tensai » 08 Ago 2008, 20:41

Cap 27

Sin máscaras




-Y cómo te ha ido en casa de Michibata?-preguntó casual Hideaki, mientras repasaba la mesada de la pequeña cocina con un trapo húmedo.

-Bien-se limitó a contestar su hermana, barriendo insistentemenete en un rincón.No te preocupes que terminaré mis labores- dijo ella con la mirada perdida.Se sentía extraña.No pensó que un beso le pudiera afectar tanto, pero así era.Deseaba contarselo a Naoki y a Sayuri, pero aguantó en silencio.

-Te ves muy callada.Ocurre algo hermanita?-sonrió con malicia.

-No.

-Pues Michibata llamó para saludarte hoy...que raro no?- mintió él.

Kaede palideció al instante.Pero no dijo nada.

-Te atrapé tonta.Ahora dime en qué cosa andas.-espetó el chico acercandose a su hermana para verle el rostro.

-En nada que te importe-se defendió ella.

-Pues yo creo que si me importa... y mucho...Te suena el nombre Kay??

Kaede se paralizó aferrandose a la escoba.

-No dices nada?Bueno... es que me mata de curiosidad qué haces con ese parásito.

-Cómo te atreves a decir algo así si ni siquiera lo conoces!!

-Ah si?Te equivocas, lo conozco y mucho mejor que tu supongo...

-Imposible, no lograrás que me enfade con él.

-Quisera ver la cara de Maki cuando lo sepa.

- (Maki???)Y por qué demonios se lo dirás a esa bruja?

-No le llames así, además tiene derecho.Después de todo, ella debe ponerle límites a su hermano.

Kaede abrió los ojos de una cuarta y abrió la boca sin poder pronunciar palabra alguna.La escoba resbaló de entre sus dedos.Esto era imposible...IMPOSIBLE...

***

Kaede había tenido una noche de perros.Las palabras de Hideaki le rondaban la cabeza de manera vertiginosa.

-Esta vez no van a verme la cara de tonta.Si hay algo en lo que tengo experiencia es espiando.-La joven sonrió con los labios apretados.Se puso de pie y se preparó para salir.

Bajó por las calles de Naruse hasta la casa de Maki.
-Espero que no sea cierto..Esto no puede ser verdad.Es imposible...-se decía a sí misma mientras pedaleaba a toda velocidad.
Finalmente llegó a los suburbios del Este.Era un aglomerado de varios apartamentos en bloque, donde familias de clase obrera vivían bulliciosamente.

Kaede no tenía idea de dónde era el apartamento de Maki, pero esperaría pacientemente a que saliera de allí.Si en realiad Kay era su hermano las cosas iban a reventar.

Se quedó como era su estrategia habitual, en la acera de enfrente, oculta detrás de unos puestos de ventas callejeros.Esperó... y esperó...nada.Sería que se habría equivocado?Seguramente era un error.Tal vez su hermano sólo sembraba sizaña para atormentarla.

Una hora después de esperar en una incómoda posición,Maki salió del edificio.Llevaba la cabeza descubierta.Su cabello había crecido, pero ahora lo llevaba corto como un varón.

-Miren a la zorra esa...-masculló Kaede.Casi era hora de la entrada a clases.Si Kay vivía ahí ya debería haber salido al colegio, pero nada ocurrió.

-Seguro fué todo un error.Kay me dijo que era hijo único.No sé por qué estoy dudando de él.-murmuró para si misma.En el fondo se sintió aliviada.

Dió vuelta su bicicleta y se fué a la escuela.Cómo nunca en todo este tiempo se le había ocurrido buscar a Kay en la escuela?Jamás se habían reunido allí.Pero para disipar todas las dudas, lo haría.Y para eso necesitaría ayuda.

***

-Cóoooomooooo???? te beso???!!! Te lo tenías tan calladito bandida!!!-sonrió Sayuri abrazándola cariñosamente.Naoki sonrió dulcemente y pasó su fino brazo alrededor del cuello de la morena.-Ya era hora Watsuki.Te lo mereces, es un buen muchacho.

-Ahhh... -suspiró Kaede.-Eso no es todo.Ahora biene lo mejor, acerquense-susurró y las tres junaron sus cabezas para cuchichear hasta el último detalle de aquel suceso.

***

En el cambio de hora las 3 chicas se escabuyeron del curso y comenzaron a asomarse en absolutamente todos los salones de los muchachos de cuarto y quinto año.

-Nada y tu?

-Nada...

-Ese chico no estudia aquí.-No puedes llamarlo a su móvil?

-Es que... nunca me lo dió...Ni yo se lo pedí-dijo en voz baja, pensando y atando cabos.

-Eso sí es sospechoso...pero cuáles son sus intenciones entonces?

-No cabe la posibilidad de que esto sea un desafortunado error?

-Imposible...imposible...-murmuraba Kaede en una especie de trance.-Chicas-dijo de pronto-ideemos un plan.

-OK amiga.Lo mejor que puedes hacer es esperar a que él te busque y luego de que lo veas, nosotras lo seguiremos.No nos conoce asique no creo que se dé cuenta de que lo seguimos.Te informaremos de todo.

-Está bien.Hecho- dijo la morena tomando las manos de sus amigas.

Así fué.Después del colegio, Kay apareció entre la multitud como si hubiera estado en clases.

Kaede lo miró y sonrió levemente.- Y cómo te fué?

-Pesado, las matemáticas no se me dan mucho.

-Ah, como a mí.Tuviste matemáticas toda la mañana, que pesado.

-Oh si.

-(Mentiroso...Ni siquiera estudias aqui...)-Y dime qué profe te tocó a ti este año?

-El mismo que tu.

-Bah, el profesor Sanda es de lo más aburrido.

-Es el que más odio.

-(Te tengo, maldito..)- pensó.El profesor Sanda era el de filosofía.

-Oye Kay, sabes que?? Debo hacer unos mandados ahora, con mi hermano Hideaki.Quieres venir con nosotros?

Kay la miró y sonrió.-Pequeña, no quiero estorbar.Ve tu y nos vemos mañana.

-Seguro?

-Seguro.

Kay besó la mejilla de la morena.-Nos vemos, extráñame mucho.
-Claro ( Judas...)

Naoki y Sayuri corrieron tras el muchacho, que no se percató del plan de las tres amigas.

Kay se alejó a paso tranquilo.Un par de cuadras después hizo una llamada:

-Hola, soy yo.... aha...ella come de mi mano,pero casi me enredó con unas preguntas de la escuela.No.. no te preocupes.La muy tonta está enamorada de mi.
Me debes la otra mitad.Pasaré a buscarla....Y te exijo un bonus por besarla....idiota tú.- gruñó y siguió a paso firme hacia los suburbios del Este.

Sayuri y Naoki se miraron completamente asombradas.-Maldito falso...parece que es un plan en conjunto con otra persona.-gruñó Naoki.

-Y hoy sabremos de verdad quien es.- dijo Sayuri arremangándose la camisa del uniforme.
Salieron corriendo detrás de Kay.

***

-siii Kaede, como lo oyes, no estamos agregándole ni un punto ni una coma.-replicó Naoki muy alterada.

-El vive en aquel edificio y lo mejor... recogió a Maki en un Yatai.

-En donde ella trabaja...Voy a su casa.

-Ahora?

-Esto no puede esperar.

-Vamos contigo.

-Chicas... se los agradezco, pero creo que a partir de ahora lo manejaré sola.
Ambas se miraron y dejaron a Kaede alejarse velozmente en su bici.

***
Kaede se plantó frente al aglomerado.Esta vez no iba a esperar.Sin pensarlo dos veces se avalanzó al interior.En primera puerta que vió llamó con insistencia.

-Diga?

-Disculpe señora, busco el apartamento de la señorita Maki Inoue.Dejó su cédula de identidad olvidada en el mostrador del correo.Quisiera entregarsela.- se aseguró la morena.Sabía perfectamente que la gente de esos suburbios desconfiaba de todo lo que se movía.
La mujer la miró de arriba a abajo.No parecía sospechosa.

-Tercer piso.Puerta roja.No sé si está ahí asique pase el documento por debajo de la puerta.

-Lo haré, muchas gracias señora.No sabe cuanto se lo agradezco-dijo ésto último con una sonrisa apretada.

-Ahora todo se sabrá, como tu dijiste.- masculló mientras subía la escalera corriendo.

-Aquí es...- suspiró mientras se paraba frente la la puerta roja.

TOC, TOC, TOC...

Y la puerta se abrió: Era Kay.

-Kaede?-balbuceó sorprendido.Miró detrás de la morena para ver si venía acompañada.-Qué?... qué haces aqui?Cómo supiste...donde vivo?-El rostro de Kay estaba desfigurado.

-Qué sucede Kay, no me invitas a pasar?-dijo ella empujándolo y colándose en el interior del apartamento.

-Bueno... si gustas... allá tú.

-Y dónde está?

-Quién?

-Maki.- dijo ella tranquilamente, aunque por dentro quisiera explotar.

-Aquí estoy.Tardaste demasiado,.Qué te detuvo?-sonrió la rubia despreocupadamente.

-Veo... que todo era cierto...cómo pudiste Kay?Qué fué esto...lo nuestro.Una broma?

-Déjame contestarte "cuñadita"...Fué una bromita inocente... como la tuya- escupió con ironía mientras descubría su cabeza que estaba envuelta en una toalla.La cabellera había crecido, pero Kaede sabía muy bien a qué se refería ella.Kaede miró a Kay.Sólo entonces se dió cuenta de la similitud en los rostros de ambos hermanos.Los mismos ojos profundamente negros.

-Cómo pudiste Kay...Cómo...?

-Maki me pagó.-dijo él sin inmutarse al tiempo que se arrecostaba en el viejo sofá crema.

-Y bien caro que me cobró el muy bandido.Mmmmm... No sabes cuanto disfrute tus "cartitas de amor" Yo misma ayudé a escribir las de Kay...Te gustó mi poema???-susurró la rubia.

Los ojos de Kaede se llenaron de lágrimas.Lágrimas de rabia mezclada con tristeza y desesperación.

-Maldita bruja!!-gritó avalanzándose sobre ella, pero Kay la detuvo.

-Nada de eso aqui en mi casa; larguense las dos.

-Jajajaajaa....y lo mejor viene ahora.En este momento debe estarle llegando un cuadernito con toooodas tus cartitas a la casa de tu amorcito.... como se llama?AHh si...Katsuo Hibari.

-Cóoooomo?????!!!-Exclamó atónita.

-Sácala de aqui.-le ordenó a KayY tu,no te atrevas a volver.

-Ni tu te acerques a mi casa!!! no te atrevas a aparecerte allá maldita!!-gritó a voz en cuello mientras Kay la arrastraba a la calle.

-Lo siento flaca...No es nada personal.Fué sólo un trabajo.-sonrió mientras liberaba a Kaede de la llave con la que la sujetaba.

-No puedo creerlo...no tienes corazón...CONFIE EN TI!!!! CONFIE EN TI!!!-sollozó la morena con su corazón completamente destrozado.

-Lo siento...Suerte la próxima- sonrió encogiendose de hombros.

Una mano le dió vuelta el hombro.Era Sayuri.
Antes de que el moreno pudiera reaccionar la rubia le propinó una patada "bien puesta" en los testículos.

-AAAAAHHWWWW!!!!!!!!-gritó el joven mientras caía encorbado por el insoportable dolor.

-No sufras..."No es nada personal"-sonrió la rubia con satisfacción.

Naoki arrastraba a Kaede lejos de allí.La morena casi no podía caminar de la impresión.Estaba deshecha.Sayuri las alacanzó en la esquina.

-Vámonos de aqui.Apesta este lugar.-dijo la rubia.

***


Mientras, Hideaki depositaba una carta para su padre en el correo local.


"Querido Otousan:

Creo que deberías apresurarte, Kaede está en malos pasos.Se escapa de la casa con excusas inventadas y sale con un chico que desgraciadamente conozco muy bien.Debes llevartela padre.Creo que ahora sí las cosas se saldrán de control.

Te quiere

Hideaki"
Imagen

Tu amor me inspira.... tu odio me hace invencible...
Avatar de Usuario
Tensai
Otaku-san
 
Mensajes: 125
Registrado: 29 Mar 2006, 19:17
Ubicación: Haciendo cosas "por diversión"

AnteriorSiguiente

Volver a Historias y Fanfics +18

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado